Etiquetas Publicación etiquetada con "Universitario"

Universitario

Por -
4 888

Hay partidos como el de ayer en el que es difícil no mencionar el error arbitral que modificó el partido. Renzo Garcés luchó un balón con Alexi Gomez y Diego Haro creyó ver agresión. Fue roja directa en una de las jugadas más inocuas del fútbol. Si Haro fuera un árbitro severo podríamos redirigir la crítica. No lo es. Juan Vargas tuvo una jugada similar y Haro no sacó roja, ni siquiera amarilla. Vamos, ni siquiera pitó la falta.

¿Entonces?

Entonces lo de Haro afectó el desarrollo del partido y el resultado del mismo. En esa idea, pésima jornada del pito que se ha hecho merecedor de una sanción. Congeladora para él. No hay otra.

Ahora que si tú quieres ver agresión en lo Garcés es simplemente porque te gusta dar la contra. Pero el fútbol también tiene lugar para ti.

Por lo demás, dicho eso, habría que decir que el empate fue correcto porque el partido se dividió en un tiempo para cada equipo. Claro, lo más probable es que si no se hubiera dado el “Harazo“, Sporting Cristal se lo habría llevado con tranquilidad. Y lo digo así porque Cristal asumió sus limitaciones y atacó. Partió desde defenderse bien (que lo hizo correctamente) y salir en ataque rápido aprovechando los espacios que el local dejó atrás. Así llegó el primer gol. Cristal soportó bien el ataque rival y luego llegó al área rival en tres toques. Cristian Ortiz, Alexis Rojas e Irven Ávila. Gol. Para continuar la sana costumbre de gritar goles cerveceros en ese estadio.

Universitario iba porque iba y Cristal administró mejor sus opciones. Garcés y un buen centro con espacio para que Luis Abram peine e Irven añada. Dos a cero sin superioridad pero con tranquilidad. Buen partido.

Luego vino el harazo y ahí se acabó Cristal.

La sensación amarga queda por lo débil del equipo. Garcés no desentonaba pero tampoco era la pieza angular del equipo. Y, sin embargo, sin él nos fuimos al tacho. Luego cuando te pones a pensar que Cristal estaba ganando el partido con un equipo remendado, todo coge mas sentido.

Veamos. Cristal salió a jugar sin defensas centrales (Jorge Cazulo y Renzo Garcés no lo son), sin laterales (Luis AbramJosepmir Ballón tampoco lo son), en el medio con el recurso al capitán que en cada partido va menguando su rendimiento. Adelante con Ortiz que es una total estafa. Un equipo así, armado como castillo de naipes, se cae al primer golpe.

Y en la banca no habían muchas soluciones. Pablo Zegarra demostró que su gran deuda es replantear el partido. De todas las (pocas) opciones que tenía, escogió la peor. Lanzó a un falto de fútbol Jair Céspedes a un partido caliente y éste no pudo cogerle jamas la marca a Aldo Corzo que nos anotó un gol y dio asistencia para el otro.  El local encontró espacios y un equipo remendado y anotó dos goles. Luego se chocó con sus propias limitaciones y permitió que los jugadores de Sporting Cristal, que no el equipo, se paren mejor.

En un año tan terrible, tal parece que la única pseudoalegría que podemos tener es haberle aguado la fiesta a la U tanto en apertura como en clausura. Pero eso es demasiado poco para Cristal.

Por -
4 1639

¡Que buen momento fue la celebración del gol de Rolando Blackburn!

Ese grito concentró varias cosas: la molestia por el juego, por los resultados previos, por las jugadas ineficaces, también la alegría por anotarles a los de Ate, la gran satisfacción de mandarlos a su casa rumiando fastidio cuando poco más y ya estaban por dar vuelta olímpica. Un gran momento, repito.

Y paramos de contar, ¿eh?

Primero porque esto es Sporting Cristal y los empates no se celebran.

Y Segundo porque tampoco es que hayamos jugado bien.

Hay que decir, eso sí, que hemos encontrado al frente al equipo más auténtico de Universitario que yo recuerde. El equipo crema de hoy es un ejemplo de lo que es Universitario: con jugadores que – más allá de que sepan o no con el balón – no tienen ningún empacho en lanzarse de cara a un remate, un equipo que se repliega sin vergüenza y que no tiene ningún reparo en repetir cuantas veces sea necesaria su jugada preferida: revolear la pelota a las tribunas. El equipo del argentino Troglio ofrece y da precisamente todo eso que uno se imagina cuando piensa en el fútbol de ese equipo: se defienden como sea, la lanzan arriba para que algún correlón con suerte haga magia y presionan siempre.

Contra eso, Cristal no hizo lo que sabe hacer. Si tuvimos a un rival auténtico a su historia y esencia, Cristal todavía está en la etapa en que insinúa ser lo que se supone que debe ser. La tuvimos, sí, pero tampoco es que el rival nos la disputara. Su juego es a cortar, no a tener. Jugamos e intentamos, sí. Pero cada jugada y cada intento era, por decirlo, sucio. No se daba esa jugada limpia que – precisa y correcta en tiempo y espacio – permitiera armar un ataque correcto. Los jugadores de Cristal la suelen recibir mal, y por eso se demoran en dominarla. Cuando la dominan, el pase les sale demasiado corto, demasiado lejos, demasiado suave o demasiado fuerte. No es limpio. Y si no llegaron a dominar la pelota, el pase va como cualquier cosa. Así es difícil. Y si a eso le sumas la inexplicable intención del equipo de complicarse en defensa, se aumenta la dificultad. La defensa podría conjurar el peligro sin problemas, dando un pase correcto, abriendo el campo con criterio, lanzando un cambio de banda con habilidad pero, en vez de eso, decide jugar para atrás y complicarse.

Así se complicó una salida y la pelota perdida dio como resultado el gol del rival. Medio gol de Cristal, hay que decirlo, por más que la jugada de ataque fue milimétrica y el remate inatajable. Pero nos la buscamos nosotros mismos, pues.

Cristal tuvo posesión por tercer partido consecutivo pero hay que hacer un alto para evitar confusiones y decir que Cristal no jugó bien. No jugó bien por lo que expliqué: la falta de criterio y precisión. Pero tampoco jugó bien porque no tuvo ideas. Nos pasamos el partido buscando ganar la linea para centrar y dejamos sin aprovechar los espacios que con mucho criterio armaba Irven Ávila. Nos pasamos el juego buscando el hueco para una pared y renunciamos – por tercer partido consecutivo – a buscar el momento para un buen remate de fuera del área. Cristal aún no está.

Que si hubiera estado …. la goleada que habría sido.

La pregunta ahora, con el apertura ahora casi inalcanzable, es cuánto demorará Cristal en estar. Hay confianza en la labor de Pablo Zegarra pero también curiosidad. Al parecer este apertura lo va a terminar como lo empezó a jugar: con el mismo equipo y la misma gente. Quiero creer que es un periodo de estudio y evaluación. Tendremos que esperar al Clausura, entonces, para ver qué es lo que concluyó Pablo y cómo va a hacer para que Cristal deje de insinuar y empiece a ser.

¿Algo más?

Sí. ¿Y si lo metían a Blackburn unos 30 minutos antes? ¿Y si lo metían contra Alianza también?

¿Alto más?

Sí. Celebrar la tregua entre las facciones contrarias de la barra. Fue genial ver un Extremo unido nuevamente. Eso demuestra que los conflictos se superan reforzando puntos comunes y no acentuando diferencias. Ojalá ese mensaje sea recibido por quienes corresponda.

Por -
0 1063
De izquierda a derecha. Parados: Montalvo, Bravo, Solís, Ahmed, Asca, Vega. Hincados: Pacheco, Madrid, Ysique, Ramírez, Sandoval.

A: Oe, como que perdieron 5-0 con la U, que vergüenza, que se vayan todos, pechos fríos ¿No que eran un equipazo? ¿Para eso campeonan? Fuera Zegarra, fuera Benavides, Soso, Cúneo y si vuelve Cantuarias algún día, que también se vaya.

B: Sí, un pésimo resultado, pero una pregunta ¿Cuántos partidos completos viste de la Reserva? Para empezar, ¿viste este partido? ¿Si quiera sabes como formamos? Y no, no cuenta ver los últimos 10 o 15 porque sabrás que la Reserva asegura los partidos en el Gallardo mucho antes por lo general y regula el desgaste, porque por si no lo sabes, ellos también tienen la seguidilla.

A: Fuera Zegarra…

Bueno, así es la cosa.

No creo que exista hincha, jugador, técnico ni dirigente celeste que le parezca anecdótico perder por goleada, sea cual sea el rival y más aun ante los deudores. Bueno, quizás Barreto, porque él odia a Cristal y quiere que el equipo descienda en Copa Federación y su prestigio como entrenador se vaya al tacho en sus primeros años. Aparte de él, difícil que alguien más esté contento o conforme con lo que pasó el domingo.

Pues yo lo explico muy simple, el equipo se quedó con 10 poco antes del final de la primera mitad, ya perdíamos 1-0 eso sí. Ese jugador que expulsaron fue Johan Madrid, defensor central por izquierda que tuvo que ser usado como lateral ante la emergencia de no tener ni a Samuel Pinedo (aún suspendido), Jesús Mendieta (viajó a Ecuador con su categoría para la Copa Mitad del Mundo) ni David Gonzales (lesionado). Entenderás entonces que sin Madrid, no había nadie más que ocupe esa posición, de hecho, no había ningún defensor en el banco de suplentes. Entonces, Zegarra tenía 2 opciones, mantener los 3 que quedaban al fondo (Flavio Ramírez, Álvaro Bravo y Jhon Vega), con un Ramírez que es más extremo que lateral pero que también era el único disponible en ese puesto ante la ausencia del antes mencionado Pinedo y de Gianfranco Chávez (también viajó a Ecuador) y por supuesto, eso significaba arriesgar en busca del empate y ganar. La otra opción era hacer retroceder a Juan Asca como tercer central y, eso sí, tener igual de vulnerable el lado izquierdo, porque no había nadie para ese lugar, incluso Flavio Gómez, que es bastante versátil, también viajó a Ecuador. Bueno, Zegarra decidió arriesgar con Ramírez de stopper en busca del empate.

¿Qué pasó? Pues que Cristal aún con 1 menos tuvo el dominio del juego en el inicio del segundo tiempo, en buena parte por el ingreso de Martín Távara y el mayor aporte de Santiago Rebagliati en la delantera, quien fue suplente por una cuestión de ausencia de jugadores de categorías menores. Nos hicieron el segundo y no cambió la tónica. Todo esto hasta que llegó el 3er gol y se derrumbó el equipo.

Es así el fútbol, al frente estaba el subcampeón del torneo, tampoco es que jugábamos contra la reserva de los Techeritos FC, así tu corazón amargo quiera ver otra cosa, el rival también tiene buenos jugadores. Y aún así, Cristal ya era campeón hace 3 fechas.

¿Sabes todas las bajas que teníamos para el domingo? Te las digo aquí: Renato Solís (arquero titular, viajó a Ecuador), Samuel Pinedo (lateral, le quedan 2 fechas de suspensión), Gianfranco Chávez (central y lateral, viajó a Ecuador), David Gonzales (lateral izquierdo, lesionado), Jesús Mendieta (lateral izquierdo, viajó a Ecuador), Flavio Gómez (extremo, viajó a Ecuador), hasta las variantes, Brandon Palacios y Luis Carranza (ambos también en Ecuador).

Ojo, la Reserva también tenía muchos titulares en cancha, tampoco crean que no había nadie, lamentablemente las bajas influyeron mucho más por la expulsión de Madrid y la falta de un reemplazo. Zegarra arriesgó y perdió feo. Me pregunto que hubiera pasado si no arriesgaba nada, se arropaba como sea e igual terminaba perdiendo. Obvio, de repente no era goleada y el “orgullo” de muchos “críticos” no se hubiera visto afectado. Sin ver el partido, eso sí y otros viendo sólo los últimos 15.

He llegado a leer que la Reserva no juega a nada o que no es lo que dicen. Eso es una clara prueba de que nunca vieron a la Reserva. Aquí les dejaré un par de compactos en los que se pueden apreciar algunas jugadas. Versus UTC (3-1) y ante Aurich (2-0)

Sumamos nuestra tercera derrota en 29 partidos, de los cuales también ganamos en 23 y empatamos 3. Rompiendo casi todos los récords de Reserva. Aún así siempre existirán los amargos, inevitables, ojalá no te dejes influenciar por ese tipo de “hinchas” porque no es lo que necesitamos, menos en el fútbol formativo y mucho menos para con el CAMPEÓN. Mañana jugaremos a la 1 pm., otra vez con muchas bajas, ojalá vayas a verlos, ellos también son Sporting Cristal! ¡SALUD CAMPEÓN!

Por -
11 982
(José Pablo Castañeda)

Una prueba importante para ver de que lado está realmente Sporting Cristal, hoy veremos si lo sucedido ante UTC y Ayacucho FC significaba un cambio en la intención o si sólo fue un accidente y veremos más partidos como los del martes en lo que resta del campeonato. Mariano Soso y sus jugadores tienen una importante decisión que tomar y esta vez sin ninguna excusa de cansancio de por medio o de bajas por lesión o suspensión.

Eso sí, al frente está un equipo que cumple años hoy, que pelea la punta con nosotros y que despedirá a su mejor jugador. Súmale a que los dirigidos por Roberto Chale vienen de perder el jueves contra la USMP (3-1), están con la sangre en la cara y seguramente motivados ad portas de su debut internacional en la Copa Sudamericana, a la cual clasificamos ayer. Esto tenemos para hoy a las 4pm. en el Estadio Nacional.

El rival

En el arco debería estar Carlos Cáceda, pienso que sacarlo de la titularidad (así sea por rotación) sería un mensaje importante de desconfianza con relación a lo sucedido el jueves, es más, si Cáceda no hubiera cometido ese error, le vería más chances de tapar a Raúl Fernández. Igual, habrá que ver como maneja la situación su DT, tal vez le prometa el arco para el martes a Cáceda y todo solucionado.

La segunda duda en el rival también pasa por el tema de rotación. Lo normal sería que Rodrigo Cuba inicie, pero ¿no se guardarán ni eso para el martes? Creo que Diego Chávez bien podría suplirlo sin ningún problema, así que lo dejo en interrogante. Lo que sí veo complicado es que los centrales no sean los previstos, es decir, el colombiano Braynner García por el suspendido Ángel Romero, y Horacio Benincasa, indiscutido titular. Por izquierda es complicado que no juegue Miguel Trauco, ya que no parecen tener muchas esperanzas en su suplente, Joaquín Aguirre, quizás por eso trajeron de vuelta a Alexi Gómez, quien aún no está disponible para el fútbol local.

Al medio volvería Adán Balbín y su acompañante se anuncia que sería Emmanuel Páucar, aunque no descarto a Josimar Vargas ni a Giordano Mendoza. En la segunda línea de volantes está el mayor peligro local, será el último partido en el campeonato para Edison Flores, quien es el mejor jugador del campeonato y seguro sus intenciones son de una buena despedida. Es crucial controlarlo tal como lo hizo la UCV. ¿Sus acompañantes? Uno será, con seguridad, Roberto Siucho. El otro debería ser Andy Polo pero… siguiendo la lógica previa, de no asegurar a todos los habituales titulares como segurs para hoy, diría que cabe la opción para que Diego Manicero, Diego Guastavino o incluso Raúl Tito sean parte del once estelar en lugar del recientemente renovado Polo. Veremos qué pasa.

Por último, el punta sí está confirmado y se trata de Hernán Rengifo, quien no jugó el jueves justamente pensando en hoy y el martes. Su alternativa natural es Adrián Ugarriza, que viene con un poco de racha.

Sporting Cristal

La defensa solo tendrá una variante, una cantada, que es la inclusión de Jair Céspedes en lugar de Alexis Cossío. Luego hay ciertas dudas a partir del mediocampo, se han rumoreado distintos onces, lo que sí parece seguro es que juegan Pedro Aquino, Josepmir Ballón, Carlos Lobatón, Horacio Calcaterra y Ray Sandoval. Hay quienes indican que el 9 sería Sandoval y el otro extremo estaría entre Alfredo Ramúa y Alexis Rojas, pero también esta la versión que habla de un típico 9 y la duda pasaría entre Alexander Succar y Santiago Silva. Me parece más lógico que sea el uruguayo, aunque me gustaría ver a Sandoval de punta y con el agregado que el préstamo de Succar a la USMP parece resuelto y si bien iría al banco, no sería inicialista porque ya no forma parte del plan para lo que resta del torneo.

Precio de entradas

  • Norte: 20 Soles
  • Sur: 20 Soles
  • Oriente lateral (Altamedia-baja): 40 Soles
  • Oriente central (Altamediabaja): 60 Soles
  • Occidente lateral (Alta-media-baja): 80 Soles
  • Occidente central (Alta-media-baja): 100 Soles

*Lo tachado es lo que ya no está disponible*

Y las encuentras en:

  • Teleticket de Wong y Metro (Oriente y Occidente) (Todas las tribunas en la web)
  • Afueras del Estadio Nacional

Posibles alineaciones

Universitario: (1-4-2-3-1) Cáceda (Fernández); Cuba (Chávez)-García-Benincasa-Trauco; Balbín-Páucar (Vargas); Polo (Guastavino)-Flores-Siucho; Rengifo

Sporting Cristal: (1-4-2-3-1) Penny; Revoredo-Cazulo-Abram-Céspedes; Ballón-Aquino; Calcaterra-Lobatón-Sandoval; Silva

Por -
25 1742

No. Ahora que las cosas van mal, que Cristal quedó, de forma vergonzosa, eliminado de la Libertadores y que perdió el cupo de la Sudamericana que da el Apertura (porque sólo eso da el Apertura) a mí no me van a venir con el cuento del pavo pecho congelado, de la cobardía del equipo, y que sólo pechea… No, acá se acabó la joda y paramos la mano contra un equipo y un cuerpo técnico que está intentando mejorar para seguir compitiendo.

Puedo estar molesto por perder, puede frustrarme la forma de juego, y hasta me fastidian limitaciones de ciertos jugadores pero este no es un equipo de muertos. Los partidos de la Copa, Cristal fue superado por potencia y velocidad. Que hay jugadores que fallaron, es cierto, pero no por eso vamos a ensuciar la camiseta. Ya estuvo bueno.

En este momento en que la situación no es buena, me pongo en defensa de todos los que conforman Sporting Cristal, desde el presidente del club, los dirigentes, los empleados, los jugadores, el cuerpo técnico hasta el último trabajador del club. En especial con los jugadores que son los que más soportan en estos momentos donde los resultados no se dan. No los voy a insultar etiquetándolos de cobardes luego de perder contra Universitario por uno a cero, ni los voy a joder con eso de pecho fríos, en un equipo donde Jorge Cazulo siendo ancla va al frente hasta perderse un gol sin nombre, donde Ray Sandoval ganó arriba más de una vez, donde Josepmir Ballón y Jair Céspedes intentaron la individual contra toda la defensa crema, donde Alfreo Ramúa  a pesar de ser enano siempre va al salto y al choque, donde Diego Penny se rompió la cabeza en una salida temeraria. Renzo Sheput puede ser superado en velocidad y hasta no puede ser alternativa, pero el doble esfuerzo que hace por estar a la altura de las circunstancias y su amor por la celeste es innegable. Que Mariano Soso no debió sacar a Horacio Calcaterra, un jugador que contra Juan Aurich le hicieron sangrar la rodilla de un planchazo y que siguió jugando ese partido, para luego, contra la U, con la costraza en esa rodilla, seguir yendo al choque, seguir cayendo a patadas, seguir intentando… No. Estos muchachos pueden tener defectos, pero no son cobardes. Un tipo que siempre va al frente no puede ser un muerto.

Que los dirigentes se equivocan siempre en contratar; Felipe Cantuarias, quien leía los foros y la página de Facebook del club, fue claro en ese aspecto: “En Cristal siempre critican a todo lo que se contrata. Leo en foros que escriben ¿Por qué contratan a ese Cazulo? ¿por qué traen a Calcaterra?”. Completamente de acuerdo con Cantuarias. Siempre se menciona a los jugadores que traen y no resultan, pero los que contratan y sí trascienden, a esos se les ignora. El caso del Maxi Nuñez es emblemático: lo hicieron leña más de medio año en el Facebook del club, y hasta daba vergüenza ajena, cuando su hermano comentaba en sus fotos para defenderlo escribiendo: “No te preocupes hermano, ya verán cómo tapas la boca a todos los que critican”. Al final fue así; los últimos meses pidieron que se quede y él no quiso. Razones no le faltaron.

Desde donde lo veo, el problema del equipo no es de actitud, ni de exceso de toquesitos, ni porque los dirigentes son inútiles que no aman a Cristal, ni porque el técnico es novato. El problema de este equipo es futbolístico y se puede arreglar. Soso ha estado usando un esquema en el cual Cazulo era back central, y Ballon era ancla, con lo cual Ballon cometía el error de jugar muy adelantado a la línea de centrales. Ahora que Cazulo vuelve a su posición de volante, se nota que ha perdido distancia y juega muy retrasado, por lo cual los pases de Calcaterra hacia atrás no encontraban al Piki sino a un rival. Eso motivó que Cristal pierda la pelota y le cueste generar futbol: Un problema de distancia, un tema netamente de fútbol. Además, el sistema del medio que usa Soso hace rotar de ancla a Cazulo, Ballon y Calcaterra. Por eso Cazulo aparecía atacando y rompiendo líneas. Sin embargo, tanto tiempo reventando pelotas, lo ha perjudicado en el toque con el balón, perdiendo precisión. Todo eso se puede arreglar mientras Cazulo tenga más partidos de volante.

Soso, con su comando técnico y su psicólogo están pagando las cuentas de trabajar con los jugadores de una forma y amoldarlos en un esquema que no alcanza regularidad. Ahora que mueve nuevamente las piezas, al equipo le va costar un tiempo prudencial para alcanzar precisión y automatismos. No soy DT, pero ahora que no está Carlos Lobaton, pienso que su sucesor, con esta propuesta, era Basilio Gabriel Costa. Desgraciadamente, el buen Gabo se rompió la rodilla jugando de extremo en la Libertadores. Otro jugador que con la celeste lo dejó todo en la cancha. Lo que haría Costa ahora, con su velocidad, en esa volante cervecera. Otro que no le huyó a la patada y se lesionó del pie es Irven Avila. Y así les dicen cobardes y sin huevos.

La actitud está. La propuesta está. Soso debe utilizar mejor a los jugadores que tiene (y que le van quedando), seguir apostando por jóvenes como Pedro Aquino y Sandoval, a quienes los está llevando bien, darle oportunidad a Brian Bernaola, dado que todo indica que Alberto Rodriguez se va, y también darle más juego a Alexis Rojas porque la propuesta celeste requiere de jugadores como Rojas, que sepan moverse de extremos. Al Chapu, lo retrasamos de volante interior por un lado, donde sería mucho más beneficioso. El Piki al medio, donde se ganó ser considerado el mejor jugador extranjero del torneo peruano y ahora que no está Costa, trabajar más a Ballon para que sea la alternativa de Lobaton y no Sheput a quien le cuesta hacer los recorridos. Vamos a seguir mejorando. Y digo vamos porque voy con ustedes, muchachos.

Por -
18 2261

Creyente como soy de que la falta de fútbol no se compensa con pundonor, me veo en la obligación de complementar mi creencia. Entonces tengo que declarar que también creo en que la falta de pundonor convierte en inefectivo el mejor fútbol. Un equipo sin alma, así juegue como los ángeles del cielo, no va a llegar a ningún lado.

Que Cristal tiene propuesta e idea interesante de jugar al fútbol, es cierto. Que esas ideas y esa propuesta son progresivas, también lo es. Pero, tan cierto como eso es que En 19 partidos oficiales, el Sporting Cristal de Mariano Soso ha demostrado ser un equipo sin alma. Y por eso toda la propuesta sirve, en la sumatoria final, de nada.  Si hace menos de 15 días, luego de la vergüenza de Montevideo, nos condolíamos de la falta de jerarquía de este equipo cervecero, hoy tenemos que reconocer nos quedamos cortos en ese diagnóstico. Este Cristal 2016 no sólo carece de jerarquía para el fútbol internacional, también carece de jerarquía para jugar partidos locales de importancia. Estamos llevando la falta de jerarquía a un nivel superior. Un equipo melindroso para jugar, conformista en la aplicación de su idea, tacaño en esfuerzo y conformado por jugadores que han demostrado con largueza que no sólo no aportan sino que no son para jugar en equipo grande.

De nada le sirve a Sporting Cristal aplicar propuesta interesante durante 15 minutos cada partido. De nada le sirve a Sporting Cristal jugar bien sólo cuando el rival le deja. De nada le sirve a Sporting Cristal que pretenda que aplaudamos mientras traslada el balón de un lado a otro mientras nunca se decide a hacer una jugada útil. Al final, cuando el rival de turno – sea equipo fuerte o equipo humilde – nos planta cara y pone eso que Mariano Soso se olvidó de añadir, alma, Cristal se va  diluir. Nos sucedió con el debutante Comerciantes Unidos y nos pasó también con el poderoso Atlético Nacional. Cuando nos dejan jugar, creemos que podemos. Cuando ellos aprietan el acelerador en base a su amor propio, Cristal se asusta y se deja hacer. Y no quiero recordar el amor propio que sacó Huracán en sus dos partidos o el que puso Peñarol.

Esa es la gran conclusión de este primer cuatrimestre: A este Sporting Cristal de Mariano Soso sólo basta ponerle cara de perro para que se acabe la magia, la propuesta, el verso florido. Si el rival se nos muestra los dientes, nos convertimos en un equipo inocuo: con una propuesta interesantísima – eso sí – pero inofensivo. Y si mas que dientes apretados tenemos un rival convencido y dispuesto a dejar el alma en la cancha, pues nos desaparece. O bien nos limita a jugar a aquellos sectores de la cancha en la que ellos quieren que juguemos.

Universitario no tiene la propuesta de Sporting Cristal. Si analizas los conceptos, la diferencia entre José Carranza y Mariano Soso es abismal. ¿Pero? Pero nos ganaron y lo hicieron bien. ¿Qué tuvieron ellos que no tuvimos nosotros? Lo de siempre: pundonor y poco más. Pero con eso nos anularon, nos convirtieron en un equipo melindroso, pusilánime, conformista. Cobarde, en una palabra.

Universitario nos presionó la salida. ¿Qué hizo Cristal? Empezó a rifar el balón. Universitario, luego de sufrir nuestros 15 minutos en los que manejamos con criterio el balón, empezó a dividir las pelotas. Una pelota dividida era favorable para ellos. ¿Qué pasó con Cristal? Renunció a hacer respetar su juego. ¿Entonces se podría decir que se dedicó a luchar las pelotas? Y bueno, eso es un decir. En realidad ganamos muy pocas. Santiago Silva luchó en soledad hasta que se cansó, Ray Sandoval y Alfredo Ramúa le corrieron al tema y se pegaron a los extremos y, ante la presión, todo nuestro medio campo empezó a jugar sólo en la zona en la que Universitario no presionaba. Cristal tocando de acá par allá en aquella zona en la que Universitario quería que toquemos, a 60 metros de su arco. Todos felices. ¿Quién en Cristal se puso el equipo al hombro y recordó a los muchachos que este era un clásico y que había que dejarse de melindres? Nadie. Mariano Soso mandó a la cancha a Renzo Sheput en la idea de que quizá puede ser él el líder que les recuerde a los jugadores de Cristal que son, precisamente, Sporting Cristal. Sheput, quien hace una semana nos encaró que deberíamos estar conformes con haber jugado 3 finales en 4 años y haber ganado 2.

Estoy convencido que Mariano Soso, entre la molestia que tiene, respiraba tranquilo porque tiene el sustento para las respuestas de toda la vida: “Generamos pero no concretamos” y “Tuvimos la posesión”. Y sí, lo hicimos. Mariano también estará esperando que nadie le pregunte: ¿Y eso de qué nos sirve? Estamos jugando fútbol de competencia, en una competencia que pretende ser de primer nivel. ¿De qué nos sirven las jugadas que no concretamos? ¿De qué nos sirve mecer la pelota a 60 metros del arco del rival si nadie en el equipo toma una decisión útil para el juego? ¿Valen acaso medio gol? ¿El cabezazo que se va desviado es mas valioso que perder la pelota en media cancha? Podremos coincidir que generar más es la mejor forma de acercarse al triunfo pero coincidiremos también que la idea es generar sobre la resistencia del rival, superándolo. La idea no es tenerla y generar sólo cuando el rival nos deje. Luego, escondernos cuando el rival nos ajuste. Pero, al parecer, en Cristal decir que “nos faltó sólo concretar” es garantía de que nadie te va a exigir más. Como si lo único que debiéramos exigir es que en el partido hayan muchos “uffff” aunque lo terminemos perdiendo. La soberbia y el conformismo volviendo a instalarse en Cristal, como en el 2006.

Al equipo de Soso, está demostrado en 13 partidos del torneo local y seis de Copa Libertadores, le falta carácter. Eso no tiene que ver con la propuesta ni con el trabajo. Estamos armando un equipo que sólo juega cuando no le presionan. Alguien debería comentarles que la idea es que tenemos que ganar los partidos y los títulos que jugamos. La idea no es generar para no definir. La idea no es proponer para luego ver cómo dejamos escurrir resultados para que celebren los que no tienen propuesta. La idea de competir es ganar. Si queremos tan sólo formar una idea, deberíamos estar en menores (en lo que nos va bien). Y para competir hay que tener sangre en la cara, ganas de ganar, rebelarse a tener que mirar a la gente y decirle que los tenemos que aplaudir porque, luego de cuatro meses de trabajo y competencia, a las justas si hacen bien la mitad de lo que deberían hacer.

Alguien debería decirles que esto es Sporting Cristal y no un equipo chico sin pretensiones. Me parece que ni el técnico ni su equipo lo tienen claro aún.

¿Algo más?

Si. No puede ser posible que a cuatro meses de ir trabajando el proyecto, y ahora que sólo competimos en 1 torneo, todavía fallemos de forma tan clamorosa pases en salida. Hoy nos costaron el gol y fueron el origen de casi todas las llegadas de Universitario en el primer tiempo. No concretamos, defendemos a medias y regalamos pelotas en el medio campo. ¿En qué nos estamos distrayendo durante toda la semana?

Lo dije y no me gusta ser boca salada pero esa era nuestra realidad. Venimos de mal en peor y ahora quedó demostrado. Como dije, solo conseguimos dos de doce puntos que teníamos desde que se reinició el campeonato, sin mencionar los partidos anteriores que ya ni quiero pensar hace cuanto no ganamos. Ahmed sigue equivocándose y sabemos que después de la guerra todos son generales, pero hay errores que cualquiera se da cuenta. Como también dije, como estamos ahora no le ganamos a nadie y realmente estoy preocupado con lo que se nos viene y ruego a Dios que todo salga bien. Somos un equipo grande, el único equipo grande que está disputando el título y tenemos la responsabilidad de quedarnos con él.

Daniel Ahmed hizo muchos cambios para esta última fecha, guardando jugadores para que descansen por la seguidilla. El once estuvo conformado por Alexander Araujo en el arco, una línea de tres conformada por Renzo Revoredo, Alberto Rodríguez y Luis Abram, más adelante, por las bandas, estuvieron Edinson Chávez y Alexis Cossio mientras que en la contención estuvo Pedro Aquino acompañado de Horacio Calcaterra y más adelante Renzo Sheput, Irven Ávila y Luiz Da Silva.

Alexander Araujo (4): Todo el mundo lo pedía en lugar de Penny pero la verdad Araujo tampoco nos dio seguridad y fue el responsable del primer gol ya que el arquero es el responsable de armar la barrera y cometió el error de querer ganar unos metros y cuando intentó reaccionar fue muy tarde.

Renzo Revoredo (4): Luchó bastante las divididas pero también cometió algunos errores o pareciera que está fuera de ritmo, no sé, pero sigue en deuda y todos sabemos que es el primero en la lista de los hinchas para dejar el club. Veremos que pasa pero si le toca estar en las semifinales ojala veamos su mejor versión.

Alberto Rodríguez (3): Muy mal, bastante mal, no sabemos donde está el ‘Mudo’ de Europa y la selección. Fue el responsable del segundo gol porque era su marca y no sé qué hizo que perdió y la metieron fácil.

Luis Abram (4): Seguro y luchador y si me preguntan a mí, sería titular fijo. Tuvo algunas fallas pero en realidad ninguno estuvo bien en el partido.

Edinson Chávez (5): Fue tal vez el más importante en el global del partido porque la luchó bastante por la banda derecha y generó algunas ocasiones de peligro.

Alexis Cossio (4): Flojo también, con muchas falencias y dudas en salida, se complicó demasiado y jugó en contra pero también supo asociarse bien por momentos.

Pedro Aquino (5): Intermitente durante el encuentro, por momentos ordenado y seguro a la hora de recuperar el balón pero en otros estuvo totalmente perdido.

Horacio Calcaterra (4): Mal también, a mi parecer, ya que nuevamente regaló un montón de pelotas en su afán de mandar pases que rompan las líneas pero al final las regaló.

Renzo Sheput (5): Fue el encargado de generar fútbol mientras estuvo en la cancha pero lamentablemente desperdició muchas pelotas paradas, desde el tiro de esquina y también desde tiro libre.

Irven Ávila (4): Hace varias fechas que ha desaparecido y hasta ahora no ha vuelto a ser el Ávila que tantas alegrías nos ha dado, esperemos que vuelva a ser el mismo.

Luiz Da Silva (3): Muchos lo pedíamos a gritos pero el partido le quedó grande. Lo seguí con detenimiento y me daba cólera lo amarra bola que era, pues a la hora que debía distribuir no lo hacía y la perdía, además también estuvo muy nervioso a la hora de dar pases.

Los Cambios:

Diego Manicero (3): Yo lo pedía a gritos desde que hizo un gran partido en Pucallpa pero ahora yo reclamaba el mal juego que presentó en el Nacional. Al igual que Da Silva, fue muy amarra bola y desperdició muchos pases.

Sergio Blanco (4): Entró insistente y guerrero por lo que logró generar algunas jugadas de peligro.

César Pereyra (3): Sin comentarios, espero no verlo en las semifinales.

Por -
6 831

Entró César Pereyra y Sporting Cristal alineó, los últimos 12 minutos del partido, a 4 delanteros. Estoy seguro que si le quedaba un cambio más, también hacía ingresar a Alexander Succar que se quedó en la banca. “Este hombre está desesperado” fue mi pensamiento refiriéndome a Daniel Ahmed. Creo que no me equivoqué.

Recuerdo un momento de hace años, cuando recién aprendía a manejar, en el carro de mi hermano intenté salir de Javier Prado a la Vía Expresa. Tomé la curva de la oreja con mucha velocidad y en el descenso, el carro me venció. Trepé al sardinel mientras intentaba entre frenar y recuperar el control del carro. Pude hacerlo pero aún recuerdo la sensación y cómo, en el medio de todo, sentí algo de resignación. “Ya si me choco, me choco” – recuerdo que pensé. Creo que esa sensación es la que tiene Daniel Ahmed en cada partido: el equipo se le escapó del control, hace cosas que él no se imaginaba que podría hacer y no sabe cómo hacer para que vuelva a hacer eso que él pretendía que haga. Por último, debe pensar, terminaré encontrando la forma de alguna manera.

Universitario no ha sido superior a Cristal. Nos ganó con dos goles que anotaron ellos, pero que los fabricamos nosotros. Hacerle un gol a Cristal es simplísimo. A veces parece que sólo basta mandar la pelota cerca del arco, ya los mismos jugadores de Cristal se encargarán de que ingrese.

Cristal fue superior a Universitario. Ligeramente en el primer tiempo y con largueza en el segundo. Perdimos porque no sabemos atacar. Mas que anotar goles, nosotros los parimos con dolor. Y a veces ni siquiera así. Cristal se ha vuelto una tijera roma que deja muesca pero no daña. A veces parece que el rival ni siquiera tiene que preocuparse en defender, ya los mismos jugadores de Cristal se encargarán de que la pelota no entre.

Se ha perdido mucha precisión en el mediocampo. No sé por qué. Los jugadores de Cristal deciden mal en ataque y cuando deciden bien (estoy repitiendo lo que dije en el último partido), ejecutan mal. En este partido contra Universitario decidieron bien en mayor porcentaje pero casi siempre ejecutaron mal. De repente se entrenó mucho la parte física – preparando esta terrible semana – y eso ha sacrificado fútbol en varios jugadores. Irven Ávila lleva impreciso mucho tiempo pero Horacio Calcaterra ahora se destaca por perder pases al igual que Diego Manicero. Sergio Blanco falló dos goles increíbles y Alexis Cossio no da pié en bola hace muchos, muchos partidos.

Lo de Irven es triste. Durante temporadas ha sido la estrella del equipo. Metía ganas y goles, abría defensas y marcaba diferencias. Hoy es la sombra de ese recuerdo. No pudo ni siquiera parar una pelota. Los errores en defensa han marcado el año y han hecho que no se vea el bajísimo rendimiento que ha mostrado el “Cholito”. Algo no anda bien. Creo que es hora de que recupere alegría de juego y nivel de juego. Ha dejado de aportar.

La decisión de Daniel Ahmed de bancar a muerte a sus jugadores – a su equipo – le ha costado al equipo muchos puntos y un campeonato que tenía casi ganado. Su tozudez ha desarmado al equipo y ha mantenido un grupo que poco a poco a dejado de jugar. Apostó todo a una fórmula ganadora y ha dejado de plantear y replantear el partido. Los rivales nos cogieron la mano. Todos. Desde Sport Loreto y León de Huánuco – ques descendieron – hasta Real Garcilaso y Sport Huancayo. A Cristal lo presionas, no lo dejas jugar y se acabó. Nos midieron, nos pesaron y nos frenaron. La banca jamás pudo replantear esa mano. Sin ideas, seguimos haciendo lo mismo y empezamos ahora a hacerlo mal.

Se vienen las semifinales. Cristal tiene la historia y la camiseta. Al parecer, poco más.

¿Algo más?

Sí. A mi, personalmente, me gustó mucho lo que hicieron Luiz da Silva y Pedro Aquino. Bastante. Si a eso le sumamos el rendimiento de Luis Abram, soy de la opinión que el equipo 2016 se debe a empezar a armar desde ahí.

Por -
18 1551

Tantas veces, Sporting Cristal Campeón.

El grito y la sonrisa, contigo, son eternos. Es por eso que a veces se me hace difícil encontrar más palabras – mejores – para describir el cúmulo de alegrías que eres. La continua y renovada confirmación de que eres el mejor porque eres diferente. Poder, otra vez, reunirnos en un abrazo en torno tuyo y celebrar una victoria más, lograda con suficiencia, marcando distancias y ventajas, mostrando calidad en la labor. Una victoria más como feliz resultado también de la duda interna, del debate intenso y como consecuencia de las respuestas que se generaron en base a ese conflicto. Una victoria como resultado, también, de la confirmación de que nuestra mejor respuesta va a ser siempre respetar el estilo: mantener la forma noble de hacer las cosas: los logros como consecuencia y no como un fin. La lucha diaria como receta para ser mejor.

Porque así es como se logran las cosas, no sin problemas, no sin altibajos, pero con mucho trabajo. Mucho, mucho, mucho trabajo y seriedad. Y eso es algo que, lamentablemente, en este país no se entiende. Por eso muchos intentan esconder su estrechez de entendimiento queriendo ver manos negras y conspiraciones cuando la respuesta es tan simple: trabajo en serio y respeto a las formas. Si todos los que, ladinamente, se atreven a levantar la mano contra Sporting Cristal sugiriendo cosas que sólo existen en sus mentes (y en algunos casos en sus pasadas experiencias) intentaran la receta rimense, otro sería el panorama. ¿Y cuál es la receta rimense? Te la acabo de decir: trabajo serio y respeto de la forma por sobre el resultado.

Grábatelo en la cabeza. Cristal es mejor porque hace las cosas mejor, no porque tenga que recurrir a nada. Pero, si tienes grabada en la conciencia de que la única forma en que tú podrías lograr algo es a través de maniobras viles, va a ser difícil que lo entiendas. En todo caso, el de la bajeza eres tú, no el Campeón.

Cristal es el mejor de este torneo corto por eso: porque en la hora oscura encontró el equilibro en su esencia. Cuando los resultados se nos negaron, nos refugiamos en procurar un mejor juego y así se abrió la vida. Cuando los partidos se hicieron difíciles, nos refugiamos en el juego básico del pase preciso y la técnica preciosa. Así llegamos escalando a este logro. Siempre se pueden apuntar puntos flacos, cosas que mejorar, siempre. Y esta bien que así sea, el día que pensemos que ya logramos todo, ese día vamos a empezar a perder lo poco que tenemos.

Por eso, el partido de ayer quedará en la anécdota. Fue un partido malo en el que Cristal no hizo todo lo que podía hacer más por – entiendo – precaución que por imposibilidad. Universitario se mostró un rival contestón en su vereda pero con poco para sustentar sus ímpetus. Tuvo llegadas  y algunos chispazos pero, en realidad, uno mira el partido y entiende que el local no tenía los medios, las armas ni las ideas para hacerle real daño a Cristal y que Cristal, si apretaba el acelerador, lo pasaba por encima.

Pero no lo hizo.

Hubiera sido genial que lo haga. Al final fue un partido trabado, lento, predecible, controlado. No se puede reprochar nada a este equipo porque las emociones ya nos las había dado en los partidos anteriores. A pesar de eso, este resultado nos da la capacidad de ver con diversión cómo funcionan los corazones y las mentes inferiores. Aquel que se llena la boca diciendo que “el campeón no nos pudo ganar” muestra su incapacidad de ver las cosas en su real medida. Muestra su necesidad de tener que inventar logros donde no los hay, su necesidad de tener que mantener vivo el invento. El invento versus el Campeón.

El Título del Apertura es, entonces, un momento para alegrarnos y para reconocernos como los mejores de esta parte del camino. Aún hay mucho trecho hasta el pitazo que marque el término de la final nacional que se jugará en diciembre, en el Estadio Nacional. Ese es nuestro nuevo objetivo. Quizá en el camino logremos algún triunfo adicional que se recibirá con alegría y se festejará con locura. Por que para eso es el fútbol, para celebrar y alegrarse. Allá aquellos que lo tienen como excusa de sus propias depresiones y, por eso, quieren que nadie se alegre.

Hoy lunes, el Rímac está de fiesta y en La Florida es carnaval. El Sporting ya salió campeón. Por eso les canto a todos, los que no entienden esta paSCión.

¡Fuerza Cristal, Campeón!

Por -
0 16

La resaca de todo lo metido. El equipo llegó motivado, convencido, decidido a ganar el partido contra Universitario. Se notó desde los primeros minutos. No solo en la actitud, que fue ejemplar, si no el fútbol, en el juego. Cristal no solo ganó por lo que puso en la cancha, por actitud y por pelear cada pelota como si fuera la última, ganó porque fue muy superior a su rival, que en ningún momento pudo encontrar ni la manera de hacer daño ni la manera de defender bien.

Fue un tres a cero contundente, en un partido que parecía reñido hasta el primer gol, que Lobatón ejecuta con calidad, casi picándola, con mucha confianza. El partido puede ser comparado con ese encontronazo que Cazulo y Martínez tuvieron disputando una pelota aérea. Fue una jugada casual en la que, mientras el Piki pareció no sentir el golpe, Martínez terminó en el suelo, aturdido y sangrando. Eso fue Cristal, un equipo fuerte, con temple, sólido. Y así terminaron los cremas, con algodones en la nariz.

Todos los equipos son la U. Si en el rival ha encontrado el equipo la motivación para jugar como siempre pudieron hacerlo, entonces que imaginen, en todos los partidos, que los del frente son los de Ate. A Cristal lo queremos ver así, enseñoreado, jugando bien, con velocidad, presión, goles y con oles en los minutos finales.

Esa frase cliché es ahora más cierta que nunca. Cada partido que resta, de acá a fin de año, es una final y debe ser jugada como tal. Ya se demostró que hay bastantes argumentos, que estos jugadores saben como hacerlo. Ya no hay pretextos para perder más puntos ante rivales inferiores, menos cuando seamos locales. Esto debe repetirse.

Los triunfos contra rivales clásicos anímicamente sirven mucho más que los demás, es cierto. Pero toda esa confianza ganada en este último partido no puede ser desperdiciada en las fechas que viene. No nos dan más puntos por ganarle a Universitario, equipo al que por cierto nos hemos acostumbrado a golear en los últimos años. Para que esa noche linda del miércoles pasado tenga valor, debemos jugar los partidos restantes de la misma manera. Es evidente que este equipo puede hacerlo.

SOCIAL

28,512FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,307SeguidoresSeguir

Escriben

1641 PUBLICACIÓN55 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
71 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS