Etiquetas Publicación etiquetada con "Sporting Cristal"

Sporting Cristal

Por -
3 879
(Foto: Prensa Deportivo Municipal)

¡Que débil es este equipo de Sporting Cristal!

Vamos, que ya no tiene sentido hablar del hecho de que Cristal no tiene opciones a nada. Eso ya lo sabemos. Lo único que se les va a pedir, entonces, es que cada presentación sea digna y que en cada partido no se le falte el respeto a la camiseta. Es algo fácil de pedir y, digamos, lo mínimo necesario. Pero tal parece que para este equipo, derrotado en todo sentido, no avergonzarse es algo que les cuesta demasiado.

El sábado, durante el segundo tiempo, se dio una situación peculiar. El comando técnico cervecero estaba en la tribuna. Pablo Zegarra y Martín Hidalgo – junto a Jorge Soto – miraban el partido desde occidente. Carlos Zegarra, que dirigió al equipo en el primer tiempo, fue expulsado y no se le volvió a ver por ningún lado. La banca celeste no tenía líder. Claro, desde su butaca en tribuna, Pablo Zegarra decidió los cambios, pero en la banca cervecera no había nadie.

¡Cómo es de poética la vida! Como la realidad te regala esas estampas que grafican momentos a la perfección. Porque Cristal, la verdad, es eso: un club a la deriva. Cristal está al garete, esperando o bien hundirse o bien encallar.  Lejos de toda aventura, alejado de todo reto, ajeno a cualquier pleito. Cristal, que fue el campeón, reducido a un grupo de jugadores confundidos que escuchan el pitido inicial sólo para esperar que suene cuanto antes el final.

Y mientras tanto, es débil. Municipal soportó 15 minutos de juego y luego se dio cuenta que los celestes insinúan pero no hacen. Entonces nos quitaron cancha y pelota y se fueron adelante a punta de balonazo cruzado. Nos tuvieron en las cuerdas y fueron y siguieron yendo. La victoria les vino como consecuencia. Cristal descontó hacia los minutos finales en una de esas situaciones simpáticas del fútbol en las que, a veces, ese equipo que no tiene ningún argumento, termina generando resultados inesperados. Cristal no merecía la remontada. Cristal no merece tampoco este presente.

Por -
6 688
(foto: prensa ayacucho)

Triste momento para la celeste. Triste, pero previsible. La soberbia tiene estos efectos.

Entre el minuto 64 y el minuto 72 del partido de ayer, Ayacucho FC nos anotó tres goles. Aún hoy veo las repeticiones de esos minutos y no termino de entender qué es lo que pasó. Ya vendrán otros posts de análisis y se ahondará en este tema pero creo que haríamos mal en pensar que este momento se generó sólo en las acciones puntuales de ese partido o en las decisiones del técnico.

En el mes de octubre del año pasado escribí un post pidiendo la renuncia de Mariano Soso porque, hasta donde se podía ver, el trabajo que intentaba llevar adelante en Sporting Cristal no había prendido ni tenía visos de prender. Tres días después, el equipo le encajó 7 a la Universidad César Vallejo que se iba a segunda. En esa oportunidad, el capitán del equipo -quien no jugó y vio el partido desde la comodidad de una cabina de prensa en el Alberto Gallardo – me mandó decir a la tribuna que quería leer lo que escribiría en ese momento. Evidentemente, no escribí nada. Dos semanas después, fue el mismo equipo – con el capitán en la cancha – el que se escribió a sí mismo recibiendo una goleada de 2 a 5 frente a Deportivo La Bocana.

Al final de la temporada se ganó el título y en el momento de celebración escribí:

Con ese panorama, sería un error garrafal abandonarse a la soberbia. Cristal campeonó porque es Cristal, a fin de cuentas. Pero eso no garantiza nada. El 2017 hay que empezar de nuevo, sobre todo ahora que sabemos que casi todos se van a quedar. Pero hay que empezar desde la humildad de saber que en este año no se ha avanzado nada. De lo contrario, si optan por creer que este título les esta dando la razón, vamos a chocarnos bien feo con la realidad.

Es claro que el 2016 no ha sido un buen año ni tampoco constituye ejemplo de nada. Ni de fútbol ni de manejo. Pero a pesar de eso, en el festejo del título 2016, estuvo Michael Debackey preguntando con soberbia dónde estábamos los que criticamos. Claro, para él – y al parecer para todos en La Florida – las vergüenzas sufridas en Parque Patricios y en el Campeón del Siglo se olvidaron con el título 18 que obtuvimos luego de defender un 0 a 0 de locales frente al FBC Melgar. La soberbia.

Ha sido gracias a esa soberbia por la que, a nosotros que apuntamos el error, nos dijeron mezquinos y amargos. Incluso se llegó a los ridículos extremos de que la cuenta oficial del club dejó de seguir a la página y hay quien afirma que hasta se dio la orden de no permitirnos el ingreso a las instalaciones de La Florida. Nos mandaron decir que ya no éramos los de antes, que nos llenábamos de críticas negativas, que no queríamos ver todo lo bueno que se estaba haciendo y que si antes nos leían, ahora ya no lo iban a hacer porque somos mezquinos y amargos.

La soberbia del dirigente que se cree infalible por triunfos que no han sido suyos. La soberbia del gerente que se indigna ante quien le apunta el error. La soberbia del jugador que se envanece ante un triunfo engañoso.

Y lejos de los votos de que la cordura regrese a La Florida, sólo se vio mas soberbia. En diciembre del 2016 se contrató al amigo y compadre, se consultó refuerzos con los contactos comerciales tras desactivar la secretaría técnica. Se imaginaron que eran superdotados del análisis futbolístico e hicieron lo que les dio la gana.

Hoy, luego de meses de soberbia, la realidad nos da la razón seguramente porque somos mezquinos y amargos. Se pensó que el título 2016 les dio la razón y se golpearon duramente con la realidad. Y con ellos, nosotros. El tiempo demuestra que el motivo de tanto orgullo era mentira. Que los dirigentes sacaban pecho por un logro ocasional y no programático. Las 4 finales en 5 años responden más a méritos individuales que a un verdadero “proyecto”. Poco en común hubo entre el Cristal campeón de Roberto Mosquera y el de Mariano Soso. Menos aún entre el Cristal no campeón de Claudio Vivas con el impresentable Cristal de José del Solar. Tampoco hay continuidad entre el Cristal incipiente de Daniel Ahmed con el Cristal incipiente de Pablo Zegarra. Vamos, ni siquiera hubo continuidad entre el Cristal 2014 de Ahmed con el Cristal 2015 del mismo técnico. Sólo los soberbios que viven mirándose el ombligo pueden entender una suerte de “continuidad” entre ellos. Entonces, sí, fueron 4 finales en 5 años. Pero fueron 4 puntos independientes y no una gran campaña.

Seguramente porque somos mezquinos y amargos es que recordamos que en 5 años no sólo no hemos consolidado una campaña en Copa Libertadores sino que cada año hemos sido menos competitivos. Seguramente porque somos mezquinos y amargos es que advertimos que es casi seguro que el próximo año no jugaremos Copa Libertadores. Seguramente porque somos mezquinos y amargos, criticamos el pobre momento cervecero en vez de alegrarnos de las noticias residuales que el club comparte ahora. El equipo de Play Station borrando una campaña paupérrima. Y si, pues, debe ser que somos mezquinos y amargos. Pero lo triste es que si en La Florida hubiera mas gente mezquina y amarga, tal vez no se hubiera dejado de lado el trabajo y este momento no se estaría viviendo.

Mezquino y amargo es este momento. Este momento que fue creado no en las decisiones de Pablo Zegarra en Ayacucho sino hace meses, años, cuando las personas que se reúnen en las oficinas de La Florida entendieron que son iluminados del fútbol. Este momento se creó cuando pensaron que los triunfos venían por gravedad y no por trabajo. Este momento se creó cuando se planificó la campaña pensando en hacer feliz al amigo y no tanto en mejorar marcas.

Me duele la derrota de ayer. Cristal en su imagen más pálida en años. Y en medio de este dolor por ver a avergonzada mi camiseta sólo tengo un ruego. El ruego de que la soberbia se vaya de La Florida y llegue mas mezquindad y amargura. Porque con mezquindad y amargura dejaremos de creer que vivimos en un mundo ideal. Sin soberbia asumiremos que aún nos falta hacer todo y que hay que empezar a trabajar de nuevo, de cero, porque es casi nada lo que se puede rescatar de lo hecho en los últimos años.

Ojalá que esta dolorosa derrota sea un punto de inicio. Eso es todo  lo que espero.

Por -
1 980

Hace algunos días escribí un pequeño artículo, resaltando las emociones dentro de un deporte como el fútbol, y que esas emociones, pueden llegar a sacar del mismo futbolista, una versión mejorada dentro de una actualidad decaída a través del juego. A su vez, el hervor mal controlado puede hacer que los futbolistas cometan actos equivocados que serán castigados instantáneamente. Tal y como pasó con la expulsión de Edinson Chávez.

Sporting Cristal había iniciado el partido correctamente. Pablo Zegarra conformó una línea defensiva –netamente improvisada- con dos mediocentros defensivos como Jorge Cazulo y Josepmir Ballón; Chávez y Luis Abram cubriendo los puestos laterales. Ambos también siendo reconvertidos ante las urgencias. Frank Ysique de pivote con Joel Sánchez y Carlos Lobatón a los lados; más arriba Ray Sandoval y Cristian Ortiz siendo extremos, dejando a Irven Ávila de delantero centro. Un 4-3-3 de pizarra.

Para sorpresa nuestra, otra vez y en un partido relevante, Horacio Calcaterra quedaba afuera del once inicial. Y otra vez, Alianza Lima se ponía por delante del marcador en los primeros minutos, luego de ‘soportar’ una sucesión de pases y de tenencia que estaba siendo reactiva.

Los entrenadores tienen, de acuerdo a sus creencias, muchas maneras de ver y pensar el fútbol. Tienen diferentes modos de emplear a sus jugadores, esquivando el sistema. La idea de juego es primordial, y eso está por encima del modelo que se tenga a priori. Los planteamientos son ‘válidos’ siempre y cuando estén bien estructurados y a la postre, ejecutados.

La improvisación es buena, pero al fin y al cabo, son decisiones que toman los propios futbolistas en determinadas circunstancias para desandar los momentos de ‘cerrojo’ que tienen los partidos. Los goles de Alianza Lima resultaron, fuera de la mala presión y luego de una errada forma conceptual de defender, mérito de la decisión e improvisación de dos jugadores: Alejandro Hohberg y Luis Ramírez.

Sporting Cristal cada vez más se está quedando lejos de una identidad. Eso y desniveles individuales generan rendimientos dispares en cada partido. Temiblemente, en cuestión de actuaciones cada fin de semana, el equipo se está convirtiendo en una moneda al aire. Si es que no se convirtió ya, claro.

Por -
10 1030

No escapa el hecho de que los dos equipos que parecen más pintados para disputar el título nacional a fin de año hayan enfrentado a Sporting Cristal en estas dos últimas fechas y los dos hayan optado por una estrategia similar: esperar a la celeste.

Si me preguntas, la razón de eso es que tanto Marcelo Grioni como Pablo Bengoechea han advertido lo que ya es evidente: que Cristal es un equipo débil en formación. Y entonces, para qué sudar en exceso cuando la paciencia puede dar frutos. Uno espera a Cristal porque sabe que Cristal hace un gol cada que muere un papa y que, más bien, te va a regalar por lo menos un par de opciones para que le anotes. Contra Cristal, la paciencia paga.

Y así fue.

Ayer tuvimos la pelota y no supimos qué hacer. Pablo Zegarra insistió de nuevo en el error. Está insistiendo en él hasta el punto de que uno empieza a pensar de que existen razones subrepticias que lo obligan a no ver lo evidente. Ayer, como la semana anterior, volvió a alinear el peor mediocampo posible. A parte de volver a someter al Capitán a un partido para cuyo ritmo ya no está, vuelve a poner a Joel Sanchez y Cristian Ortiz que muestran cada día que La Florida es demasiado lugar para ellos. Con tres jugadores menos o, lo que es lo mismo, sin el mediocampo es poco lo que se puede hacer. Convengamos, entonces, que jugar con el equipo que mandó Pablo, es empezar perdiendo.

Luego sumémosle que Ray Sandoval se contagió de la apatía y que Edinson Chávez terminó de demostrar que su paso por Sporting Cristal está agotado. Con todo eso, ¿cómo?

Jugar con sólo seis jugadores (y cón sólo Irven Ávila en ataque) no alcanza para parar a un Alianza Lima entonado que juega con la tranquilidad de tener un boleto para la final. Un partido malísimo en el que ganó el equipo que jugó con once. Porque, claro, Cristal ingresó con once jugadores nominalmente pero en la realidad sólo eran ocho. Y luego, con las expulsiones, terminamos jugando con seis. Alianza, entero, nos ganó sin asustarse.

Ya no es novedad que este 2017 se fue al tacho. La posición optimista nos invita a pensar que Cristal está en transición. La pesimista nos enrostra a la posibilidad de que simplemente estemos quemando el tiempo. Mientras tanto, uno duda entre confiar en lo que podría hacer Pablo con un equipo que él mismo arme (y en el que quizá no existan esas raras razones que podrían estar empujándolo a persistir en errores evidentes) o apostar por otros nombres.

Así es cómo se va al garete una temporada que empezó en diciembre del 2016 cuando irresponsables señores decidieron que eran omniscientes, que podían hacer bien las cosas sin prepararse, cuando se sintieron soberbios por logros que no eran de ellos y decidieron, contra todo rasgo de criterio y decencia, traer al amigo y compadre.

Diez meses después tenemos este débil Cristal, el peor equipo cervecero desde el 2011. Pero, claro, lleno de amigos.

Por -
3 482
Captura de pantalla del primer post de la página en septiembre del 2007

¿En qué piensa uno cuando lleva diez años haciendo lo que lo hace feliz?

Quienes ven mi ritmo de vida admiten que el tiempo que le dedico a Sporting Cristal se parece mucho a un trabajo. Pero, claro, no es mi trabajo. Mi trabajo es otro y no tiene nada que ver con el fútbol. Además que estar al lado de Sporting Cristal nunca fue un trabajo. Ni trabajo, ni hobbie, ni nada que se le parezca. Yo sigo a Sporting Cristal porque me hace feliz. Ir al estadio nunca ha significado un sacrificio ni tampoco considero que haya perdido una sola cosa esencial en la vida por estar en un estadio viendo jugar a la camiseta celeste. Por el contrario, considero que he ganado mucho. He llenado el tiempo de recuerdos que son valiosísimos pero también he ganado grandes amigos y he aprendido importantes lecciones de vida. Todo eso en estos últimos 10 años.

¿En qué pienso, entonces?

Pues en reconocer sin ninguna vergüenza que he sido feliz y que tengo toda la intención de sumar otros 10 años más. La fecha me sirve para ver el camino recorrido y recordar lo que fui hace 10 años y lo que somos hoy. “El Cristal con que te miro” dejó hace buen tiempo de ser la página en la que yo opinaba -bien o mal- sobre la institución y hoy intenta ser un crisol de opiniones que permita acercar a la gente a la actualidad de su institución.

Reviso el primer post que escribí en ese septiembre del 2007 y recuerdo que mi intención entonces era “hablar” de Sporting Cristal. Entendí que, precisamente porque nadie decía nada, habíamos llegado a la situación en la que nos encontrábamos. ¿Lo recuerdas? Últimos en el acumulado y con un futuro negro. Muchos años de autosuficiencia y soberbia y un clima donde el que se equivocaba no afrontaba ninguna consecuencia por su equivocación nos llevaron a eso. Y me sorprende lo cíclica que es la vida porque estos 10 años se cumplen y el club parece seguir necesitando que alguien hable, que alguien diga lo evidente aunque sea para evitar que se vuelvan a acumular la autosuficiencia y la soberbia.

Nuestra tarea debe seguir siendo esa. En la espera de que lo hayamos hecho bien. Nuestro lugar debe seguir siendo el mismo que elegí hace 10 años: al lado de Sporting Cristal y su gente para hablar, para decir e invitar a que se diga. Para apuntar lo evidente para que no se le escape a nadie, para señalar lo que duele, aunque duela. Espero haber estado a la altura, espero que lo podamos estar.

Por lo demás, agradecer. Agradecer, en primer lugar, a Sporting Cristal. Mi institución. Por la que existió todo esto. Sin ella, posiblemente todos seríamos otras personas. Gracias, entonces, Sporting Cristal por todo lo que das y lo que eres. Y agradecer también a quienes caminaron este camino conmigo, los que estuvieron y los que siguen. Todo mi cariño y agradecimiento para ellos: Jean Franco Bedoya, Ricardo Garay, Sebastián Calle, Jorge Rodríguez, Ernesto Arrascue, Mauricio Guevara, Gerardo Castillo, Juan Pablo Portocarrero, Carlos Wertheman, Daniel Cornejo, Hugo Barrio de Mendoza, Kreuza del Campo, José Pablo Castañeda, Alex García, Raúl Charpentier, Alessandro Heredia, Rodrigo Rebagliatti, Mauricio Saldaña, Jerico Gatjens, Augusto Guzmán y Angel Trujillo. Y también a aquellos que alguna vez nos aportaron sus ideas y palabras: Luis Fernando Castellanos, Franco Bravo, Roy Galdós , Khorin Pérez, Rodrígo Jaime y José Gálvez. Evidentemente, aún respeto los pseudónimos. A todos, muchas gracias.

No están todos los que fuimos y somos, pero para muestra basta un botón.

Y, sobre todo, a Ustedes que nos leen y nos leyeron. Muchas gracias.

Que vengan los siguientes diez.

Por -
5 1186
(foto: sportingcristal.pe)

Eran 15 finales. Ya vamos desperdiciando 3. A falta de 11 partidos para el fin del Clausura, Sporting Cristal volvió a ceder puntos de local y se quedó con sólo 4 puntos de 12 posibles. La tercera parte. Estamos a 6 del puntero Real Garcilaso, nuestro rival de turno, en un torneo muy corto. Así es difícil, muy difícil.

El resultado de ayer no hizo sino confirmar que nuestro papel en lo que queda del año es de llevar adelante una transición ordenada. Nuestras opciones reales de pelear el torneo son poquísimas. Nunca hay que tirar la toalla pero, la verdad, yo prefiero pensar que la mejor forma de usar este 2017 es cimentando aquellos puntos que deben ser nuestras fortalezas el próximo año. Y esta resignación dolorosa no es gratuita, se lo debemos a las malas decisiones que un grupo de soberbios señores tomaron de manera irresponsable. Pero de eso ya hemos hablado. Tampoco vamos a seguir hablando de eso toda la vida.

Ahora, intentando descifrar lo que Cristal nos brindó ayer, debo rescatar algunas cosas. Durante este año le he visto partidos realmente malos a la Celeste. Este no fue uno de esos. Garcilaso respetó a Cristal y no jugó a atacar. Frente a eso, hicimos notoria una superioridad en juego. Me gustó la idea, me gustó que se generara bastante, me gustó que el equipo no se amilanara. Tengo que decir, entonces, que “mal” no se jugó.

Pero tampoco lleguemos al simplismo de decir que si entraba alguna de las que no entraron hubiéramos jugado bien. Sporting Cristal sigue siendo débil. Lo de la defensa no deja tantas dudas, a fin de cuentas Garcilaso casi no nos generó ni una sola opción de gol. Adelante Irven Ávila esta en un buen nivel y Ray Sandoval sigue siendo peligroso aunque ayer, al parecer, se equivocó al ponerse los chimpunes porque no acertó ni un sólo remate. El problema de este Sporting Cristal es el medio.

Y digo que es el mediocampo porque considero que Pablo Zegarra está armando mal su equipo. Es cierto que hay que llevar las cosas con calma pero poner de arranque a Carlos Lobatón, Joel Sánchez y Cristian Ortíz en la cancha es como jugar con 2 jugadores menos. Lo de Loba es irreprochable pero entristece. Hay jugadas que antes eran marca registrada del Capitán y que hoy ya no salen. Eso es entendible, el fin de la carrera está cerca y se nota. A todos le pasó. El entrenador debería cuidar al Capitán y no someterlo innecesariamente a la rechifla. Loba tendrá que entender, Pablo ya pasó por eso, él sabe cómo es ese tema.

Lo de Sanchez es sorprendente. Habilidad tiene pero hay algo en su paso por Sporting Cristal que hace que casi siempre tome la decisión equivocada. Eso mina su rendimiento, el jugador perdió confianza con miras al arco y el hincha ya le perdió paciencia. Lo de Ortiz es diferente, el muchacho no está para el trajín, así de simple. Es posible que sea habilidoso y que tenga buen remate pero jugador de fútbol, no es. No sólo porque juega escondido y le rehuye a la actividad durante el partido sino porque además carece de criterio. Sabiéndose habilidoso, complica las jugadas con lujos innecesarios. De él sólo se puede esperar que termine su préstamo pronto. No estaría de más llamar al Club Atlético Independiente, de repente nos lo quitan de encima antes de lo esperado y el club podría recuperar algo del gasto.

Por el otro lado, es satisfactorio lo de Edhu Oliva. Entró a un partido aún caliente y tuvo un buen rendimiento. Uno se animaría a darle la responsabilidad del titularato pero … su entrenador es el que sabe. Lo que sí no se comprende es la suplencia de Horacio Calcaterra, un jugador que podría hacerle mucho bien a Cristal.

Eso es lo que yo espero de este 2017 ahora que los objetivos se han vuelto tan lejanos. Que Pablo lidere y realice ese recambio generacional que nos sustente la próxima temporada. Esperemos que ese objetivo sí sea auspicioso.

Por -
4 1597

Es bueno este triunfo. Por varias razones.

Es bueno porque fue sufrido. Y un triunfo así -trabajado, luchado, esforzado, difícil- es algo que creo que le va a venir bien al equipo para levantar la moral y entender que el camino que nos queda por delante es así: de lucha constante y esfuerzo total. No es fácil y lo va a ser menos ahora que, de las 15 finales, hemos desperdiciado 2.

Es bueno también porque marca consolidaciones y demostraciones. Consolidación la de Irven Ávila que ha hecho un genial partido. Falló un par de oportunidades pero ha sido el abanderado del ataque rimense. Anotó un gol y sirvió los otros dos. Intentó con velocidad, con habilidad y también con fuerza, así ganó varias veces. Ávila está de vuelta. Y demostración de que algunos de los chicos están para hacerse con la responsabilidad. Hoy entró Edhu Oliva a su tercer partido como profesional y no desentonó. ¡Qué digo desentonó! Su ingreso mejoró al equipo. Nos dio posesión segura y pases precisos e inteligentes, justo lo necesario para controlar el partido. Tal vez sea la hora de confiar más en Edhu y dejar de porfiar en jugadores que han demostrado con largueza que restan más de lo que suman.

Precisamente en eso, el juego de hoy parece haber demostrado que el mediocampo de Sporting Cristal puede funcionar sin Carlos Lobatón pero siempre y cuando esté Horacio Calcaterra. Calca ordena las cosas. Sin Joel Sanchez ni Cristian Ortiz, que con ellos en cancha es como tener dos jugadores menos, el equipo ganaría mucho. Es bueno, en todo caso, saber que ahí atrás hay muchachos –  como Oliva, por ejemplo – que pueden aportar mas al equipo.

Pero, luego de ello, también hay que señalar que este partido tranquilamente pudo haber sido una derrota. Cristal no juega bien. Carece de precisión e ideas. Ha sido un partido de bloopers, es cierto (blooper fue el error de San Martín en el primer gol cervecero y blooper fue también el error de Mauricio Viana en el primero que nos anotan), pero eso no puede dejar de lado que Cristal aún aparece demasiado frágil. Comete errores no forzados en defensa o en salida que nos terminan costando goles en contra. Eso debe corregirse.

Hoy vi a Pablo Zegarra gritar indignado y celebrar desaforado. En la medida en que deje de repetir errores y empiece a sumar aciertos, la historia cervecera en este torneo va a ir haciéndose más feliz. Por lo pronto, el sábado recibimos al puntero Garcilaso. Será hora de hacerle dar el primer traspiés en este clausura.

Por -
6 894
(foto: clubsportingcristal.pe)

Cuando la cabeza de la institución durante todos estos años ha hecho gala de soberbia y autosuficiencia resulta entendible que el equipo también lo muestre. ¡Trabajemos mejor! se les decía a la extinta Comisión de Fútbol y ésta respondía con un “déjame tú a mi que yo sé”. Cuando se le pedía explicaciones por los errores, sacaban el pecho y nos enrostraban que con su trabajo mediocre y chapucero habíamos sumado 3 estrellas en 5 años. Como si no se pudiera pedir más, como si eso fuese todo a lo que podríamos aspirar. Soberbia y autosuficiencia te llevan a la mediocridad.

Ayer vi eso. En el papel, el equipo de Sporting Cristal se sabía superior a su rival. En los primeros minutos se notó la evidencia de esa ventaja competitiva. Antes de la media hora, ganábamos 2 a 0. Y entonces, la soberbia. Cristal regaló el partido, empezó a menospreciar a su rival y a ignorar las advertencias claras que señalaban que algo podía pasar. Es la fabula de la tortuga y la liebre una y otra vez. Y este equipo de Sporting Cristal, aún no entiendo por qué, se ha creído que iba era la liebre.

Fue conmovedor ver a Jorge Espejo pidiendo entrega y pundonor. Y a sus jugadores pelear cada pelota como si se les fuera la vida en eso. Con mala fe muchas veces pero, hay que reconocerlo, con una rebeldía, con una resistencia a dejar vender barata la derrota. Apostaron a su esfuerzo pero también a nuestra torpeza. La liebre echándose a dormir en el camino antes de cruzar la meta. Dos penales claros en cinco minutos, nos empatan un partido que debíamos ganar. La tortuga con tesón y seriedad cruzando la meta mientras nosotros nos desesperábamos y queríamos hacer en diez minutos lo que no quisimos hacer en ochenta.

Juguémoslo de nuevo, Cristal lo gana. Pero eso ya no importa. Cristal tenía que haberlo ganado ayer. Y tenía que hacerlo porque, en teoría, las cosas las hacemos con seriedad, con calidad. ¿No es a eso a lo que la dirigencia llama “los valores de la Raza Celeste”? ¿Qué raza celeste mostró ayer este equipo?

¿En qué momento el equipo de Sporting Cristal, que debería ser un equipo de personas dispuestas a limpiar su nombre, terminó siendo un grupo autocomplaciente de personajes simples aburguesados que se creen con derecho a menospreciar a un rival y, de paso, faltarle el respeto a la hinchada y a la camiseta? ¿En qué momento dejamos de ser la “máquina celeste” que destrozaba a sus rivales y empezamos a ser la “feria celeste” en la que salen a divertirse como si esto fuera una broma?

Y entonces hay que mirar al banco y preguntarse cómo es que Pablo permitió el triste espectáculo de su equipo sobrando al rival, dejando de hacer lo que tiene que hacer. Preguntarnos dónde se quedó la interjección oportuna que haga reaccionar a sus jugadores. ¿Dónde quedó el carácter? Porque, si Cristal en el campo juega sin seriedad, alguien tiene que ponerle razón, ¿quién?

En fin.

Este Cristal 2017 es el peor equipo celeste en años y parece que los jugadores no se han enterado de eso. Eran 15 finales las de este clausura, ¿se acuerdan? Bueno, ya vamos desperdiciando dos.

¿Algo más?

Sí. Joel Sanchez pasará en la historia cervecera a engrosar esa larga lista de buenos jugadores que en el Rímac no hicieron nada. No es corta la lista, ¿eh? Palinha, Marquinho, Gustavo Grondona, Alex Pineda Chacón. Sobran nombres. Tal vez no sea culpa de Joel. La culpa, en todo caso, es de quien lo sigue poniendo en el equipo cuando es evidente que no da la talla. Se esta dando privilegio al jugador (no se vaya a deprimir, el pobre) frente a las necesidades del equipo. Ojalá que se destape en estos tres meses que faltan pero, en realidad, lo único que podemos esperar es que cumpla su tiempo de préstamo y se vaya.

Lo de Cristian Ortiz sí es diferente. A él le corresponde la lista de las grandes equivocaciones, de los fichajes que jamas debieron venir, de los jugadores cuya única utilidad es servir de negocio a representantes y otros personajes ligados al fútbol. Algo así como Lalo Maradona pero sin el apellido. Una contratación absurda de un pobre hombre que a las justas tiene una sola virtud y le hicieron creer que le era suficiente a pesar de que carece de todo lo demás. Y pensar que por él dejamos que un club quebrado como Independiente de Avellaneda nos falte el respeto.

Absurdo.

Por -
0 452
(Prensa Sporting Cristal)

por Ángel Trujillo

¡CAMPEONES!

Ayer se llevó a cabo la gran final del Apertura del Torneo Centenario (Sub-15) en la VIDENA. El rival fue Alianza Lima. En la previa se habían enfrentado en dos ocasiones, en las cuales Sporting Cristal obtuvo un empate de local (1-1) y un triunfo como visitante (1-2).

El encuentro inició con Alianza tomando la iniciativa en los primeros cinco minutos, afortunadamente Cristal supo controlarlo y poco a poco empezó a tomar el protagonismo del juego con la habilidad de Carlos Meza y Carlos Ruiz, quienes crearon las mejores opciones para nuestro Sporting. El rival sufrió una expulsión por doble amarilla cuando corrían los 32 minutos, ello derivó en que Cristal tome el dominio absoluto con muchas llegadas y tiros de fuera del área. 44 minutos, el lateral derecho celeste Diego Reyes se lleva a dos rivales con una buena maniobra y saca un centro desde su banda, error en salida del arquero Milla para que Carloz Ruiz capitalice y ponga el 1-0. Así terminó el primer tiempo.

Carlos Ruiz celebra el primer gol (Prensa Sporting Cristal)

En la segunda parte Cristal siguió dominando las acciones y creando opciones de gol por el lado de Jared Ulloa (extremo derecho) con sus constantes desbordes. De esta manera llegó el segundo tanto, buen recorrido de Ulloa llevándose a su marca, posterior centro que sobró al primer central rival para que Carlos Ruiz marque -nuevamente de cabeza- el segundo de su cuenta personal a los 66 minutos. El rival no tuvo mayor reacción y Cristal siguió desaprovechando varias situaciones de gol. Ya en las postrimerías del encuentro, y para cerrar un gran desempeño, Carlos Meza realizó una buena jugada individual por izquierda al superar a su marcador y definió con mucha categoría al primer palo del arquero en el minuto 90+3′. Fue el 3-0 y el árbitro marcó el final a los pocos segundos. Triunfo contundente, esta vez el dominio se trasladó al marcador y por primera vez Sporting Cristal se proclamó campeón del Apertura del Torneo Centenario (Sub-15), lo cual significa la clasificación (como mínimo) a la final anual. Nos vemos en el Clausura.

¡SALUD CAMPEÓN!

¡FUERZA SPORTING CRISTAL!

El destacado: Carlos Ruiz

Nuestro delantero tuvo una gran tarde marcando un doblete y asociándose bien con los extremos y medios, un nueve que juega para el equipo. Mención más que honrosa para Carlos Meza, que hizo y deshizo por el sector izquierdo y pudo coronar con el tercer gol celeste. También una mención para Diego Reyes, lateral derecho con mucho criterio para la defensa y el ataque, como en el centro que término en el primer gol.

 

Carlos Ruiz y Carlos Meza, dos de las figuras de la final (Ángel Trujillo / @SCheito_)

El once: 

Sporting Cristal: Diego Enríquez, Jesus Reyes, Alejandro Castillo, Sergio Muñoz, Mariano Gonzales, Adonis Hidalgo, Carlos Meza, Adrián Rodriguez, Carlos Ruiz, Piero Ferreyra, Jared Ulloa.

Entrenador: Renzo Castillo

Sporting Cristal 3-0 Alianza Lima

Goles:

⚽️⚽ Carlos Ruiz (SC) 44′ 66′
⚽️ Carlos Meza (SC) 90+3′

Por -
0 378

por Ángel Trujillo

El sábado 26 de agosto se jugó la semifinal del Torneo Centenario (Sub-15) entre Sporting Cristal y Unión Comercio en la VIDENA. Previo a este cotejo, el equipo de Nueva Cajamarca había dado la sorpresa al derrotar a Universitario en definición de penales por los 4º de final, mientras tanto, Sporting Cristal venía de superar a Ayacucho FC por la mínima diferencia (1-0).

El encuentro comenzó con dominio territorial y con las mejores opciones para abrir el marcador por parte de Sporting Cristal. El primer tanto celeste llegó tras un buen centro desde la derecha para Carlos Ruiz, que saltó y ganó bien de cabeza a los 15′. En los minutos siguientes se mantuvo la tónica del partido, Cristal dominando en busca del segundo tanto y Unión Comercio esperando tener alguna contra. Eso sucedió, una jugada en la que Cristal pierde la pelota en el mediocampo, Comercio aprovecha y lanza un pelotazo a la espalda de los centrales para que el delantero Gian Alvarado aproveche la falta de comunicación y anote de sombrero en el minuto 32.

La celebración del primer gol celeste (Prensa Sporting Cristal)

El empate tuvo un efecto negativo más allá del resultado temporal, se comenzó a perder fácilmente la pelota en algunas ocasiones, lo cual generó que Comercio contara con ocasiones para ponerse arriba en el marcador. Felizmente pasaron los minutos de incertidumbre para Cristal. Pelota bien puesta para Jared Ulloa, quien se llevó a su marcador y provocó una falta al borde del área, Adrián Rodriguez tomó el balón y colgó al arquero para poner el 2-1 a favor de Cristal en el minuto 41. Con el gol, el equipo retomó la confianza y terminó el primer tiempo dominando al rival.

En el inicio del segundo tiempo, Cristal sorprendió con un buen pase en profundidad para Carlos Ruiz, que colocó el 3-1 en el minuto 46, gol de camerino que dejó sin reacción a Unión Comercio para el resto del juego, en donde Cristal dominó y desaprovechó ocasiones de anotar y ampliar el marcador. Así se fue el partido y se consumó una buena victoria que significó el pase a la final de la categoría ante Alianza Lima, a jugarse este miércoles en la misma VIDENA desde las 10:00 horas.

¡FUERZA SPORTING CRISTAL!

El destacado: Carlos Ruiz

Centro delantero de área con mucha habilidad para también jugar fuera de ella. Se asocia muy bien y siempre intenta jugar para el equipo, tiene remate de larga distancia y lo más importante, tiene gol, así lo demostró al marcar dos de los tantos celestes en la semifinal.

Carlos Ruiz (Prensa Sporting Cristal)

El once:

Diego Enríquez; Jesús Reyes, Alejandro Castillo, Sergio Muñoz, Mariano Gonzáles; Adonis Hidalgo, Carlos Meza, Adrián Rodríguez, Piero Ferreira, Jared Ulloa; Carlos Ruiz

Entrenador: Renzo Castillo

Sporting Cristal 3 – 1 U.Comercio

Goles:

⚽️ ⚽️ Carlos Ruiz (SC) 15′ 46′
⚽️ Adrián Rodríguez (SC) 41′
⚽️ Gian Alvarado (UC) 32′

SOCIAL

28,564FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,183SeguidoresSeguir

Escriben

1635 PUBLICACIÓN51 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
69 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS