Torneos internacionales

Por -
10 1981
(Prensa Sporting Cristal)

por Roy Galdós Sánchez

El pitazo final de Carlos Orbe llegó y con ello las sensaciones, tras lo visto en el estadio Nemesio Camacho, no fueron las mejores. Un impotente Sporting Cristal había quedado terriblemente retratado ante el vigente monarca del fútbol colombiano, Independiente Santa Fe. Una derrota por 3 – 0 que, en el papel -y para efectos de la posición en la tabla-, dejó al conjunto cervecero al borde del “Knock-Out” de manera prematura.

En el fútbol, la palabra “retratado” puede interpretarse de muchas maneras. Contextualizándolo al partido del jueves, podría sonar un poco injusto decir que Sporting Cristal quedó así en Bogotá. Sin embargo, la Copa Libertadores, siendo un torneo –como muchos otros- que para seguir avanzando te inyecta una pizca de resultadismo, admite esta palabra independientemente del trámite del partido.

Ahora, de esta afirmación surge una pregunta que no solo involucra a Sporting Cristal y su derrota en tierras cafeteras: ¿Por qué a los equipos peruanos les cuesta tanto evitar quedar retratados a nivel internacional, si en el desarrollo del juego hay cierta tendencia favorable a estos?

Para muchos quizás la respuesta esté en el taco irresponsable de Jorge Cazulo, en los “intentos” de gol olímpico de Carlos Lobatón, en el excesivo individualismo de Gabriel Costa, en el ingreso siempre intrascendente de Cristian Ortiz, o en el fervor de José Guillermo del Solar por una idea que desde lo defensivo no tiene un sostén.

Para mí, ese tipo de afirmaciones podrían ser válidas si tuvieran un sustento que no sea el del enojo momentáneo por el resultado y que casi siempre tienen un tinte individualizador de culpas. Entender lo que pasó en Colombia amerita una posición muy cuidadosa para no caer en el círculo de las personas que solo se limitan a ver la punta del iceberg.

Sporting Cristal, como la mayoría de equipos peruanos que participan en la Copa Libertadores año a año, no solo juegan con la “misión” de clasificar a octavos de final. Ese “año a año” ha dejado de ser un tiempo de espera para convertirse en una carga. Carga que no solo está conformada por los malos resultados, sino también por el hecho de que el margen con los demás equipos sudamericanos sigue creciendo. Y eso, a la larga, termina convirtiéndose en una mochila muy pesada, que queriendo o no queriendo, nos negamos a ver de qué está llena.

El retorno de Bogotá a Lima ha sido muy duro por cómo sucedieron las cosas. Un retorno que seguramente significó tener en la espalda esa mochila aún más pesada. Y no precisamente por los tres goles recibidos.

(Prensa Sporting Cristal)

Sporting Cristal fue derrotado por Independiente Santa Fe de Colombia en el marco de la fecha 2 de fase de grupos de la Copa Libertadores. Los dirigidos por Del Solar se vieron rápidamente en desventaja tras facilitar el gol inicial por una falla en defensa y a pesar de tener dominio territorial y oportunidades en su mayoría en el primer tiempo, terminaron sucumbiendo ante la efectividad y jerarquía del rival.

Un 3-0 que duele y nos deja en el fondo de la tabla del grupo B. Esperemos que el equipo encuentre la efectividad ante The Strongest y el juego que nos permita competir y confirmar el buen juego que se mostró a inicios de temporada. Para este partido “Chemo” eligió jugar con un 1-4-2-3-1 aunque modificó con Sánchez abierto por izquierda y Lobatón tratando de jugar de enlace entre la primera línea de volantes y Blackburn. Los once elegidos fueron: Viana; Revoredo, Cazulo, Abram, Céspedes; Aquino, Ballón; Costa, Lobatón, Sánchez y Blackburn.

Así los vimos.

Mauricio Viana (6): Respondió con acierto y poco o nada tuvo que ver en los goles recibidos. Fue exigido dos veces en la segunda mitad y respondió sin problemas. Su aporte, aún en la derrota, es decisivo.

Renzo Revoredo (4): De muy poca participación por banda y sin ser apoyo efectivo en ataque. Sus preocupaciones defensivas fueron mayores y tuvo que controlar como pudo los ataques de los ágiles jugadores colombianos. Fue sustituido por Sandoval a los 75′.

Jorge Cazulo (5): De un error suyo, al recuperar un balón con el taco, terminó convertido el primer gol rival. Anticipó bien en muchas jugadas y pudo ganar en algún córner a favor generando peligro. En el segundo tiempo, con el equipo ya volcado en busca del empate, poco pudo hacer para evitar los goles en contra que sentenciaron el encuentro.

Luis Abram (5.5): El de mejor performance en defensa dentro de la mediocridad de la performance del sector. Tuvo anticipaciones por alto evitando centros y evito salir despejando largo más de lo necesario, aunque ejerció poca presión en los últimos minutos en las jugadas puntuales de los 2 goles finales de Santa Fe.

Jair Céspedes (4): De mínimo aporte en ataque, pareciera haber involucionado después de terminar el 2016 en buen nivel. Terminó diluyéndose en la indecisión al no ser influyente en ningún extremo del campo. Debe mejorar para poder ser más contundentes en ataque y defensa. Su trajín excesivo quizá tenga influencia en su rendimiento actual.

Pedro Aquino (5.5):  Sacrificado al ser el de mayor esfuerzo y despliegue en el medio de contención. Fue el encargado de retroceder a cubrir los defensas centrales en las salidas. Sin embargo, no pudo controlar a los delanteros colombianos en los 3 goles.

Josepmir Ballón (5): Empezó en primera línea de volantes junto a Aquino. La idea era sumar control de pelota y asociar con Lobatón para llegar con mejor opción al arco rival. Un buen disparo suyo en el minuto 21 salvado por Castellanos pudo ser el gol del empate. Fue reubicado en el segundo tiempo ante la salida de Revoredo.

Carlos Lobatón (6): El mejor jugador del equipo hasta su sustitución. Llevó los hilos del medio campo y siempre significó peligro en el campo y arco rival. Tuvo varios disparos de media distancia y jugadas de balón detenido que significaron opciones de gol incluyendo un gran tiro de esquina que casi termina el gol olímpico. Ortiz ingresó en su lugar a los 60′ ante el agotamiento producto de la intensidad del juego.

Gabriel Costa (5.5): Impetuoso y desequilibrante por la banda derecha. Su apoyo con la presión a la salida del rival es fundamental, sin embargo, al no tener mayor apoyo, su esfuerzo no fue suficiente para hacer la diferencia. Perdió ante la fortaleza de los defensores rivales y el poco apoyo en banda por parte de Revoredo.

Joel Sanchez (4.5): De mal partido en líneas generales. Desperdició increíblemente una oportunidad a los 23 minutos al quedar solo frente al arco de Castellanos. Su disparo se fue sobre el travesaño cuando era más fácil anotar. Luego de esto su rendimiento se fue perdiendo.

Rolando Blackburn (5): Sin mayores oportunidades generadas para él. Su participación fue limitada, aunque pudo ganar un balón largo que terminó con falta por parte de la defensa de Santa Fe que pudo ser algo más que la tarjeta amarilla sancionada. En la segunda mitad fue prácticamente nulo.

Cambios

Christian Ortiz (4): Entró al campo de juego en lugar de Lobatón pero no pudo tener una actuación determinante. Su presencia fue más notoria en la ejecución de tiros libres o córners. Aún esta en debe.

Ray Sandoval (5): Ingresó con muchas ganas intentando hacer la diferencia con su habilidad y rapidez, sin embargo fue poco lo que pudo hacer ante un equipo rival con superioridad física y futbolística.

Irven Ávila (S/P): Ingresó en el minuto 88 y no tuvo suficiente participación para ser evaluado.

DT

José Guillermo del Solar (4): Mantuvo su idea de juego pero nunca pudo encontrar la variante que hiciera la diferencia cuando más oportunidades tuvimos.  El control en el medio campo fue inocuo en la segunda mitad y eso es algo que pudo proponer de manera diferente teniendo la opción de Calcaterra en el banco. 6 partidos sin conocer la victoria y momentos difíciles los actuales para “Chemo”.

(Prensa Independiente del Valle)

por José Gálvez

Han pasado un poco más de 3 años desde que se inició o re-potenció el proyecto de fútbol formativo en nuestras fuerzas básicas tras la llegada del español Alberto Giraldez en 2013 para asumir el puesto de director de fútbol formativo de SC. Conforme paso el tiempo, se sumaron Telmo de Andrés (hoy jefe de unidad técnica), Manuel Barreto (DT Sub-18/1998; se incorporó este año), Víctor Reyes (DT categoría juvenil 99), Rubén Díaz (DT categoría infantil 2000), “Julinho” (categoría calichín 2001), entre otros. Pero no olvidemos que desde el vigilante, la cocinera, el jardinero, el utilero, el chofer y los profesores de la Escuela Base son importantes y todos los demás son parte de este proyecto, el éxito será de todos! ¡Todos juntos avanzamos para y por Sporting Cristal!

(Prensa Sporting Cristal)
(Prensa Sporting Cristal)

La lista de jugadores que viajaron a jugar la Copa Mitad del Mundo Sub-19 a Ecuador fue la siguiente:

  • Porteros: Renato Solís y Luis Felipe Ramírez.
  • Defensas: Walter Zevallos, Carlos Rojas, Kevin Moreno, Jefferson Portales, Boris Alzamora, Flavio Bermúdez, Gianfranco Chávez y Jesús Mendieta.
  • Volantes: Dominnic Vásquez, Kevin Peña, Brandon Palacios, Daniel Alvarado, Hugo Ancajima, Jeremy Canela y Luis Carranza.
  • Delanteros: Ernesto Calle, Renato Espinosa y Flavio Gómez.

La base de este plantel fue la Sub-18 (1998), regalando un 1 año de edad.

¿El director técnico? Manuel Barreto (muy vapuleado en el inicio del torneo, todo se desenfrenó por un post desafortunado a causa de los malos resultados frente a IDV y Deportivo Cali – me preguntó si vieron los partidos o fue un post de puro amargo).

Los números de esta Sub-18 en la Copa Federación son:

  • 13 victorias, 2 empates y 4 derrotas.
  • 52 goles a favor y 26 goles en contra.
(Prensa Independiente del Valle)
(Prensa Independiente del Valle)

Independiente del Valle 7 – 0 Sporting Cristal

Estoy seguro que a cualquier hincha celeste que le interesa el futuro de nuestro fútbol formativo le preocuparía y le molestaría perder con un resultado tan abultado. Más allá del resultado, me preocupó no generar (ante las buenas referencias sobre Barreto). No quedó algo por rescatar en el primer partido. Eso sí, hay que considerar que si ya para los futbolistas profesionales es complicado adaptarse a la altura, imagínense a los juveniles. En nuestro debut nos enfrentamos frente a uno de los favoritos: Independiente del Valle -Subcampeón de la última Copa Libertadores con un plantel joven, en su mayoría canteranos- es un indicio de la ventaja que nos llevan en formación.

El cuadro ecuatoriano fue muy superior en todas sus líneas, aparte del buen biotipo de sus juveniles. Malas salidas de nuestros centrales, nerviosos ante la presión rival. Poca responsabilidad de Renato Solís en los goles (con excepción del tiro libre, quizás pudo hacer algo más).

Por un solo partido no se puede sacar conclusiones.

(Prensa Independiente del Valle)
(Prensa Independiente del Valle)

Deportivo Cali 4 – 2 Sporting Cristal

Para el segundo partido también nos enfrentamos ante un equipo superior. Sin embargo, el cuadro celeste pudo mostrar su fútbol por momentos. Kevin Moreno (Defensa central) esta vez arrancó como titular y nuestra defensa mejoró en comparación al partido anterior. Quizás el resultado pudo ser un poco engañoso. Hubo jugadas preparadas en los tiros libres que no supieron ejecutarse. Para rescatar la actuación silenciosa del volante central Kevin Peña.

Lo de Luis Carranza también fue bueno aunque hubo jugadas en las que decidió mal, en vez del pase sacaba disparos que no causaron tanto peligro.

El primer gol celeste llegó tras un córner, mala salida del arquero rival y anotó de cabeza Kevin Moreno. Brandon Palacios falló un penal pero tendría su revancha ya que marcó el segundo descuento. Pese al resultado me dejó un poco más tranquilo la actuación del equipo.

(Prensa Sporting Cristal)
(Prensa Independiente del Valle)

Sporting Cristal 3 – 0 Barcelona SC

Frente al equipo amarillo la dupla de centrales fue Gianfranco Chávez – Kevin Moreno – acompañados por Walter Zevallos y Jesús Mendieta como laterales. Muy bien la defensa. El rival no exigió mucho, más que presionar solamente corrían. Poco fútbol.

El primer gol llegaría temprano luego de una sucesión de pases tras un tiro libre indirecto a mitad de cancha. Mendieta para Peña. Peña para Carranza. Carranza para Vázquez que desbordó desde casi la mitad de la cancha, construyó una pared con Calle y quedó sólo para asistir a Flavio Gómez, quien de taquito puso el primero. ¡¡Golazo!!!

El segundo llegaría tras un buen corte de Peña en el centro del campo, que le quedó a Carranza y se la cedió a Gómez, quien hizo un muy bien cambio de juego hacia la banda derecha para Hugo Ancajima. Este enganchó y dejó a un defensa rival en el suelo, disparó y atajó el arquero. Felizmente le quedó el rebote nuevamente para su izquierda y anotó el segundo.

Para destacar, el buen gesto de Fair Play por parte de nuestros centrales, ayudando a un rival lesionado.

El lateral derecho Walter Zevallos fallaría un penal en el inicio del ST. El tercer gol llegaría tras una buena recuperación de balón por parte de Peña. El equipo vuelve a iniciar la jugada desde atrás con Renato Solís que se la cede a Moreno, pase largo a la banda izquierda para Palacios que la baja y cede al medio para Carranza que abre a la banda derecha para Zevallos, quien asistió a Renato Espinosa y debajo del arco completamente sólo añadió el tercero definitivo. Bien Cristal en todas sus líneas.

(Prensa Independiente del Valle)
(Prensa Independiente del Valle)

Sporting Cristal 5 – 0 El Nacional

Pese a que el rival hacia presión ordenada en comparación a Barcelona, el resultado fue más abultado. Muy buen partido de Cristal en todas sus líneas. Cabe mencionar que en el siguiente partido los narradores comentarían que este Nacional participó en este torneo con un plantel de ex-juveniles que estuvieron años atrás a modo de prueba, no sé qué tan cierto haya sido esa información pero fue lo que se comentó.

Renato Espinosa anotaría el primero a los 6 minutos de iniciado el PT. El segundo gol llegaría tras una buena asistencia del central derecho Kevin Moreno que el mismo Espinosa recepcionó y en una fusiló al primer palo al arquero rival.

Para el inicio del ST, Flavio Gómez aumentaría la cuenta tras un disparo de 25 metros, golazo. El cuarto gol nuevamente llegaría tras una recuperación de balón y una gran cantidad de pases que Brandon Palacios terminaría filtrando para Luis Carranza, quien dejaría al arquero en el camino y anotaría el cuarto. El quinto también llegaría tras una sucesión de pases, Ancajima dejaría sólo a Brandon Palacios frente al arquero y sellaría la goleada.

(Prensa Sporting Cristal)
(Prensa Independiente del Valle)

Sporting Cristal 3 – 2 Santos Laguna

Tras el empate previo entre Barcelona SC y El Nacional, Sporting Cristal llegaba clasificado para el encuentro frente a los mexicanos; que fue una buena prueba a superar tras los 2 triunfos y las 2 derrotas previas. El cuadro mexicano salió sin 4 habituales titulares que entrarían en el complemento, sin embargo eso no les impidió mostrar la buena formación en sus canteras. Para este partido debutaría en el torneo el portero Luis Ramírez.

Los goles rivales llegarían por errores nuestros. El descuento nuestro llegaría en la última jugada del PT tras un tiro libre que generó Ancajima. El zurdo Mendieta anotaría el gol, metiéndola por debajo de la barrera. (muy parecido al gol de Carlos Lobaton frente a Huancayo en el 2014; guardando las diferencias)

El segundo gol celeste llegaría tras una pelota muy luchada en el campo rival, muy inteligente lo de Ancajima que cruzó el balón para Jesús Mendieta, quien de un remate cruzado (en el área) anota el empate. En el minuto 45 del ST, nuevamente de un disparo cruzado de Mendieta llegaría el tercero (hat-trick).

Pudo haber llegado el cuarto, tras un contra-ataque pero el jugador celeste terminó decidiendo mal, su pase fue tardío y el arquero rival alcanzó a manotearla para que su defensa llegue y la reviente.

Sporting Cristal clasificó en 4º puesto a Cuartos de Final con 9 puntos (Santos Laguna y Deportivo Cali también tenían la misma cantidad de puntos pero con mejor DG).

(Prensa Sporting Cristal)
(Prensa Independiente del Valle)

Ecuador Sub-19 3 (3) – 3 (1) Sporting Cristal

Ecuador -que prácticamente es la base de la selección Sub-20 que jugará el Sudamericano de 2017 en su país- llegó a estas instancias del torneo con puntaje perfecto, era uno de los favoritos a ganar el torneo. Y frente a SC, no fue la excepción. Sin embargo, el cuadro celeste respondió con buen fútbol.

Ancajima pondría arriba al cuadro celeste a los pocos minutos de iniciado el PT. El segundo gol celeste llegaría tras la buena visión de Carranza y el buen centro de Ancajima para Calle, que anticipó y de cabeza nos puso arriba nuevamente (2-1). El tercero llegaría al minuto; tras un penal generado por una jugada individual de Rojas que cedió para Ancajima. El central ecuatoriano fue a empujarlo sin intención de ir al penal, y salió lesionado. Gómez ejecutaría el penal, que iría en dirección al palo y luego al medio por toda la línea del arco rival; en el “rebote” fusilaría para el tercero. En el complemento llegaría el empate del cuadro ecuatoriano y nos iríamos a los penales. Y la historia ya lo saben, Ecuador clasificó a semifinales.

¿El campeón de este torneo? Danubio FC; ¡sí! aquel equipo que golearíamos en nuestra partido de presentación en el 2013.

Así como no se debe de subestimar el trabajo, tampoco lo debemos sobrevalorar. Ambas hacen daño. Es grato poder ver finalmente jugar al fútbol a nuestras canteras en un torneo internacional.

¡Gracias comando técnico! ¡Gracias muchachos!

Sé que antes ya participamos en pasadas ediciones de un torneo en Europa (Mundialito de Clubes Sub-17) pero el fútbol que vi, fueron sólo por momentos. Esta vez pude ver fútbol en más de 1 partido completo. Es un buen presagio que tras un poco más de 3 años, más que individualidades podamos ver fútbol colectivo.

Y cuando lleguen los logros, el éxito será de todos. No sólo de un jugador, no sólo del DT, del plantel sino de TODOS los involucrados. Los invito a seguir y ser parte de este proyecto. Ellos también necesitan nuestro apoyo.

¡FUERZA CRISTAL CARAJO!

Bonus: Los juveniles a tomar en consideración en un futuro no muy lejano deberían ser (aparte de nuestros reservistas: R. Solís, G. Chávez, Mendieta, Carranza, Palacios, Espinosa y Gómez – que por cierto juegan muy bien): Walter Zevallos (lateral derecho/central), Carlos Rojas (lateral derecho), Kevin Moreno (central), Kevin Peña (volante defensivo con mucho fútbol), Hugo Ancajima (extremo/volante por derecha) y Ernesto Calle (delantero).

Por: Jerico Gatjens

Soy de la generación de los ochentas, de la leche Enci y los apagones, la que se quedó sin la posibilidad de ir a un mundial por diferencia de goles. La generación que tuvo que aguantar personajes nefastos como Alfredo Gonzales o Nicolás Delfino. Aun así, me considero dichoso de pertenecer a esa generación.

Vi al Cristal de los noventas en todo su esplendor. Viví tardes y noches increíbles gracias a esta gloriosa camiseta: grité como loco con el gol de Marquinho en el minuto noventa cuando le volteamos el marcador al Nacional de Quito. Me ilusioné con los dos goles del Bimbo Avila en Cali y me volví a ilusionar con los dos goles de Julinho en Lima, porque ya venía el empate. Grité “que suelten al Coyote”, canté “y ya lo ven, ese es Julinho y su ballet”. Me emocioné con los Chorrigolazos y los goles de tiro libre de Solano. Disfruté de la elegancia del pelado Garay y tuve el honor (porque realmente fue un honor) de ver tapar al Viejo Balerio, un señor, un héroe, un ejemplo.

Grite cada uno de los 17 oles aquella noche en el nacional (pocos saben la importancia de ese gol, teníamos casi 2 años sin poder ganarle a la U, en esa época era una eternidad), vi casi incrédulo como metíamos y metíamos goles al pobre equipo granate hasta llegar al número 11. Vi como dimos la vuelta en el 95 y el 96 en la cara de nuestros rivales y como a pesar de todas sus artimañas seguíamos siendo los mejores. Lloré porque perdimos la final de la Libertadores, porque el más grande falló en el peor momento que podía fallar. Pero entendí que así era el futbol, porque un par de semanas antes estaba llorando mientras miraba al cielo y agradecía que después de ese cuarto gol de Solano contra Racing, ya podía decir que mi glorioso equipo, mi amor, mi vida, mi corazón, estaba en la final de la Copa Libertadores.

Ese fue el Cristal que me enamoró. Puedo dedicar horas, días, semanas, y miles de hojas contando sus hazañas, hablando de sus estrellas, de sus héroes, de sus entrenadores y de sus jugadores. También puedo hablar de sus buenos modales dentro del campo, de su respeto por el buen futbol, por el futbol de toque y de vértigo, donde los laterales pasaban, los mediocampistas creaban, los delanteros metían y donde todos, desde Pepe Vergara hasta Miguelito Linares sangraban si había que hacerlo.

CfcnLbcXEAAVNZw

Esos fueron tiempos gloriosos y muy lejanos. Hace mucho que no siento eso. Hace mucho que no salgo del estadio emocionado, sabiéndome ganador y esperando a la próxima víctima. Desde hace tiempo veo solo destellos de ese glorioso equipo de los noventas. Veo partidos mas no temporadas, jugadores mas no héroes, dirigentes mas no señores, triunfos mas no tardes y noches gloriosas. Veo jugadores y entrenadores que me ilusionan y luego me decepcionan. Digo ahora sí, este es el Cristal que quiero ver, lo canto en el estadio pero luego esa emoción se apaga y se duerme y solo espero que el partido acabe. Veo equipos intensos de 15 minutos, disfruto rachas de 2 ó 3 partidos, equipos que salen a proponer 45 minutos, jugadores con peinados raros y poca actitud y dirigentes con demasiada soberbia.

A veces pienso que es la edad, que la madurez no me permite disfrutar como antes, que el análisis le ha quitado espacio al impulso, pienso que es mi culpa pero luego sale alguien a recordarme que no lo es. Sale un dirigente hablando mal del hincha, de los jugadores, de todos, justificando sus malas decisiones, echándole la culpa al resto. Veo como cuando hay un fracaso, se renueva la ilusión, se cambia todo, se botan entrenadores, se contratan nuevos jugadores, se inventan manuales. Todo cambia, solo ellos se quedan, ellos no son los culpables, ellos no se equivocan, ellos que tuvieron éxito en los noventas siguen ahí viviendo de ese éxito, 20 años después. Y de pronto aparecen otros; que son los que duran poco, a los que les echan la culpa, que tuitean cuadros estadísticos casi burlándose de la capacidad intelectual del hincha, insinuando cosas, bien soberbios, bien orgullosos de su fracaso.

Al final todo queda en manuales, en cuadros estadísticos, porque cuando las papas queman siempre habrá un chivo expiatorio, siempre habrá un Mosquera, un Reynoso, un Ahmed, un Penny, un Raul Gonzalez, incluso un joven Gerente Deportivo al cual culpar por las malas decisiones tomadas.

11646203w

Ahora regresamos a la realidad, tendencia que se repite desde hace varios años, y seguro diremos que es culpa de la inexperiencia de Mariano Soso. Que no supo armar al equipo, que eligió mal sus refuerzos, que no supo sacar lo mejor de los jugadores que tenía. Seguro diremos que lo único que hace es tomar agua, que es la continuación de Ahmed, que tiene que botar a los jugadores como hizo Autori, que retiren a Sheput y a Loba, algún infiel será capaz de insinuar que la culpa es de Cazulo (avísenme si alguien lo hace por favor, tengo una lista de insultos especialmente elegidos para el que se atreva a insinuarlo) pero ninguno de ellos es el culpable. ¿Son responsables? Sí, pero son el menor de nuestros problemas.

Si botan a Soso o a los jugadores mañana vendrán otros, vendrá Uribe o Zegarra y seguramente después de un tiempo será su culpa. Vendrá Gallese y después de un tiempo también será su culpa, mientras tanto los grandes culpables de que el Cristal que me enamoró se vea tan lejano seguirán riéndose del hincha que no sabe lo que habla, trayendo a jugadores como Jairsinho Gonzales y Zlatan Fernandez, botando al Loco Delgado porque discutió con ellos (como se le ocurre discutir con los dioses del Olimpo, ay Loco, como se te ocurre), corrigiendo procesos y cambiando entrenadores a los cuales culpar de sus fracasos. Boten o no a Soso, la historia se repetirá, no tengan duda, solo tendremos nuevos culpables para el 2017.

El domingo empieza el campeonato nuevamente para nosotros, seguro seremos campeones a fin de año. Seguro en unos meses nos olvidamos de los culpables y estaremos cantando en un partido contra La Bocana que ese es el Cristal que queremos ver. También diremos que Loba todavía está vigente, hablaremos de cómo Soso con su inexperiencia le volvió a ganar a Mosquera y a Chale, de cómo le pasamos por encima al Unión Comercio y otras cosas más que seguro querrán que digamos. Seguro renuevan nuestras esperanzas con un nuevo plan, un nuevo manual, mientras tanto el Cristal que me enamoró se seguirá alejando mientras ellos toman su Guaraná helada, bajo la sombra de su toldo Adidas y al ritmo de su querida “Yo soy Celeste”.

Salud Celestes, algún día volveremos a ver un Cristal como el de los noventas y seguro hasta mejor, esta camiseta es más grande que un director de cine y su asistente.

Es muy complicado. Ganar no basta para Sporting Cristal, con lo difícil que eso ya es. Además debemos esperar que Huracán caiga en Colombia y que la combinación de ambos resultados de una diferencia de 5 goles a nuestro favor. Es decir, si logramos vencer por la mínima, un 4-0 en Medellín; si ganamos 0-2, un 3-0 en el Atanasio y así sucesivamente. Eso sí, sería preferible que si se da la combinación de resultados, los argentinos marquen la menor cantidad de goles, ya que también son un criterio de desempate. Suena feo, mediocre, no sé, para mí es más mediocre quedarnos con “ya estamos eliminados” y listo, dejar de luchar por un objetivo alcanzable, eso sí sería terrible, en fin, no espero que todos coincidan con esta opinión.

Enfrentamos a un rival como Peñarol que viene descansado, eso porque se suspendió su partido debido a la falta de escenario para visitar a Rentistas; generalmente usan el Centenario, pero un concierto impidió su uso. Aun así, tienen bajas, por lesión, suspensión y otras decisiones (aunque no sé si lo último sería considerado como baja). Mariano Soso también tendrá problemas para armar el once así que veremos que define para que hoy a las 5:30 pm. en el Campeón del Siglo salgamos a por la clasificación.

El primer partido oficial del estadio. (USI)

El rival

Quienes vieron el Huracán-Peñarol, sabrán que en Gastón Guruceaga seguiríamos teniendo un obstáculo importante a pesar de lo que diga la madre del arquero suplente: Damián Frascarelli. ¿No saben de que hablo? En el buscador de Google o Twitter pongan “la mamá de Frascarelli” y verán. Bueno, la cosa es que al final tapará el último en mención, gran oportunidad para darle la razón a su progenitora a nivel internacional.

La defensa no tendrá al central: Carlos Valdez; ni al lateral derecho: Matías Aguirregaray; ambos no fueron convocados. Sí estará Gianni Rodríguez como carrilero zurdo y por la otra banda jugaría Andrés Rodales. ¿Los centrales? Todo hace indicar que serían Emilio MacEachen y Fabrizio Buschiazzo. Otras alternativas son Maximiliano Olivera por izquierda y Hernán Petryk que puede jugar por derecha.

Promedio de 23,75 años para la probable defensa de Peñarol. MacEachen y Buschiazzo en la foto de izquierda a derecha. (Tenfield)

Al medio estarán Nicolás Freitas y Tomás Costa. Un poco más adelante se encontrarían Federico Valverde y Luis Aguiar. Si el DT quiere probar otros elementos, están Rodrigo Viega, Nicolás Albarracín y Hernán Novick. No estará Maximiliano Rodríguez por lesión y tampoco Nahitan Nandez que fue expulsado en Buenos Aires.

El delantero más importante será Miguel Murillo, pero no subestimemos al juvenil Diego Rossi ni a Cristian Palacios, cualquiera de los 2 será acompañante del mencionado y querrán ganarse más oportunidades para el futuro. ¿Diego Forlán? Lesionado. Diego Ifrán y Matías Affonso tampoco fueron convocados por mismas razones.

Sinceramente, Murillo es un delantero de temer. (Tenfield)

Sporting Cristal

Gabriel Costa estaría recuperado y será de la partida, misma situación de Santiago Silva. Volverá Carlos Lobatón al titularato y a la capitanía. Otro inicialista será Alberto Rodríguez. Es decir, mismo once que ante Atlético Nacional y Huracán.

No viajó Jair Céspedes ¿Soso se volvió loco? No, pasa que el zurdo sumó su tercera amarilla ante Atlético Nacional y está suspendido. Lo reemplazará Alexis Cossío.

Y bueh… Aquí es cuando también fue titular. (Luis Ramírez/Getty Images)

Precio de entradas: (Para el público en general)

  • Güelfi: 150 pesos uruguayos (15,29 soles)
  • Damiani: 350 pesos uruguayos (35,67 soles)
  • Henderson: 950 pesos uruguayos (96,82 soles)

Para orientarnos. La tribuna Gastón Guelfi vendría a ser lo que conocemos como Norte en el Estadio Nacional, aunque en Uruguay se le conoce como Tribuna Este y ahí se ubicaría la barra del Sporting, en el sector pegado a la Henderson. La tribuna José Pedro Damiani sería Oriente en el Nacional y la tribuna Frank Henderson sería Occidente; en Uruguay se les denomina Sur y Norte respectivamente. Mientras tanto, la tribuna Washington Cataldi sólo está disponible para socios de Peñarol.

Y las encuentras en:

  • RedPagos
  • Boletería de la tribuna Olímpica del Estadio Centenario de 10 am a 6 pm. (hora uruguaya)

Posibles alineaciones:

CA Peñarol: (1-4-4-2) Frascarelli; Rodales-Buschiazzo-MacEachen-Gi. Rodríguez; Valverde-Freitas-Costa-Aguiar; Rossi-Murillo

Sporting Cristal (1-4-2-3-1) Penny; Revoredo-Cazulo-Cossío; Calcaterra-Ballón; Costa-Lobatón-Ávila; Silva

(Prensa Sporting Cristal)

¿El fútbol empieza por los pies o por la cabeza? Excelentes intérpretes del buen fútbol tienen distintas respuestas a esta pregunta. Ángel Cappa, por ejemplo, sustenta que el fútbol empieza por los pies porque para poder jugar, es necesario poder parar y pasar una pelota. Por el otro lado, Jorge Valdano va aún más allá y subraya que el fútbol empieza por la cabeza porque hay que saber cómo parar una pelota y cuando pasar una pelota en una situación determinada en el juego. Ahora, ¿cuál es la correcta? Y la respuesta a esa pregunta es: ninguna. Ambas respuestas conducen al tema de la técnica. Para ser un equipo con buena técnica hay que tener jugadores que tengan gran acierto en las decisiones que toman para superar los obstáculos que propone el rival y el juego. Y en eso, Atlético Nacional nos saca años luz.

¿Qué hago si un equipo tiene claramente mejor técnica que el mío? Siguiendo la lógica del fútbol, que en la mayoría de los casos tiene razón, intento arrebatarle la pelota y jugar en su campo el mayor tiempo posible. Y eso fue lo que intentó hacer Sporting Cristal. Con valentía y una propuesta que cada vez se nota más, Cristal pretendió y en efecto fue –en gran parte del partido– superior a Atlético Nacional.

Pero hubieron detalles en los que, precisamente, la falta de “técnica” condujo a tener errores conceptuales debido a malas decisiones para superar obstáculos del juego. Haré énfasis en los tres más graves del partido:

1. A pesar de la mejora en el triángulo Rodríguez – Cazulo – Ballón, el concepto del “hombre libre” sigue siendo una deuda. El “hombre libre” se refiere cuando se genera superioridad numérica en alguna parte del campo. Si Rodríguez tiene la pelota y no lo marca nadie, tiene que provocar marca conduciendo. Así, lógicamente, se crea un espacio que tiene que ser aprovechado para un volante. De esta forma, hay un jugador menos del rival que obstaculiza la circulación de la pelota. A lo largo del partido, cuando los centrales tenían la pelota sin marca, Josepmir Ballón se acercaba para que los centrales le den un pase de 1 metro sin sentido alguno.

2. El segundo error que noté fue el apresuramiento en las decisiones. Hubieron varias ocasiones a lo largo de todo el partido donde Lobatón abuso del lanzamiento largo cuando Cristal contragolpeaba. La ansiedad le ganó a la paciencia en el segundo tiempo y el equipo empezó a forzar espacios en lugar de encontrarlos a través de la circulación, como se hizo en el primer tiempo. Lastimosamente el tiempo le ganó a la convicción en el último tramo.

3. Finalmente, me enfocaré en la tarea de nuestro supuesto mejor suplente. El jugador que le debería cambiar la cara al equipo dándonos más aire en ataque y argumentos ofensivos: Alfredo Ramúa. El “Chapu” entró con una sopa de emociones en la cabeza y se olvidó cuando y cómo utilizar la gambeta, lo que nos lleva otra vez al concepto de la “técnica”. La gambeta es un recurso válido, una virtud, pero también puede ser un defecto. Es un defecto cuando se utiliza en ocasiones inoportunas, y no con el fin de crear una ocasión de gol. El “Chapu” pretendió gambetear en la mitad de la cancha, en donde es más fácil pasar la pelota que pasar a un hombre. La gambeta de Ramúa siempre va a ser un muy buen argumento cuando se use en zona de definición, pero no en situaciones en las que es más probable crear peligro a través de superioridad numérica que por desequilibrio individual.

¿La defensa?

No le vi un mal partido. A no ser que crean posible anular el 100% de intenciones en ataque que tienen jugadores de talla mundial como Ibarbo y el crack Marlos Moreno a través de Revoredo, Cazulo y Rodríguez, y teniendo 50 metros a la espalda de nuestros defensores.

Queda seguir por este camino. Porque en el afán de jugar de la mejor manera posible, está el concepto de devolverle el fútbol a la hinchada, al pueblo, que es su único dueño. Por supuesto que devolvérselo en forma de triunfo es importante, pero sobre todo en la convicción de hacer un fútbol noble y honesto.

Nos toca alentar, y de verdad.

Este sí es un partido definitivo, y tenemos que buscar que sólo sea el primero de muchos más. Sporting Cristal recibe al mejor equipo de la Copa y TIENE QUE GANAR. El escenario está claro, si generamos como en Buenos Aires, hay chances, si definimos así, no hay nada.

Atlético Nacional pondrá algunos suplentes, es cierto, pero… ya saben, esos suplentes acá serían titulares en todos los equipos. Reinaldo Rueda y sus dirigidos tienen importantes opciones de terminar con puntaje perfecto la fase de grupos y chocar con un rival “débil” en la siguiente ronda a la que ya clasificaron. Esto es a lo que se enfrentan los dirigidos por Mariano Soso, hoy desde las 7:45 pm. en el Estadio Nacional.

El rival

Así como en SC no hay rotación en el arco, en Nacional tampoco: Franco Armani será nuevamente el guardameta.

Franco Armani (USI)

Sólo hay una duda en la zaga: Gilberto García de lateral o Felipe Aguilar de central, dejando a Daniel Bocanegra en la posición que viene ocupando (lateral derecho). Y Bocanegra es uno de los confirmados, junto a Davinson Sánchez que será central y Farid Díaz que continuará como lateral izquierdo. Son bajas: Francisco Nájera y Alexis Henríquez, ambos centrales y ambos quedan fuera por dolencias musculares.

Al medio estará el seleccionado Alexander Mejía junto a Sherman Cárdenas que increíblemente venía siendo suplente en el ‘Verdolaga’, pero que con la virosis del titular de Colombia: Sebastián Pérez, iniciará en la primera línea de volantes. Más adelante estará el venezolano Alejandro Guerra junto a Macnelly Torres -suplente también, imagínense- para armar las jugadas en el último cuarto del campo.

Macnely Torres (USI)

Los delanteros serán Andrés Ibargüen y Víctor Ibarbo, aunque cualquiera de los 2 también puede recogerse unos metros y fungir de último pase. Lo más increíble es que tendrán 3 o 4 delanteros en banca como Orlando Berrío, Luis Carlos Ruiz, Jonathan Copete y el crack Marlos Moreno.

Sporting Cristal

Se recuperó Santiago Silva así que no hay cambios con respecto al once que inició con Huracán.

(EFE)

¡FUERZA CRISTAL!

Precio de entradas:

  • Populares norte y sur: 15 Soles (Menores de 3 a 12 años: 5 Soles)
  • Oriente Alta/Baja: 55 Soles (Menores de 3 a 12 años: 5 Soles)
  • Oriente Intermedia: 70 Soles
  • Occidente Alta/Baja: 85 Soles (Menores de 3 a 12 años: 5 Soles)
  • Occidente Intermedia: 100 Soles

Y las encuentras en:

  • Teleticket de Wong y Metro (Oriente y Occidente) (Todas las tribunas en la web)
  • Estadio Nacional (Todas las tribunas)

Posibles alineaciones:

Sporting Cristal: (1-4-2-3-1) Penny; Revoredo-Cazulo-Rodríguez-Céspedes; Calcaterra-Ballón; Costa-Lobatón-Ávila; Silva

Atlético Nacional: (1-4-2-2-2) Armani; Bocanegra-Aguilar (García)-Sánchez-Díaz; Mejía-Cárdenas; Guerra-Torres; Ibargüen-Ibarbo

 

Luego del amargo trago que significó perder el invicto del torneo local, en el Gallardo, por un gol a cero ante Deportivo Municipal, el equipo rimense cayó derrotado en Argentina ante Huracán por cuatro goles a dos en la Copa Libertadores. Y para darle más color al dolor, el equipo de Voley de Sporting Cristal quedó eliminado por Regatas Lima luego de un reñido encuentro por tres sets a dos.

Si en las buenas yo te sigo a todos lados, en las malas… en las malas es mejor ver para dónde vamos. En los partidos contra Municipal y Huracán pude apreciar al plantel Sporting Cristal en su conjunto, y a la propuesta de Soso con dos equipos distintos. Del partido con los ediles concluí que el equipo de la franja debe tener serias limitaciones para no haber goleado a un equipo tan pobre como el que presentó esa tarde Sporting Cristal. Un Cristal timorato, incapaz de generar fútbol, apelando a la torpeza y a la imprecisión para avanzar y retroceder. En la Libertadores, contra Huracán en Buenos Aires, Sporting Cristal con lo mejor que tiene hizo momentos de buen fútbol y hasta se puso adelante en el marcador con justicia. Hasta que Huracán, más con garra que con juego, volteó el marcador. El cervecero, a pesar de sentir el golpe, guapeó en el campo y le empató para ir a un segundo tiempo a jugarse la victoria, obteniendo – a pesar del esfuerzo – una merecida derrota por errores defensivos ya vistos en este equipo.

Rescatable, sin duda, la entrega del equipo, la generación de futbol, el ataque en bloque, y el tener a Huracán encimado y defendiéndose con todo. Lo lamentable fue la falta de efectividad de cara al arco rival y los errores defensivos: rebotes que dejan a tiro de gol al rival, mal cierre de la defensa, otra pelota pérdida por Josepmir Ballón que termina en gol, otro gol de pelota detenida en la cual Jorge Cazulo pide que marquen a un jugador y nadie le hace caso. Errores repetidos que en Copa cuestan amargos tragos.

Las semejanzas encontradas entre el equipo que enfrentó a los ediles y el equipo que enfrentó a Huracán es la propuesta: cuatro al fondo, tres al medio, dos extremos y un delantero centro. Contra los ediles, aprecié las falencias de los laterales. Alexis Cossio mostró que aún no corrige las deficiencias que lo llevaron a ganarse la banca el 2015. Cuando se proyecta a velocidad centra a las nubes, porque no sabe centrar corriendo y ese es un error de formación. La virtud que tiene es cuando frena, hace un amague o se hace el espacio, se para, trota y centra. Otra virtud es cuando entra por el medio o por el costado a velocidad y remata al primer palo. Y estás virtudes y deficiencias me hacen recordar un comentario de hace unos años. Antes de la llegada de Claudio Vivas, en menores, Cossio era volante; debido a la falta de laterales, se le probó de lateral y se quedó hasta ahora en ese puesto, tratando de potenciarlo. Por eso tiene un juego más virtuoso cuando hace diagonales hacia el centro o llega por el medio a rematar.

El caso de Josué Estrada es similar: No sabe encarar en el uno contra uno, y no tiene control direccionado. Por eso, cuando recibe un pase la devuelve atrás o busca hacerse un espacio para centrar, pero no busca ganar la raya a velocidad o hacer una diagonal interior, porque los rivales le ponen el cuerpo y le quitan el balón. Otro lateral que está en nómina y me gustaría ver es Flavio Rámirez, categoría 96, quien va por derecha, y era goleador en menores. Espero que no haya sido un delantero que ahora ponen de lateral.

Me quedó claro del partido contra Muni es que si se va jugar con extremos debe ser titular Alexis Rojas, quien entiende mejor el juego en ese puesto. Me quedó claro que Alfredo Ramúa de extremo pierde sorpresa y de volante necesita un socio en el medio o un delantero cazador. El Chapu sin ese tipo de socios no puede hacer su juego ni hilvanar jugadas de peligro. Cuando se juntó con Gabriel Costa se armó mejor el juego ofensivo por el centro, pero era Irven Ávila quien erraba. Se interponía como nueve y destruía la jugada con un mal pase hacía los lados. El gol edil fue un canto a nuestras falencias: Corzo va por un lado y centra hasta al otro lado para que Lavandeira la clave al fondo. ¿Los laterales celestes? No estaban. Quedó demostrado que el precio de jugarte por los canteranos en una propuesta que no está cimentada es disparar al aire como Django herido, un canto a la inutilidad y una apelación a la suerte para ganar.

En cuanto al partido contra Huracán, el buen juego de Sporting Cristal me hizo recordar a los triunfos en Matute y Arequipa: velocidad, toque, salidas en bloque. Con un inspirado Carlos Lobaton – cuyo talento de crack hilvanó el juego del equipo -, con Irven y Costa movedizos, y Santiago Silva tocando y abriéndose el espacio para crear peligro. Hasta ahí iba bien la propuesta. Ese es el camino, pensé. Bien. Hasta que apareció Huracán.

Pienso que el problema de Sporting Cristal, tanto en el equipo A como el B es la zona media. Desde mi punto de vista, quien debe reemplazar a Lobatón al medio es Costa y no Ramua, porque Gabriel Basilio Costa tiene mejor panorama de juego y sabe entrar a velocidad por el medio. El Chapu, en cambio, necesita un socio para tocar y desmarcarse: cuando no lo tiene desaparece y cuando va de extremo hace la diagonal interior pero no remata, porque busca hacer un centro que nunca encuentra un nueve. El otro problema es Ballon, quien, cuando está con todas las luces prendidas es un baluarte pero con la seguidilla de partidos de torneo local y selección lo ha perjudicado. Cada vez que pierde un balón en salida es un gol en contra.

Debo reconocer que la propuesta de Soso me gusta: El juego con extremos, un ataque en bloque, un equipo compacto para defender y atacar, haciendo un ritmo intenso. Los errores que veo hacen que la propuesta no funcione bien son:

1).- “Que juegue lo mejor que tenemos”. Por poner a los mejores que tenemos, vemos a Cazulo de central, para que juegue Ballón de ancla; vemos al Chapu y Costa de extremos, para que juegue Lobatón flotando al medio que es donde mejor evoluciona su juego. Y cuando sale Lobatón quien lo reemplaza es el Chapu, quien sólo al medio es fácil de marcar o cortar, y a pesar de eso, El Chapu lo hace mucho mejor que Sheput, cuya movilidad dista mucho de la velocidad que requiere la propuesta. Esto impide formar un mediocampo sólido y con variantes.

2).- “Proponer con lo que no hay”. Como escribí líneas arriba, estoy de acuerdo con la propuesta de Soso, la cual emplea los extremos y en su mejor versión cambia la línea de cuatro a línea de tres. Suena bonito y me gusta cuando resulta. Dado que es una propuesta que también utiliza Pablo Zegarra, es con la reserva que se aprecia mejor en el campo de juego lo que Cristal busca. Y no sólo se ve bien sino que obtiene buenos resultados, a pesar de ciertas limitaciones técnicas propias de jugadores en formación. Pero en lo táctico es un equipo muy bueno.

El tema es entonces usar a los jugadores donde mejor funcionan. Por ejemplo, quedó claro que Revoredo es el mejor lateral derecho que tiene Sporting Cristal en este momento, mientras por izquierda está cerrado que es Céspedes. Luego de ellos, nos está faltando competitividad porque ni Cossio ni Estrada han mostrado ser alternativas para pelear el puesto. Por otro lado, si te vas a jugar por extremos hay que poner a quienes conozcan mejor el puesto como Alexis Rojas, quien puede ser ligero pero sabe desenvolverse y se entiende bien con Alexander Succar. No puede ser que no jueguen juntos si la última vez que lo hicieron Succar hizo gol con pase de Rojas. Pedro Aquino ha madurado bien y es alternativa de Horacio Calcaterra. La alternativa de Ballón debería ser Cazulo y la alternativa de Lobaton debe ser Costa y no Renzo Sheput o Ramua. Si va jugar Ramua es preferible que sea al medio, con un nueve de área como Silva y con Costa más retrasado acompañándolo al medio.

Me quedó demostrado que Sporting Cristal con ese ritmo que perdió ante Huracán le ganó a Alianza Lima en Matute. Esa propuesta para el torneo local alcanza. Para mejorar no hay que “poner siempre lo mejor que hay” sino que “se debe emplear mejor lo que hay”. Es como dice Simeone en un comercial de TV: “Van a jugar los mejores. Si sos bueno y no trabajás, te quedás. Si no estás al ritmo de los demás, te quedás. Si no sentís al equipo, te quedás seguro”.

Por supuesto que Mariano Soso es el culpable. Es más, no debemos de perder ni un segundo de nuestro tan preciado tiempo en pensar quien es el culpable. Está clarísimo que es Mariano Soso y nadie más. Ni Lombardi, ni Cúneo, ni Miguel Linares, ni Lapadula. El culpable es Soso.

Pero, ¿culpable de que? Bueno, como todo entrenador, Mariano tiene la culpa de cómo y cuanto se llega al área rival con peligro. Es decir, la forma y también la cantidad de las ocasiones de gol generadas por el equipo. Pero el técnico no se relaciona, de absolutamente ninguna manera, con la falta de definición de sus jugadores. Algunos tiernos sugieren que la falta de efectividad es culpa de Soso, pero si quieren buscar culpables de eso, saquen una cita con Silva, Costa y Ávila para que les cuenten quienes fueron sus entrenadores cuando se empezaban a formar como jugadores de fútbol, por ahí encontrarán algún culpable. ¿Cómo va a ser culpable el técnico de que Costa no haya puesto el pie 2cm más abajo cuando le entró a la pelota en las ocasiones que tuvo?

Soso también es culpable de que hayamos tirado paredes a placer en campo contrario. Es culpable de hacernos llegar al área contraria justificando los recursos de una intención de juego noble y ofensiva. Es culpable que durante todo el partido, uno de los equipos protagonistas del torneo argentino nos llegue sólo 5 veces en todo el partido.

Ahora, se ve mucho la pregunta ¿De que sirve ser tan superior si nos llegan 5 veces y nos hacen 4 goles? Y yo la respondo de la siguiente manera:

Ser superior a través de la posesión y generando ocasiones de gol (como contra Huracán) siempre va a aumentar las probabilidades del equipo para ganar. Por ejemplo, imagínense que Sporting Cristal hubiera cedido la posesión de balón al rival y se repliegue en campo propio. Lógicamente Huracán tendrá la pelota y por ende, si nos llegó 5 veces cuando nosotros le arrebatamos la posesión de balón, nos llegará unas 10 veces si le regalamos la pelota. De esta forma, si nos convirtió 4 llegando 5 veces, nos convertiría, teóricamente, mínimo…¡7 goles llegando 10 veces! Ahí está uno de los beneficios de, precisamente, tener una propuesta ofensiva que involucre la pelota.

También podemos analizar la otra cara de la moneda. Si jugando ofensivamente llegamos 10 veces y convertimos 2 goles, replegándonos vamos a llegar que…unas 4 veces y ¿convertiríamos algún gol? Con suerte uno, ¿no? Ya que los que dicen que ser superiores no sirve de nada y sólo valoran el resultado, son los mismos que reclaman la falta de efectividad de los delanteros, entonces ¿dónde está la lógica? Si dicen que no sirve de nada ser superiores, ¿cómo quieren generar ocasiones de gol y capitalizarlas si dicen que nuestros delanteros no la meten y pretenden generarlas con el equipo tirado atrás? Contradicciones nefastas. Un espanto.

12977250_1190409897637691_2674977228743081169_o

¿Entonces Soso no tiene ninguna culpa de la derrota?
Algo de culpa debe de tener Mariano, lógico. Pero, ¿quién sabe? Por ejemplo reclaman la titularidad de Ballón, pero si jugaba Aquino quizás regalaba dos balones en salida en vez de uno como lo hizo Josepmir. O de repente se jugaba un partidazo. Quizás el repliegue defensivo de Cristal no fue el mejor, pero cambiando la formula, en el fútbol, nunca sabes si va a resultar. Y defensivamente el equipo respondió todo el partido menos en los 4 goles en contra. ¿Eso es defender mal? Se puede juzgar de diferentes formas. Si 2 de los 4 goles pegaban en el palo, nadie iba a hablar de una horrorosa defensa rimense. Pero yo sí creo que hay un exceso de facilidad de parte del rival en pasar nuestra línea de presión y encarar de frente a la línea de 4 defensores en el fondo. Y en esas 3 o 4 puntuales, se defendió mal y punto. Y no es que no sea nada nuevo, todo lo contrario, me parece nuevo que sólo nos lleguen 4 veces jugando de visita y en Copa libertadores.

Entonces en mi opinión, para aumentar nuestras probabilidades de ganar y crear chances de gol hay que salir a proponer con una idea en común y ser superiores a través de la pelota. Generando nosotros las ocasiones de gol y no el rival. Que los delanteros la emboquen ya es otro tema. Pero también hay que entender que perder la brújula defensivamente en 3 ocasiones, cuesta muy caro. Y eso fue lo que hizo Cristal. A todos los hinchas nos duele un resultado así ténganlo por seguro. Pero como dijo el “Chacho” Coudet, “si alguna vez pierdo, quiero que sea así.”

Por -
27 1377
(foto: ole.com.ar)

¡Que golpe que recibimos todos!

Golpe doloroso por inmerecido, golpe que deja la sangre en el ojo porque estos resultados – que ya hemos conocido algunas veces – nos dejan no sólo con el dolor de la derrota sino con la rabia de quien se sabe superior y no pudo hacer lo que la circunstancia y la historia le exigían. Pocos partidos duelen más que aquellos en los que pierdes cuando pudiste – y debiste – golear. Aquellos en los que hiciste todo para que la gesta pase a las paginas gloriosas de la institución y, en vez de eso, terminaste trayéndote un resultado que derrumba moralmente.

¡Qué ganas de despotricar! ¡Qué ganas de echarle la culpa a todos! ¡Qué ganas de exigir medidas radicales ya!

Es humano, es real. Uno no puede ver que el objeto de sus afectos reciba un baldazo de agua helada y quedarse impacible. Uno quiere quemar la pradera y dar rienda suelta a la rabia que existe con justicia. Esto es inadmisible, esto no puede quedar impune.

Y sí.

¿Cómo pedirte calma? ¿Cómo exigir análisis? ¿Cómo acallar las voces que piden reacciones porque consideran que no hubo prevenciones?

Difícil.

Yo no lo voy a hacer. Aún en este momento no estoy calmado. Estoy demasiado dolido. Decepcionado es la palabra. No tengo ni el derecho ni la capacidad de decirte nada. Lo único que puedo hacer, para sacarle la vuelta a esa incapacidad, es comentarte lo que yo mismo me digo en estos minutos. En una de esas, quizá, te pueda ayudar. Probablemente no.

  1. Es mejor generar que no generar. Verdad de perogrullo. Si generas es que estas haciendo las cosas bien. Pero si generas 10 (2 goles, 8 oportunidades claras) y sólo metes 2, estas haciendo algo mal. Y eso mal que estas haciendo es quizá lo capital, lo más importante. Puede que tengas al arquero del frente con una noche enorme. Pero, la verdad, 2 de 10 es un número bajísimo y la responsabilidad de ese mal rendimiento – porque 2 de 10 transforman cualquier rendimiento ofensivo en un mal rendimiento ofensivo – sea tuya.
  2. Si te llegan 5 veces y te meten 4 goles, estas haciendo algo mal de todas maneras. De todas maneras. No hay forma, no. Es imposible. Y tu defensa no es una defensa de troncos. Son cuatro jugadores de los que tres de ellos son titulares o han sido titulares de la selección nacional. Incluso Jorge Cazulo que, de ser peruano, lo hubiera sido. La defensa tiene un promedio de edad de 31 años, es experimentada. Todos tienen experiencia internacional y aunque quizá Jair Céspedes sólo tuvo un paso por Israel, en el caso de Alberto Rodríguez estamos hablando de una experiencia destacada. No es una mala defensa. Pero si te generan 5 y te meten 4, estas haciendo algo mal de todas maneras. Lo vienes haciendo hace ya un rato y, o no te has dado cuenta, o estas insistiendo en el error. Criticable desde todo punto de vista.
  3. A Huracán le metimos un baile. Sí, le metimos un baile. Los bailamos 70 minutos de 90. Si. ¿Aplaudimos? No. La cancha tiene dos elementos ahí que se llaman arcos. Son lo más importante. Si no juegas pensando en los arcos estas haciendo cualquier cosa. Si nuestra idea es pegarle un baile a los rivales pues formemos la compañía de ballet de La Florida y a otra cosa. Hay que asumir que la estética es esencial, pero sirve de poco si no la aplicas.
  4. Se dice que, en virtud del baile que le metimos a Huracán, la labor de Mariano Soso es irreprochable. Yo no creo. A Soso yo no le voy a reprochar la cantidad de trabajo que le pone a su profesión. Es, en efecto, irreprochable. Tampoco le puedo reprochar la idea de ir a Buenos Aires a respetar un libreto y llevarlo a la práctica. Pero, me repito, si generas 10 y sólo metes 2, si te generan 5 y te meten 4, algo estas haciendo mal. Algo, ¿qué se yo? Algo. Y Mariano está ahí para identificarlo y corregirlo. Y el tiempo ha pasado y algunas cosas parecen no corregirse. Eso le reprocho. Por que escenas como estas hacen pensar que se está armando mal la máquina. Que en apariencia funciona pero a la poca de rigor, los pernos saltan, las piezas se desacomodan y los engranajes se atascan. No es que se trabaje poco, es que quizá no se esté trabajando en lo que la situación exige.
  5. Yo considero que Cazulo está bien colocado de back. En el centro ya no tiene lugar. Es o la zaga o la banca. Y como a Cazulo no se le puede sentar, tiene que estar en la zaga. El problema no es de nombres, el problema es que el punto de equilibro defensivo de Sporting Cristal es malísimo. Ese triangulo defensivo que deberían formar los dos centrales y el 6 (Cazulo, Rodríguez y Josepmir Ballón ayer) no funciona. Termina desencajándose, deja demasiado espacio libre. Y si optas por recuperar y salir jugando, corres muchos riesgos. Salvo el 4to gol, todos los goles fueron errores en salida en los que, por buscar salir jugando, perdimos la pelota y dejamos el arco libre, vacío, a placer. Y eso no sólo lo hizo Huracán ayer, eso lo vienen haciendo casi todos los equipos con los que nos medimos. Ahí está el error.
  6. Sigo pensando que tener el balón es la mejor forma de buscar un triunfo. Que en Cristal debemos privilegiar resultados que se obtienen jugando y no resultados que se obtienen aguantando. Que hacernos buenos en este camino toma su tiempo y va a costar derrotas como las de ayer. Yo no renuncio al camino. Pero, y acá está la clave, la idea de proceso no puede hacernos obviar que las derrotas exigen reacciones y correctivos. Que ayer no sólo perdimos por que el arquero de Huracán se tapó tres goles sino porque nos faltan muchas cosas, nos falta solidez en defensa y nos falta tranquilidad en ataque. Y nos viene faltando hace tanto tiempo que ya parece broma.
  7. Se habla de la jerarquía de los jugadores. Y en parte se tiene razón. Pero hablar así en general puede ser injusto. Irven Ávila apareció ayer en buen nivel cuando casi ninguno de nosotros esperaba algo de él. Gabriel Costa, por el contrario, sin tener mal partido falló goles clamorosos que en otras circunstancias habría anotado. Yo no creo que nuestro plantel sea pobre pero si creo que algo les está fallando en la preparación – algo personal, psicológico – de tal forma que cuando tienen que matar, la marran y cuando tienen que morir, le esquivan el bulto. Definitivamente no somos el plantel del Atlético Nacional que demostró pasearse en su casa y en la tuya. Pero tampoco somos el último escalón de nada.
  8. A la larga, no se me puede perder que estamos en abril. Que hemos resignado casi practicamente las posibilidades en Libertadores es cierto y fastidia bastante. Pero también es cierto que uno tiene a pensar en el proyecto y en el camino ascendente que eso implica, que esto no se acaba hoy y que tenemos en la mira un horizonte de un par de temporadas, cuando menos. Pero la verdad es que este discurso lo tenemos hace tres temporadas y siempre, cada año, es como empezar de nuevo. ¿No nos estaremos engañando con eso? No dudo en la valía del proceso como concepto, empiezo a dudar de que estemos aplicando bien ese concepto ahí donde cada enero pareciera que estamos empezando de cero.

Sé que tendría que decir que estas derrotas son valiosas porque dejan enseñanzas, que es obligación de Soso y los jugadores capitalizar la derrota, que deberíamos sentirnos felices de competir y de haber ido a Parque Patricios a buscar el partido y que casi – casi, casi – nos llevamos un resultado. Pero no lo voy a hacer. Eso suena demasiado a Alianza Lima y nosotros, nosotros ya no estamos para ese tipo de excusas. Cristal le falló a su compromiso, a su hinchada y a su historia.

El episodio de ayer no puede quedar impune. Definitivamente que no. Deben haber reacciones. Me gustaría salir y pedir que quememos la pradera pero, la poca ecuanimidad que me queda me dice que todavía es tiempo de apoyar. Quizá me equivoque, es harto probable. Pero sí espero una reacción, una reacción positiva, un cambio de rumbo. No podemos seguir viendo estos errores repetirse. Son inadmisibles.

SOCIAL

28,564FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,183SeguidoresSeguir

Escriben

1635 PUBLICACIÓN51 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
69 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS