Transferencias y contrataciones

Fue un partido muy emocionante, pero jugamos pésimo. Desde el regreso al torneo por la pausa por los partidos de la selección, no hemos podido ganar, vamos solo dos puntos de seis y ahora nos tocan dos partidos con los rivales de siempre, los más difíciles, en donde no importa quien viene bien o quien viene mal porque son partidos distintos. No quiero ser pesimista, pero estamos pasando una crisis en el momento más importante del año, en donde se define el Clausura y arrancan las semifinales. Desde el retorno al torneo teníamos 12 puntos por jugar y hasta ahora solo hemos ganado 2. El nivel del equipo sigue bajo y Ahmed (a quien he rebautizado como el “Terco” Ahmed en lugar de el “Turco”), sigue insistiendo por jugadores que no han demostrado nada con la celeste (no quiero decir nombres pero me refiero a Pereyra, Cossio, Revoredo y otros) y deja de lado a jugadores interesantes (como Da Silva, Manicero y otros).

Daniel Ahmed mandó al terreno del Alberto Gallardo a Diego Penny, una línea defensiva conformada por Renzo Revoredo y Alberto Rodriguez de centrales y Paolo De la Haza con Alexis Cossio en las bandas. Del medio para adelante estuvieron Jorge Cazulo, Josepmir Ballón, Carlos Lobatón, Horacio Calcaterra, Irven Ávila y César Pereyra. Entraron del banco Diego Manicero, Luiz Da Silva y Renzo Sheput.

Diego Penny (4): No tuvo responsabilidad en los goles pero aun así deja mucho que desear. No tuvo tantas situaciones en las que intervenir de manera importante, es por eso que es bajo su rendimiento porque le llegan poco y le hacen daño.

Renzo Revoredo (4): Mal partido de Revoredo porque fue a él al que le ganaron la espalda en el segundo gol de los rivales y siempre dejó dudas a la hora de disputarse las pelotas divididas.

Alberto Rodríguez (5): Sentimientos encontrados con su actuación porque fue el responsable del primer gol de los rivales ya que era su marca y también tuvo muchos errores que generaban pre infartos, pero luego compensó dejando ver al ‘Mudo’ de siempre y luego marcó el gol del empate.

Paolo De la Haza (4): Insistente por la banda derecha pero no le resultó tanto, sobre todo en el primer tiempo en donde no hizo nada. En el segundo estuvo más participativo y efectivo.

Alexis Cossio (3): Sigue en una muy mala racha ya que no le sale casi nada, pierde pelotas tontas y no sabe qué hacer con el balón, mientras que en defensa simplemente no tiene marca.

Jorge Cazulo (5): Metiendo bastante como siempre, pero afortunadamente no se desordenó y fue importante en la elaboración de juego de cara a la búsqueda del empate.

Josepmir Ballón (5): Tal vez viene siendo el mejor jugador del equipo en los que va de esta última parte del torneo. Siempre atento en la marca y colaborando en la elaboración de juego.

Carlos Lobatón (4): No fue una buena tarde del capitán. No es el mismo desde los partidos con la selección y su lesión muscular, y lo vimos en Pucallpa a pesar del golazo que hizo. Ahora hizo muy poco hasta que salió lesionado. Se esperan resultados pero no creo que llegue a jugar en Matute.

Horacio Calcaterra (5): Bien también, sobre todo en la marca pues en algunas jugadas se inmoló y dejó todo para recuperar las pelotas en contragolpes.

Irven Ávila (3): Su rendimiento viene siendo muy pero muy bajo. Ya no aporta mucho y comete errores tontos. Pareciera que está sin ganas y eso nos está costando porque si no está él, no tenemos quien la meta.

César Pereyra (2): Con todo respeto, le pido a este señor que se vaya de nuestro querido club. Nuevamente no hizo absolutamente nada, cuando le llegan las pelotas solo las intenta cubrir pero no da pase ni avanza. Salvo por los dos partidos en los que metió sus hat-trick, no ha hecho absolutamente nada más y yo prefiero a un jugador que meta un gol cada dos o tres partidos antes que uno que haga tres en un partido a inicios de año y tres a medio año y el resto del tiempo se la pase cobrando sueldo gratis.

Los Cambios:

Diego Manicero (4): Entró bien aunque no con los mismos resultados que en el partido en Pucallpa. Metió bastantes pelotas al área e intentó de larga distancia pero no le salieron bien. Pide más minutos pero ya nada se sabe, y si se va a fin de año habremos desperdiciado otro jugador (sí, otro).

Luiz Da Silva (5): Aquí está la otra cara de la moneda, el jugador que todos queremos ver. Entró, hizo el gol del empate momentáneo y luego sobre el final mandó una pelota al palo. Da Silva solo ha jugado 13 partidos en lo que va del año pero solo DOS como titular (sí, dos), pues en la mayoría solo entraba en los descuentos. Y lo peor de todo es que ya se le acaba su contrato a final de año y se va al PSV de Holanda, así que otro jugador que se desperdicia por dar oportunidad a delanteros extranjeros que valen el triple y hacen ni la mitad.

Renzo Sheput (4): Entró por Revoredo para generar más fútbol y lo hizo bien, generando mucho desde el tiro de esquina e incluso mandó un tremendo disparo de larga distancia que el arquero sacó a las justas.

Alberto “El Mudo” Rodríguez es la más reciente incorporación en tienda rimense. Rodríguez, ya con pasado bajopontino, viene a aportar toda su experiencia al equipo. Un central que no creo que sea la solución a los problemas defensivos del equipo, pero seguramente ayudará a corregir algunos errores. El defensor de 31 años viene a cumplir varias funciones a Sporting Cristal.

1. Incrementar solidez defensiva a la zaga rimense. En mi óptica, esa es la función principal que viene a cumplir el “Mudo”. Tratar de liderar la defensa. Ordenarla tanto en retroceso como para salir. Ser ese líder defensivo que no encontramos ni en Renzo Revoredo ni en Matías Martínez. Esa voz de mando en la zaga, que ojalá, además de pedir orden y entrega, también pida calidad para salir jugando. Porque sin arriesgar en salida, y sin jugar por abajo, nos vamos a alejar cada vez más de la victoria.

2. Aconsejar a los canteranos. Importantísima función para Alberto. Lo que pueden aprender los canteranos teniendo a Rodriguez en el plantel es valiosísimo. Teniendo en cuenta que Luis Abram y Brian Bernaola vienen teniendo un 2015 que los acerca cada vez más a la titularidad, con Rodríguez en el plantel, no hay dudas que van a aprender ciertas “pautas” de cómo ser un mejor defensor. Pero ojo que no solo va a relaizar esto fuera de la cancha. Rodriguez, tranquilamente, va a formar dupla con alguno de estos dos canteranos en algún partido, y es ahí donde el aprendizaje va a ser clave. Lo tienen que aprovechar al “Mudo”.

Además de estos dos puntos a favor de la llegada de Alberto Rodríguez a Cristal, también podemos argumentar alguno en contra. Por ejemplo, le va a quitar espacio a alguno de los canteranos previamente mencionados, y para ser más preciso y analizando quien viene teniendo más minutos, el más afectado sería Bernaola. Si la dirigencia armó plantel para pelear dos frentes y solo nos queda uno, tendrá que arreglársela para no detener el proceso de formación de algunos jugadores. Una solución puede ser prestar a algún defensor a otro club. Claro que ya no se estaría utilizando a la “experiencia” de Rodríguez, pero más valioso es tener continuidad.

¿Qué opciones tiene el entrenador?

Algunas de las opciones tácticas que tendrá Daniel Ahmed con la llegada de Rodríguez pueden ser las siguientes:

– La opción que se perfila como la principal sería la dupla Rodríguez – Martínez. Dupla de experiencia, que sin duda alguna le dará jerarquía al equipo. Ganaremos juego aéreo y orden defensivo, pero el defecto de esta dupla es que es muy lenta individualmente. La rapidez la tenemos en Alberto para anticipar, pero si se encuentra persiguiendo al atacante, es probable que no llegue. Lo mismo pasa con Martínez: gana arriba, pero por abajo gana pocas, y a la hora de velocidad ni que decir.

– La segunda opción sería juntarlo con Revoredo. Con esta dupla ganaríamos salida por abajo, pero perderíamos mucho por arriba. Y es precisamente por el segundo piso, que Cristal siempre tiembla. También se va a poder juntar con Abram, pero viendo las prioridades del técnico, esa dupla surgiría siempre y cuando hayan lesionados y se tenga que recurrir a los canteranos.

– La tercera opción sería utilizar la línea de tres. Ese sistema de 3-5-2 que no nos ha resultado este 2015, con la exepción de los partidos con Racing. Pero en este caso, Ahmed podría amar la línea de 3 con las siguientes combinaciones:
• Revoredo – Rodríguez – Martínez
Bernaola – Rodríguez – Abram

La segunda, en mi opinión, es la que mejores frutos daría ¿Por qué? Por las cualidades individuales. Un Bernaola potente como stopper por derecha y un Abram zurdo, sobrio y ordenado de stopper por izquierda se complementarían muy bien con la experiencia y el “timing” de Rodríguez como último hombre.

En fin, Alberto viene a aportar al grupo. Tanto dentro como fuera tiene que ser un líder. Que le va a costar los primeros partidos después de la para de meses que lleva, seguramente. Pero es un refuerzo que tiene que, precisamente, reforzar. No debe dejar ninguna duda sobre su contratación. Las expectativas del hincha por su rendimiento son altísimas, y no tengo dudas que le pondrá su mayor esfuerzo.

Toda la suerte del mundo para el “Mudo” y ojalá le regale alegrías al pueblo celeste.

Fueron tres semanas de rumores y expectativa hasta que, por fin, el club dio a conocer de manera oficial la lista del plantel 2015 con el que buscaremos hacer una Copa Libertadores competitiva y luchar por obtener el bicampeonato en el año que cumplimos 60 años de fundados. No es poca cosa.

A estas alturas, sin embargo, es un hecho que ya viste la lista y ya tienes algunas ideas sobre ella así que no viene al caso que te la volvamos a contar. En todo caso, ahí está la foto para que puedas observar de nuevo.

Primera pregunta: ¿La lista está cerrada?

Respuesta: aparentemente no. Pero, y acá es donde hay que poner el parche, eso no quiere decir que vayan a haber muchas más incorporaciones o salidas. Si cuentas, en la imagen hay 30 jugadores que hacen, en condiciones normales, una plantilla completa. Si hay alguna alta, no serán más de una o dos. Si alguna baja, igual. ¿Quienes? Esa es la pregunta que todos se hacen todos los días. Sobre esto, fieles a nuestra costumbre, sólo diremos que hay que esperar el pronunciamiento oficial del club. Es cierto que se siente gran afición en el país por lanzar nombres y más nombres con la finalidad de tener a la gente en estado de constante excitación pero, nosotros creemos que lo mejor es dejar trabajar al club. Si alguien llega o se va, ya nos enteraremos.

Ahora, esto no sólo es por un tema de higiene mental. También es un tema estratégico, lo que menos necesita el club cuando se sienta a negociar es que la gente esté soltando datos y números sobre las negociaciones. Esa costumbre, a la que algunos son tan apegados, no hace sino complicarle las cosas al club. Recordemos que siempre que la prensa lanza un nombre ligado a Sporting Cristal, es un 80% de probabilidad que el club no tenga nada que ver y que eso se hace con la única intención del jugador (o su representante) de elevar su cotización. ¿Guastavino? ¿Juan Diego Gutierrez? ¿Jean Deza? ¿Bernado Cuesta? En fin, el humo se reconoce a leguas. Pero, inclusive en casos en los que el club sí tiene interés, la información filtrada a prensa no hace más que dificultar (o encarecer) la contratación. Entonces, la verdadera actitud del hincha es no consumir el humo y dejar trabajar al club. Lo demás son puras ganas de no querer quedarse quieto.

A la larga, si tanto nos quejamos del humo que se vende en la prensa deportiva, pues seamos los primeros en no producirlo y, también, en no consumirlo.

Segunda pregunta: ¿El plantel se potenció o se debilitó?

Veamos teniendo en mano la lista.

Las bajas con relación al 2014 son pocas: Maximiliano Núñez, Yoshimar Yotún, Pier Larrauri (prestado a Cienciano) y Junior Ross.

De estos jugadores sólo Maxi y Yoshi han tenido participación activa en la campaña. Más que eso, han sido titulares y puntales de rendimiento en diversos partidos importantes para la obtención del campeonato. Su salida, de todas maneras, resiente al equipo. Los casos de Pier y de Junior son distintos ya que ellos tuvieron poca participación en el torneo. Entristece lo de Junior Ross, que fue esencial en el título 2012, pero que este año no pudo superar la lesión y eso le restó posibilidades. El cariño y la gratitud del hincha la tiene, esperemos que los caminos de Junior y de Sporting Cristal vuelvan a juntarse pronto.

Ahora, más allá de eso, es inusual y – a mi criterio – altamente positivo que de 28 jugadores que formaron al final la plantilla 2014, sólo se hayan ido 4. Es poco menos del 20% del plantel. Y eso es positivo porque marca la continuación del trabajo. Todo lo que este equipo y el comando técnico trabajaron para forjar un plantel se mantiene, es un trabajo que se aprovecha. Ya no debemos invertir tiempo en volver a armar el plante. Y eso es una ventaja competitiva frente a otros rivales cuyos planteles son sustancialmente distintos a los del año pasado y que recién en estos días están conociéndose.

Sobre estas 4 salidas, hay 6 ingresos: César Pereyra (delantero), Jairzinho Gonzáles (delantero), Matías Martínez (defensa), Josué Estrada (defensa), Diego Manicero (volante) y Josepmir Ballón (volante). De estos 6, 3 son peruanos y 3 son extranjeros.

Las matemáticas: Si nuestras bajas fueron 2 delanteros, 1 lateral y un volante creativo, estamos incorporando dos delanteros, dos defensas (uno lateral y un central), y dos volantes (uno creativo y otro mixto). En números, el plantel no se ha debilitado.

Ahora, para ver rendimientos, tendremos que considerar sólo a Maxi y a Yoshi. Para el puesto de Maxi me imagino que se podrá contar con González e incluso con Manicero. Para el sitio de Yoshi, el llamado a ocuparlo es Alexis Cossio cuyo despegue y consolidación debe darse este año. Pero Estrada también cuenta para ello. Sobre esto, tenemos a Ballón que va a poder colaborar en el medio donde siempre hemos tenido un puesto de recambio vacío y, de la misma manera, a Martínez que viene a ocupar el puesto de central de experiencia cuya falta se acusaba hace temporadas.

No está mal, ¿verdad?

Entonces, en el papel, yo diría que el plantel se ha fortalecido.

¿Algo más?

Sí.  No me aventuro a imaginarme un 11. Creo que Daniel Ahmed va a intentar algunos cambios posicionales y eso va a derivar en la forma en que Cristal va a jugar. Por lo pronto, estoy convencido que este año se va a dejar de lado el jugar con 4 atrás y se va a apostar por jugar con 3 defensas. Ya el plantel a estas alturas debe tener una mejor disposición a entender a Ahmed y, me imagino, los refuerzos encajan en esa idea. Veamos cómo para Ahmed a su equipo y veremos qué alineación puede encajar.

¿Otra cosa?

Sí. Nosotros siempre hemos sido muy críticos de las contrataciones de Sporting Cristal cuando estas se hacen según el antojo de dos o tres personas que deciden en base a su experiencia y/o “buen ojo”. El buen ojo nos ha costado varios paquetes. Este 2015 se presenta distinto. Principalmente por la existencia de la Secretaría Técnica. La labor de ésta ha sido rastrear y ubicar a posibles refuerzos y las decisiones, entendemos, se han tomado sobre la base de lo que la Secretaría Técnica ha presentado. Un refuerzo ahora puede rendir como no, pero lo que tranquiliza es que existe una base profesional y objetiva que sustenta su contratación. Pero además, que si las contrataciones se han escogido sobre la base de una observación profesional, lo más probable es que sí rindan conforme a lo esperado, como en el caso de Sergio Blanco. Que eso se mantenga así.

¿Sigues?

Sí. Hay que felicitar a la dirigencia por las gestiones de contratación. No sólo por haber respetado las recomendaciones de la Secretaría Técnica – y por eso haber declinado ofertas de empresarios varios que querían ofrecer jugadores que no habían sido rastreados previamente por Sporting Cristal –  sino también por que el desarrollo de la gestión ha sido pulcro y, por primera vez en muchos años, hemos podido ganar negociaciones que usualmente perderíamos.

La negociación de Sergio Blanco fue un éxito, ganando la opción de la renovación del jugador sobre otros clubes uruguayos y superando la mala impresión que da el fútbol peruano en su conjunto. Si el desorden de la recta final del torneo pasado mermó la intención de Blanco de quedarse en el país, la seriedad de Sporting Cristal ha sabido compensar eso. Somos diferentes, somos mejores y lo demostramos. Lo mismo se puede decir de la contratación del Picante Pereyra en cuya negociación superamos a un club como el Millonarios de Colombia que, sin pasar por su mejor momento, es un club – y una liga – con el que difícilmente hubiéramos podido competir. En Bogotá y en Córdoba aún no creen lo que pasó. En Sporting Cristal estamos convencidos que el jugador eligió bien.

Armar el plantel, parece, no ha sido la labor de sentarse a ver qué nos trae el viento. Ha sido una operación institucional a gran escala y que se ha hecho con estándares profesionales. Llena de ilusión el saber eso.

¿La del estribo?

Hoy, domingo 11 de enero del 2015, salió publicada la Resolución Suprema del Ministerio del Interior que otorga la nacionalidad peruana a Jorge Luis Cazulo. El “Piki” ya es peruano y eso se celebra. Si el Piki hace tiempo era uno de nosotros, hoy lo es de manera oficial. Agradezcamos, entonces, al ministro Urresti que no demoró la firma de esta resolución (?).

Listo.

Los jugadores llevan ya 4 días entrenando. La hinchada ya está superando la resaca del título 2014 y sólo nos queda esperar que la pelota vuelva a rodar.

Que ansiedad para volver a verte, querido Sporting Cristal.

Se acabó el 2014. La alegría por la Estrella 17 continúa y continuará mucho tiempo más. Pronto se iniciarán los trabajos de pretemporada 2015 y el balón empezará a rodar nuevamente: la Noche de la Raza Celeste, la Copa Libertadores, la Copa Inca y el Descentralizado.

Pero antes de entrar a todo eso, hay que hacerse una pregunta: ¿qué nos dejó el 2014?

Es indudable que lo principal que nos deja es la alegría por un nuevo título nacional. Este, como ya se ha dicho, es un campeonato que el hincha de Sporting Cristal lo vivió distinto por que se logró viniendo de atrás, remontando no sólo a los rivales sino también a la propia incredulidad. Siendo Cristal un equipo que suele ganar sus torneos al galope y desde el inicio de año, este 2014 de tan increíble vaivén supo distinto. Se celebró igual pero se saboreó distinto.

Nos deja también la imagen de grandes jugadores identificados con la celeste. Es injusto no mencionarlos a todos pero también es cierto que las figuras de Carlos Lobatón y Jorge Cazulo se impusieron por sobre el resto del plantel como imagen de referencia y consolidando no sólo el cariño que la hinchada les tiene sino también su peso específico dentro de lo que es la historia del club.

Pero, lejos de la alegría del campeonato y de los premios, también hay una faceta que no podemos ignorar. El 2014 nos ha dejado varias lecciones. A mi, personalmente, me las dejó.

Pasada la resaca del campeonato y con la tranquilidad que dan las fiestas, me puse a pensar si este campeonato logrado en diciembre quiere decir que todo lo que se dijo hasta agosto estuvo equivocado. ¿Acaso la mayoría de hinchas celestes que fue muy crítico durante todo el año estuvieron equivocados? Puede ser, ¿porqué no? Pero .. ¿es?

Y esto que sigue vendría a ser el producto de las reflexiones que esa pregunta me generó.

1. Yo creo que el campeonato en diciembre es producto, principalmente, de un cambio que existió en mediados de año. La mano venía complicada y luego cambió. ¿Quién cambió? Pues todos. Principalmente los jugadores. Salvo excepciones, durante el clausura no se repitieron partidos de indolencia como sí se vio en los dos torneos anteriores. Dudo mucho que esos partidos bajos del Torneo del Inca y del Torneo Apertura se debieran únicamente al dolor por la forma cómo nos eliminamos de la Copa Libertadores. Yo, personalmente, nunca creí en las versiones que hablaban de “camita” pero sí sentía que no existía una conexión adecuada entre Cuerpo Técnico y Jugadores y que esa falta se reflejaba en partidos absurdos. Eso cambió y lo hizo, principalmente, por un compromiso renovado del grupo. Mucho tuvo que ver el papel de los líderes positivos que tiene el camerín rimense. Empezemos por ahí, entonces.

Pero también cambió el Comando Técnico. En principio mejorando lo necesario para recomponer esa relación enrarecida con sus jugadores pero, también, para que exista más confianza en su proyecto futbolístico. La idea de fútbol de Daniel Ahmed es buena, no se discute su implantación. Lo que se discutía era la forma y esa forma, ese método, era lo que terminó abriendo dudas sobre la posibilidad y la capacidad. Hubo partidos donde se notó que los jugadores no confiaban en las ordenes del banco y otros en los que estas órdenes aparecían confusas, inadecuadas. Eso cambió. En el clausura, Daniel Ahmed y su Comando Técnico apostaron por consolidar una fórmula que no es del todo aquella en la que él cree pero si fue aquella que restituyó la confianza del equipo y abrió el camino a los resultados que hoy celebramos.

Y finalmente, también hubo un cambio de orden dirigencial que se grafica en la llegada de Sergio Blanco al club. Luego de pasar años de diversos traspiés derivados de una política de contrataciones basada en “el conocimiento que da la experiencia“, la llegada de Blanco fue producto de un método nuevo que se introdujo este año en el club. A diferencia de las incorporaciones que se hicieron a principio de año, la incorporación del Chapa respondió a un rol de criterios elaborado. Que el Chapa rindió es otro tema, bien podría no haberlo hecho. Pero eso no quita que su llegada no fue antojadiza sino que fue una decisión con sustento futbolístico y totalmente auditable. Y eso es mucho más de lo que podemos decir de las decisiones tomadas en años anteriores. La profesionalización en la política de contrataciones de Sporting Cristal es EL cambio esencial con miras al futuro del primer equipo. Luego, la apuesta puede resultar adecuada o no, pero en el caso de que se cuestione, se cuenta con sustentos técnicos y objetivos para justificarla como decisión y eso es algo que no podemos hacer, por ejemplo, si recordamos la contratación de jugadores como José Shoro, Eduardo Uribe, Jonathan Ramírez, José Carlos Fernández o Willyam Mimbela.

Y esto no sólo se ve en lo que a jugadores se refiere. La incorporación al Comando Técnito del preparador físico Juan Manuel López y del recuperador físico Fernando Ghilardi, ambas tomadas con un criterio objetivo basado en sus logros y experiencias en el fútbol mexicano, fue esencial. Cristal terminó jugando la final con buen nivel físico ante un rival que tuvo muchos más días de descanso que nosotros. Eso no es magia, eso es trabajo y producto de una decisión objetiva, sustentada y adecuada.

Entonces, que hubo un golpe de timón, lo hubo. Que todos pusieron lo suyo, lo pusieron. Que a eso le debemos el haber dado la vuelta en Trujillo, es a eso. Así mismo, y siguiendo la lógica de esta conclusión, si hubo un cambio y fue positivo, entonces lo que se apuntó en los meses anteriores tampoco estuvo descabellado.

2. Pero en lo que sí hubo un error fue en la formas. En esta página caímos en eso y, en su momento, presentamos nuestras excusas por lo que ahora consideramos que fue un comportamiento inaceptable. Nos cegó la impaciencia y la impotencia y perdimos la perspectiva empezando a atacar más a la persona que a la decisión. Reiteramos las disculpas y ratificamos nuestro compromiso de no volver a hacerlo.

Y en eso dirigimos nuestras excusas al profesor Daniel Ahmed quien hoy no sólo aparece reivindicado por lograr el título sino que, incluso antes de éste, mostró siempre un don de gente ejemplar. Nos demostró con su trato sincero, su claridad de conceptos y su tolerancia a la discrepancia, que las cosas siempre se pueden – y deben – conversar con altura y que el opinar distinto no implica pelear ni ofender. Que el grito destemplado que baja de la tribuna puede ser entendible en un escenario de estadio pero que quienes apuntamos a la opinión sustentada, no podemos reducir nuestros argumentos a ello.

Las malas formas reducen a hojarasca hasta los argumentos más contundentes. Lo tendremos en cuenta. Gracias por eso también, profesor Ahmed.

3. Pero, y aunque parezca majadero, consideramos que debajo de las formas equivocadas, también hubo una crítica acertada. Daniel Ahmed entiende el fútbol de una determinada manera y la realidad ha demostrado que su idea no es errónea a la hora de tener que lograr objetivos. Pero eso no quita que el camino ha sido difícil y que en él se tomaron algunas decisiones equivocadas y que se repitieron errores en diversos momentos.

Hubo partidos que se perdieron por el planteamiento, hubo partidos que pidieron replanteó y no obtuvieron respuesta, hubo cambios que desarmaron lo planteado y hubo partidos que se encaró con temor. Todo ello existió y durante un lapso (entre el final del Torneo del Inca y el Torneo Apertura) pareció que no iban a cambiar. Felizmente se cambió. Y creo que en ello tuvo que ver mucho la crítica que se recibió.

Se generó durante el año una fuerte discrepancia entre quienes confiaban en el proyecto y quienes lo criticamos. Estos últimos se basaban más en lo que veían en la cancha, advirtiendo los errores en que incurrió el equipo, y al frente se tuvo otro grupo que basaba su posición en la confianza en el técnico y el rescate de ciertos detalles que permitían inferir un futuro promisorio. Fue una discusión irreconciliable pero, a la larga, positiva. Ni la virulencia o radicalidad a que llegó la parte crítica ni tampoco la impasibilidad que reclamaba la parte a favor del proyecto, ninguna de las dos posiciones terminó siendo la correcta pero, lo que sí fue positivo, es que se generó –  a raíz de esa discrepancia – una respuesta media que se tradujo luego en el cambio que mencionamos al inicio. Si esta discrepancia no se hubiera generado, incluso en los términos en que se generó, posiblemente no habría existido el cambio y hoy la realidad sería distinta.

4. El proyecto. A la larga, nos queda también la lección de que los proyectos necesitan un tiempo de desarrollo y eso tiene que ser apoyado por todos. La vida no se acaba en una temporada y muchas veces tener un rendimiento discreto en una temporada es el precio a pagar y que garantiza el éxito en las siguientes. No sé si el tiempo adecuado de un proyecto sean tres temporadas, o cuatro, o cinco, pero definitivamente debe ser cuando menos una temporada. Esta temporada 2014 nos debe enseñar a ser mejores hinchas. A aceptar que la apuesta del club puede estar o no equivocada pero que se debe respetar siempre el periodo mínimo antes de exigir cambios y, sobre todo, antes de tomar decisiones. No es serio pedir cambios radicales – de técnico o de jugadores – antes de que se cumpla la temporada. Menos serio es perder confianza en una apuesta propia – arriesgada – a los seis meses de haberla empezada. Pedir purga en marzo o exigir renuncias en junio son actitudes que no deben existir en condiciones normales.

Claro, esto tiene otra faceta que afecta a la parte dirigencial del club y que implica también que las decisiones por las que se apuesten deben ser decisiones tomadas con criterios profesionales y técnicos. El hincha debe confiar en la forma en que el club toma decisiones. Si el hincha confía en el club, es posible tener paciencia para analizar un proyecto al final de una temporada. Pero si el hincha no confía en el club y en sus decisiones, termina pasando lo que vimos este año.

A inicios del 2014, la idea general era que el club decidía incorporaciones y contrataciones en función de lo que trajera el viento. Se basaba el resultado de la temporada en función de lo mucho o poco de inspiración que podían tener quienes decidían y eso, evidentemente, generaba desconfianza. Y cuando hay desconfianza, no hay paciencia. Desde este rincón llevamos tiempo exigiendo que quienes tomen este tipo de decisiones deben ser responsables de las mismas de alguna manera. No puede ser posible en una institución de fútbol seria que las principales decisiones de fútbol sean tomadas por un organismo que no le rinde cuentas a nadie y que está fuera de la fiscalización de la Corporación. Cuando alguien toma decisiones sin ser responsable de las mismas, pues las toma con total irresponsabilidad. Mientras eso exista, va a ser difícil que el hincha confíe y si el hincha no confía, no va a tener paciencia.

Por el contrario, si el club mantiene – y perfecciona – el sistema profesional para la toma de sus decisiones, lo que va a generar es la confianza en el hincha. Si el hincha confía en que Cristal hace apuestas serias, si el hincha mira hacia atrás y ve decisiones sustentadas (más allá de que sean tan buenas como se espera o no), el hincha va a ganar confianza. Y si el hincha gana confianza, va a tener paciencia. Y si el hincha tiene paciencia, los proyectos a largo plazo van a avanzar bien. Todo está interrelacionado.

Entonces, tenemos por un lado que el club debe aprender a generar confianza en su hinchada a través de la toma de decisiones adecuadas y que, en todo caso, puedan ser sustentables objetivamente, puedan ser auditables. Pero, por el otro, los hinchas de Cristal debemos despojarnos también de la desesperación y del análisis simplista de tabloide deportivo. Debemos aprender a entender y respetar proyectos. Ya la realidad nos lo ha demostrado.

Esas lecciones son las que me deja a mi el 2014. Estoy seguro de que hay muchas otras que Ustedes observaron o vieron. Me gustaría que las pudieran compartir en los comentarios.

Termino este post agradeciéndoles por un año más de compañía y deseando que este 2015, el año del aniversario 60 del club – aniversario de diamante -, nos depare más alegrías.

Ignoro si entre Ustedes hay algún aficionado al béisbol. Yo, personalmente, no lo soy. Un juego donde participan personas sujetos con diámetros tan grandes que podrían comenzar a generar algo de gravedad propia con solo comer un taco más me parece que contradice cualquier postulado de lo que considero un deporte. Pero, bueno, esa carnicería llamada hockey también entra en la categoría e incluso en nuestro país hay quienes dicen que lo que practica cierto club que usa uniformes percudidos es fútbol. Son cosas del Orinoco.

Pero, ¿a que viene el béisbol? Simplemente a que es el origen de uno de los momentos más interesantes para el deporte en general: el uso de las estadísticas aisladas de desempeño, también llamadas Sabermetrics.

¿Qué son?

El beísbol es un deporte perfecto para las estadísticas por qué no existe una acción continua sino una suma de pequeñas acciones aisladas: el bateador batea, el catcher atrapa, el resto se aburre, etc.

Es decir, si tú tienes un jugador que tiene X función y puede desempeñarla durante todo el partido sin interrupciones ni otros jugadores que lo afecten mayormente, puedes generar una estadística, medir, cuantificar su desempeño al cumplir la tarea e incluso ser más granular y diferenciar rendimiento de acuerdo a variables cuantificables, como el clima, la intervención de determinado tipo de rivales, rendimiento con marcador a favor o marcador en contra y así podríamos llegar al infinito. Las Sabermetrics miden todos eso.

Para hacer la historia corta, les voy a recomendar que vean una película; Moneyball, la historia va de un equipo de medio pelo que logra resultados contratando jugadores en base a estadística, es decir, haciendo un scouting “científico”.

Actúa Brad Pitt así que, no tienes excusa.
Actúa Brad Pitt así que, no tienes excusa.

¿Ahora entienden a donde vamos?

La sabermetría en el béisbol cumple con ofrecer un universo de jugadores para ser contratados en base a la medición científica de las necesidades especificas a llenar que tiene un equipo. A través de identificar y completar el perfil que se quiere de aquel, se pueden escoger los jugadores “óptimos” para ellos y armar un equipo “ideal” que debe lograr un resultado coherente a la inversión y la investigación realizadas.

Pero, claro, hemos dicho que en el béisbol el uso de la estadística es sencillo por qué es posible segmentar cada jugada con facilidad y, en consecuencia, es fácil medir cada aspecto del juego. Pero, en el fútbol, esa segmentación es más complicada. Por ejemplo, ¿cómo identificas de manera estándar una jugada de gol si es claro que esta puede partir tanto de un error defensivo del rival como de una escapada por la banda de un lateral o por un acto de inspiración de un mediocampista, e incluso, un simple y anodino saque lateral?

Entonces, ¿cómo lo aplicamos al fútbol? ¿Es acaso imposible? No tanto. En la liga inglesa muchos equipos usan Sabermetrics en mayor o menor extensión. Sin embargo, es evidente que el riesgo de equivocación es mayor que en otros deportes que ya lo aplican, como el basquet o el béisbol.

Ante todo, tenemos que tener en claro que Sabermetrics es una herramienta de apoyo para el scout, del mismo modo que una hoja de calculo es una herramienta de apoyo para el contador, y no su reemplazo. También hay que tener en cuenta que la utilización de estas estadísticas también exige un reenfoque del management del equipo.

Volvamos al tema. De hecho, las estadísticas se han aplicado como criterio de contratación en el fútbol desde hace bastante tiempo, solo que de una manera más discreta y no tan extensiva. Tan es así que desde hace bastante tiempo existen servicios de estadísticas ligadas al fútbol, que hacen trabajos de cuantificar las fortalezas y debilidades de cada jugador de fútbol en términos numéricos.

Curiosamente los principales clientes de esos servicios han sido Konami y Electronic Arts. Si se preguntaban el origen del realismo de la reproducción de los talentos de algunos jugadores, ahí tienen una respuesta.

Ahora, volvamos al béisbol un momento, Los Red Sox son uno de los equipos más importantes – históricamente – de las grandes ligas norteamericanas, y pasaron un periodo sin lograr el máximo título de su disciplina. Fue un periodo tan largo que haría que los hinchas de Alianza Lima se sientan afortunados por sus casi 20 años de mirar la alegría de los demás desde la ventana. El equipo de Boston pasó 86 años sin levantar una copa. ¿Cómo campeonaron? Usando sabermetrics. Asi de simple.

Las Sabermetrics dieron el salto al fútbol por esas mismas fechas, coincidentemente el dueño de los Red Sox compró el histórico Liverpool FC que estaba a punto de desaparecer gracias a dos empresarios norteamericanos y las consecuencias de un leverage buyout que no es otra cosa que comprar un bien muy caro, gracias a prestamos bancarios, usando el bien como garantía y esperar un tiempo a que suba de precio para venderlo con ganancia. Una vez realizada esa transacción, sacaron al técnico – Roy Hogson – y trajeron a una leyenda viva del club: Kenny Dalglish.

La experiencia del Liverpool fue contradictoria, por un lado contrataron jugadores que fueron autenticamente útiles al club como Suarez y Henderson, por el otro compraron jugadores  caros y de calidad que no funcionaron en el club. ¿Cual fue la razón?  Por un lado en el fútbol las estadísticas con útiles pero son más complicadas de manejar, necesitas un expertise más complicado de adquirir y dominar. Y por otro lado, los valores a observar en el fútbol son más difíciles de leer y, en ocasiones, replicar. Por ejemplo, se considera vital la variable “oportunidades creadas” que definen las veces que un jugador logra articular una jugada que cree peligro de gol o coloque a un compañero a tiro de gol.

Liverpool contrató a tres jugadores que estuvieron en el top ten de oportunidades creadas de la temporada 2010/2011: Downing, Adam y Henderson. Los tres tuvieron un año pésimo y dos de ellos fueron vendidos a perdida, pero el tercero es hoy uno de los mejores mediocampistas de la EPL. ¿Quiere eso decir que la estadística miente? No, lo que quiere decir es que la circunstancia en que se obtuvo la marca registrada no ha podido ser replicada. Es decir, para que esos tres jugadores lograsen esos valores en el equipo donde estaban pesó no sólo el plantel del equipo y, además, los rivales que se comportaraon e interactuaron de determinada manera. Todo eso es difícil de replicar. Es aquí donde viene la mano y responsabilidad del entrenador que debe ser capaz de engranar – y engranarse en – la potencialidad de esos jugadores en una nueva estructura y eso no siempre es fácil o posible.

Es decir, si estamos hablando de cambiar el scouting sistematizando la contratación en base a la observación cientifica de valores, la labor del técnico debe cambiar. El técnico motivador – aquel del “si se puede” – pierde peso ante el técnico que se ve primariamente como un estratega, como un obseso de la información y del laboratorio táctico. Es decir, hablamos de una revolución en la manera de ver el fútbol, de abandonar los últimos elementos amateurs del fútbol y darle la bienvenida a la ciencia. Es decir, no solo hablamos de modernizar la contratación, hablamos de que los clubes deben ser modernizados en todo estamento.

Por supuesto, esto no es nuevo. Las sabermetrics existen desde por lo menos los 70’s y el uso de las estadísticas se ha venido prodigando desde hace años, ya hemos citado el caso de los videojuegos, y de hecho, ya muchos clubes de primer nivel contratan servicios como Opta (hablamos del Barcelona, Arsenal, Roma, Atletico de Madrid o Livepool FC).

Un momento, hace un momento citábamos cómo el uso de la estadística como factor de contratación resultó en un montón de dinero tirado a la basura en el caso del Liverpool. Entonces ¿cómo es que siguen contratando así? ¿Es que están locos? No, simplemente que esta política ha sido exitosa también, Suarez, Sturridge, Phillip Coutinho, Jordan Henderson, han rendido en el club y están entre los mejores jugadores de la EPL. Buena parte del “core” del equipo del Liverpool que casi campeona el año pasado llegó bajo esa base.

Entonces, ¿eso quiere decir que deberíamos esperar que Cristal se meta de lleno a los servicios de estadísticas?

Bueno, en realidad, lo que deberíamos esperar es que Cristal no sólo mantenga y potencie la recién creada Secretaría Técnica sino que, sobre todo, establezca una metodología sistemática de contratación y abandone el paradigma de contrataciones basadas únicamente en la intuición o en el conocimiento futbolístico de algún iluminado.

Es cierto que los que defiendan la contratación por ojo y experiencia dirán que así se trajo a Julinho, a Pedro Garay, a Julio César Balerio, a Estanislao Struway, a Luis Alberto Bonnet, a Nilson, a Carlos Juarez, a Miguel Ximenez, a Jorge Cazulo y a muchos más. Pero debemos recordar que de la misma manera se trajo a Moreno Murillo, Denilson, Lima, Guzman, Fassi, Leguizamon y muchos más que costaron dinero al club, consumieron minutos en cancha, ocuparon cupo de extranjeros y en muchas casos nos costaron resultados.

Resumiendo, el futbol pasa por ciclos de cambio, en su momento fue la profesionalización, después los primeros cambios tácticos en los 50s – creo que nadie olvidará lo que logró Puskas – y la Naranja Mecánica cambió todo en los setenta. Después vino la introducción del atletismo en el fútbol y la hiperprofesionalización. Todos estos cambios han afectado el trabajo de campo del equipo, el juego o la manera de entrenar. Pero ahora creo que el cambio que viene – y será más dramático acá en el Perú, donde el fútbol mantienen estructuras casi gamonales – afecta más a la parte burocrática del club al exigir tener un método de contratación sistematizado. Un sistema donde las apuestas bien pueden fallar o resultar pero, lo más importante, que a pesar de una eventual equivocación, las decisiones de contratación y sus criterios pueden ser auditables. Esto significaría el fin de contrataciones inexplicables – ¿alguien dijo Rayo? – y significaría el fin de muchas personas que viven rondando a los clubes de fútbol buscando cómo poder aprovecharse de las necesidades de cada uno de ellos.

¿Será Cristal capaz de dar ese paso? Yo espero que si.

Usualmente la sección “¿Quién es …?” la he utilizado para presentar a los jugadores extranjeros que llegaban al club. Sin embargo, creo que amerita hacer una excepción con Jesús Álvarez quien, al día de hoy, ya es nuevo jugador de Sporting Cristal.

(foto:clubsportingcristal.pe)

Empecemos, entonces, comentándote que esta es la segunda vez que Álvarez llega a Sporting Cristal. Ya estuvo en el plantel en el 2007 pero dejó el equipo en medio año. Si la memoria no me falla, ello se debió a que no tuvo muchas oportunidades con Jorge Sampaoli y, digámoslo bien, las veces que jugó no lo hizo muy bien. Yo lo recuerdo jugando en el lateral izquierdo y tal vez sea esa variación en su puesto lo que explicó su salida.

Había llegado ese verano procedente de Coronel Bolognesi, donde había jugado desde el 2005 y en donde debutó. Tras su salida del Rímac, regresó a la frontera y siguió jugando en Bolo hasta el 2008. Eso quiere decir, si sacas cuentas, que nos dejó coleros y alcanzó a regresar a Bolo para salir campeón del Clausura. En ese momento andaba por Tacna nuestro conocido Juan Reynoso.

El 2009 se fue a Chiclayo. Ese año Juan Aurich inició su actual ciclo de “nuevo rico del fútbol peruano” y junto a Álvarez, si lo recuerdas, también se llevó a Erick Delgado.  Asi, Álvarez no completó en el segundo paso de Roberto Mosquera por el club de la frontera (ya antes lo había dirigido entre el 2002 y el 2004) y en el cual se dió el descenso de ese equipo. Aurich fue la sensación del torneo 2009 aunque al final, tras la salida de Franco Navarro como entrenador, perdió el rumbo y quedó tercero. El 2010 se repitió la buena campaña aunque con la presencia de Luis Fernando Suarez en el banco. Finalmente, la historia del 2011 ya la sabemos todos.

Con todo este recorrido, tenemos que Jesús Álvarez ha jugado varias copas internacionales incluyendo la Libertadores 2007 con nosotros, la 2008 con Bolo y la 2010 y 2011 con Aurich.

Ahora bien, revisando los pocos números que he podido conseguir, veo que Álvarez  ha tenido un paso más bien irregular por Aurich. Durante pocos momentos ha sido titular indiscutible y su presencia ha sido más bien la de una buena pieza de recambio. Sin embargo, no todo es número en esta vida. ¿A qué me refiero? Que a pesar de ello, Álvarez estuvo dentro de los planes que Roberto Mosquera presentó en diciembre. Él fue uno de los jugadores que se buscaba contratar para este año en Sporting Cristal y no llegó porque se fue a la Universidad San Martín de Porres. Ojo, aquiletemos esto: dos clubes que estaban buscando armarse con todo para apostar en el campeonato 2012 al título quisieron contratar a Álvarez quien, por lo demás, acababa de salir campeón con Aurich. Franco Navarro fue quien lo llevó a Chiclayo el 2009 y era quien lo quería tener en San Martín el 2012.

Entonces hay que concluir que, o Álvarez es muy buena gente y todos lo quieren, o de verdad es un jugador apreciado en nuestro medio. Lamento comentarte que yo no he seguido la campaña de Aurich el año pasado y no te puedo dar una opinión sincera sobre lo que fue para mi el rendimiento de este jugador. Pero estas cosas a mi me lanzan a pensar favorablemente. Vamos, ningún par de clubes serios se disputan los servicios de un mal jugador. ¿o sí?

Es más, revisando mi archivo, veo que incluso cuando llegó Reynoso a mediados del 2011, se lanzó el nombre de Álvarez como refuerzo pedido por el Cabezón. Sumale otro entrenador más a la lista de los que quieren contar con el “Chasqui“.

Ahora bien. Cuando pasó lo de la San Martín, en Cristal sonaron algunos nombres. El problema, sin embargo, era que Sporting Cristal quería mantener su imagen de club serio y no iba a lanzarse sobre jugadores que no se sabía si seguían o no en su club. Sonó el nombre de Luis Cardoza – a quien su empresario esta que lo ofrece a los cuatro vientos – y también el de Josepmir Ballón. Pero, mientras no se definía el tema de los santos, era poco lo que se podía hacer. Hasta mediados de la semana pasada en la que se hizo público que, más allá de lo que pase o deje de pasar con San Martín, Jesús Álvarez y otros cuatro jugadores fueron despedidos. Este dato, creo yo, fue lo que terminó de convencer la situación y acercó a Álvarez al Rímac.

Eso quiere decir, puedes estar seguro, que su llegada se conversó antes del partido del sábado y que no es consecuencia ni de la lesión de Nicolás Ayr ni del error de Walter Vílchez.

Pero, precisamente por eso, a mi me queda una duda. Esta contratación es una  que se hace por un jugador que siempre se quiso tener y se aprovecha el momento o, más bien, responde a buscar llenar una real necesidad en el club. Digo, por que si fuera esto último eso quiere decir que tras tres meses de chamba, Mosquera no ha quedado contento con lo que tiene en defensa o, cuando menos, los chicos que están de recambio en ese puesto (Marcos DelgadoJosé Granda Giancarlo Peña) no le dan mucha confianza. Y eso le daría razón a varios que todas estas semanas han ido diciendo precisamente eso: tenemos plantel muy corto en defensa. ¿No necesitaremos algún otro jugador más por ahí?

Por lo pronto, yo espero mucho de Álvarez y confío en que el interés que ha despertado por tantos lados este 2012, sea un preludio de su rendimiento. Y, por ahora, me quedo con lo que leí hoy en el twitter en el sentido de que es posible que llegue alguien más de la USMP.

Y así, tras varias semanas de duda, ya tenemos listo el plantel que afrontará el 2012 y que, según palabras de Roberto Mosquera, “acabará con el sufrimiento del hincha cervecero”. Arqueros. Erick Delgado. Erick no necesita presentación. Tras la partida del Chorri es el jugador más identificado del plantel, este año está llamado a ser …

A estas alturas a todos los hinchas cerveceros los tienen a salto de mata con la novela de Hernán Rengifo. En un momento se dice que no, en otro se dice que sí. Y a la larga ya empezó la pretemporada y nadie sabe si va a venir o no.

(foto:elcomercio.pe)

Así que acá te cuento un poco lo que yo sé.

1. Desde la salida de Miguel Ximénez en Sporting Cristal se plantearon la necesidad de contar con un delantero de área. Yo no entiendo muy bien los mecanismos que llevaron a la salida del Chino ya que, si bien no tuvo un buen año 2011 (¿quién lo tuvo?), era un jugador al que personalmente yo le hubiera puesto un par de fichas. Tal vez con mochada de por medio y con exigencia de apurar la nacionalización y todo pero, bueno, él estaba ahí, ¿no?

A mi me queda la impresión que su salida no fue por temas futbolísticos – asi que dejemos de perder el tiempo hablando de los goles que se perdió o de los que metió – en su momento se dijo que lo principal era por temas referidos a que su procedimiento de nacionalización no andaba bien así que voy a asumir que su salida se debió a que, a pesar de ser un jugador que podría haber sido útil, ni la dirigencia ni el comando técnico querían tenerlo en el plantel. Chao, Chino, muchas gracias y sigamos trotando.

2. Los primeros nombres que yo escuché para ese puesto eran invariablemente extranjeros. Primero se habló de Martín García quien, tras un buen paso por Boys y un intrascendente paso por Cienciano, tenía el cartel de haber llegado a ser goleador de la primera mitad del año (por encima de Luis Tejada) y su intención de quedarse en el Perú. De ahí salió lo del paraguayo Pablo Velásquez que también tenía fama de 9 goleador.

Ni uno ni otro, las negociaciones se fueron haciendo largas y fueron cayendo en el silencio.

3. De pronto salió la idea de Rengifo. Un delantero nacional, con intención de volver a su país, con un pasado goleador en el Perú y en la selección y refundido en algún club de una de las ligas más pequeñas de Europa. La noticia de Rengifo paró todos los demás temas, recibió el visto bueno de dirigencia y comando técnico y dejamos de buscar. Ahí fue donde empezaron a salir las primeras noticias de Rengifo a Cristal y se daba todo por hecho.

4. Pero todo no estaba hecho. El tema es que Rengifo no es jugador libre. Rengifo tiene contrato con el AC Omonia Nicosia y los contratos, como tú lo sabes, no se rompen así por así. Las cosas se hacen ordenadamente o no se hacen. Entonces, si me sigues, sabrás que un jugador con contrato vigente en algún club del mundo no puede firmar por otro club. Eso iría contra todo lo establecido y se recibirían sanciones en la misma FIFA. Con decirte que la FIFA incluso tiene regulado el procedimiento por el que un equipo puede tentar a un jugador que tiene contrato en otro equipo, sabrás que las cosas no son tan silvestres. Y bueno, la llegada de Hernán Rengifo cayó como cañón de no ser porque  … aún tiene contrato. Ahora, cosa rara este tema de Rengifo por que, desde que yo recuerde, esta es la tercera vez que es voceado para regresar y que encuentra problemas en sus contratos que lo ligan a equipos minúsculos europeos ya sea en Polonia como en Chipre.

Ahora bien, la versión que a nosotros nos dieron es que el Omonia le debe hartos meses de sueldo a Rengifo y que por eso este jugador es, casi casi, un jugador libre. Sin embargo la información desde Chipre no la pude saber porque … ¡¡¡todo está en griego!!! Y el griego no entra en mi ciencia, aún.

Pero … tan claro el tema no debe estar. O eso o la federación chipriota es más desordenada que la peruana y eso ya es decir. Por que acá, con todo lo que tenemos en contra, cuando un equipo le debe tres meses al jugador, el contrato se resuelve relativamente rápido. Sino miren nomás como se están yendo todos del gallinero. Si las cosas fueran tan claras, entendemos que Rengifo no tendría que ver tanto obstáculo. Pero lo ve y eso se puede deber, si me dejas conjeturar, a dos cosas:

  1. U Omonia no debe dinero y por eso no procede la salida, o
  2. Este equipo y la federación chipriota son malos malísimos y no quieren dejar libre a Rengifo por puras ganas de j…ugarse una broma.

Lo cierto es que, hoy por hoy, la última noticia que yo escuché habla de que el representante de Rengifo, Ricky Shanks, esta viajando a Chipre para ver la resolución por mutuo acuerdo del contrato. Osea, ya no es que el contrato se va a rescindir por falta de pago sino que hay que hablar con la gente de Chipre para convencerlos de porqué es negocio dejar ir a Rengifo o, en todo caso, recién plantearles el negocio. Y eso puede significar: pagar la cláusula de liberación del jugador. Si esto fuera así: ¿Quién va a pagar esa cláusula?

5. Acá, Ricky Shanks fue el que hizo todo el negocio con Cristal y entre las cosas que se lograron fue un acuerdo prácticamente cerrado, hasta donde yo sé. Mediante ese acuerdo, Shanks prácticamente garantizó que Rengifo sólo jugaría por Sporting Cristal y por nadie más. Y ¿Por qué lo diría? Hasta donde yo entiendo, nadie hace las cosas gratis y Rengifo es hincha de la U. Ni siquiera para decir que el sueño de ese jugador es vestir la celeste. Me imagino que ese acuerdo de “exclusividad” vino aparejado de alguna contraprestación que tuvo que poner Cristal. O tal vez Cristal sea quien está asumiendo los gastos necesarios para lograr la liberación de Rengifo y por eso se entró a ese tema para evitar que, una vez liberado, este jugador – o su representante – se lancen a negociar con otros equipos. A mi me huele más a un tema que impulsó Cristal para evitar verse perjudicado. Ojo, acá estoy aplicando una deducción lógica. Es un escenario posible dentro de lo que es normal y lógico. Me puedo estar equivocando y puede ser que Shanks comprometió su palabra desinteresada a Sporting Cristal de que ese jugador va a venir al Perú sólo a ponerse la celeste.

6. ¿Entonces por que ahora se escucha el rumor de Juan Aurich? Pues no tengo la menor idea. Pero, ya puestos a analizar el tema, podríamos especular que ese rumor responde a dos escenarios:

  1. Aurich, que no ha dejado ir a ninguno de sus delanteros, ha decidido buscar un delantero más y está husmeando por ahí a ver si la opción de Rengifo es real.
  2. Alguien lanza el rumor de que Aurich, el rico del fútbol peruano, quiere a Rengifo como una forma de evitar que la noticia pierda actualidad y la gente – especialmente en el Rímac – se olvide del tema.

Yo me la juego por la segunda opción. En estas semanas hemos visto hasta el cansancio cómo lanzan nombres de jugadores a tal o cual club. Y es que el hecho de que ofrezcan a un jugador a un club no quiere decir que el acuerdo está. Con decirte que incluso salen noticias de jugadores a tal club cuando en la realidad ni el jugador ni el club estaban enterados. Yo creo que luego de que Cristal dijera la semana pasada que el tema con Rengifo está caído y casi muerto, es casi evidente que iba a salir la noticia que otro club – hace unos años habría sido Alianza o la U, hoy es el Aurich – quiere a Rengifo. Y, si no me crees, puedes ver la reacción en las redes sociales. De una resignación a ya no contar con el jugador, todos los cerveceros levantaron sus antenitas y se pusieron saltones ante la sóla idea de que venga y no juegue por Cristal sino por el Aurich. Por lo menos a nivel de hinchada, la jugada funciona.

Pero lo cierto, y acá lo confirma mi pata (12) , es que si Rengifo llegara a venir sólo jugaría por Cristal. Entiendo por el “acuerdo” que existe y que debe tener su contraparte en el hecho de que Cristal ya debió haber realizado algún esfuerzo en pos del jugador.

7. Pero ¿viene o no viene? Esa es la cuestión. Si pudieramos saber cómo está el tema en Nicosia, tal vez podríamos hacernos una idea. Por ahora lo único que nos queda es esperar las resultas de los esfuerzos de Shanks. Me imagino que en estos días tendremos novedades definitivas.

8. Hay una cosa que no me deja tranquilo desde que empecé a escribir esta nota y es el nombre del representante del jugador: Ricky Shanks. Ya he escrito antes sobre él y aunque no es nada irregular ni mucho menos lo cierto es que aquella vez tampoco hubo mucho que celebrar. Ricky Shanks actuó como represenante de Andrés Mendoza cuando en el 2010 se dijo que el moreno volvía a Sporting Cristal. Shanks dijo que no porque a Mendoza se lo iba a llevar a México. A fin de cuentas el moreno terminó yéndose a Estados Unidos . Ahora Shanks esta luchando por traer a Rengifo sacándolo de Chipre aunque, dato curioso, en la página web de Shanks, Rengifo aún aparece como jugador del Lech Poznan cuando no está ahí desde el 2009, creo.

Y por ahora, punto final.

Hoy se inició formalmente el sueño 2012.

A las 7 de la mañana fueron citados los jugadores cerveceros en la Clínica Los Andes (la misma clínica de siempre) para el inicio de los exámenes médicos de rigor.

¿Quienes fueron?

Acá te paso la lista que, con tal vez alguna variación, debe ser la lista definitiva de jugadores que se encargarán de vestir la celeste este año.

Arqueros: Erick Delgado, Luis Araujo y Luis Ortiz

Defensas: Willy Rivas, Marcio Valverde, Renzo Revoredo, Walter Vílchez, José Granda, Nicolás Ayr y Giancarlo Peña.

Volantes: Yoshimar Yotun, Deyair Reyes, Juan Barros, Gonzalo Sotomayor, Marcos Delgado, Jorge Cazulo, Tarek Carranza, Carlos Lobatón, Renzo Sheput, Juan Carlos Mariño y Claudio Torrejón.

Delanteros: Luis Advíncula, Junior Ross, Irven Ávila, Iván Bulos y José Shoro.

En total 26 jugadores que coinciden casi en totalidad con la lista que presenté en este post anterior. Tal vez sólo añadir al Chorri que aparentemente va a seguir seis meses más, a Hernán Rengifo si logra solucionar sus temas en Chipre y, mucho más adelante, a Leonardo Franco.

(foto: clubsportingcristal.pe)

Posteriormente, en La Florida, la directiva cumplió con presentar a los dos únicos refuerzos extranjeros que tenemos hasta ahora: Nicolás Ayr y Jorge Cazulo. Ambos jugadores posaron con la camiseta celeste y dieron las declaraciones de siempre.

Mañana 4 (dos días antes de lo que se dijo en un primer momento) empiezan los trabajos en La Florida durante una semana. Luego se irá a Arequipa otra semana, regresamos a Chosica unos días más y de ahí a Ecuador para el primer amistoso con público.

La Tarde Celeste será el 12 de febrero ante Universidad San Martín.

SOCIAL

31Suscriptores+1
9,294SeguidoresSeguir

Escriben

1640 PUBLICACIÓN55 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS