Etiquetas Publicación etiquetada con "Sporting Cristal"

Sporting Cristal

Por -
1 2657
(USI)

Que fácil es decir que perdimos en Copa por culpa de Costa, Ballón, Cazulo o de cualquier otro que haya tenido un mal partido. Es muy fácil culpar a los jugadores y a los técnicos -año tras año- de nuestros fracasos en Copa o en el torneo local (cuando los hay). Es el análisis más simple y el que requiere menor esfuerzo. Lo que necesita Sporting Cristal en el fondo, no es traer un mesías, un delantero que las meta o un defensa que las saque. Lo que necesita hoy Sporting Cristal es un proceso a conciencia, de varios años, coherente y responsable.

En los últimos años, desde 2012, hemos tenido 5 técnicos, con estilos y formas de juego totalmente incoherentes entre ellos. Pasamos del show ofensivo por las bandas de Mosquera, a la presión intensa de Vivas y Ahmed, al juego defensivo de Soso y hemos terminado en la posesión de balón de Del Solar. Quizás la única cosa que tenían en común todos estos es el pésimo trabajo del sistema defensivo y bueno, Renzo Revoredo.

Muchos le adjudican el éxito de los noventas a los jugadores y en parte es cierto, pero vayamos más allá, señores. En los noventas tuvimos como gran acierto trabajar en un proceso que en algunos momentos no tuvo resultados positivos, a pesar de eso se mantuvo dicho proceso. Juan Carlos Oblitas llegó en 1990 a Sporting Cristal y ese año no clasificamos ni siquiera al octogonal final, aun así se respetó el trabajo del DT y lo que se estaba formando, se entendió su llegada como parte de un proceso que iba a terminar siendo muy importante para el club.

En 1991 fuimos campeones con equipo lleno de veteranos (“La Pepa” Baldessari, Mannasero, Leo Rojas, Pedraglio, Arteaga) mezclado con unos cuantos jugadores jóvenes menores de 20 años que ya empezaban a ser parte importante dentro del plantel (“Pablito” Zegarra, “El Chorrillano” Palacios, Maestri, Orlando Prado, etc.). En 1992 y 1993 campeona la U, es más, ese último año ni siquiera clasificamos a la Copa y sin embargo nuevamente el proceso se mantiene. Ese mismo año (1993) hay una reingeniería total del plantel, muchos se van, otros llegan (Jorge Soto, Duffó, “El Tanque” Ramirez, Raúl Hurtado, “Julinho”, etc), y se completa con la llegada de más refuerzos en 1994 (Solano regresa de un préstamo, Garay, Balerio, Magallanes, etc) y la salida de aquellos que llegaron y no rindieron el año anterior. Lo que vino después todos lo sabemos, el tricampeonato y el subcampeonato de la copa.

Sporting Cristal 1991 (USI)

Este éxito no se pudo haber logrado sin estos años previos, el trabajo en la formación del plantel y reingeniería de este fue lo mejor de todo el proceso. Se realizó un trabajo de sucesión para aquellos jugadores que por edad iban a dejar el plantel y se le dio a sus reemplazos el tiempo de fútbol necesario para que por méritos propios pudieran reemplazarlos. Estos jóvenes cuando fueron titulares ya tenían campañas encima y eran menores a 23 años (Maestri tenía 21 años en 1994, Palacios tenía 22, Solano tenía 20 y Soto tenía 23). Los extranjeros que llegaron fueron jugadores muy bien elegidos, jugadores consolidados que llegan a aportar experiencia al grupo (Julinho llega con 28 años, Garay con 32 y Balerio con 36). Finalmente, lo más importante fue la continuidad del comando técnico, incluso en 1993 el proceso se corta por la ida de Oblitas a la selección y se recupera trayéndolo de vuelta a mitad de año.

El tema ahora es: ¿Es Del Solar el técnico idóneo para liderar este proceso? ¿Lo fueron entonces Mosquera, Soso o Ahmed? En mi opinión el único con capacidad para liderar un proceso fue Claudio Vivas, lamentablemente solo estuvo 4 meses en el club. El técnico que lidere este proceso debe tener la capacidad para manejar distintas aristas necesarias para la formación y desarrollo del plantel:

  • Capacidad para elegir correctamente a los extranjeros y jugadores referentes dentro del plantel: Se entiende que deben venir a sumar al plantel y sobre todo a enseñar. Julinho, Garay y Balerio fueron grandes maestros con los más jóvenes.
  • Capacidad para planificar la sucesión de aquellos jugadores mayores que estén cerca al retiro: Increíblemente este puede ser el último año de Lobatón en Primera y hasta ahora el equipo no tiene un potencial reemplazo para él, que además ya cuente con varios minutos en primera.
  • Capacidad para elegir los distintos refuerzos locales y su potencial para funcionar en un club grande: Esto es muy importante, algunos jugadores dejan el club dentro del proceso, le pasó a Mosquera con Yotún y Advincula y llegaron Uribe y Quina. Uno de las grandes virtudes de Oblitas fue esto, cuando se fue Maestri, se contrató a Bonnet y cuando se fue José Soto, Rebosio tomó su lugar.

Yo hoy no pido que se vaya Del Solar o que sea él quien se encargue de liderar este proceso, lo que pido es que los dirigentes tomen una decisión y la respalden año a año, ya me aburrió el borrón y cuenta nueva de todos los años, ya me cansaron los malos refuerzos, los nueves que llegan y no saben parar una pelota. Hoy le pido a los dirigentes de Sporting Cristal que recuerden donde están a la hora de tomar decisiones. Señores, si queremos seguir siendo grandes necesitamos trabajar seriamente, con objetivos claros, alcanzables y medibles, basta ya del amiguismo o del corto plazo.

Por -
0 1146
(Prensa Sporting Cristal)

por Mauricio Saldaña

Tras una serie de resultados intermitentes, acompañados de un juego que está todavía verde y apenas en marzo está en maduración, Sporting Cristal llegaba a Bogotá en busca de un marcador y sensaciones que permitieran aseverar lo que fue el partido versus Santos FC hace una semana.

Gustavo Costas con su clásico esquema 3-5-2, pasó a una especie de 3-4-3 asimétrico, permitiéndose retirar de la mediapunta y a la vez colocar a Jonathan Gómez cerca de Yeison Gordillo -pivote natural-, además de mover un poco más a la banda al que a mí gusto fue la figura del partido: Johan Arango.

Sabiendo que Independiente Santa Fe es un equipo con el mejor sistema defensivo de Colombia –gracias también al esquema-, pero que también tienen la idea clara de poner a correr a sus carrileros una vez recuperado el balón lo más arriba posible, el planteo de José del Solar tenía sentido y era fiel a su ideología de juego plantando a Aquino de mediocentro y escalones más arriba a BallónLobatón para aprovechar los espacios y ser más directo en ataque cuando Joel Sánchez dejaba la banda izquierda para centrarse un poco más y agitar el proceso, teniendo ya superioridad numérica en el centro del campo. Aparte, colaba un jugador que fuera de participar en la circulación, le ofrecía pararse al lado de Aquino para cerrar posibles jugadas de contraataque: Josepmir Ballón. El problema es que el ’21’ tiene las características de ser un volante defensivo, pero su oficio dice algo fuera de lo coherente.

En el trayecto del partido antes y después del 1-0, se marcaba la predisposición de ver a un equipo (Santa Fe) con un repliegue medio, pero muy intenso y enérgico -como era de esperarse- cuando Sporting Cristal pasaba el círculo central tratando de llegar a la portería de Leandro Castellanos. El tema negativo llega cuando, teniendo el dominio de balón, no eres capaz de traducir en ocasiones de gol esa pequeña gran ventaja -dejando de lado situaciones futbolísticas- por cierta desconfianza mental que se le atribuye al propio futbolista. En el deporte, tanto como en la vida, si uno no cree en sí mismo y sus capacidades para afrontar retos, luego están las frases post-partido: “El resultado no refleja lo que fue la historia de los 90 minutos”.

El factor Arango

La producción ofensiva y detalles técnicos, con muchos movimientos y posturas “pogbezcas” al controlar el balón, emitir un pase o conduciendo el mismo horizontal o verticalmente, fue puro mérito de Johan Arango. Actor de reparto en cada situación de peligro y gol que tuvo Independiente Santa Fe. Una cereza el primero; apoyando y pasando en el segundo para Jonathan Gómez; temporizando para el desmarque de Sebastián Salazar que iba a asistir para el doblete del mediapunta argentino y cerrar 3-0 el partido en El Campín.

El regreso a los campos de fútbol para Sporting Cristal será luego del parón por fecha FIFA ante Alianza Atlético Sullana dentro de dos semanas. Y en Copa Libertadores se dará el 18 de abril ante el The Strongest de César Farías, Alejandro Chumacero, Pablo Escobar y compañía.

Por -
4 1037
(Prensa Sporting Cristal)

La diferencia en el partido radica en que un equipo necesita gestar para generar y el otro no. Sporting Cristal, por lo general, necesita masticar mucho el juego a través de cadenas de pases para poder encontrar jugadas ofensivas. Por el contrario, al equipo colombiano -debido a sus grandes individualidades- le bastaba con alguna escapada de su extremo izquierdo Arango o, como ya lo sufrimos, de alguna bomba de fuera del área de parte de Gómez para desequilibrar el partido.

El desarrollo del partido fue como era de esperarse. Se dice que Cristal tuvo la pelota, pero ese era un factor inevitable debido a la tímida presión del local, el cual invitaba a salir para cuando recuperara la pelota aprovecharse del intento de Céspedes de fijar arriba a su volante derecho para darle espacio interior a Joel Sánchez, y fue precisamente por el sector izquierdo que vinieron las dos más claras del equipo colombiano en el primer tiempo.

Durante la mayoría del partido Cristal jugó a retener la pelota más que a tenerla, cosas totalmente distintas. Pero retuvo la pelota por mérito de Santa Fe y demérito mismo. Es por eso que en mi opinión decir que Cristal falló en el último pase es una falsa conclusión. No podemos fallar en el último pase si ni siquiera podemos llegar a la zona de gestación. Con dos volantes de características defensivas (Ballón-Aquino) no tuvimos esa creatividad o confianza de filtrar un pase a los especialistas en hilvanar peligro cerca al área rival, que en esta caso eran Joel y Lobatón. Carlos tuvo que empujar al equipo bajando más de lo que se pretendía y Josepmir nunca supo ocupar el espacio que dejaba Carlos. Si a eso le sumamos la buena organización defensiva del rival, el resultado arrojó que Cristal no pudo generar peligro a través del juego de posesión, y sólo lo hizo con pelotas paradas o remates muy de fuera del área.

Ahora, siempre tenemos que tener en cuenta quienes somos. Nuestra realidad nos dice que jugamos contra un club (porque no solo es el equipo) superior a Cristal en muchísimos aspectos. Pero claro, empezar el partido manejándoles la pelota y el rival aparentando cierta inferioridad, hizo al hincha emocionarse. Al punto que tildaron a Santa Fe de “equipucho”. Esa misma emoción también hizo al hincha desviarse por la crítica desmesurada. ¿Acaso no era normal una derrota en este partido? Pero como siempre, al hincha hay que perdonarlo. Lo del hincha común es instintivo. Tiene reacciones porque el juego y la emoción lo atrapan. La diferencia entre clubes quizá refleje un 3-0, pero estoy seguro que el juego dice lo contrario. No que debimos ganar, pero que la diferencia en la cancha no fue de 3 goles.

Por -
8 1768
(Prensa Sporting Cristal)

por Roy Galdós Sánchez

El pitazo final de Carlos Orbe llegó y con ello las sensaciones, tras lo visto en el estadio Nemesio Camacho, no fueron las mejores. Un impotente Sporting Cristal había quedado terriblemente retratado ante el vigente monarca del fútbol colombiano, Independiente Santa Fe. Una derrota por 3 – 0 que, en el papel -y para efectos de la posición en la tabla-, dejó al conjunto cervecero al borde del “Knock-Out” de manera prematura.

En el fútbol, la palabra “retratado” puede interpretarse de muchas maneras. Contextualizándolo al partido del jueves, podría sonar un poco injusto decir que Sporting Cristal quedó así en Bogotá. Sin embargo, la Copa Libertadores, siendo un torneo –como muchos otros- que para seguir avanzando te inyecta una pizca de resultadismo, admite esta palabra independientemente del trámite del partido.

Ahora, de esta afirmación surge una pregunta que no solo involucra a Sporting Cristal y su derrota en tierras cafeteras: ¿Por qué a los equipos peruanos les cuesta tanto evitar quedar retratados a nivel internacional, si en el desarrollo del juego hay cierta tendencia favorable a estos?

Para muchos quizás la respuesta esté en el taco irresponsable de Jorge Cazulo, en los “intentos” de gol olímpico de Carlos Lobatón, en el excesivo individualismo de Gabriel Costa, en el ingreso siempre intrascendente de Cristian Ortiz, o en el fervor de José Guillermo del Solar por una idea que desde lo defensivo no tiene un sostén.

Para mí, ese tipo de afirmaciones podrían ser válidas si tuvieran un sustento que no sea el del enojo momentáneo por el resultado y que casi siempre tienen un tinte individualizador de culpas. Entender lo que pasó en Colombia amerita una posición muy cuidadosa para no caer en el círculo de las personas que solo se limitan a ver la punta del iceberg.

Sporting Cristal, como la mayoría de equipos peruanos que participan en la Copa Libertadores año a año, no solo juegan con la “misión” de clasificar a octavos de final. Ese “año a año” ha dejado de ser un tiempo de espera para convertirse en una carga. Carga que no solo está conformada por los malos resultados, sino también por el hecho de que el margen con los demás equipos sudamericanos sigue creciendo. Y eso, a la larga, termina convirtiéndose en una mochila muy pesada, que queriendo o no queriendo, nos negamos a ver de qué está llena.

El retorno de Bogotá a Lima ha sido muy duro por cómo sucedieron las cosas. Un retorno que seguramente significó tener en la espalda esa mochila aún más pesada. Y no precisamente por los tres goles recibidos.

(Prensa Sporting Cristal)

Sporting Cristal fue derrotado por Independiente Santa Fe de Colombia en el marco de la fecha 2 de fase de grupos de la Copa Libertadores. Los dirigidos por Del Solar se vieron rápidamente en desventaja tras facilitar el gol inicial por una falla en defensa y a pesar de tener dominio territorial y oportunidades en su mayoría en el primer tiempo, terminaron sucumbiendo ante la efectividad y jerarquía del rival.

Un 3-0 que duele y nos deja en el fondo de la tabla del grupo B. Esperemos que el equipo encuentre la efectividad ante The Strongest y el juego que nos permita competir y confirmar el buen juego que se mostró a inicios de temporada. Para este partido “Chemo” eligió jugar con un 1-4-2-3-1 aunque modificó con Sánchez abierto por izquierda y Lobatón tratando de jugar de enlace entre la primera línea de volantes y Blackburn. Los once elegidos fueron: Viana; Revoredo, Cazulo, Abram, Céspedes; Aquino, Ballón; Costa, Lobatón, Sánchez y Blackburn.

Así los vimos.

Mauricio Viana (6): Respondió con acierto y poco o nada tuvo que ver en los goles recibidos. Fue exigido dos veces en la segunda mitad y respondió sin problemas. Su aporte, aún en la derrota, es decisivo.

Renzo Revoredo (4): De muy poca participación por banda y sin ser apoyo efectivo en ataque. Sus preocupaciones defensivas fueron mayores y tuvo que controlar como pudo los ataques de los ágiles jugadores colombianos. Fue sustituido por Sandoval a los 75′.

Jorge Cazulo (5): De un error suyo, al recuperar un balón con el taco, terminó convertido el primer gol rival. Anticipó bien en muchas jugadas y pudo ganar en algún córner a favor generando peligro. En el segundo tiempo, con el equipo ya volcado en busca del empate, poco pudo hacer para evitar los goles en contra que sentenciaron el encuentro.

Luis Abram (5.5): El de mejor performance en defensa dentro de la mediocridad de la performance del sector. Tuvo anticipaciones por alto evitando centros y evito salir despejando largo más de lo necesario, aunque ejerció poca presión en los últimos minutos en las jugadas puntuales de los 2 goles finales de Santa Fe.

Jair Céspedes (4): De mínimo aporte en ataque, pareciera haber involucionado después de terminar el 2016 en buen nivel. Terminó diluyéndose en la indecisión al no ser influyente en ningún extremo del campo. Debe mejorar para poder ser más contundentes en ataque y defensa. Su trajín excesivo quizá tenga influencia en su rendimiento actual.

Pedro Aquino (5.5):  Sacrificado al ser el de mayor esfuerzo y despliegue en el medio de contención. Fue el encargado de retroceder a cubrir los defensas centrales en las salidas. Sin embargo, no pudo controlar a los delanteros colombianos en los 3 goles.

Josepmir Ballón (5): Empezó en primera línea de volantes junto a Aquino. La idea era sumar control de pelota y asociar con Lobatón para llegar con mejor opción al arco rival. Un buen disparo suyo en el minuto 21 salvado por Castellanos pudo ser el gol del empate. Fue reubicado en el segundo tiempo ante la salida de Revoredo.

Carlos Lobatón (6): El mejor jugador del equipo hasta su sustitución. Llevó los hilos del medio campo y siempre significó peligro en el campo y arco rival. Tuvo varios disparos de media distancia y jugadas de balón detenido que significaron opciones de gol incluyendo un gran tiro de esquina que casi termina el gol olímpico. Ortiz ingresó en su lugar a los 60′ ante el agotamiento producto de la intensidad del juego.

Gabriel Costa (5.5): Impetuoso y desequilibrante por la banda derecha. Su apoyo con la presión a la salida del rival es fundamental, sin embargo, al no tener mayor apoyo, su esfuerzo no fue suficiente para hacer la diferencia. Perdió ante la fortaleza de los defensores rivales y el poco apoyo en banda por parte de Revoredo.

Joel Sanchez (4.5): De mal partido en líneas generales. Desperdició increíblemente una oportunidad a los 23 minutos al quedar solo frente al arco de Castellanos. Su disparo se fue sobre el travesaño cuando era más fácil anotar. Luego de esto su rendimiento se fue perdiendo.

Rolando Blackburn (5): Sin mayores oportunidades generadas para él. Su participación fue limitada, aunque pudo ganar un balón largo que terminó con falta por parte de la defensa de Santa Fe que pudo ser algo más que la tarjeta amarilla sancionada. En la segunda mitad fue prácticamente nulo.

Cambios

Christian Ortiz (4): Entró al campo de juego en lugar de Lobatón pero no pudo tener una actuación determinante. Su presencia fue más notoria en la ejecución de tiros libres o córners. Aún esta en debe.

Ray Sandoval (5): Ingresó con muchas ganas intentando hacer la diferencia con su habilidad y rapidez, sin embargo fue poco lo que pudo hacer ante un equipo rival con superioridad física y futbolística.

Irven Ávila (S/P): Ingresó en el minuto 88 y no tuvo suficiente participación para ser evaluado.

DT

José Guillermo del Solar (4): Mantuvo su idea de juego pero nunca pudo encontrar la variante que hiciera la diferencia cuando más oportunidades tuvimos.  El control en el medio campo fue inocuo en la segunda mitad y eso es algo que pudo proponer de manera diferente teniendo la opción de Calcaterra en el banco. 6 partidos sin conocer la victoria y momentos difíciles los actuales para “Chemo”.

Por -
3 1684
(El Comercio)

Un año más, la Copa Libertadores nos golpea fuerte. Nos hace ver nuestra realidad internacional, nos hace darnos cuenta de absolutamente cada una de nuestras falencias, además de dejarnos enormes dudas sobre lo que puede llegar a hacer el equipo en este torneo y en el campeonato local.

Ayer, a pesar que muchos digan lo contrario, vi un equipo que transformaba la tenencia de la pelota en situaciones de gol, lamentablemente sin concretar; sin embargo, también vi un conjunto que sin la pelota se veía totalmente desorientado. Esto te lo demuestra el mismo partido, ya que mientras más tenía la pelota Cristal, más peligroso era, pero cuando la perdía, los espacios se notaban y los locales encontraban oportunidades.

Hay dos maneras de contrarrestar este problema:

  1. Buscar la recuperación rápida de la pelota con una presión alta, lo que te lleva a arriesgar y si el quite no se logra, dejar espacios y permitir que un rival efectivo (como el de ayer) te meta los goles que quiera.
  2. Replegarse. Así como en las finales del 2016, el equipo podria optar por retroceder unos metros cuando se pierde la pelota, lo cual haría que la pelota se recupere en un plazo más largo, pero que también ayudaría a dejarle menos espacios al equipo contrario.

Hay partidos que piden realizar una de las 2 opciones durante los 90 minutos, otros que te piden alternar entre ambas, lo cierto es que hoy veo que los de ‘Chemo’ dejan terribles huecos en la primera y no se animan a hacer la segunda. Por lo que quedamos demasiado expuestos a la hora de defender, sea la manera que sea.

Por suerte tenemos una para que ojalá le sirva a Del Solar para corregir la defensa y perfeccionar el ataque, porque si queremos aspirar a la clasificación así, va a ser muy difícil.

¡Fuerza Cristal!

Por -
18 2355

Pocas veces en nuestra historia hemos tenido un partido de visita tan favorable para ganarlo como el de ayer. Independiente de Santa Fe hizo poquísimo y se mostró como un local temeroso. Pero lo de Sporting Cristal fue deplorable. Pobrísimo por donde se le mire. Los pocos puntos positivos que podemos rescatar se ahogan ante el mar de deficiencias que se vio ayer. Terrible. Un verdadero papelón que mereció – a pesar que el trámite de las acciones sugiera lo contrario – un marcador mas abultado que el 3 a 0 que nos traemos a Lima. Vergonzoso.

Y es que, más que ganarlo Santa Fe, lo perdimos nosotros. Y lo perdimos por: a) no saber ganar un partido; b) hacer precisamente aquellas cosas que te hacen perder un partido. Con la posesión de la pelota nunca generamos real peligro. Cristal llegó o bien de remate de larga distancia (las pocas veces que los remates fueron con dirección) o bien de pelota parada. Cuando se intentaba de juego, lo que se mostró fue demasiado tibio. No dio ni para el “uf”. Y cuando la perdimos, sufrimos demasiado para recuperarla. Dejábamos espacios enormes. Y si a eso le sumas que usualmente la perdimos por nuestros propios errores, entonces el drama se pinta solo.

Y claro, cualquier rival al frente va a aprovechar. Como aprovecharon el irresponsable taco de Jorge Cazulo que regaló el primer gol. Aunque, podríamos debatir, si la jugada que realmente regaló el gol no fue el impreciso pase para atrás de Joel Sanchez o la poca disposición de defender el balón de Carlos Lobatón. Pero ahí, entre qué jugador de Sporting Cristal cometió la peor equivocación, se nos iría el debate.

Hablaremos entonces de pelotas perdidas en salida, de pases de tres metros que van imprecisos, de gambetas innecesarias, de tiros libres mal ejecutados y, otra vez, de jugadores que están jugando para ellos y no para el equipo. Pobrísimo partido de Gabriel Costa que quiere jugar “su” Copa Libertadores y se olvida del equipo. Pobrísimo también lo de Josepmir Ballón que por cada pase que acierta, yerra cinco o seis. Intrascendente de nuevo lo de Ray Sandoval y lo de Christian Ortiz (y pensar que por él dejamos que un club quebrado nos faltase el respeto).

Las cámaras mostraron a Chemo del Solar demasiado ofuscado durante el partido de ayer. Era lo mínimo. El rendimiento de sus jugadores fue para la indignación. Pero, y acá retomamos la discusión, su molestia no puede borrar que él – y sus amigos – fueron quienes armaron este plantel. Entonces, si Ortiz – por ejemplo – resulta ser un jugadorcito intrascendente de esos que sólo destacan en equipos chicos de ligas no competitivas como la nuestra, no es culpa suya, es culpa de quienes lo vieron – lo entrenaron – y no se dieron cuenta que no estaba para el trajín. Pero, claro, como acá estamos entre amigos nadie lo va a decir. Todos nos vamos a palmear la espalda y vamos a pensar – y decirnos – que hicimos lo mejor y que simplemente no se pudo porque no se pudo.

Lamentable. Tras el partido con Santos FC se pensó que el equipo podía competir en esta Copa y no salir a dar este tipo de espectáculos. Ahora sabemos que eso parece ser un espejismo. Cristal tendría que mejorar muchísimo para cambiar su sino en esta Copa. Muchísimo. Y si nos ponemos a pensar que en el Torneo Local tampoco estamos marcando diferencias, que los rivales parecen haber encontrado la manija al equipo de Del Solar, el drama está armado.

Se vienen 2 semanas de receso, esperemos que Del Solar pueda tener autocrítica y ver los problemas – y las soluciones – de su equipo. Esperemos. Porque, claro, ¿quién más le puede apuntar los errores? Si entre amigos lo correcto es dejarse pasar cosas, ¿no?

Por -
10 1490

Hace unos días, leyendo las crónicas de Dante Panzeri escritas entre 1965 y 1975, encontré una referencia sobre como, hasta el día de hoy, se mantienen ciertos engaños los cuales, a fuerza de repetirse, terminan por consolidarse como verdades. Antes, como ahora, los periodistas inventaban estas frases para ocultar un espectáculo pobre. Por ejemplo: “Mentalidad ganadora” es una frase hueca que se usaba para el halago.

Y señalo eso por que hoy hay algo con lo que no estoy de acuerdo. Me refiero a la idea de: “El 9 que juega para el equipo y no el equipo que juega para el 9”. Recordemos: todos los jugadores juegan para su equipo, en equipo, porque son un equipo. Desde dónde yo lo veo, esta frase se usa para evitar criticar al 9 que no hace goles y realzar sus esfuerzos. Por eso la mención se complementa con referencias adicionales a lo que se hace en el campo: “Baja a defender”, “Se desgasta chocando con los defensas”, etc.

No pienso caer en ese coro de lamentos. Menos ahora que Cristal lleva varios encuentros sin ganar. El problema en Cristal es que al cervecero le anulas a los extremos y se vuelve inofensivo porque quienes atacan por el centro no tienen gol. Esto se debe a que Diego Ifrán se recoge fuera del área para distribuir a los costados y cuando va a ocupar el lugar de centro delantero no llega a los centros o pierde en el choque con centrales.

A este problema se suma Joel Sánchez quien le da movilidad a Cristal hacia los costados, pero cuando Ifrán le abre el espacio para que entre por el medio, se hace evidente su falta “de gol. Por eso, hasta ahora no vemos un gol de Joel, o un gol tras un pase suyo. Mucho menos un gol de Ifrán con su asistencia. Y se supone que Sánchez es el 10 de Cristal. Estoy convencido que, si Joel mejora en ese aspecto, Cristal será contundente.

Es interesante como Rolando Blackburn con sólo tres semanas de trabajo aparezca siendo mucho más efectivo como centro delantero celeste. Entiendo que eso se da porque el “Toro” sí se perfila para recibir y rematar, no para seguir tocando. Menos ahora que los extremos están siendo controlados en posta. Además, es mejor opción para el juego aéreo. Eso no significa que jugaremos sólo a tirar centros, sino que con Blackburn se tiene esa variante aérea.

En cuanto a la defensa, el problema es que los volantes mixtos fallan cuando deben salir a presionar o cuando necesitan retroceder a agruparse. A veces se quedan a mitad de camino y no hacen ni lo uno ni lo otro. A esto se suman los espacios libres dejados por los laterales en ataque y vemos como a Cristal le hacen daño por los costados o con pases largos a la espalda de los centrales.

Todo esto se debe resolver en el receso. Antes Cristal jugará contra Independiente Santa Fe en Colombia, quienes harán daño al cervecero con su juego aéreo y su contrapolpe. Por eso, hay que tomar el resultado con muchísima calma. Hay mucho por mejorar y confío que Cristal tiene los profesionales indicados para lograrlo en las semanas del receso.

Conmigo será hasta abril. Regreso con el reinicio del Torneo de Verano 2017.

Por -
0 1463
(Prensa Sporting Cristal)

Luego de su primer partido por Copa Libertadores, Sporting Cristal volvió al ruedo en el Torneo de Verano 2017 en el remodelado estadio de Nueva Cajamarca enfrentándose a Unión Comercio para dar inicio a la rueda de revanchas del grupo A. El equipo, a pesar del evidente dominio que terminó dándonos la ventaja inicial, no supo mantener el ritmo y termino evidenciando fallas reiterativas en la ejecución el planteamiento de Del Solar. Terminamos rescatando un empate que debió ser, por funcionamiento y nombres, un triunfo.

“Chemo” decidió darle descanso a algunos jugadores en relación a la alineación presentada el jueves pasado aunque mantuvo el esquema de juego 1-4-2-3-1 que ya se ha hecho costumbre. Los once fueron: Viana; Revoredo, Cazulo, Garcés, Céspedes; Ballón, Calcaterra; Ávila, Sánchez, Ortiz; dejando en delantera únicamente al panameño Blackburn.

(José Pablo Castañeda)

Así los vimos:

Mauricio Viana (6): Excelente cuando tuvo que intervenir y solucionar apuros. Sus intervenciones acertadas evitaron 3 ocasiones claras del rival. Poco o nada pudo hacer en los goles en contra dadas las circunstancias defensivas. Sigue demostrando que es una pieza vital en el equipo.

Renzo Revoredo (4): Nuevamente bajo de nivel. No es apoyo en ataque para el extremo y su aparente fragilidad termina ocasionando peligro en contra. Estuvo envuelto en los dos goles recibidos aunque con cierta mala fortuna en el segundo. Pudo hacer mas para detener a Bogado y prevenir el empate inicial.

Jorge Cazulo (5): Desordenado por momentos, estuvo presente tanto en el la asistencia para el segundo gol así como en el empate del rival tras quedar enganchado y habilitar a Bogado previo al centro gol a Quina. Sufre cuando la volante no achica apropiadamente y nos deja vulnerables. Fue amonestado sobre el final.

Renzo Garcés (5.5): Cumple a pesar de jugar con el perfil cambiado. Tuvo buenos quites y anticipaciones, también tuvo fallas en ciertos momentos al presionar al rival sin mucha agresividad. Los partidos sumados hasta ahora seguirán dándole la confianza y aplomo para cubrir el puesto.

Jair Céspedes (4): Su sector fue el mas explotado por Comercio y desde allí llegaron ambos goles en contra. Tuvo participación en ataque pero con mínima incidencia en jugadas de peligro. Ha jugado todos los partidos de la temporada y preocupa la sobrecarga física a la que esta expuesto.

Josepmir Ballón (5): Anotó el segundo gol a los 51 minutos definiendo bien. Su labor defensiva no fue la mejor. No se dio abasto para cubrir la salida rival con presión fuerte y producto de eso sufrimos en varios pasajes del encuentro.

Horacio Calcaterra (5):  De rendimiento regular sin llegar aun a ser el Calcaterra que todos conocemos y necesitamos. Esta costándole encontrar su mejor versión tras la larga para. Estuvo participativo en el primer período pero luego su juego se fue diluyendo. Fue amonestado a los 34 minutos y sustituido por Lobatón a los 65′.

Irven Ávila (4): Impetuoso, tratando de hacer las cosas bien pero siempre haciendo una de mas. Sus primeros pases fueron errados hasta que llego la perfecta habilitación a Blackburn. Tras ello su participación fue limitada y sus intentos de asociación con Céspedes y Sánchez no llevaron mayor peligro. Sandoval tomó su lugar a los 61′.

Joel Sánchez (6): De los mejores del partido mientras el físico que le dio. Participativo y desequilibrante en los primeros 20 minutos dominantes del PT y luego siempre intentó retroceder para iniciar jugadas de peligro en arco rival. Su aporte volvió a ser importante sobre los minutos finales cuando el equipo intento encontrar la ventaja con el ingreso de Lobatón.

Christian Ortiz (4): De muy bajo rendimiento. Por segundo partido consecutivo en el campeonato local no tuvo un buen desempeño mas allá de su excelente disparo de media distancia. Necesita sumar más minutos para volverse desequilibrante como todos esperamos y marcar la diferencia.

Rolando Blackburn (5): De interesantísimo primer tiempo. Definió con calidad para abrir el marcador. Es un nueve de buenas características con movimientos en el área que le hacen peligro constante en arco rival mientras los balones le lleguen. Sin embargo, pasó desapercibido en el segundo tiempo y no llegó a redondear una buena actuación. Gozó de buenas oportunidades y será de gran utilidad para el equipo.

Cambios

Gabriel Costa (6): Ingresó en sustitución de Ortiz con mucho ímpetu y ganas de marcar la diferencia. Se encontró con la rudeza de la defensa rival, no obstante, pudo ocasionar acciones de peligro y faltas alrededor del área. Tuvo una ocasión clara que Jair Iglesias logro bloquear sobre la hora y otra donde Araujo desvió un potente disparo suyo con rumbo de gol.

Ray Sandoval (5): Tomo la posta de Ávila agregando profundidad por ambas bandas, mas no pudo desequilibrar como se esperaba ya que no contaba con el apoyo de Revoredo en ataque y por izquierda la resistencia rival fue fuerte.

Carlos Lobatón (6): Su ingreso mejoró el rendimiento colectivo y nos volvió a dar el protagonismo del juego. Un tiro libre suyo fue salvado muy bien por Araujo en lo que pudo significar el triunfo. Tuvo una ocasión mas para marcar ante una combinación con Joel y Costa, lamentablemente su exquisita definición se fue por poco ante la mirada del portero rival.

DT

José del Solar (5): Mantuvo el esquema de juego, dio descanso a algunos titulares y a pesar de eso el equipo mostró un buen engranaje en inicio. Luego al ceder la presión no supo acomodar el planteamiento para neutralizar al rival. Los cambios fueron acertados aunque un poco tardíos lo que terminó costándonos el empate.

Árbitro

Víctor Hugo Carrillo (5): De regular actuación. Condujo el partido de manera tranquila y sin mayores complicaciones. Pudo ser mas riguroso ante faltas fuertes del rival, pero eso queda en el campo de la interpretación arbitral.

Por -
6 1533
(Prensa Sporting Cristal)

Los riesgos defensivos parecen ser parte del planteamiento de ‘Chemo’ del Solar. Lo preocupante es que, tras cinco partidos sin poder sumar de a tres, pareciera también que, ante los errores recurrentes en defensa, la opinión del técnico es ¡Más ataque!

El partido nos demostró que Unión Comercio estudió a Cristal. Cristal que fue a Nueva Cajamarca con la intención de no perder ritmo e irnos a Bogotá a seguir compítiendo en Copa Libertadores. Se cambiaron algunos nombres pero la idea se mantuvo. Y se mantuvieron los errores. El primer gol de Comercio, por lo pronto, parece un calco de los que nos encajó Academia Cantolao la semana pasada. Y si bien pudimos capitalizar un par de oportunidades, lo cierto es que queda una sensación de que las luces de nuestros atacantes se han reducido sensiblemente.

¿Es malo el empate? Pues en realidad sí, sobre todo considerando que Unión Comercio no es precisamente el mejor local del torneo y tomando en cuenta también que con este nuevo traspiés hemos complicado en demasía la posibilidad de alcanzar a Sport Rosario y a FBC Melgar e intentar luchar por el título de este Torneo de Verano. Claro, eso no complica el camino al título nacional ni la clasificación a la Copa 2018 pero, esto es Cristal a fin de cuentas, tampoco se toma con mucha alegría el perder opciones de ganar un torneo oficial por más intrascendente que pudiera ser.

En todo caso, lo que queda es la esperanza. Esperanza que estos partidos estén dejando lecciones y permitan al comando técnico sacar conclusiones que luego aplique para tener soluciones. Ojalá.

 

SOCIAL

28,295FansMe Gusta
30Suscriptores+1
8,634SeguidoresSeguir

Escriben

1216 PUBLICACIÓN43 COMENTARIOS
147 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
63 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
58 PUBLICACIÓN397 COMENTARIOS
41 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
29 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
24 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
22 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN7 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS