Etiquetas Publicación etiquetada con "Copa Libertadores 2015"

Copa Libertadores 2015

 Enero

Iniciamos el año con mucha esperanza, luego del campeonato de 2014 existían distintas sensaciones en el hincha, algunos creían (y creen) que todo fue cuestión de suerte y que el equipo alcanzó el logro únicamente por los jugadores, otros pensaban que Daniel Ahmed le había encontrado la forma y que su propuesta por fin dio frutos, aunque no todos -dentro de este segundo grupo- pensaban que esto se podría replicar en Copa, yo di mi opinión y AQUÍ la dejo por si quieren leerla. Me equivoqué en muchas cosas y acerté en algunas, pero vamos, de eso se trata, de manifestar lo que vemos y analizamos.

Fue un mes de pretemporada en el que se anunciaron jugadores que no teníamos noticia como Matías Martínez, Elsar Rodas, José Gómez, Diego Manicero, sumándose a los que conocíamos ya en diciembre como Pereyra, Ballón, Gonzales y Estrada. Además se habló bastante de la llegada de Alberto Rodríguez y de la partida de Irven Beybe, ambas no se dieron.

Tuvimos “La Noche de la Raza Celeste” con el homenaje a Orlando La Torre y el ida y vuelta contra LDU de Quito, que a finales de año también ocuparía el segundo lugar en su liga local cayendo en la final ante el tricampeón Emelec, presente en “LNdlRC 2014”. Fue 2-2 en Lima y una dura caída por 4-1 en Casablanca, que alarmó un poco pero sin llegar al drama por tratarse de un partido de pretemporada en altura ante un gran cuadro.

Febrero

Casi de inmediato tuvimos el inicio del Torneo del Inca con las victorias ante Deportivo Municipal (0-5 en el Nacional) y Cienciano (1-0 en el Gallardo), cada una con particularidades. En nuestro estreno tuvimos esa sensación de que nos llevaríamos de encuentro a todos, 4 días después -a puertas cerradas por una maniobra política del alcalde de SMP- estuvo el mejor gol del año, el tiro de esquina de ‘Loba’ de tres dedos para romper el buen planteamiento de Espejo. Luego el equipo titular descansó y caímos en Arequipa con lo justo (2-1) en el partido de la niebla y del día de San Valentín (?).

El 17 de febrero iniciamos nuestro camino en la Copa ante Guaraní en Asunción. Un primer tiempo dominado casi a placer que terminó 0-1 gracias a Pereyra y un segundo tiempo que dejamos de dominar justamente cuando el mismo ‘Picante’ falló un gol hecho que hubiera significado el 3ro tras el gol de Ballón en el arranque. Nos metieron a punta de centros y rebotes y nos empataron faltando poco (2-2). Nuevo partido por el torneo local y se repitió el equipo alterno, que esta vez logró un gran triunfo ante Juan Aurich en Chiclayo (2-3). Ahí nomás tuvimos otro desafío internacional, esta vez ante el Deportivo Táchira, que venía de caer 0-5 en casa pero que tenía jugadores interesantísimos en ataque como Orozco y González, se repitió el trámite, Lobatón anotó y tras varias situaciones erradas, le quedó un tiro libre al ‘Maestrico’ que dejó parado a Penny en el minuto 87. Sheput tuvo el penal pero atajó Liebeskind, (1-1) nueva frustración. Sin embargo, no había tiempo para el lamento, recibíamos al co-líder, la USMP, que nos superó en varios pasajes del segundo tiempo pero sin la eficacia que sí tuvieron Abram y Estrada (o Calcaterra, como quieras) para darnos el triunfo por 2-1.

4 partidos ganados, 2 empatados (ambos en la competencia internacional) y 1 perdido. 66,67% de efectividad. 15 goles a favor, 8 en contra. En el juego íbamos relativamente bien con caídas en los segundos tiempos y siendo superados y/o controlados por rivales con propuestas similares (Cienciano y USMP).

Marzo

Empezamos muy mal el mes con la goleada sufrida en el Callao ante la USMP (3-0), un equipo que aparte de la ausencia de los titulares, lució absolutamente vulnerable durante los 90 minutos. Terror, se venía Racing en unos días.

Y llegó lo que pocos esperábamos, el Sporting sacó la fuerza ganadora en el ‘Cilindro’ y derrotó a uno de los favoritos de la Copa en su casa por 1-2 con goles de ‘Loba’, probablemente el mejor planteamiento de Daniel Ahmed en sus 2 años en SC, controlando totalmente al goleador Bou y limitando al equipo argentino a ataques desesperados. Hazaña.

Muy poco después tuvimos que jugar ante Juan Aurich en el Gallardo con un equipo totalmente suplente, aún así solo nos vimos vencidos por un par de errores en salida de nuestro golero y caímos por 0-2. Dos días después vino la revancha contra los argentinos en el Nacional y un error defensivo de Revoredo, generó un penal y gol visitante, luego el Sporting se vino encima y en la contra nos liquidaron, fue 0-2 nuevamente. No había tiempo para el lamento porque a la brevedad debíamos enfrentar al FBC Melgar en un partido importante para nuestras aspiraciones en el Torneo del Inca, amplio dominio celeste que recién pudo asegurar la victoria en el minuto final -gol de Blanco- tras el tempranero gol de Estrada y ahora fue 2-0 para nuestros colores.

2 partidos ganados y 3 perdidos. 40% de efectividad. 4 goles a favor, 8 en contra. Fuimos ampliamente superados en el primer partido de mes, luego tuvimos control general de los encuentros con resultados distintos.

Abril

En nuestro primer mes decisivo, no nos fue tan bien. Luego del receso por fecha FIFA, jugamos en Cusco ante Cienciano y salvo por los últimos minutos del partido, nunca vimos la pelota, fue 1-0 y tras la victoria de la USMP resignamos el primer lugar del grupo antes de la última fecha. Por la cercanía de los partidos de Copa, Ahmed puso un equipo combinado de titulares y suplentes ante Municipal en el Gallardo, un tiro libre de Sheput decidió el partido (1-0) y por un momento nos hacía pasar a semifinales, sin embargo, los santos convirtieron faltando poco en el Callao y tuvimos que concentrarnos al 100% en los 2 partidos de Libertadores.

Un día antes de jugar en Venezuela, se dio un resultado adverso en Paraguay, ganó Guaraní a Racing, por lo tanto perdíamos la opción de clasificar en Táchira y nos obligaba a jugar pensando en el siguiente partido, en el cual nos veíamos obligados a ganar. Fue una rara visita y terminó 0-0, cediendo varios pasajes del partido a un equipo eliminado. Todos esperábamos que el equipo se recompusiera para vencer a Guaraní en Lima, pero no fue así, emepezamos perdiendo y tuvimos un magro primer tiempo, contrarrestamos al inicio del complemento y alcanzó para empatar, luego del tanto de Blanco, todo fue centros y más centros, que terminaban en despejes y contras rivales bastante peligrosas. Sobre el final se intentó por el piso pero se acabó el tiempo y nuestra participación en Libertadores (1-1).

Semanas después y ya con la mira puesta en el Descentralizado, se realizó un amistoso ante Sport Boys en el Miguel Grau del Callao, ganamos con facilidad por 1-3 en un partido que se caracterizó por la presencia de Ballón como lateral derecho, la cantidad alucinante de offsides en las que cayó SC y la vuelta al gol de Irven Beybe, que no había anotado hasta ese momento ni en amistosos.

2 partidos ganados (incluyendo el amistoso), 2 empatados (los de Copa) y 1 perdido. 53,33% de efectividad. 5 goles a favor, 3 en contra. Se vio un bajón importante en lo que significa el dominio de los partidos, ya que cuando teníamos la pelota, no se generaban muchas situaciones claras. Se recurrió en exceso a los centros y la altura de nuestros delanteros nunca favoreció.

Mayo

Tras la fecha de descanso, arrancamos con un empate como locales ante Unión Comercio, equipo que se quedó con 10 temparanamente pero que nunca cesó en su defensa a ultranza, además, tuvo jugadores rápidos que generaban contragolpes peligrosos que pudieron haber liquidado el encuentro que empezaron ganando tras buena jugada personal de Arrieta y finalización de Pajoy, los últimos 10 minutos se jugaron en los bordes del área rival y un remate de Diego Manicero decretó el empate (1-1). Fuimos a Lancones, donde fallamos infinidad de goles después de la anotación de Ávila y sobre el final, con el empate de Bazán ya marcado, un par de contras pudieron dejarnos con las manos vacías (1-1). Ante UTC en el Gallardo se empezó ganando con otro gol de Irven, quien saldría lesionado, sin embargo todo parecía volver a lo de otros partidos cuando UTC en 2 jugadas totalmente aisladas (una de ellas terminó en penal y gol) nos volteó el partido, luego SC se volcó totalmente y consiguió darle vuelta aunque luego se erraron algunas ocasiones claras que hubieran ampliado el 3-2 final.

Nos tocó visitar a Ayacucho FC y Soto anotó temprano con una rara chalaca para el local, luego fue todo del Sporting, que primero empató con remate de fuera de Chávez y en los descuentos volteó tras una corrida de Irven Beybe por derecha que terminó en centro para la cabeza de Lobatón (1-2). Clave para el ánimo del equipo, que seguía jugando, ahora con Cienciano en el Gallardo, un equipo que nos había complicado bastante en los anteriores encuentros pero que ahora superabamos con facilidad en los primeros minutos con goles de Ávila y Blanco, unas cuantas desatenciones defensivas permitieron el empate rojo antes del entretiempo, felizmente el mismo ‘Chapa’ anotó el tercero y no hizo falta que Lobatón anotara el penal que fue a las manos de Morales (3-2). Antes del receso por Copa América tuvimos una última prueba, esta vez en Arequipa, partido que terminó sin goles, quizás gracias a lo trabado del trámite y a crasos errores en definición.

3 partidos ganados y 3 empatados. 66,67% de efectividad. 10 goles a favor, 7 en contra. Cristal dominó los 5 primeros partidos pero contras y errores defensivos le hizo recibir muchos goles. Ante Melgar fue un dominio alternado, sin muchas situaciones claras para ambos.

Junio

No hubo fútbol por la Copa América. Sólo se jugaron algunos partidos de práctica contra equipos de divisiones inferiores y Ayacucho FC con resultados distintos y algo preocupantes para la vuelta al Apertura.

Julio

Tras el final de la participación peruana en el torneo continental, vino el partido ante Alianza Lima sin jugadores seleccionados, el rival nos marcó rápido los 2 primeros y cerca al final del primer tiempo llegó la goleada, SC falló muchos goles y solo le alcanzó para descontar con gol de Revoredo (1-3). En la vuelta de Lobatón, Ballón, Penny de la selección, y de Alberto Rodríguez tras 9 años en el extranjero, caímos 1-0 ante Deportivo Municipal en Villa el Salvador, dominamos buena parte pero sólo generamos un par de claras que sacó Delgado. Pocos días después nos tocó recibir a UCV y tras un buen primer tiempo, Lobatón anotó de penal ni bien iniciado el complemento, sin embargo, un penal infantil de Revoredo y una contra bien ejecutada por Cruzado y Chávez, determinaba la victoria vistante (1-2) y la tercera derrota consecutiva.

Hasta que llegó el partido clave en Lambayeque, en el cual nos pusimos adelante con goles de Irven Beybe de tiro libre indirecto en el área y penal, descontó Cuba, pero SC siempre estuvo más cerca del 3ro con contras ante las flojas ideas aurichistas en ataque (1-2). Volvió USMP al Gallardo pero esta vez estuvo bastante lejos de la anterior versión y si bien opuso algo de resistencia, concedió 2 goles (1 de penal) que nos dieron otros 3 puntos (2-0). En Fiestas Patrias visitamos Huánuco y en un partido parejo, Cristal supo hacer prevalecer su categoría y con goles de Ávila y Sheput volvimos a obtener una victoria tras un empate de Salcedo de cabeza en una jugada increíblemente mal defendida (1-2). Y así nos empezamos a acercar a los momentáneos líderes.

3 partidos ganados, 3 perdidos. 50% de efectividad. 8 goles a favor, 8 en contra. 2 primeros partidos muy mal jugados, ante UCV mejoramos pero los errores nos liquidaron ante un especialista en eso. Continuamos ejerciendo dominio en el trámite los dos siguientes encuentros y generando situaciones claras de gol, ante León tuvimos un equipo eficaz, que sobre el final también pudo ampliar la cuenta.

(libero.pe)

Agosto

Con la seguidilla en pleno vino Sport Huancayo al Gallardo a maniatar totalmente nuestro ataque, creamos poco y nos quedamos con 10 por doble amarilla de Estrada, apareció Lobatón para salvar la tarde del sábado y ejecutar un tiro libre de buena manera (1-0). A la semana siguiente venía la prueba de fuego, jugábamos en Cusco ante Real Garcilaso y nos jugábamos muchas opciones de conseguir el Apertura, ahí apareció Abram al minuto de juego para darnos la ventaja, Lobatón para convertir el penal generado por Calcaterra y el mismo ‘Loba’ para capitalizar un error en salida de Huerta, y sólo iban 30 minutos, el resto fue todo del rival, totalmente comprensible, aun así entre atajadas de Penny, despejes de la zaga y fallos de los delanteros rivales, no lograron descontar y fue Irven Beybe quien aprovechó una de las contras que generamos durante todo el partido para sellar el marcador, 0-4.

Quedaban 2 fechas y muchos dábamos por hecho la victoria ante Sport Loreto en casa, pero vaya susto nos llevamos cuando Vergara convirtió de cabeza tras 70 minutos de monólogo celeste y con el rival sin su contención desde el minuto 30, apareció Arroé casi instantáneamente para igualar y pocos minutos después, el capitán convirtió el penal cobrado por mano alevosa de Pineda (2-1), así nos poníamos a punto de campeonato. Y se logró, a pesar de la polémica generada por dirigentes rivales en cuanto a si se debía dar o no la vuelta olímpica en su cancha -ridículo-, el Sporting obtuvo el punto que necesitaba en un partido con dominio dividido ante Universitario y en el cual no convertimos las claras ocasiones que se tuvo en el segundo tiempo, 0-0 y Torneo Apertura en nuestras manos.

3 partidos ganados, 1 partido empatado. 83,33% de efectividad. 7 goles a favor, 1 en contra. 4 partidos totalmente distintos, fuimos controlados, eficaces, ineficaces y algo displicentes respectivamente.


Setiembre

Iniciaba el Torneo Clausura con una visita complicadísima a Moyobamba ante Unión Comercio, sin los jugadores de selección por su partida a amistosos en Estados Unidos, nuevamente el equipo supo pegar en los momentos justos y consiguió un 1-4 inimaginado en la previa, volvió Pereyra con un hattrick y Cossío aumentó antes del descuento de Pajoy. Luego del breve receso recibimos a Alianza Atlético de Sullana aun sin Lobatón pero sí con Ballón y Penny en el arco, juego sencillo que dominamos totalmente y que terminó 4-1 gracias a Ávila, Blanco, Da Silva y Sheput, descontó Vélez.

Así nos íbamos a Cajamarca a visitar a UTC y tras iniciar ganando con gol de Pereyra, el equipo se cayó terriblemente, Rossel en offside y Lavandeira voltearon, fallaron algunos goles y en el segundo tiempo nuevamente el ‘Picante’ llegó al triplete, tras pases de Lobatón y Ballón respectivamente (2-3), nos salvamos de varias claras y conseguimos la victoria. A los pocos días Ayacucho FC nos visitó y fue todo del Sporting que con goles de Pereyra, Cossío, Lobatón y Ávila goleó por 4-0. Finalmente tuvimos la dura visita al Cusco, esta vez ante Cienciano, que estuvo ganando por 2 goles hasta el minuto 83 cuando un sablazo de Loba y un posterior penal convertido por él mismo tras jugada de Da Silva prolongaban nuestro invicto a 12 partidos (2-2).

4 partidos ganados, 1 partido empatado. 86,67% de efectividad. 17 goles a favor, 6 en contra. Dominamos a placer ambos partidos de local y tanto en Moyobamba como en Cajamarca supimos aprovechar las oportunidades, en Cusco fue Lobatón nuevamente el salvador porque el equipo no lograba profundizar hasta su estupendo remate.

(peru.com)

Octubre

Se aplazaron los partidos ante Melgar y Alianza previos a la fecha doble por Eliminatorias, así que volvimos ante Municipal, equipo al que vencíamos con mucha dificultad hasta los minutos finales, cuando un cabezazo de Benítez opacaba el golazo de Sheput y decretaba la igualdad en el Gallardo (2-2). A continuación tocó la revancha con la UCV y en un partido con alternancia de la posesión, vencimos con goles de Sheput y Calcaterra (0-2). Siguiendo con la imbatibilidad, le dimos vuelta a un complicadísimo partido ante Juan Aurich, el cual empezamos siendo bailados en los primeros 25 minutos para que tras el gol de Sheput de tiro libre, controlemos el trámite, aún así en un contragolpe, la visita aumentó con gol de Tejada, que llegaba al doblete, menos mal vino rápidamente el tanto de Calcaterra y el infortunio de Gallese con el árbitro que derivó en gol de Irven Beybe (3-2), eso sin quitarle mérito al buen juego celeste en el segundo tiempo.

Con lo agitado del calendario, a los 3 días otra vez vimos al Sporting ganar, esta vez sufrimos más de la cuenta ante la USMP, pero con un gol de Sheput de penal y otra anotación de Irven Beybe abajo del arco, superamos la incomodidad planteada en el primer tiempo y ya manejada en el complemento por nuestros colores (0-2). Lamentablemente tuvimos otro tropiezo en casa en la siguiente fecha, un nuevo empate, esta vez ante León de Huánuco, equipo al que avasallamos en los primeros 45′ -y anotó Blanco- pero que a los pocos minutos de iniciado el segundo tiempo, les cedimos balón y terreno, así llegaron 2 penales que cobró Olivi, uno bloquéo Penny y el otro a las nubes, sin embargo a poco del final -otra vez-, un error del mismo Penny en salida y bastante mala fortuna en los despejes de la zaga, le permitieron al errático Olivi cobrarse su revancha y amargarnos la tarde con el 1-1 que ya no se movería.

3 partidos ganados, 2 partidos empatados. 73,33% de efectividad. 10 goles a favor, 5 en contra. Claramente el equipo empezó a ceder el protagonismo, salvo por el encuentro ante los chiclayanos, nos convertimos en un conjunto eficaz -que no es malo- pero perdimos un poco de manejo, lo cual nos costó 2 empates en casa y tuvimos en Sheput a un iluminado para el gol en varios partidos.

(libero.pe)

Noviembre

Y un día se acabó el invicto, y pudo ser de la peor forma ya que antes de los 55 minutos, caíamos 5 a 1, llegaron los descuentos de Sheput (que antes había disminuido la desventaja cuando íbamos 2-0 abajo) y Da Silva para maquillar el resultado, que fue totalmente justo por el juego mostrado por ambos, en los que el Sporting solo apareció en los primeros 15 y tras el 5to del local por ratos, el final fue trámite, no pudimos entrar más y acabó 5-3. A los 2 días, increíblemente, tuvimos que recibir a Real Garcilaso y a pesar de jugar con un equipo mayoritariamente alterno, generamos bastantes ocasiones que se toparon con las manos de Diego Carranza y los despejes de Walter Vílchez, fue 0-0 y resignábamos el liderato antes del último parón del año por Eliminatorias.

Regresamos ante Sport Loreto en Pucallpa y el primer tiempo fue un desastre, un autogol de Rodríguez y un cabezazo de Mayora parecían fulminarnos rápidamente, para la parte final ingresó Manicero, quien descontó a la brevedad y otra vez Lobatón nos dio el empate con un soberbio tiro libre inalcanzable para Rivera, la tuvo Ballón al final pero fue derribado poco antes de ingresar al área y así quedó, 2-2. Que fue el mismo resultado que obtuvimos ante FBC Melgar en el Gallardo a los 3 días, jugamos bien, pero los rojinegros pusieron bien en práctica su libreto y nos empezaron ganando, igualamos con chalaca de Beto pero Zuñiga volvió a aumentar, felizmente apareció Rodríguez de cabeza para igualar y el mismo Da Silva tuvo la última opción tras otro córner pero pegó en el palo y acabó el partido (2-2). Dos días después -otra vez- visitamos Matute y la combinación de horrores arbitrales con un mal primer tiempo celeste, hicieron que caigamos por 2-0. Así llegamos a la fecha final ante Universitario, que nos marcó por duplicado en menos de 20 minutos y que a pesar de que los resultados en otras canchas nos favorecían, no nos permitió voltear el partido y solo el descuento de Sheput pudo animar la tarde en el Nacional, fue 1-2 y a esperar el sorteo de las semifinales.

3 partidos empatados, 3 partidos perdidos. 16, 67% de efectividad. Desastre en Huancayo y primeros tiempos ante Loreto, Alianza y U, gratificante juego contra Garcilaso y Melgar, se buscó siempre. Ante Loreto tuvieron que golpearnos para salir a atacar, lo mismo contra Alianza y U, el equipo perdió mucho de la propuesta de inicios de año.

Diciembre

El camino a la estrella nos ponía como primer obstáculo a sortear a la UCV, ganadora del Torneo del Inca, comenzábamos en casa y empezamos muy mal porque Chávez nos anotó de cabeza. Increíblemente apareció Renzo Revoredo para empatar casi de inmediato tras una mala salida de Libman y tras varias aproximaciones al arco poeta, fue el mismo Revoredo quien -ya en el segundo tiempo- marcó su doblete y volteó el marcador. Parecía que nos íbamos con la mínima a Trujillo pero apareció Beto Da Silva para capitalizar una gran jugada que inició con un buen pivoteo de Irven Beybe tras pase de Penny (3-1). La vuelta en el Mansiche también inició complicada porque nos marcaron rápido tras un rebote en Rodríguez que descolocó a Penny, un autogol de Cardoza nos hizo respirar tranquilos pero duró poco ya que Ciucci marcó el segundo para los locales y así se acabó la etapa inicial. Sin embargo, el Sporting salió con todo y el ingreso de Renzo Sheput fue fundamental ya que un pase suyo terminó en la cabeza de Irven, quien empató y desconcertó al equipo rival, ahí aprovechamos y Beto con una jugada maradoniana puso el tercero que prácticamente selló la clasificación a la final, a pesar de los descuentos -en el global- de Millán y Silva (4-3).

Y llegó la final en los 60 años del club, fue todo de Cristal, aunque obviamente eso es algo que no le incomodaba a Reynoso y sus dirigidos quienes estrenaron el marcador mediante Uribe. Afortunadamente, Ferreyra cometió un error en salida tras un tiro de esquina e hizo rebotar la pelota en la espalda de Palomino, provocando el empate. SC siguió dominando claramente las acciones y marcó vía penal de los pies de Renzo Sheput. A los pocos minutos se acabaron las intenciones y la visita comenzó a buscar como sea el empate, hasta que lo logró mediante Quina en una pelota pésimamente defendida (2-2). Desilusión. Pero eso es lo que nos tocó para afrontar la vuelta, que empezamos sufriendo por el penal de Cazulo que Zúñiga mandó a las piernas de Penny, el golero jugó rápido y esa misma acción terminó en el gol de Beto Da Silva, quien silenciaba la UNSA. La alegría no duró mucho y los characatos voltearon el marcador con goles de Zúñiga y Fernández con el Sporting volvado en ataque a pesar de ir ganando, vaya, que amargura tan sublime fue el hecho de darnos cuenta que sufríamos por no renunciar al ataque. El segundo tiempo tuvo una tónica algo distinta ya que el local tuvo mayor control del balón hasta que trabaron a Calcaterra en el área y Sergio Blanco convirtió el penal en empate. Cristal no paró de atacar, Chávez falló una clarísima opción que él mismo se generó y así todo parecía terminar en penales. Lamentablemente en el momento más triste del año para SC, un rechazo de Revoredo que no pudo controlar Cazulo terminó en los pies de Torres, que se la cedió a Cuesta, este remató y Penny bloqueó pero el rebote le dio en la cabeza al argentino y Diego ya no pudo desviarla lo suficiente, finalizando la jugada y el partido con el gol del campeonato para Melgar (3-2).

1 partido ganado, 1 partido empatado, 2 partidos perdidos. 33,33% de efectividad. 4 partidos con trámites distintos, el primero lo comenzamos a dominar tras el tempranero gol y finalmente el resultado fue corto a mi parecer, el segundo jugamos en exceso con la ventaja en el primer tiempo, Beto apareció en el complemento y la destrozó, el equipo decayó nuevamente tras su salida. En la primera final dominamos los primeros 65-70 minutos, hasta que repetimos la mala costumbre de cederle todo a la visita como ante Municipal y León. En Arequipa se vio un equipo muy valiente que sólo fue superado en el inicio del segundo tiempo pero que nunca se metió a su cancha, un error al final decidió el partido y a la postre el campeonato.

(depor.pe)

Por -
7 1003

Los análisis del paso de Daniel Ahmed por Sporting Cristal suelen tomar los dos años que estuvo en La Florida. Y en ese enfoque, el título del anteaño pasado termina moderando mucho las apreciaciones. Pero del 2014 ya hablamos y no veo porqué tendríamos que seguir hablando. Me interesa, más bien, compartirte algunas ideas que tengo sobre lo que fue el 2015.

Más allá del subcampeonato, yo no creo que la pasada temporada haya sido un buen año para Sporting Cristal. Yo soy un defensor a ultranza de la idea de que en Cristal importa siempre más la forma que el resultado. Me alegran las victorias, sí, pero sólo son aquellas que se logran con buen juego las que me emocionan. Y durante el año pasado me he alegrado, sí, pero me he emocionado muy poco. El equipo de Daniel Ahmed dio demasiado poco para lo que se espera de Sporting Cristal. Y eso no tiene que ver con tal o cual resultado. Seguiría pensando igual si Renzo Revoredo y Jorge Cazulo no se equivocaban en esa desafortunada jugada final en Arequipa, si Edinson Chávez metía ese gol cantado y cerraba el partido o si lo terminábamos ganando en penales. Lo de Cristal el 2015 ha sido discreto.

Y ha sido discreto porque terminamos llegando al partido final con problemas crónicos que nunca arreglamos y con uno nuevo que nunca debió darse. Jamás le encontramos la manija a la defensa. Ni los refuerzos de inicios de año ni los de medio año trajeron seguridad. Nuestro ataque dependió mucho más de la fortuna y habilidad que del juego del equipo. Perdimos contundencia arriba y en las bandas. Y, para cerrar, terminamos con un equipo cortísimo, casi sin banca de suplentes.

Esto último fue preocupante. Ante la lesión de Carlos Lobatón, nos vimos en la orfandad total de variantes. En ninguna de las dos finales la banca trajo soluciones o garantías de juego. Quedaba la certeza de que había que mantener a los 11 titulares en la cancha porque los recambios no darían ese golpe de timón que se precisaba. ¿Cómo asi llegamos a jugar una final con menos de 15 jugadores a buen nivel? Y esto nos lleva a recordar que, salvo Josepmir Ballón, ninguno de los refuerzos de inicios de año se consolidó en el equipo. César Pereyra fue quizá el que más minutos jugó pero – quizá por eso mismo – el que más decepcionó. Jamás encontró la manija al torneo ni al equipo. Usualmente alejado, ajeno, pareciera que se había sumado al plantel al día anterior del partido.

Y entonces recordamos también que a inicios de año se armó un equipo para jugar dos torneos y que incluso varios partidos del Torneo del Inca se jugaron con equipos alternos. ¿Cómo así se llegó tan diezmado a fin de año? ¿Cómo es que lejos de mejorar rendimientos y ampliar la base de jugadores disponibles terminamos cerrándonos en una fracción del plantel que llegó a jugar las finales con más ganas que fútbol? No se nos puede escapar que en algunos casos el equipo dio la impresión que los mismos jugadores titulares tenían problemas de sobrepeso. En varios momentos se vio a Renzo Sheput, Alberto Rodríguez y Revoredo (por citar los que más recuerdo) con un par de kilos más que los deseables. Claro, corrían a buen ritmo los 90 minutos pero tal vez ese hecho explique por qué en algunos partidos se les notó lentos. Estas eran cosas que el Comando Técnico debía controlar y no lo hizo.

A nivel de juego, Cristal este año hizo de todo y poco lo hizo bien. Recordamos partidos geniales como el jugado en Avellaneda pero me quedan más los recuerdos de partidos que jugamos con pusilanimidad. En momentos en los que teníamos que esforzarnos para lograr un resultado que marque el año, salimos a especular, a defender, con temor. Táchira en Venezuela. Cristal había demostrado al inicio del año que podía jugar bien y que tenía problemas en mantener resultados pero, lejos de mejorar eso, terminó siendo un equipo timorato que jugaba a no perder incluso ante rivales accesibles e incluso en partidos en los que tenía que ganar.

Este temor se replicó en el torneo local y nos costó varios puntos. Los empates de local fueron una norma. El equipo se echaba a defender una ventaja escasa y terminaba resignando puntos. Incluso en la misma final (partido de ida) se repitió eso. El Comando Técnico no supo manejar esa situación.

Mucho se habla de Beto Da Silva. Beto es un jugadorazo y lo ha sido hace mucho tiempo. Cuando cubríamos menores, vimos jugar a Beto en Copa Federación. Ya se sabía lo que venía y se esperaba que pueda soportar el salto a primera que a muchos otros juveniles les resultó insalvable. Beto lo hizo. Pero lo hizo con esplendor sólo en los últimos 8 partidos. Si recuerdas, Beto empezó a ser titular luego del empate ante FBC Melgar en el Gallardo. Aquel partido hizo un gol de chalaca y no volvió más a la banca. Luego vinieron sus goles. Beto es la excepción. Daniel Ahmed no apostó por los muchachos. Luis Abram es quizá el símbolo de los juveniles rezagados en Cristal. Pasó de ser campeón titular el 2014 a no alternar el 2015. Era momento de consolidarlo y se le relegó. Así como Abram, muchos muchachos tuvieron que salir de Cristal para consolidar su juego. Algunos han vuelto para el 2016, otros no.

Se jugó feo (que no es lo mismo que jugar mal) gran parte del año, se jugó mal en varios partidos, se debilitó un equipo que tenía que fortalecerse, se obtuvo un resultado que no era el que se había apuntado (el subcampeonato no es un logro, es la pérdida del objetivo final), no se logró el otro gran reto que era superar la primera fase de la Copa Libertadores, se dio la impresión de ser un equipo frágil y débil mentalmente. Como ves, no ha sido un buen año.

¿Entonces no se ha hecho nada bien en Cristal? No, no es eso. En Cristal se han hecho muchas cosas bien, el problema es que esas cosas que se han hecho bien, en Cristal, ya no son mérito sino que son normalidad. Es el costo de ser los mejores. En Cristal para obtener una nota aprobatoria no basta con  un “regular”, se exige siempre un “sobresaliente”. Y “sobresaliente” no hemos sido. Y por eso es que no ha sido un buen año. Asi somos. A fin de cuentas esto es Sporting Cristal.

Por -
6 947

Por: Ernesto Arrascue

Casi siempre cometemos el error de no pensar en el rival. Creemos, por costumbre, porque así nos lo han hecho creer durante mucho tiempo, que con mucha actitud y a punta de huevos se pueden conseguir todos los resultados. Actitud, temperamento, garra, corazón, raza. Palabras que son buenas para motivar a un hincha, que son buenas para una campaña publicitaria, pero que no bastan dentro de un campo de juego para vencer al equipo contrario.

¿Por qué?

Pues porque el rival puede poner también garra, huevos etc., etc. y a eso sumarle mejores condiciones físicas, técnicas, tácticas.

No se juega contra once robots, se juega contra once jugadores que quieren exactamente lo mismo, que también quieren ganar. Y probablemente cuenten con más méritos deportivos para lograrlo.

Suele acusarse al jugador peruano de no tener el temple para afrontar ciertos encuentros. En definiciones solemos perder, casi siempre. ¿Y cuando hemos perdido, es porque merecíamos ganar? ¿Tal vez el rival no sería mejor que nosotros?

Línea por línea ¿Es Cristal un mejor equipo que Guaraní? ¿Tenemos un jugador que esté al mismo nivel de Benítez, por poner un solo ejemplo?

No, tenemos un buen equipo para el medio local, pero eso no alcanza, eso está muy lejos del nivel de la Libertadores.

A pesar de todo, a pesar de nuestras desventajas, nadie nos pasó por encima y eso ya es un gran mérito. Cristal se fue de la Copa perdiendo un solo partido. Guaraní, un equipo mejor que el nuestro, no pudo ganarnos y con Racing nos devolvimos los golpes.

No confundamos esto con el tan mentado conformismo, menos con mediocridad. Seamos conscientes de lo que somos y de lo que podemos exigir. Por ahora. Casi ningún gran equipo se ha formado de la noche a la mañana. Menos partiendo de cero. Menos jugando con varios juveniles y teniendo que lidiar contra la mediocridad de un torneo que no presenta un nivel ideal.

No fue una buena presentación en esta Copa. Pero tampoco fue del todo mala. Ya sabemos con qué material contamos a nivel internacional. Ya sabemos qué debemos trabajar para que el próximo año tengamos una participación mejor.

Hay una frase popular que dice que Roma no se construyó en un día”. Bueno, un campeón tampoco. Pero para construir hay que empezar a cavar los cimientos, hay que saber con qué material contamos.

Por ahora sigamos trabajando, sigamos mejorando. No escuchemos a los que nos quieren vender que la actitud es todo en el fútbol. Que solamente con ella se ganan partidos. No, la actitud es importante, pero más importante es formar un buen equipo, que los jugadores alcancen un nivel adecuado para competir a nivel internacional. Por el trabajo que se viene realizando me parece que hacia eso nos dirigimos.

El camino no es corto y mientras lo andamos no queda más que pedir paciencia, mucha paciencia.

Por -
10 1188

Eliminado. Así se encuentra Cristal en la Copa Libertadores después del partido con Guaraní. Cristal, a lo largo de la copa, no fue un buen equipo. No malinterpreten. Un buen equipo se basa en equilibrios. Jugar bien ofensiva y defensivamente, con o sin la pelota y ser psicológicamente fuertes para ganar partidos, sobre todo los importantes. A pesar que se cumplieron alguno de esos requisitos, y se mostró una idea de juego por momentos, no bastó.

El tema psicológico influyó tremendamente en el equipo para el partido con Guaraní. No es el común tema psicológico entre los peruanos del popular “jugamos como nunca, perdemos como siempre”, fue un miedo escénico de parte de algunos jugadores cruciales en la propuesta de Ahmed como lo son Josué Estrada, Alexis Cossio y Horacio Calcaterra, la cual en este partido se uso como método y no como recurso. ¿Cuál es la necesidad de tirar incontables centros, si se les puede llamar así, a tres delanteros de muy baja estatura? Tirar centros a los delanteros que tenemos en el plantel es ilógico, por ahí que ganan uno, pero las variantes ofensivas que tuvo el equipo en los últimos dos partidos al parecer fueron nulas. Se demostró en Venezuela con Deportivo Táchira que los centros no resultan. Y en Lima contra Guaraní, se jugó de la misma manera, y la creación de acciones de peligro fueron escasas. Ese es el ejemplo de que no se puede usar una idea como método y tenemos que usarla como recurso. En este caso, reflexionar que los centros no son efectivos y recurrir a otras variantes ofensivas sin ser necesario el cambio de estilo, porque hay que respetar la idea siempre. Morir con ella.

Por ejemplo se pudo recurrir a un cambio de esquema. Como en ninguno de los dos partidos se tuvo desequilibrio, recurrir al 4-3-3, hubiera sido una posibilidad efectiva en mi opinión. Mandando a Jorge Cazulo al banco, Josepmir Ballón de ancla, con Calcaterra y Carlos Lobatón de interiores, y finalmente incluir a un extremo, ya sea Joazinho Arroé, Jairsinho Gonzales o Diego Manicero. Esto, además de creación en el centro, nos daba desequilibrio por las bandas. Pero no para tirar el centro sino para encarar al lateral rival, crear espacios, generar movilidad, darle espacio a la imaginación, confundir al adversario, ser impredecibles y recién a partir de esa generación de fútbol, y del bueno, pensar en que se puede ganar el partido. Porque son tan necesarios el método y el sistema, como la imaginación, porque al final desequilibra el talento, la técnica.

En mi óptica no todo lo que nos deja la copa es malo. Sporting Cristal, al mando de Daniel Ahmed, le dejó en claro al pueblo peruano que a pesar de no contar con un presupuesto igual al de equipos de otros países, se puede jugar de igual a igual. No siempre ganando, pero está en la intención de juego que Cristal propuso en la mayoría de encuentros en la Libertadores que deja tranquilo a más de un hincha cervecero. Si los equipos de la vereda de al frente hubieran hecho la misma campaña, estoy seguro que no lo iban a llamar fracaso. Pero para la mayoría de la cultura de la raza celeste, lo fue sin duda alguna. Por eso mismo, es importantísimo seguir apoyando a la institución. La estructura del club tiene que mantenerse fuerte, sólida, al punto de que un repentino fracaso, que supone no pasar de fase en la Copa Libertadores para Sporting Cristal, no lo arroje al vacío y a la desorientación. Estoy seguro que el equipo puede ser capaz de cualquier hazaña si se mantiene la fe, y se sabe por que se gana o por que se pierde. No dejemos la idea.

Salud Cristal.

El partido que nos deja afuera, el partido que nos quita la ilusión de tener la Copa más grande de Sudamérica en nuestras manos, de dar un gran paso internacionalmente y de volver a ser un equipo importante en el extranjero. Se puede buscar culpables: errores de los jugadores, del DT, de los dirigentes en diciembre, de los árbitros o cualquier tipo de cosa. Pero acá vamos a buscar el error colectivo, destacar los méritos del rival y también, destacar lo que hizo Sporting Cristal.

Cristal cambió de sistema, del clásico 4-3-3 pasó a jugar 4-2-2-2 con Josepmir Ballón y Jorge Cazulo en la primera línea de volantes. Horacio Calcaterra y Carlos Lobatón estuvieron de interiores, y se dejó a Irven Ávila y Sergio Blanco como puntas arriba. Por su parte, Club Guaraní planteó un 3-5-2, con dos laterales-volantes que hacían todo el recorrido, tres centrales que dieron un sólo espacio en todo el partido (aprovechado por Cristal), y dos más arriba que no se cansaron de presionar los 90′.

¿Quién ganó el duelo? Tácticamente, Guaraní. El planteamiento de los paraguayos nunca dejó jugar a la celeste, sin espacios, obligándolo a tirar centros (que es lo que peor hace) y con jugadores imprecisos, Cristal nunca pudo encontrarse. Guaraní ejerció una presión intensa durante 25′ del PT, complicándole siempre la salida a Cristal, obligando al pelotazo de Luis Abram o Renzo Revoredo. Después de su gol retrocedió y, a pesar que nunca es bueno estar cerca a tu arco, Guaraní lo manejó muy bien, esperando siempre en su cancha, no nos dejó superar los 3/4 de cancha con facilidad.

Cristal con su 4-4-2 trató de juntar a los que mas saben, Lobatón, Ballón, Calcaterra y Ávila, un equipo que siempre buscó por el medio y que quiso aprovechar la salida de sus laterales, la cual nunca se dio. Como nunca se produjo la salida de los laterales de Cristal y ante la falta de extremos, los laterales paraguayos siempre pudieron jugar más adelantados, complicando a Cristal defensiva y ofensivamente, ya que llegábamos con poca gente a diferencia de la visita. Ante la falta de espacios, Cristal recurrió, en exceso, a los pelotazos al área que no se lograron ganar.

Con un buen replanteo de Ahmed (Picante x Estrada), Cristal comenzó el ST en busca de la clasificación. Con más gente, más salida de los laterales, con un Guaraní completamente atrás y, sobretodo, con más empuje, Cristal mejoró con respecto al primer tiempo. Pero siguió habiendo el mismo problema, teníamos posesión más no profundidad. Cristal tocaba, la movía a la espera de la generación de espacios, los cuáles llegaron muy pocas veces. Se insistió con los pelotazos, que fueron consecuencia de la desesperación por la falta de espacios; y de nuevo, no se encontró nada.

Podemos destacar cosas de la campaña, sí. Cristal siempre intentó, no dejó que nadie lo supere, no dio las facilidades para ser superado, es más siempre priorizo tener el dominio de los partidos. Sin importar lugar, rival, ni nada, siempre se intentó, muchas veces no se consiguió plasmar la idea en la cancha, pero se buscó de la mejor manera. La idea está, se puede discutir las formas de ejecución, elección de jugadores, o diferente tipo de cosas, pero esa idea, esa forma de ver el fútbol y de buscar los mejores resultados nos va a llevar a lo mejor. Nos diferenciamos del promedio del país, no tenemos miedo de nadie, no jugamos pensando en reducir las habilidades del rival, sino mejorar las nuestras, siempre mediante la pelota. Jugamos de igual a igual con Racing Club (último campeón Argentino) y con Guaraní (equipo más goleador de Sudamérica). Esta idea nos va a dar mucho, no sólo por resultados, nos vamos a sentir orgullosos de la manera en la que juega Cristal, tanto acá como afuera, vamos a volver a ser ese temible equipo que sabe como mover la pelota, y que sabe como dominar a sus rivales mediante el principal arma del fútbol, la pelota.

Ahora, después de esta eliminación toca levantar cabeza, ir para adelante y volver a demostrar nuestra supremacía en el campeonato local, ¡Vamos Sporting Todavía!

Bueno, todo se acabó, eliminados de la Copa por no saber cerrar partidos que teníamos controlados y por más que de visita terminamos invictos, es un pecado no ganar ni un partido de local. Vinimos de más a menos y terminamos con un equipo desarmado, un arquero de pésimo rendimiento, una línea defensiva con tres inexpertos y otro que debía ser líder pero que la hinchada ya no lo soporta. Adelante, delanteros de baja estatura enfrentándose a defensas que les doblan el tamaño. Todo mal; ahora volvemos a la realidad.

Daniel Ahmed mandó al campo a Diego Penny, Renzo Revoredo, Luis Abram, Josué Estrada, Alexis Cossio, Jorge Cazulo, Josepmir Ballón, Carlos Lobatón, Horacio Calcaterra, Irven Ávila y Sergio Blanco. Entraron en el segundo tiempo César Pereyra, Renzo Sheput y Joazinho Arroé.

Diego Penny (3): Pésimo. Con un rendimiento que ha venido en picada desde que llegó al club. Ante Guaraní y a lo largo de la Copa estuvo impreciso. Tuvo responsabilidad en el gol al no anticipar y estar bien colocado y atajó un par de pelotas de suerte, porque las terminó atrapando entre las piernas. Y me pregunto ¿cómo un arquero profesional puede mandar al lateral un saque de meta en una cancha tan ancha?

Renzo Revoredo (2): Una lágrima en realidad, pero una lágrima para toda la hinchada. Ya conocidas sus limitaciones, nuevamente las dejó a relucir ante Guaraní, fallando pelotas tontas en salida, complicándose de más, subiendo en las pelotas paradas para no hacer nada. La gente pide su salida.

Luis Abram (3): Un pésimo primer tiempo pero en el segundo mejoró algo. Tiene que ir cuajándose en la defensa con más seguridad, pues también cometió errores tontos aunque en otros hizo lo correcto.

Josué Estrada (4): El más aceptable de la línea defensiva, intentando por la banda apoyar en el ataque. Luego fue cambiado para el segundo tiempo cuando él lo hacía evidentemente mejor que Cossio; y entonces me vuelvo a preguntar ¿no hemos visto jugar bien a Estrada por izquierda?, ¿no era mejor sacar a Cossio que era un desastre y pasar a Estrada a la banda izquierda?

Alexis Cossio (2): Uno de los peores. Parecía que no le tenían fe porque parecía que evitaban darle el balón y cuando se lo daban no aportaba en nada. Cuando le tocó llegar al final del campo mandó absolutamente todos sus centros a cualquier lado, menos a un jugador celeste. Totalmente inservible su participación.

Jorge Cazulo (4): Metiendo todo como siempre pero lamentablemente su juego brusco le hizo ganarse una amarilla y luego pudo haberse ganado la segunda tranquilamente. Lamentablemente se desordena demasiado y en su desesperación intentó de lejos en un par de ocasiones desperdiciando oportunidades pues se sabe que el remate no es su mejor virtud.

Josepmir Ballón (5): Trabajo decente, sobre todo en el segundo tiempo cuando nos metimos con todo y logramos el empate, pero aun así tuvo errores en los pases pues todo Guaraní defendía en su campo y era casi imposible entrar tocando.

Carlos Lobatón (4): Era el llamado a poner la calma y poner ese pase, pero lamentablemente no estuvo a la altura. Algo que le molestó mucho a la hinchada fue la cantidad de tiros de esquina que desperdició. Es inexplicable que un jugador profesional, con su experiencia y calidad mande todos sus tiros de esquina a una altura menor a la cintura.

Horacio Calcaterra (2): El peor de todos; realmente terrible. Absolutamente fuera del partido y parecía que la presión y abucheos de la gente le jugaron aun más en contra pues se puso peor. Todos sus pases eran errados y no aportaba en nada. Realmente lamentable.

Irven Ávila (5): El mejor del equipo porque siempre metió, siempre estuvo intentando y cuando él la tenía generaba peligro, protegía bien el balón y buscaba los espacios pero lamentablemente cuando se empieza a jugar al pelotazo y él, con su baja estatura, tiene que enfrentarse a jugadores que le doblan en tamaño… Bueno pues.

Sergio Blanco (3): Un fantasma, así lo denominaban desde la tribuna porque realmente no aparecía por ningún lado. En las pocas que tuvo, una fue la más clara y la mandó al cielo y luego logró meter el gol del empate, pero eso no mejora su rendimiento. Personalmente creo que no debió arrancar él.

Los Cambios:

César Pereyra (4): Yo creo que él debió arrancar en lugar de Blanco porque entró más enchufado y generó más peligro, pero igual no alcanzó para remontar pues Guaraní se cerró bien atrás y no dejó hacer nada.

Renzo Sheput (3): ¿Era el cambio correcto?, bueno pues para Ahmed sí. Sheput entró y tampoco hizo nada, se pasó el tiempo jugando por el medio buscando los espacios pero no generando lo que se espera de él cada vez que ingresa.

Joazinho Arroé (5): Jugó solo cinco minutos y no debería calificarlo, pero lo hago porque todos vimos que en los pocos minutos que entró generó más peligro que muchos que estuvieron los 90. ¿Por qué no entró antes?

Por -
13 1393

Para ser un club de fútbol que no celebra empates, empates es lo que más hemos tenido. Cerramos nuestra participación en la Copa Libertadores 2015 con 4 empates, una victoria (de visita) y una derrota (de local). Quedamos eliminados con 7 puntos, una cantidad que no alcanza siquiera a cubrir la “media inglesa” y que muestra con claridad que no llegamos a consolidarnos como un equipo que pudiera tener argumentos claros y contundentes con miras al logro del primer objetivo internacional que era clasificar a octavos de final.

Ahora, con este resultado puesto es muy fácil prender el ventilador y hacerle el juego a nuestros rivales que celebran nuestras caídas como si eso los hiciera a ellos mejor de lo que son. Hay que dejar la amargura y ver las cosas en perspectiva y con mucha, mucha, autocrítica. Por lo pronto, desde este columna, yo afirmé en varias ocasiones que Sporting Cristal, a pesar de todo lo que tenemos a favor, seguía siendo un equipo débil en el ámbito internacional, que somos el campeón del peor fútbol de la región y que por eso no debíamos ver por sobre el hombro a ningún equipo. Que cada punto nos iba a costar sangre y que, por lo mismo, no podíamos darnos el lujo de perder puntos que teníamos casi ganados ni tampoco a renunciar a ganar alguno que pudiera estar al alcance.

Sin embargo, eso fue lo que hicimos. No supimos mantener resultados y tampoco supimos salir a buscarlos cuando era posible. Cuando los precisábamos casi con obligación, no pudimos. Nos faltó. Ayer nos faltó un gol. En Asunción nos faltó tranquilidad, contra Táchira en Lima nos faltó concretar la superioridad, contra Racing en Lima nos faltó concentración en una jugada clave, en Venezuela nos faltó convencimiento y coherencia. En resumen: nos faltó. Siempre nos faltó algo. Los argentinos tienen una frase propia para eso: “Siempre te falta cinco para el peso”. Y yo siento que a Cristal siempre, en toda esta Copa Libertadores, le faltó cinco para el peso. O para el sol, si quieres acriollar la frase.

Ese cinco que le faltó a Cristal, desde mi punto de vista, se llama “jerarquía”. A este Cristal 2015 le faltó jerarquía internacional, precisamente aquella que te permite mantener resultados favorables y conseguir los resultados que necesitas. Jerarquía Internacional, que no es lo mismo que “roce”. Por eso ayer, impulsado por la necesidad, terminamos siendo un equipo inócuo y sin ideas claras que se eliminó frente a un equipo paraguayo que vino de menos a más en la copa y que mostró jerarquía. ¿Cómo así? Saliendo a buscar su partido en Lima. Se defendió con criterio y orden y nos atacó con inteligencia. Obtuvo un resultado con esfuerzo y como fruto de lo planteado. La camiseta celeste, por el contrario, se eliminó entre el marasmo de rendimientos individuales bajos y, lo más preocupante, ante la ausencia de un criterio de juego.

Eso es lo que más molesta, la ausencia de juego. Cristal terminó buscando el resultado a punta de centros y pelotazos lanzados a un área paraguaya bien defendida por jugadores que sienten ese juego de defensa y rechazo. Centros que, para mayor preocupación, salían buscando a tres delanteros que no destacan por su juego aéreo. Y si ni Irven Ávila, Sergio Blanco o César Pereyra destacan por el juego aéreo, pues ni Alexis Cossio ni Josué Estrada destacan por la certeza de sus centros. Cristal escogió, para lograr su objetivo, la formula que peor le sale. ¿Y después nos preguntamos por qué no clasificamos?

La búsqueda de la competitividad internacional es un camino largo y nosotros lo hemos empezado a recorrer hace un par de años. Lejos están los años 90 en el que hubo equipos cerveceros que tenían algo más de la jerarquía que hoy nos falta. Esos episodios son, a estas alturas, parte de otra historia. El camino que estamos recorriendo lleva recién un par de años. Habrá, entonces, que seguir caminando. Y habrá que anotar estas falencias para no presentarnos tan débiles el próximo año. Eso es lo que espero, que estos seis partidos hayan servido para aprender.

Nuestra obligación ahora es garantizar nuestra presencia en la próxima libertadores para dar lección de lo aprendido. No hay otra.

Es simplemente complicado. Muchas cosas se juegan mañana desde las 19:15 en el Nacional.

La propuesta es la primera. Creo que todos saben que la única opción es ganar, pero, ¿como lo buscará el equipo? Hay quienes creen que el equipo ha bajado mucho su rendimiento, creo que es la mayoría de opiniones. Bueno, yo no estoy tan de acuerdo, sobre todo en lo que significa la intensidad del equipo en el ataque. A excepción de Diego Manicero (que no es titular), ¿tenemos jugadores para ser explosivos? No.

Ballón, Lobatón, Pereyra o Ávila, ¿son de contras rápidas? Nunca. Es más, creo que Irven tiene en su más clásico movimiento el aguantar el balón cuando tiene todo para acelerar. En ese sentido no me preocupo mucho.

Vuelve Loba y vuelve el pase fijo. ¿Cuantos pases falla el capitán por partido? Poquitos. El problema es que casi nunca da el pase-gol. Y eso es lo que muchas veces le falta a Cristal, acertar en el pase para la última jugada. Pasó contra Melgar durante casi 70 minutos, paso el miércoles en Venezuela en menor medida, pasó ante Municipal incluso. Ni Calcaterra ni Ballón tienen esa precisión.

El problema será entonces que lo van a marcar, y ahí está la clave del partido, lograr que esto no afecte al creativo y pueda ofrecer su juego. ¿Depende de Lobatón o de como pare el equipo Ahmed? El rival juega también así que…

Hablemos del equipo contrario…

Guaraní jugó el viernes con una especie de combinado, 6 titulares y 5 suplentes. Ganó a Deportivo Capiatá por 3-1. Ya está en Lima desde ayer y han venido con 25 jugadores -sólo 18 entran en lista-. Así que, o quieren hacer fuerza anímica grupal para obtener la clasificación o se sienten fijos como para celebrar todos juntos. Depende de tu interpretación.

Casi 40 personas en la delegación ‘aborígen’

El 11 no parece definido, el ‘Indio’ ha venido jugando desde hace semanas con un 3-4-2-1 variando al 3-4-1-2 en algunos momentos.

Alfredo Aguilar al arco. Rubén Maldonado, Julio César Cáceres y Luis Cabral en la línea de 3 al fondo.

En el lateral-volante derecho es fijísimo Eduardo Filippini, la duda es al otro lado, Tomás Bartomeus fue expulsado en la 3ra fecha de la Copa ante Táchira en Asunción y la sanción de 2 fechas permitió que Edgar Aranda juegue ambos partidos en su puesto. Sin embargo, el popular Cleto de los Simpsons -miren imágenes de Bartomeus y comparen- ha venido jugando en el torneo doméstico de titular indiscutible, por lo tanto creo que será de la partida al haber cumplido su suspensión.

Al medio tienen a 2 mixtos, Marcelo Palau y Jorge Mendoza, ellos también son totalmente inamovibles. Se encargarán de la marca de los creativos seguramente.

Empieza con la macumba. Ellos son los que van a querer detener a ‘Loba’ y ‘Calca’.

El tema es adelante. Fernando Fernández y Federico Santander vienen bien pero últimamente se queda 1 en el banco hasta que la situación amerite el cambio. Fernando Jubero utiliza a Julián Benítez y Darío Ocampo de extremos o media puntas. Difícilmente Benítez salga del equipo, es el más desequilibrante en mi opinión. Entonces la duda está en quien de los otros 3 queda afuera, ¿jugará Guaraní con 2 puntas marcados como Fernández y Santander? Creo que sí. Ocampo seguramente no arranca y sumará un dolor de cabeza a los centrales para lanzar centros. Salvo que en realidad Guaraní ponga una línea de 5 y no una de 3, en ese caso sí creo fijo a Ocampo para jugar por la banda, lo mismo con Benítez y ahí tendría que decidir el DT español entre Fernández y Santander. Veremos.

¿Y Sporting Cristal?

Diego Penny al arco, Josué Estrada en el lateral derecho y Alexis Cossío por izquierda. Renzo Revoredo y Luis Abram serán los centrales.

La duda viene aquí y no está en los nombres, mas bien la interrogante se encuentra en el planteamiento. ¿Josepmir Ballón de stopper? ¿De contención haciendo pareja con Jorge Cazulo? ¿O de mixto junto a Horacio Calcaterra o Carlos Lobatón? De la posición de Ballón depende casi todo, si va atrás seguro será un 3-3-2-2 como ha sido en el último tiempo por Copa. Si es contención será 4-2-2-2 y si es mixto no sé como hará Ahmed. Porque espero que no vuelva a poner a ‘Calca’ de extremo. Lo que se sabe al menos es que esos 4 que te menciono arrancan.

Adelante está prácticamente definido, juega Irven Ávila, eso es seguro, ¿Pereyra o Blanco? Parece que el ‘Chapa’ aunque esto recién habría cambiado hace un par de días ya que el titular iba a ser el ‘Picante’. Tal vez el ‘Turco’ quiera más dinámica en ataque en el banco y eso tiene el argentino.

Antecedentes

El último partido ante un equipo paraguayo en el Nacional por Copa fue el 12 de marzo de 2013 ante Libertad, esa vez empatamos 1 a 1, anotó Irven Beybe para nosotros.

Ojalá veamos esto pero con triunfo.

La última victoria ante una escuadra del mismo país fue el 9 de marzo de 2004 cuando vencimos por 3-2 al Olimpia. Como dato adicional y algo pesimista, no ganamos por Fase de Grupos en el coloso de José Díaz desde el 8 de marzo de 2005 cuando vencimos 1-0 al Deportivo Cuenca.

Es obligatorio cortar la mala racha.

Precio de entradas:

  • Populares: 25 Nuevos Soles.  (Niños de 3 a 12 años: 20 Nuevos Soles)
  • Oriente Alta/Baja: 70 Nuevos Soles.  (Niños de 3 a 12 años: 35 Nuevos Soles)
  • Oriente Intermedia: 90 Nuevos Soles.
  • Occidente Alta/Baja: 120 Nuevos Soles. (Niños de 3 a 12 años: 60 Nuevos Soles)
  • Occidente Intermedia: 180 Nuevos Soles.

Y las encuentras en:

  • Teleticket de Wong y Metro.
  • La Florida (Populares)

La venta no viene como se merece este partido, no esperes a última hora para decidir, el horario es mejor que ante Racing, si puedes, anda, el equipo te lo recompensará.

Posibles alineaciones:

Sporting Cristal: (1-4-2-2-2) Penny; Estrada-Revoredo-Abram-Cossío; Ballón-Cazulo; Lobatón-Calcaterra; Ávila-Pereyra
Guaraní: (1-3-4-1-2) Aguilar; Maldonado-Cáceres-Cabral; Filippini-Mendoza-Palau-Bartomeus (Aranda); Benítez; Fernández-Santander (Ocampo)

Por: Ernesto Arrascue

¿Temor al fracaso? La derrota en Venezuela nos habría dejado, como se dice popularmente, sin soga y sin cabra. Luego de un inicio prometedor, tanto en la Libertadores como en el Torneo del Inca, el rendimiento del equipo fue desmejorando, fuimos de más a menos y terminamos pidiendo la hora, para no quedarnos sin nada, frente a un rival al que se le pudo ganar.

¿Fastidia? Claro ¿Va en contra de lo que es nuestro estilo y lo que proponemos? Desde luego. Pero esta situación, este bajón, tal vez sea entendible si nos damos cuenta que este equipo aún no es la máquina de hacer fútbol que todos quisiéramos que fuese. Me parece que aún seguimos dentro de un proceso de mejora que está lejos de llegar a su nivel más alto. Todavía hay mucho por mejorar y nuestros jugadores no pueden pasar de ser estrellas del medio local a serlo del internacional de la noche a la mañana.

Sabemos cómo campeonamos el año pasado y lo mucho que costó formar el grupo que en diciembre (aún con altas y bajas) nos dio el título nacional. Recordemos esos partidos nefastos contra Comercio y Los Caimanes, rivales que estaban muy por debajo de nuestro nivel y a los que debimos ganarles y no pudimos hacerlo. ¿Un problema mental de los jugadores? ¿Culpa del Comando Técnico? Creo que ni una ni otra. Solo las consecuencias de un proceso en el que no se puede ir de 0 a 100 en corto tiempo.

¿Hemos mejorado con respecto a lo que ofrecíamos a estas alturas el 2014? Desde luego que si. Jugando con un equipo alterno y con muchos cambios nos quedamos a un punto de llegar a las finales en el grupo más parejo del Torneo del Inca. Y en la copa Libertadores hemos hecho buenos partidos, ganándole nada menos que al temible Racing de local. ¿Es este nuestro pico? No creo, como digo hay mucho aún por mejorar, no solo por parte de los jugadores y su rendimiento individual, sino también por parte del comando técnico, que nos ha demostrado que puede plantear muy buenos partidos, pero que también en ocasiones no toma las mejores decisiones, como el martes pasado contra el Táchira.

Si, es fácil hablar después de la batalla. Aunque debe ser difícil estar en los zapatos de fútbol de unos jugadores que saben que un gol los deja sin nada. ¿Es eso una justificación? No, imagino que nadie mejor que ellos para saber que no jugaron un buen partido y que prefirieron especular y cuidar un resultado a salir a proponer. Ahora tienen una gran responsabilidad y deben sacar todas las armas que guardaron. Solo queda una oportunidad y ya no existe ningún margen de error. Solo un resultado nos sirve.

Aún nos es difícil sostener siempre nuestra propuesta futbolística. Pero creo que a eso vamos, que ahí nos dirigimos, que la sostenibilidad de este proyecto, con sus altas y bajas, nos va a dar la confianza que necesitamos para jugar mejor que el martes pasado. Ojalá contra Guaraní, en el Nacional, volvamos a brillar como hace unas semanas.

Bueno, a mí en mi casa casi me botan por gritar tantas groserías en el partido y creo que ese fue el sentir de muchos ante la frustración de ver el partido. Tuvimos un buen primer tiempo, con bastantes llegadas pero ninguna clara, mientras que en el segundo fuimos completamente dominados. El equipo jugó mal, desaprovechó los intentos y la cantidad interminable de centros que mandamos. Al final el empate nos sirve para definirlo en casa. Recuerden que fuimos el mejor equipo visitante del grupo porque terminamos invictos, pero también recuerden que en Lima no le hemos ganado a nadie.

Daniel Ahmed mandó el siguiente once a terreno venezolano: Diego Penny, Renzo Revoredo, Matías Martínez, Josué Estrada, Alexis Cossio, Jorge Cazulo, Josepmir Ballón, Horacio Calcaterra, Irven Ávila, César Pereyra y Sergio Blanco.

Diego Penny (6): El enorme arquero celeste tuvo un buen partido, sobre todo en el segundo tiempo ya que tuvo que resolver complicadas situaciones.

Renzo Revoredo (5): Cumplió un papel correcto sobre todo en el complemento en donde el ataque venezolano fue mucho más intenso y él estuvo bien parado.

Matías Martínez (5): Al igual que Revoredo, estuvo bien parado atrás y a pesar de las llegadas del rival, no nos llegaron con tanto peligro salvo en un par de ocasiones. Además apoyó adelante en la pelota parada.

Josué Estrada (4): Mal partido de Estrada. En general fue un pésimo partido de nuestros laterales que no supieron aprovechar las bandas para generar peligro. Estrada no hizo nada por la banda.

Alexis Cossio (3): A diferencia de Estrada, Cossio sí hizo mucho por la banda izquierda pero todo lo hizo mal. Es increíble la cantidad de centros errados que mandó Cossio; un total desperdicio.

Jorge Cazulo (5): Un trabajo discreto y regular en el medio campo, entrando fuerte siempre a los balones divididos para ganar la posesión aunque tuvo poca colaboración en la elaboración.

Josepmir Ballón (5): Su trabajo también fue bastante discreto y por momentos uno se olvidaba que Ballón estaba en el campo. Bien en la recuperación pero a veces estuvo mal en las salidas y en los pases.

Horacio Calcaterra (4): Desaparecido por muchos momentos, no estuvo fino en la entrega de balón y en la elaboración de juego para generar ocasiones de peligro.

Irven Ávila (4): A los tres de adelante los tuvieron bien tapados, además de una buena actuación del arquero rival. Irven tuvo una ocasión clara pero el arquero siempre fue más que ellos.

César Pereyra (4): El más flojo adelante; se esperaba mucho más de él en el ataque pero no generó ninguna ocasión de peligro y se fue cambiado sin mayores luces.

Sergio Blanco (4): Insistente y molestoso como siempre pero fue bien tomado también adelante y no pudo hacer mucho, mas bien, los tres tuvieron que bajar para elaborar desde el medio en lugar de recibir.

Los Cambios:

Edinson Chávez (2): El peor. Yo honestamente no entiendo la labor de Chávez como lateral porque no marca y por su físico no logra ayudar mucho adelante, solo lo hace cuando juega más adelantado. Entró, no hizo nada y se ganó doble amarilla.

Renzo Sheput (5): Entró y aunque él era el llamado a mandar ese pase necesario, no lo hizo. Aun así casi pone el grito de gol en un tiro que se fue desviado por poco.

Paolo De la Haza (SP): Sin Puntaje porque entró pocos minutos pero su ingreso fue el reflejo de que Ahmed apostaba por el empate.

SOCIAL

28,512FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,307SeguidoresSeguir

Escriben

1641 PUBLICACIÓN55 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
71 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS