Dirigencia

Por -
6 877

Ayer el club sacó un comunicado más en el que informan la nueva composición de su directiva. De esa manera se concretó lo que anunciaba el comunicado del día domingo y que acá descreímos.  Así pasamos de esto:

A esto:

La disminución es sensible. De entrada resalta la eliminación de cuatro comisiones: Fútbol, Menores, Voley y Comunicaciones. Veintiún personas que hasta ayer en la mañana eran directivos de Sporting Cristal.

Lo que se mantiene es el Directorio del club. Fue reducido de siete integrantes a seis. Salieron cinco (Federico Cúneo, Juan Malpartida del Pozo, Luis Guzmán Pardo, Javier Tabata Fukuda y Cristian Emmerich de Haro) y sólo Cúneo quedó vinculado al club. Ingresaron Ernesto Berrios Pardo, Maria Julia Sáenz Rabanal y Carla Silva Aristi. Los únicos dos integrantes del directorio que fueron ratificados son Diego Dyer Jacobs y Gustavo Noriega Bentín. En el caso de éste último, abandona el puesto de vicepresidente del club para quedarse sólo como miembro del directorio.

Ernesto Berrios, boliviano, es gerente de finanzas de la Corporación. Maria Julia Saenz es gerente de legal y asuntos corporativos de la Corporación. Carla Silva es gerente de personal. Todos ellos ocupan estos cargos desde enero de este año. Dyer, viejo conocido del club, también es ejecutivo de alto nivel que tuvo mucha relación con la Corporación. Finalmente, Noriega Bentín no tiene cargo en la Corporación pero es ejecutivo de alto nivel del Grupo El Comercio y, además, tiene los apellidos fundadores.

Como ya se dijo Federico Cúneo se mantiene como presidente de la institución y en el cargo de vicepresidente regresa Francois Mujica quien ha sido el peor presidente de toda la historia de Sporting Cristal a la vez de ser la persona que mas tiempo ha ocupado un cargo directivo en el club. Terribles decisiones, ambas.

Finalmente, en los cargos gerenciales se mantienen Carlos Benavides y Alfonso García Miró.

Como puede verse, la modificación excede a sólo la salida de Francisco Lombardi y Michael Debackey. Lo que está cambiando en Sporting Cristal es el modelo administrativo. Se está dejando de lado el modelo en el que las decisiones eran tomadas en comisiones y ejecutadas por gerentes a una en la que los gerentes asumen el total manejo y deberá rendir cuentas a un directorio conformado íntegramente por ejecutivos de la Corporación.

En octubre del año pasado, Semana Económica publicó un somero artículo sobre el nuevo modelo de gestión en la Corporación Backus luego del ingreso del Grupo AB Inbev. A pesar de lo ligero del artículo, lo que se saca en claro es que la intención del grupo es disminuir su carga de ejecutivos y tomar un cariz más pragmático. Hace mucho sentido la prescindencia de comités y el empoderamiento de gerentes. Ahora Benavides tendría que sustentar las decisiones que tome frente a un directorio conformado por los gerentes de legal, finanzas y personal de la Corporación que, si le hacemos caso a Semana Económica, son profesionales buscan el cumplimiento de indicadores y medirán los logros de manera objetiva . Eso hace que todo se vuelva interesante.

Las comisiones fueron un sistema que introdujo Felipe Cantuarias en el año 2011 para, precisamente, cambiar la figura de un Director-Gerente omnipotente como lo fue Juan Carlos Oblitas en el año 2010. Su intención era que cada decisión sea discutida en medio de un colectivo formado por personas con conocimiento de la materia. La decisión fue aplaudida entonces, Cristal necesitaba un cambio de modelo. Pero, seis años después de este cambio, hay que reconocer que el sistema de las comisiones no funcionó. Y eso, desde dónde yo lo veo, no se debe al hecho de que quienes hayan formado las comisiones hayan sido malas personas o malos profesionales sino al hecho de que las comisiones en Cristal tomaban decisiones importantes para el manejo del club y no existía un mecanismo para que los miembros de una comisión puedan rendir cuentas a la institución ni hacerse responsables de sus desaciertos. A la larga, quien no es responsable de sus decisiones, decide con total irresponsabilidad.

Esto se hizo más evidente en la Comisión de Fútbol y en las figuras de Lombardi y Debackey. Ambos tomaron el manejo de la comisión y, desde ahí, tomaron todo tipo de decisiones. La mayoría, erradas. A pesar de eso, el club tuvo una etapa de triunfos que acallaron momentaneamente las críticas. Pero, a medida que iban pasando los años, se pudo apreciar que las malas decisiones pesaban en la actualidad deportiva del primer equipo sin que la institución tuviera cómo defenderse de éstas. A la larga, tanto Lombardi y Debackey – en tanto miembros ad honorem de una comisión que no es parte de la organización estructural del club – le estaban haciendo un favor al club. Flaco favor, evidentemente. Y el club no tenía como decirles “ya no, por favor“.

Fueron errores, entonces, el dejar que personas externas a la organizaicón del club tuvieran tanto peso en la toma de decisiones y no crear ningún mecanismo para que quien decidiera mal dejara, en algún momento, de tomar decisiones.

De las cuatro comisiones que existieron, tres terminaron siendo desastrosas. Comunicaciones perdió todo el peso que tenía y no es novedad para nadie decir que hoy la estrategia comunicativa y de marketing del club es la más deleznable de todas. De la de fútbol ya hemos hablado en demasía: malas decisiones crónicas, demasiada soberbia, falta de respetó a los fueros de los entrenadores, etc. La de voley no pudo salvar al club del distanciamiento que existe hoy entre la institución y el equipo. Menores, por ser la menos atractiva en un primer momento, ha sido la que mejores resultados tuvo y la única de la que podría rescatarse algo positivo.

Hoy, como consecuencia de estos cambios, todo va a recaer en el Gerente General. La preocupación pasa por saber si de verdad Benavides tendrá la posibilidad real de atender todo en el club. No sólo tiene que ver el régimen financiero y adminsitrativo, además deberá ver la actualidad del primer equipo, cuidar el proyecto de menores, recomponer la relación con el equipo de voley, ver el marketing y las comunicaciones, hacerse cargo de la relación del club con otros clubes y federaciones y otros problemas de actualidad como el tema de la barra. ¿Le alcanzará el tiempo, las ideas y la cabeza? Esperemos que sí. Sobre todo porque quien lo acompaña hasta el momento sólo ha demostrado inexperiencia y falta de tino.

En todo caso, sería útil que dentro de esta organización se establezcan sub gerencias a cargo de profesionales con una formación real y con una experiencia comprobada (dejemos ya de llamar amigos, por favor) para que asistan a Benavides en este reto.

Ahora, a mi, personalmente, este cambio me satisface. Y lo hace no tanto por las personas sino porque es una oportunidad para que la institución opte por un esquema que sí resulte adecuado. Soy un convencido que si priorizamos la toma de decisiones en virtud de sustentos objetivos, mesurables y controlables; y el hecho de que quien tome las decisiones tenga que someterse a un escrutinio por parte de personas que deben calificar su rendimiento; la situación va a ser beneficiosa para el club.

En esa idea van mis votos. Quiero que esta nueva etapa administrativa le permita a Cristal dar los pasos que le faltan para ser más grande. Que se instauren buenas prácticas administrativas, que se contraten profesionales técnicos con conocimientos acreditados y experiencia comprobada, donde las decisiones no estén dejadas a comisionados o consultores externos, donde prime la humildad y la conciencia de que para ser grandes hay que seguir trabajando cada vez más fuerte. Ojalá que así sea.

Mientras tanto, seguiremos esperando ver actos. Las palabras se las lleva el viento. Son los actos de esta nueva administración las que van a demostrar si el cambio es real o si vamos a seguir teniendo más de lo mismo. En todo caso, juntemos algo de esperanza.

¡Fuerza Cristal!

A estas alturas tú ya sabes tan bien como nosotros lo que decía en el comunicado que ayer sacó el club respecto a que todos sus directivos y los miembros de sus comisiones iban a poner sus cargos a disposición del presidente de la institución.

Vamos por partes. El comunicado es escueto y, en realidad, no dice nada. Es por eso que nosotros ya te contamos cuál fue nuestra primera impresión rescatando una tonada clásica de esta dirigencia. Pero igual, hay que hacer el intento de sacar agua de una piedra y ver qué deja en claro de este comunicado.

Veamos la primera idea que sueltan. Esa de “continuar con la profesionalización de la gestión del Club”. Preocupa.

Y es que, diciendo las cosas por su nombre, parece que hay que informarles a los señores del Grupo AB Inbev que, bajo ningún punto de vista, lo que ha pasado en Sporting Cristal encaja en una “profesionalización” de la gestión del club. Por el contrario, la última vez que hablé del tema dirigencial fui contundente en demostrar que, desde el último año de la gestión de Felipe Cantuarias, lo que se vio fue una “desprofesionalización”. Hoy las responsabilidades han sido asumidas por parte de empleados de mando medio, practicantes y personas con nula experiencia. Si esa es la idea de “profesionalización” que tiene Inbev y que propone “continuar”, pues vamos mal.

Esta primera idea resulta contradictoria con la segunda que habla de “implementar políticas corporativas y de gestión económico-financiera con la finalidad de procurar el mejor cumplimiento de los principios de eficiencia“. Difícil no saludar esta idea. Lo que falta en Cristal hace tiempo son precisamente “buenas prácticas administrativas“. El problema es que los términos que utiliza el comunicado son tan generales que bien podrían significar cualquier cosa. Y si algo se ha aprendido al estar 10 años viendo a las dirigencias de Sporting Cristal es que, cuando más golosina le ponen a las palabras, más seguro es que no significan absolutamente nada. Desde que empiezan así, yo dudo.

Finalmente, la cereza del pastel es el segundo párrafo que dice que “todos los miembros del Directorio y las Comisiones procederán a poner sus cargos a disposición de la presidencia del Club“. Ante el rumor, primero, y la noticia, después, todos los hinchas se alegraron por la idea de ver fuera del club a personajes que nunca se hicieron responsables de las decisiones que han tomado en los últimos años. Pero,  tranquilidad.

¿Qué es lo que está diciendo esto?

Pues que todos van a hacer la pantomima de decir “si no me quieren, me voy”. Ojo, acá nadie se esta yendo tan sólo van a “poner sus cargos a disposición”. Eso ni siquiera es una renuncia, es finta. Es hacer el ademán. Paren la alegría que acá no ha pasado nada.

Más simpática aún es la afirmación que quien va a evaluar la continuidad de los directivos es el presidente del club. Pero, ¡por favor! Acá el primero que tendría que renunciar es, precisamente, Federico Cúneo. Administrativamente, su gestión ha sido nefasta. Eso ya lo hemos dicho antes pero podemos resumirlo en las siguientes líneas: se deconstruyó el esquema de manejo administrativo del club, se otorgó carta blanca a personas que no tienen vinculo con Sporting Cristal para tomar decisiones fundamentales y sin mecanismos para que se hagan responsables de sus decisiones, se dejó de lado un esfuerzo adecuado de acercamiento del club a su hinchada, se hizo crónico un problema en la barra organizada para perjuicio de los hinchas que asisten al estadio a ver a Cristal. ¿Acaso es necesario más?

Obviamente, Cúneo no es el responsable directo pero sí es el responsable final. ¡Es el Presidente! Cantuarias nos demostró que una gestión adecuada puede sumar mucho en diversos frentes y Cúneo nos demostró que en una gestión se puede se puede echar todo por la borda.

Por todo esto es que creo que Cúneo debió salir primero y no quedarse a decidir. Además, creo que no es el más adecuado para decidir quien se queda o se va porque sí él – que lleva años siendo el presidente – fuera a sacar a alguien de su puesto, ya lo habría hecho. No vamos a pensar que recién en estas dos semanas se ha dado cuenta que tal o cual persona no le hace bien a la institución. Entonces, si no ha retirado a nadie hasta este momento, ¿por qué iría a hacerlo ahora?

En conclusión, a sentarse nomas que lo más probable – desde donde yo veo – es que todo esto termine siendo un engaña muchachos. Posiblemente en la interna todos van a ser ratificados y punto, acá no pasó nada. Es más, si van a ser coherentes, esta decisión se tomará en estricto secreto y nadie se enterará de cómo ni por qué. La única diferencia será que ahora todas esas personas que hasta el sábado eran sinónimo de mala gestión, a partir de hoy van a ser embanderados de una “mejor gestión”.

Es más, no me pasa desapercibido que ayer – antes del partido – el rumor se esparció fuerte por todos lados señalando que se venía un comunicado que iba a anunciar salidas reales de algunas personas. Sin embargo, horas después, el comunicado sólo habló de “poner cargos a disposición”. Eso me llevaría a conjeturar – que es lo único que yo hago – de que si hubo decisión de salidas, esta fue dejada de lado merced a afortunadas coordinaciones que debieron tomar todo el día domingo.

Por lo demás, fue un artículo publicado en la pagína web de El Comercio el que dio datos que no están en el comunicado. Es este artículo el que dice que se van a ir todos y que Cúneo se queda sólo hasta diciembre; que todas las decisiones van a recaer ahora en el Gerente General Carlos Benavides y en el bisoño Gerente de Fútbol Alfonso García Miró, lo que es una forma elegante de decir que todo queda en manos de Benavides. Y, bueno, eso es lo que dicen.

Yo descreo y desconfío. Como si fuera un Santo Tomás cervecero esperaré hechos concretos antes de empezar a creer.

Claro, cabe la posibilidad de que esté equivocado y que, en efecto, se terminen yendo todos menos uno o dos. Pero igual prefiero ver hechos y no palabras. Hasta entonces, todo esto me suena más a un capítulo de la linda mecedora que suelen accionar de tiempo en tiempo en La Florida.

Lo peor, es que aún en el supuesto de que todos se vayan, a mi me queda en la boca un sabor a “El Gatopardo” de Tomasi de Lampedusa y su frase icónica de que las cosas “mientras más cambian, más siguen igual“.

¿Y la venta del club?

La famosa venta, ¿no?

No faltan quienes ven en estos movimientos las muestras claras de que otras personas están tomando el manejo de Sporting Cristal. La verdad, no tengo cómo saberlo. Desde dentro de Cristal se han cansado de decir que la venta del club no se ha realizado. Otras fuentes, alejadas del club y – por lo mismo – más creíbles, dan a entender que la venta se realizó hace meses y que sólo estamos en periodo de enfriamiento para evitar especulaciones financieras y/o bursátiles. Son estas versiones las que comentan que, con los nuevos dueños – que serían extranjeros – sólo se quedaría en Cristal un afortunado personaje. Habrá que ver con calma. La falta de indicios contundentes evita que se pueda asegurar algo.

Así estamos.

(foto: libero.pe)

La situación era insostenible: eliminados con mucha vergüenza en Copa Libertadores. Nuestros propios errores nos sacaron del Torneo de Verano. Mostrando una de nuestra peores versiones históricas en el Torneo Apertura. Siete goleadas en lo que va del año. Huérfanos de una idea de fútbol. Un camerín a todas luces descontrolado. La permanencia de José del Solar en el banco de Sporting Cristal parecía responder más a la necedad que a una apuesta objetiva y racional. .

Chemo duró 6 meses. Nos regaló un puñado de buenos partidos en febrero y luego la caída libre. Cristal dejó de jugar a eso que mostró y empezó a jugar a nada. Pelotazo y poca marca. Entonces, Chemo se fue y Pablo Zegarra asume interinamente el banco cervecero.

Más allá de la temporada que jugó en Alianza Lima al final de su carrera, Pablo es un hombre de la casa. Identificado totalmente con Sporting Cristal, sabe lo que es ponerse la camiseta celeste y ser campeón. Pero, así como la razón de todos nuestros males no fue Chemo del Solar, Pablo Zegarra no tiene por qué ser la solución de todo.

Para empezar, el problema ni siquiera es que Chemo no supo tomarle la mano a este equipo. El problema es que su llegada se dio de la peor manera que se pudo dar: sin demostrar nada. Sólo tenía 6 meses de buen fútbol que le permitió salvar el descenso la temporada anterior. El campeonato 2005, por pretérito, no es mérito para nada. Si lo fuera, pues llamemos al Tano Bártoli que nos sacó campeón en 1981. Aún así, se hizo del buzo del campeón. Los irresponsables señores que toman las decisiones en Sporting Cristal, y que nunca se hacen responsables de las mismas, decidieron – entre una taza de café, un vaso de cerveza y un cigarro cubano – que su buen amigo José del Solar podría ser la apuesta. Y así lo hicieron. Sin analizar nada, sin comparar nada, sin rendirle explicaciones a nadie. Y así nos fue.

Ese es el verdadero problema. Y mientras estas decisiones se sigan haciendo de la misma manera, no vamos a mejorar. Hoy la apuesta no puede ser otra que Pablo Zegarra. Pero ojalá entre, por fin, algo de cordura a aquellas cabezas necias y entiendan que nuestra propia grandeza nos obliga a no dormirnos en los laureles. Y eso implica hacer una búsqueda seria, definir objetivos, definir parámetros, definir indicadores y – en función de éstos – elegir a aquel profesional que mejor encaje en ellos. Objetividad y trabajo serio. Es todo lo que se pide, por ahora.

Por eso es que sería un error oír a las voces que, por interés o por amistad, piden hoy que Zegarra asuma el equipo indefinidamente. Asimismo sería un error llamar a cualquier ex-técnico del equipo en la idea de que como lo hizo bien – o medianamente correcto – va a ser mejor. Hacer eso sería hacer exactamente lo que se hizo con Del Solar. Hay que desterrar el amiguismo y la idea de gamonalismo que existe en Cristal y que parece autorizar a los decisores a hacer lo que les nazca del vientre sólo por que sí.

Pareciera que no se dan cuenta que sólo en la medida en que sus decisiones sean objetivas y fundamentadas podrán ser defendidas y sostenidas en el tiempo. El azar, aunque al inicio te dé ganancias, tarde o temprano se acaba. Como ahora.

Tienen una nueva oportunidad de tomar decisiones de la forma correcta y de lavarse la cara. Sería genial que no la desaprovechen.

(foto: larepublica.pe)

Si hay algo distinto en la crítica que estos días se da hacia la actualidad de Sporting Cristal es que ya no sólo apunta a jugadores o comando técnico sino que ha apuntado a la dirigencia. Y es que la dirigencia ha dado dos traspiés que justifican eso:

En primer lugar, las decisiones que tomaron. Es fácil ser general luego de la batalla pero acá tenemos que concluir que nuestra dirigencia, y específicamente nuestra Comisión de Fútbol, pierde casi todas las apuestas que hace. Los únicos jales hechos por la Comisión de Fútbol y que dieron resultado fueron los de Horacio Calcaterra, Maximiliano Núñez y Sergio Blanco. Todas los demás fueron apuestas erradas. Y estamos hablando de un par de decenas: desde Jonathan Ramírez hasta Rolando Blackburn (quien aún tiene algunos partidos para demostrar algo). Este no es problema de presupuesto, es un problema de criterio. La Comisión de Fútbol siempre decide mal. Y nadie asume ninguna responsabilidad por eso.

En segundo lugar tenemos los argumentos que usan para justificar sus malas decisiones. Demuestran mediocridad y conformismo cuando se arman de excusas y se niegan a asumir responsabilidades. Cristal es el “club de las excusas”. Antes justificaban malos partidos (la altura, el calor, las canchas sintéticas, las malas canchas, el mal viaje, etc). Ahora justifican malas campañas: el bajo presupuesto, el alto costo de los jugadores, el bajo nivel del campeonato y otros más.

Ninguna de esas excusas es falsa, pero la forma tan conveniente en que son usadas por la dirigencia hace que pierdan toda credibilidad. Eso pasa cuando uno tiene la valentía para desafiar y menospreciar a la gente pero no tiene la valentía para asumir sus propios errores, para reconocerse a si mismo como un elemento pernicioso y para dar un paso al costado.

Pero el problema dirigencial no empieza en la Comisión de Fútbol. El problema dirigencial es transversal en todo Cristal. Uno empieza a revisar la actualidad rimense y se ve que estamos enfrentando la decadencia administrativa de la institución. Que, en comparación con lo que fue Cristal hasta hace unos pocos años, hoy todo está destruyéndose.

Hagamos un ejercicio de nostalgia.

Hacia el 2010, la Corporación puso como presidente a Francois Mujica a quien el club no le importaba en absoluto. Si hasta declaró a la prensa diciendo que era hincha de Alianza Lima. El poder, entonces, lo manejó Juan Carlos Oblitas. El Ciego, con preocupaciones personales y familiares, administrativamente dejó a Cristal al garete y eso se vio en los pésimos resultados deportivos.

La llegada a la presidencia de Felipe Cantuarias Salaverry marcó un hito positivo. Hay quienes critican algunas decisiones pero, hasta donde a nosotros nos consta, se generó un impulso que nos catapultó de golpe al lugar que nos corresponde: el liderazgo deportivo e institucional en el país. No sólo ordenó la casa sino que además abrió un camino para generar una relación real entre el club y su hinchada. En ese esfuerzo, logró una sinergía positiva que se vio cristalizada en ocasiones memorables como la Noche de la Raza Celeste del 2012 (la despedida del Chorri) y el título de ese mismo año. Cristal tuvo un presidente que prometía crecimiento, que se comunicaba con hinchas, y, sobre todo, que defendía públicamente y en voz alta los intereses del club.

Cuando Cantuarias renuncia en febrero del 2014, administrativamente el club tenía un gerente general y cuatro gerencias: administrativa, comunicaciones, fútbol y menores. Inclusive tenía también una comisión de fútbol, una comisión de menores y una comisión de voley. Con la salida de Cantuarias se inició la deconstrucción de este modelo administrativo.

La gerencia administrativa fue desactivada algunos meses después. Del íntegro de sus funciones, algunas se encomendaron a la jefatura de logística, otras a la labor de secretaría y otras más a departamentos de la Corporación.

La gerencia comercial fue descabezada y sus funciones fueron encargadas a los profesionales subalternos. Pocos meses después, se desactivó completamente. Se mantuvo a la agencia de publicidad y se encargó las decisiones a un consultor externo que jamás encontró la forma de retomar la relación con la hinchada. Se dejaron las campañas que habían logrado el acercamiento del club a sus hinchas, se descontinuaron productos que intentaban fidelizar al hincha, se presentaron iniciativas llevadas a cabo de la peor manera posible, se crearon productos de élite con precios absurdos que jamas conectaron con la gente, se descuidó el trato a los hinchas que adquirieron el Pase Celeste. Las labores de comunicaciones hoy son manejadas por practicantes. El único elemento que se mantuvo correctamente ha sido el área de prensa que sustenta su continuidad en su buena labor.

La gerencia de fútbol se mantuvo y, sin embargo, no deja de llamar la atención lo arbitrario de su conformación. Luego de la salida de Gustavo Zevallos, personaje con años de experiencia en la dirigencia peruana, se eligió a Dieter Schreiber, profesional joven con estudios especializados en el extranjero y quien ya laboraba en Cristal como gerente de menores. Luego, el año pasado se hizo la rotación en el puesto. Schreiber pasó a formar parte del comando técnico de Mariano Soso y se invitó a otro joven profesional sin experiencia específica. Si se ve con ojos corporativos, esta rotación es inexplicable.

Pero también nos deja un tema en el aire: el puesto del secretario técnico. Según se informó en el año 2014, el puesto solicitado y creado por Daniel Ahmed se encargaba de realizar labores de scouting. Como logro de esa labor se mostró la contratación acertada de Sergio Blanco. La idea era que las contrataciones no fueran hechas de manera arbitraria sino que contaran con un sustento técnico. Era una especie de límite a la arbitrariedad de una Comisión de Fútbol que ya mostraba cierta predilección por equivocarse.

El puesto existió desde el 2014 hasta el 2016. Desde la salida de Mariano Soso, la Secretaría Técnica ya no existe y eso da a entender que las decisiones de incorporaciones están sujetas nuevamente a la arbitrariedad de la Comisión de Fútbol.

La gerencia de menores también ha sido desactivada. Administrativamente, además, ya no siguen las jefaturas de Alberto Giraldez y Telmo de Andrés quienes eran los abanderados del proyecto de menores.

En el voley, si bien existe aún la comisión, la relación entre el equipo y el club ha ido desapareciendo y hoy es casi exclusivamente nominal.

Entonces, hay que darse cuenta que en Sporting Cristal, lejos de consolidar un esquema administrativo positivo, hemos sido testigos de una progresiva deconstrucción del mismo en todos sus extremos. Hoy Cristal es un club manejado por cuatro personas. El gerente general Carlos Benavides que, al parecer, está al cargo de todo (fútbol, administración, comunicaciones, menores y voley); el gerente de fútbol Alfonso García Miró que, desde que dejó de tuitear, ya no sabemos qué hace; y los dos miembros de la Comisión de Fútbol que todos conocemos: Michael Debackey y Francisco Lombardi.

En tres años hemos pasado de eso, a esto.

Hoy Cristal es un club cuyos objetivos se han reducido a la obtención del título nacional. Cuyo proyecto de menores ha demorado mucho en dar resultados y son mas los jugadores que han dejado la actividad que los que están generando ingresos al club. Que ha perdido la conexión que tuvo con su hinchada. Que lejos de solucionar un problema de violencia en las tribunas sólo se limitó a tomar medidas que se encargaron de hacerlo permanente. Donde las decisiones sobre incorporaciones ya no tienen un sustento técnico y, al parecer, están sujetas a la arbitrariedad de dos personas que nadie sabe en base a qué deciden.

Entonces hay que preguntarse, ¿quién es el responsable de este estropicio?

Pues definitivamente, el líder. Desde que Federico Cúneo asumió la presidencia del club, hemos sufrido una caída administrativa total. Eso sin contar que Cúneo no tiene ninguna cercanía tiene con el hincha rimense. Pasamos de tener un presidente que estuvo siempre presente y activo a la fantasmal presencia del actual.

Debemos reconocer que Cúneo es un profesional de primera línea y un ejecutivo exitoso. Pero su gestión a nivel administrativo viene siendo totalmente perjudicial. Con él al mando hemos jugado tres finales en tres años y ganado dos, pero se ha perdido la organización administrativa, se han perdido avances logrados con mucho esfuerzo en independencia a la hora de hacer contrataciones y se ha perdido la relación del club con su gente.

Ha permitido que las decisiones futbolísticas sean hechas con total arbitrariedad trayendo las consecuencias que hoy vemos. Para muestra, un botón. Se ha contratado al técnico sin que se haga una selección criteriosa y seria, confirmando que esa contratación se basó más en relaciones amicales. Cristal presenta hoy su peor cara en años y el responsable no puede ser otro que él.

En realidad hay que tener presente que Federico Cúneo está haciéndole un favor a Sporting Cristal. Flaco favor, claro está, pero favor a fin de cuentas. Y lo digo porque para él, para su prestigio y su carrera, ser presidente de Sporting Cristal no le suma. Cúneo es exitoso no porque sea el presidente de Cristal, lo es por sus propio esfuerzo en diversos campos. Pero es claro que este favor que le hace al club ha hecho mas daño que provecho. Es claro que su estilo de manejo no ha dado resultados. Esto ya no es 1991, definitivamente.

Sporting Cristal necesita un presidente que trabaje activamente en procurar que la institución no se asiente peligrosamente en sus laureles. Una persona que evite que en el club se crea que los logros obtenidos constituyen una cama donde echarse cuando deberían ser, más bien, el resorte que nos impulse a tener mas y mejores logros. Cristal necesita otro tipo de liderazgo. Uno que el presidente actual no tiene y pareciera que no piensa tener. No se trata de pedir el retorno del último ex-presidente de la institución pero sí pedir que quien asuma las riendas de Sporting Cristal quiera, realmente, hacer la institución más grande y no dejarla en piloto automático como parece que fue la intención de don Federico.

Por -
4 2144
(El Comercio)

por Franco Bravo

Las justificaciones sobre el fracaso en Copa Libertadores.

Hace unas horas escuchaba una entrevista bastante interesante que le hacían Daniel Peredo, Eddie Fleischman y Pierre Manrique a nuestro dirigente: Francisco Lombardi. En la mencionada, ‘Pancho’ Lombardi intenta explicar las razones por las que Sporting Cristal no ha podido clasificar y, por supuesto, acá nos ponemos a meditar sobre cuán ciertas son esas justificaciones y que tanta autocrítica hay en ella. La respuesta es bastante simple y previsible: Nada.

Entonces, para profundizar un poco e ir desacreditando tanta sandez expuesta por el reconocido dirigente celeste de la comisión de fútbol, mencionamos sus tres razones por las que, en teoría, hoy estamos fuera de la Copa Libertadores.

1.Hemos arriesgado y hemos incorporado nuevos cambios en el equipo. Hemos empezado a defender con tres atrás, hemos mejorado defensivamente, pero lamentablemente junto a esa mejora defensiva, salió una improductividad en la ofensiva, no hemos encontrado un equilibrio. Pero bueno, ESTAMOS EMPEZANDO EL AÑO, lastima que la Copa, lamentablemente, no te perdona.”

Dudo mucho que Sporting Cristal esté defendiendo mejor. Y digo que no defiende mejor, porque agrupar a un número de jugadores mayor en su defensa no implica que esta esté más segura y, consecuentemente, que estemos defendiendo mejor. Ejemplo claro es el partido en Bolivia, ¿realmente un equipo que defiende mejor es susceptible de 5 goles en un partido que debía jugarse como una final? Pero claro, como indicó Lombardi, él no analiza los partidos en altura, como si el oxígeno afectara el orden del equipo, la entrega y la propuesta trabajada. Entonces, ver qué falencias tenemos es perder el tiempo siguiendo su lógica.

En referencia a la frase final dónde indica que recién empieza el año y que le da lástima la Copa, no hay mucho que profundizar. Simplemente, dar nuestra opinión, que no es más que el desprecio más puro y natural para un dirigente que no cree en la Copa, que justifica el fracaso en falacias y que espera mayo de cada año para lamentarse porque “La Copa no perdona”. No sabes cuánto me lamento, ‘Pancho’, de que seas dirigente de un club que trató de hacer las cosas diferentes desde que nació, pero que lamentablemente tuvo que toparse con impresentables dirigentes como tú para truncarle el sueño a la familia celeste, familia que decías querer mantener unida con un proyecto que quedó en el olvido gracias a la poca importancia que le das a tu trabajo. Seguramente llegaremos a diciembre a jugar los play-offs. Ojalá no lo utilices como excusa para justificar tu fracaso como dirigente de la comisión. Porque, en la realidad, eso es el oportunismo en esencia: Justificar el fracaso para con lo que estamos obligados, que es salir campeón.

2. “Cuando hablamos de que nosotros queremos dar el salto internacional, hablamos de competir tratando de sacar resultados. Perder compitiendo, jugando de igual a igual, lo cual no es una involución.”

Y es que, claro, eso es lo mínimo que todos quisiéramos. La pregunta es si realmente nuestro dirigente es consciente de lo que dice. Porque, claro, todos queremos que cuando perdamos, podemos decir que hemos competido, ¿pero así fue lo acontecido en Bolivia? ¿Realmente podemos decir que estamos compitiendo si hemos sacado dos puntos de seis posibles en casa jugando con un equipo de la liga más baja de Sudamérica? ¿Así se compite? De la boca para afuera, todos queremos muchas cosas. La pregunta es qué tanto realmente estamos comprometidos con ellas. Y todo esto parece indicar que es más un circo de excusas de un inminente fracaso antes que una mea culpa sobre lo que ha venido sucediendo.

3. “Evidentemente, en el fútbol el dinero es algo importante. Siempre puede haber el caso que algún equipo supere sus problemas o limitaciones económicas.”

Siendo esto así, habría que preguntarse qué hicieron esos equipos para “superar” esas limitaciones y hacer un buen papel en Copa. Y creo que lo principal es dejarse de lamentar por no tener el mismo presupuesto que el resto. Porque dudo mucho que el presupuesto de Independiente del Valle iguale o esté cerca del de un equipo como Boca, River o a todos los que sacó del camino en la Copa del año pasado. Queda claro que el dinero es importante, pero no determinante. Para eso hay que saber gestionarlo. Y en teoría, deben ser ustedes los que, si aceptaron un cargo de ese tipo, deben velar por hacerlo de la mejor manera y no gritarle al mundo que los recursos no son suficientes. Porque si esto fuese así, ¿para qué aceptar un cargo en el que no crees la posibilidad de lograr tu meta? Deberías preguntártelo todas las mañanas antes de pisar La Florida.

Que cada uno saque sus conclusiones sobre la entrevista. Yo, por lo menos, estoy intoxicado de escuchar tanta majadería.

Franco.

Por -
12 3997
(foto: peru.com)

Por: Franco Bravo Monteverde

Recuerdo a Carlos Benavides dando una entrevista exclusiva hace casi cinco años. Fue en el club y habló sobre el buen momento que pasamos tanto en lo futbolístico como en lo institucional.  Entonces decía que para él era importante “volver a la identidad, volver a ser el Club Sporting Cristal del que todos nos habíamos hecho fanáticos”. En esa misma línea, recalcaba la importancia de cómo volver a unir a la familia celeste luego de un largo periodo de alejamiento entre todos los que la conformamos: hinchas, comando técnico, dirigentes, etc. Finalmente, agregó que la elección de Roberto Mosquera como técnico fue ideal porque era ícono de esa idea de la “raza celeste” y perfecta para retomar la senda ganadora a la que nuestra historia nos tenía acostumbrados.

Era, según lo que dijo Benavides, el inicio de un proyecto que se había iniciado con el objetivo de llegar al “siguiente nivel” haciendo referencia, obviamente, a la Copa Libertadores.

El tiempo nos muestra que aquella idea fue dulce y, en contraste, la realidad es bastante amarga.

Ya a inicios de año se demostró cómo todo eso no fue sino una mentira más de las que están acostumbrados a soltar. El anuncio de su compadre como director técnico. ¡Oh sorpresa! José del Solar era el nuevo DT de Sporting Cristal.

¿Dónde estabas, Carlos Benavides, para decirle a tu Comisión de Fútbol que las decisiones en Sporting Cristal se deben tomar en función de lo que favorezca la unión de la familia celeste tal como te llenaste la boca en aquel no tan lejano setiembre del 2012? ¿Dónde estabas para hablar de tu orgullo por haber logrado que los hinchas vuelvan al estadio partiendo de la premisa que eremos un equipo que volvíamos nuestras raíces? ¿Cómo es que ahora José del Solar es un técnico ideal que representa a “la Raza Celeste”, esa frase vacía que has inventado por puro márketing?

Hace una semana, en un acto de cobardía, Del Solar le increpó a Renzo Garcés frente a todo un estadio. Minutos antes, Renzo Revoredo fue expulsado por reclamar un supuesto error del árbitro. ¿Dónde estaba la “valentía” de nuestro DT para increparle ese error a ese jugador “consolidado” que nos tiene acostumbrados a expulsiones tontas hace varios años? ¿O no sabía el DT que la final del año pasado pudimos perderla porque ese mismo jugador fue expulsado luego de tomarse los testículos con la mano frente al árbitro? Entonces, siguiendo esa misma lógica a la que apeló nuestro gerente, un señor como nuestro actual DT que tiene esas actitudes, ¿nos debe hacer sentir identificados? ¿Esa es su “raza celeste”?

Cómo resulta evidente a estas alturas, el proyecto inicial ha quedado en el olvido. A pesar de la inversión en menores para abastecer al equipo en un largo plazo, todo lo demás ha quedado en un simple papel y en declaraciones. Y esta última Copa Libertadores acredita lo que afirmo. El proyecto impulsado por nuestro entonces presidente, Felipe Cantuarias, ha quedado atrás ante la primacía de los intereses del grupo que hoy toma las decisiones en Cristal. Decisiones que se toman no en base al respeto por el club y su historia, sino por los intereses que seguramente manejan entre ellos. Eso explica que vengan nuestros “grandes” refuerzos extranjeros no duren más de un año en el club por sus bajos rendimientos, ¿O no es así, Santiago Silva?

Este último resultado en Libertadores solo ha ocasionado que varias cosas salgan al aire y que esa unión de la que nos hablaba Benavides hace poco más de 4 años quede desbaratada. Porque ha quedado claro que, para ellos, el proyecto que tuvo resultados en su momento solo sirvió para que se hagan un marketing personal frente a los que vivimos de las alegrías que nos da esta institución.

Por eso, porque todo ha sido una simple mentira, no debe sorprendernos que hoy se hable que referentes del plantel busquen obstaculizar esa unión en el grupo que nos trajo tan buenos resultados en su momento, ¿O no es sí, Capitán? Por lo demás, solo queda agradecer el compromiso de unos cuantos que han tomado ese liderazgo que nuestro hoy capitán no quiere tomar. En especial al señor Mauricio Viana que, en lugar de hacerse de la vista gorda, intenta darle un poco más de dignidad a estos colores que tanto importan a personas como nosotros.

Y como no podemos darle la espalda en un momento difícil este club que queremos, nos vemos este lunes en El Callao. No existe una sola razón para no decir que hasta en las malas estoy orgulloso de ser hincha de este glorioso club, a pesar de quienes lo dirigen.

LIMA, 20 DE AGOSTO DEL 2005 ENCUENTRO POR EL TORNEO CLAUSURA ENTRE LOS CLUBES SPORTING CRISTAL Y UNIVERSITARIO DE DEPORTES, JUGADO EN EL ESTADIO MONUMENTAL. CRISTAL GANO POR UN GOL A CERO. FOTO: ENRIQUE CUNEO / EL COMERCIO

El anuncio oficial ya está hecho. José Guillermo del Solar Álvarez Calderón es el nuevo técnico de Sporting Cristal. Chemo regresa a La Florida luego de 10 años. En el 2005 llegó a mitad de campeonato para reemplazar a Edgardo Bauza y nos sacó campeón. El 2006 fuimos eliminados en primera fase de Copa Libertadores (en la memoria queda ese terrible partido que perdimos con Estudiantes de La Plata por 4-3 luego de irnos al descanso ganando por 0-3), y terceros en un campeonato que terminó ganando Alianza Lima.

Chemo regresa luego de haber estado en el banquillo de la Universidad Católica de Chile (2007), la Selección peruana de fútbol (2007 a 2009), Universitario de Deportes en dos periodos (2010 a 2012 y el 2014) y su último paso en la Universidad San Martín de Porres el año pasado. A este recorrido hay que sumarle un amago de retiro de la actividad y un periodo en la que actuó como dirigente del club de Ate.

Las credenciales de Chemo no son sorpresa para nadie. Carga en su activo el habernos sacado campeones hace 11 años y la decorosa campaña que hizo con la San Martín el año pasado. En esta mostró atisbos de buen juego con un plantel de bajo promedio de edad pero que terminó peleando el descenso hasta casi las últimas fechas. Dicen los entendidos que argumentos futbolísticos que sustentan su retorno existen. Eso dicen.

Las críticas, que no se han hecho esperar, apuntan a lo que ya se sabe: José del Solar no puede estar más identificado con Universitario de Deportes. No sólo es declarado hincha del rival sino que ha sido su capitán y hasta se metió a tribuna norte a tocar el bombo. Pocos nombres existen en el medio local que son más identificados que Chemo del Solar con el club de Ate y la mención de todos y cada uno de ellos genera rechazo en la hinchada celeste.

Pero esto, ya lo sabemos, a la dirigencia le importa poco. La identidad nunca ha sido una prioridad para ellos y, si el negocio es bueno, poco importa si el candidato de turno estuviera acusándonos hace pocos meses de comprar árbitros, por ejemplo. Aunque, hay que decirlo, Del Solar no llegó a tales cotas de infamia contra Sporting Cristal. Mando varias pullas hacia nosotros aunque, sujeto respetable a fin de cuentas, nunca con la bajeza de varios otros que comparten su pasión por la camiseta crema.

En todo caso, tal como lo explicara alguna vez el mismo Felipe Cantuarias, el tema de la identidad cervecera para la dirigencia es un tema flexible y complaciente. A estas alturas ya todos saben que en La Florida el tema de la identidad se mide con el slogan marketinero de La Raza Celeste. “La Raza Celeste“, como bien lo sabemos todos, es un conjunto de valores positivos que en teoría definen al hincha cervecero pero que bien lo puede tener cualquier cristiano con independencia de la camiseta que vista. Así, un hincha crema pero que respeta y muestra esos valores, bien puede ser también un representante de “La Raza Celeste“. A eso me refiero con lo de “flexible y complaciente”. Chemo del Solar, entonces, al ser un profesional respetable y un individuo de bien, encaja perfectamente en eso que busca “La Raza Celeste” y, por lo tanto, su inclusión no afectaría – para los dirigentes y el departamento de marketing la agencia de publicidad del club  –  la “identidad” de Sporting Cristal.

Claro, el hecho de que haya tocado el bombo en el medio de la Trinchera Norte pasa – para ellos – a un segundo lugar. Y es que, hay que reconocerlo, ese concepto de “identidad” basado en el cariño que una persona puede tener a nuestra camiseta, el respeto a nuestra historia y a nuestro escudo, es algo que en La Florida ya pasó de moda. Para ellos es otra cosa.

Y en el fondo, hay que decirlo, puede que tengan algo de razón. Pero, ojo, una cosa es que aceptemos en Cristal a un profesional que aporte, que sume y que no le haya faltado el respeto al club. Si bien no es lo que todos quisiéramos, lo toleraríamos. Total, en nuestra historia brilla el nombre de Juan Carlos Oblitas – hito grande dentro de la historia de Universitario de Deportes como jugador y técnico – que sumó campeonatos y hoy es una figura totalmente vinculada a Sporting Cristal.

Pero, si me permites, todo esto que te he contado no marca el problema que yo veo con la llegada a La Florida de Chemo del Solar.

El problema que yo veo es que la llegada de Chemo del Solar no respondería a su capacidad como técnico. Tampoco al hecho de que sea un profesional serio y una persona respetable. La llegada de Del Solar a La Florida se entendería principalmente porque es amigo de los dirigentes. Y lo dígo así, en plural. Es conocida la fortísima amistad que lo une con el gerente general y con algunos de los pesos pesados de la Comisión de Fútbol. Y luego de ellos de varios más que ocupan asiento en la tribuna de honor del Alberto Gallardo.

Chemo puede ser buen técnico, y gracias a Dios que lo sea, pero habida cuenta que su llegada sería por amistad y no por méritos, ten la seguridad que también llegaría si fuera el peor técnico del país. Menos mal, entonces que es un profesional competente. ¿No me crees? Recuerda que su primera llegada a La Florida se dio cuando ni siquiera tenía un logro que mostrar y llevaba pocos meses como técnico de fútbol. Convengamos, entonces, que su capacidad como profesional no sería lo que pesa acá sino el hecho de que es compadrísimo con los que cortan el jamón en La Florida.

¿Y por qué pesa el hecho de que sea amigo?

Pues porque entre bueyes no hay cornadas, pues. Entre amigos nadie se molesta, nadie se pone cabe, todos se soban las espaldas y una mano lava a la otra. Con tanta amistad ahí, ¿quién crees que le va a reclamar algo a Chemo cuando el equipo juegue mal (que alguna vez lo hará)? Y en el mismo sentido, ¿podremos creer que Chemo del Solar reclamará airadamente sus fueros cuando – al igual que se habría hecho tantas veces – desde el Olimpo llegue la sugerencia de que mejor juegue tal o cual jugador para poder satisfacer los intereses que crecen allá en Montevideo? Precisamente esas son las ventajas de estar entre amigos pues. Y como lo dijimos ya anteriormente, en La Florida lo que sobra son amigos. Todos son amigos. Y entre amigos las cosas se pasan por agua tibia, pues. Y cuando alguien apunta a esa cosa tan evidente, pues termina siendo una mala persona. ¿O no?

Entonces, no te dejes engañar. Es probable que el paso de Chemo en Cristal vuelva a ser medianamente exitoso, que le dé un buen manejo al equipo y que a fines del 2017 sumemos la estrella 19. Es posible y ojalá así sea. Dios sabe que nada me hace mas feliz que ver a mi camiseta triunfante. Pero que esos posibles éxitos no nos quiten de la cabeza el hecho de que acá las cosas se estarían haciendo mal. Porque el técnico estaría llegando a La Florida no por capacidad ni por idoneidad sino por simple amiguismo. Y el amiguismo atenta contra ese valor que los americanos llaman accountability y que entenderemos como la obligación de tener que rendir cuentas de sus decisiones. Eso está mal.

Pero no sorprende. Total, en Cristal – donde quienes toman las decisiones jamás son responsables de las consecuencias – todas las decisiones se toman con total irresponsabilidad. Lo de hoy es simplemente extender la irresponsabilidad al técnico. Es más de lo mismo. Y no te sorprendas que, luego de este nuevo paso de Chemo del Solar por el banco celeste, lo terminen invitando a formar parte de la Comisión de Fútbol. Total, esto es un club de amigos y él es tan amigo como el que más.

Bienvenidos al Club Sporting Cristal, hogar de la Raza Celeste.

¿Algo más?

Sí. Las pasiones son fuertes y, más que evitarlas, uno tiene que dejarse llevar por ellas. Era imposible mantenerme alejado. Con este post marco mi regreso como editor y columnista habitual de “El Cristal con que te miro”.

El dicho es conocidísimo: “No hay palabra mal dicha sino mal entendida”.

En este caso, creo que estamos ante la excepción de esa regla: existen palabras mal dichas y también mal entendidas. Y, aunque es normal que en toda institución deportiva exista desencuentro entre quienes la dirigen y quienes no, en este caso estamos ante un capítulo innecesario, casi absurdo.

¿Cuando empezó todo?

No creo con las declaraciones de Michael Debackey el día jueves último. Creo, más bien, que con la derrota ante Atlético Nacional. Fue un fenómeno que me sorprendió por su virulencia. Se jugó un muy mal partido y aunque podemos debatir sobre si lo que falló fueron los rendimientos o el planteamiento (un debate de fútbol, a fin de cuentas), no existen argumentos para aliviar una derrota contundente y una actuación muy pobre. Pero la reacción escaló a niveles espectaculares. De pronto pareciera que ya no estabamos hablando de una derrota en la segunda fecha ante un rival superior y que no elimina nuestras chances de clasificación. Por el contrario, parecía que estábamos hablando de una caída vergonzante que nos eliminaba y que justificaba poner en tela de juicio cosas tan alejadas como el proyecto de menores, las contrataciones de este año (y de los 10 o 12 años anteriores), la responsabilidad del club en las decisiones gubernamentales de ingreso al estadio y, en realidad, cualquier otro tema.

En este ambiente enrarecido. Las declaraciones de Debackey fueron como echarle gasolina a la fogata.

Pero … ¿qué dijo Michael Debackey?

Sus declaraciones están en este archivo entre el minuto 37:32 al 53:17.

En resumen, podríamos decir que dijo tres cosas:

  1. Que la prioridad del club este año es la obtención del título nacional 2016 y “hacer la mejor Libertadores” posible.
  2. Sporting Cristal no está en un nivel presupuestal en que pueda competir para ser protagonista de un torneo como Copa Libertadores.
  3. Para el club era importante el partido en Matute y se decidió, junto con el Comando Técnico, poner el mejor equipo contra Alianza Lima.
  4. Colombia tiene años de trabajo y nos sacan mucha ventaja a nivel de los jugadores que se quedan a jugar en los equipos locales de cada país.
  5. Las hinchadas en el Perú exigen mucho pero no están dispuestas a invertir para ir al estadio. No ayudan al club
  6. Sporting Cristal tiene una abierta disposición a la inclusión de chicos de sus canteras y en estos partidos nuestros muchachos están teniendo minutos.

Palabras mal dichas.

De todo lo dicho, las declaraciones que cayeron mal fueron la 1, la 2 y la 5. Es innecesario querer traducir o “interpretar” lo que dijo el directivo. Lo que a mi me llama la atención es una idea que un amigo mio, periodista deportivo con mucha experiencia, me dijo una vez: “Cuando uno declara existen cosas que se pueden pensar, pero que no se pueden decir“.

Yo no encuentro problema en que Michael Debackey – o la plana dirigencial del club – piensen en su fuero interno que Sporting Cristal no está para competir a nivel internacional. Es una opinión de ellos, es su propia idea y son libres de tenerla. Pensar de tal o cual manera no te convierte en un exitoso ni en un mediocre. Son tus acciones lo que te convierte en ello. No lo calificaría en función de lo que piensa. Puedo criticar – y critiqué – sus decisiones y acciones pero lo que piensa – en tanto convicción y pensamiento – no me parece criticable así sea en el sentido que sea.

Pero, sinceramente, no puedes decir eso. Y no se pueden decir porque los medios de comunicación hace mucho tiempo que han dejado de ser “espacios de debate” y han pasado a ser “espacios de exposición”. No puedes exponer estas ideas porque generas reacción. Y lo que menos necesita el club, es una reacción airada e indignada.

Debackey es un directivo con mucha experiencia. Declara a la prensa por lo menos una vez cada semana. Muchas veces sus declaraciones pasan desapercibidas. Pero eso no le exime que debería medirlas  y hacerlas pensando más en qué es lo que necesita el club Sporting Cristal. Por que a la larga, a él lo entrevistan en su condición de directivo de Sporting Cristal.

Palabra mal escuchada

Más allá de las opiniones que miles de hinchas vertieron en redes sociales, yo quiero tomar una opinión que por su peso y rebote ha marcado el ritmo de esta molestia: la editorial de la página extremoceleste.com. Es clara y coherente con la posición que dicha página ha presentado siempre. Y los hinchas se han identificado con el reclamo y reproche contenida en esa editorial.

¿Qué reclama esa editorial? Pues algo que ha venido reclamando hace mucho tiempo: el respeto al hincha cervecero que siente que el club no los trata como merecen ni comprende sus anhelos y necesidades. La editorial no ronda sobre el tema de los objetivos del club sino que ataca ese punto principalmente. Y eso me parece interesante.

De pronto en el resto ha quedado que lo criticable es la renuncia a la Copa Libertadores y que sólo interesa el campeonato local. Pero … aguanta un momento … eso no es lo que ha dicho Debackey. Repasemos: Debackey ha dicho que el objetivo principal es el torneo local y “hacer la mejor Copa Libertadores posible”. Discúlpame pero de ahí no leo que el club haya renunciado a participar en Copa Libertadores. Podemos luego conversar sobre si es mas bonito decir “nuestro objetivo inmediato es pasar a segunda fase” o decir “queremos hacer la mejor libertadores posible”. Pero coincidamos en que ninguna de las dos expresiones implica renunciar a la competencia internacional. Y precisamente por eso al día siguiente salieron Mariano Soso y Renzo Sheput a decir que nadie ha renunciado a la Copa Libertadores. Y si le preguntan a Debackey, estoy seguro que también diría que él nunca dijo que se ha renunciado a la Copa.

Podemos debatir y mucho sobre si es adecuado que, dentro de la discusión interna del club, se prefiera apostar con más fuerza por el título nacional. Pero creo que esa discusión es distinta a la que se ha generado respecto a si esta bien que hayamos “renunciado a competir en la Copa”. Sobre todo porque esto último es algo que jamás ha estado en el tapete.

Por lo demás creo que es una exageración decir que “Para Cristal el título nacional ya no importa”. Claro que importa. No somos ni el club con más títulos ni el heptacampeón que ya se aburrió como para ir diciendo eso. Ganar el torneo local nos cuesta mucho esfuerzo porque no nos regalan nada. Pero esto no implica que renunciemos al sueño dorado de llevarnos, ahora sí, la Copa.

¿Pero cuándo?

No lo sé. La única idea que tengo al respecto es que nuestras posibilidades van a aumentar en la medida en que nos fortalezcamos como institución y generemos una base sólida, fomentando un campeonato que nos enriquezca y no nos arrastre en una miasma de irregularidad. En resumen: respetando dos cosas: proceso e idea.

Y las cabezas calientes de siempre dirán: ¿y cómo fue el 97? ¿Y qué me dices de Nacional de Paraguay el 2014? ¿Y Unión Española el 75? ¿Y Bolivar semifinalista el 2014? Y lo dicen ignorando que esos casos son – fuimos – excepciones a la regla. Que alguna vez hayas aprobado un examen sin estudiar no quiere decir que siempre lo vas a hacer. Lo más probable es que no vuelvas a aprobar nunca más. El camino es estudiar, con ahínco y regularidad. El equipo del 97 ha sido fruto de un trabajo que se remonta al 93 (e incluso hasta el 91). El subcampeón de América no habría existido sin la Máquina Celeste del 94. Y la Máquina Celeste del 94 no habría existido si en los años anteriores no se trabajó para forjar el que sería el mejor equipo peruano de la época. Nadie pidió cortar el proceso porque nos eliminó Sao Paulo de la Conmebol el 94 o porque no pudimos ganarle a Emelec en cuartos de final del 95. Fijarse sólo en las excepciones y esperar que seamos la excepción cada año sólo muestra una forma simplista de ver las cosas.

Yo no sé si el equipo de Mariano Soso esté para llegar a instancias finales de Copa este año. Pero sí sé que ese equipo es fruto de un trabajo que lleva años. No sé si hagan falta 2, 3 o más años para llegar a la Copa Libertadores. Pero sé que hay que seguir trabajando en ese camino: fortaleciendo una idea, fortaleciendo el proyecto de menores (en sus dos etapas: captación y formación), respetando los procesos por sobre los resultados. Claro, también cabe la posibilidad que en ese camino volvamos a ser la excepción y la sorpresa pero eso no quiere decir que todo nuestro trabajo es en vano.

¿Entonces?

Entonces, hay que proteger las ideas centrales. Directivos e hinchas por igual. Y hay que tener en cuenta que hay gente empecinada en atacarnos y que agradecen con efusividad cada oportunidad que se les da, periodistas hinchas de otros equipos que se apuran en señalar los errores de Cristal como una forma de crear la ilusión de que “tampoco es que Cristal sea tan mejor”. Como si desmerecernos les hiciera a ellos salir de su pozo.

La diplomacia es el arte de decir las cosas sin generar crisis. Se necesita de eso. Y por nuestro lado, hay que parar la mano y defender esa cosas que deben defenderse siempre. Podemos discutir y debatir con ideas sobre todo pero debemos apuntar siempre al mismo objetivo: proteger el trabajo, proteger a eso que nos hace diferentes. Proteger a los procesos.

 

fuente: depor.pe

Se viene un proceso nuevo, con un técnico nuevo, que conoce y quiere la casa. Las esperanzas son altas y la mayor parte de la hinchada espera contrataciones.

Pero antes es importante pensar en como se ha llevado este tema en el pasado.

Temporada 2014

 

2014

 

  • Leandro Leguizamón (hasta fin del Apertura)
  • Paolo de La Haza
  • Maximiliano Núñez
  • Sergio Blanco (Clausura)
  • Adán Balbín
  • Alexander Succar
  • Ray Sandoval
  • Brian Bernaola

Con la excepción de los tres últimos, que son juveniles todos y que fueron prestados o parte de la reserva vemos que el impacto de esas contrataciones fue muy discreto.

Leandro Leguizamón: luchó todo lo que pudo, puso mucho empuje y cuando pudo generó algun penal. Pero su trabajo era ser el goleador de Cristal y no lo fue. Llegó a mediados del 2013, recién debutó en el 2014 y en toda su estadía hizo cero goles. ¿Costo final? Aproximadamente 300,000 USD se fueron al banco de Tigre para poder devolverlo.

Paolo de la Haza: Un chiste cruel que circula sobre este jugador es que es capaz de jugar en cualquier puesto de la cancha y ser intrascendente en todos. En Cristal fue una pieza de recambio durante el 2014 y 2015, sin destacar demasiado pero cumpliendo la mayor parte de las veces.

Maximiliano Nuñez: El Maxi se ganó a toda la hinchada con coraje y habilidad, pero no renovó

Sergio Blanco: Si el Maxi se ganó a la gente con empuje, El Chapa sólo era superado en pundonor por Cazulo. Fue traido para reemplazar a Leguizamón. Sus goles fueron fundamentales para el título.

Adán Balbín: No funcionó en el plantel titular de Cristal, jugador caro que se sintió más cómodo en la enfermería o la reserva.

Los juveniles fueron usados moderamente, en algunos casos prestados para que ganen experiencia como el caso de Succar o usados para ganar bolsa de minutos

Temporada 2015

refuerzos-2015

 

  • Josepmir Ballón
  • Josue Estrada
  • César Pereyra
  • Diego Manicero
  • Matías Martínez
  • Jairsinho Gonzales
  • José Gómez
  • Elsar Rodas
  • Alberto Rodríguez

Josempir Ballón fue la contratación nacional más sonada del 2015, un jugador titular en selección, con experiencia internacional y con un historial de buenos papeles, En Cristal le ha costado encontrar el pie y no ha reeditado el nivel que le conocemos.

Josue Estrada:  Un estupendo lateral izquierdo con Aurich, en Cristal no ha logrado mostrar el nivel que se esperaba de él.

César Pereyra: Salvo algunos buenos partidos (contados con los dedos de una mano) su aporte fue muy pobre, no renovó.

Diego Manicero: Un buen jugador que pudo ser mejor manejado, su aporte se fue diluyendo conforme se fueron espaciando sus participaciones. no renovó.

Matias Martinez: Rústico y torpe, no renovó.

Jairsinho Gonzáles: se le trajo para que diera profundidad al plantel, no aportó mayormente, sigue en el equipo.

José Gómez: llegó para la reserva

Elsar Rodas: una contratación que nunca comprendí bien, los partidos que hizo – los pocos – no lo hizo bien. no renovó.

Alberto Rodriguez: llega al pais para poner orden en la zaga – la labor que tenía que hacer Martinez – y más allá de sus lesiones ha ido recuperando nivel.

Es decir:

De los jugadores contratados el 2014 sólo uno fueron titular en el equipo  (Nuñez) y dos a partir del Clausura (incluyendo a Blanco); de esas contrataciones solo tres (Blanco, De La Haza y Balbin) se quedaron hasta el año siguiente (no incluyo a los juveniles) Balbín fue prestado a mitad de año a Unión Comercio y ha firmado por otro club a finales del 2015
No puede decirse que fue una ventana de contrataciones fructífera.

De los jugadores contratados el 2015, sólo Ballón y Rodriguez han tenido impacto en el plantel titular. El resto – no cuento a Gómez – ha decepcionado o pasado inadvertido.

En el papel fue un periodo de contrataciones aun peor que el año anterior.

En el plantel 2014 sólo 2 titulares contratados ese año.

En el plantel 2015 sólo 4 titulares contratados en los últimos dos años.

A finales de este año se han ido todos los sobrevivientes de las contrataciones del 2014 y casi la totalidad de las contrataciones del 2015.

¿Qué quiere decir eso?

Qué tenemos puestos importantes que han intentado ser llenados durante los dos ultimos años sin éxito. Laterales y extremos, por ejemplo.  Volantes que puedan ser reemplazo a corto plazo de Lobatón y delanteros con gol.
Manicero fue visto por muchos con ilusión por la capacidad que se le vió en León pero no sobrevivió a su primer año en el club por n razones. La incapacidad de ser un recambio para Loba puede ser una de las razones que nos quitó el título de este año.

¿Quienes vienen?

Costa, Ramua, Silva entre otros que vienen a cubrir los mismos puestos que se han intentado cubrir los últimos dos años.

Cristal debe gastar con cuidado, porqué el próximo año es posible que Lobatón esté en la misma situación que Sheput hoy, un jugador para segundos tiempos y no olvidar que Cazulo cumple 34 en febrero y el físico no lo va acompañar por siempre.

La diferencia entre una regla y un principio, desde donde lo tengo entendido, son los niveles de abstracción, de detalle y de permanencia. Un principio es algo abstracto, general y permanente, una regla es algo más concreto, particular y transitorio. Ahí donde las reglas pueden cambiar – porque la realidad misma cambia – los principios se deben a mantener porque son cosas en las que creemos más allá de coyunturas. Por eso también los llamamos “valores”.

Sporting Cristal está jugando feo. No sé si necesariamente mal pero convengamos en que está jugando feo. Ese juego genera en la hinchada sentimientos a los que no se siente ningún apego. Si el hincha de Cristal quisiera vivir los partidos con angustia y sufrimiento, habría sido hincha de otros equipos. Si al hincha de Cristal no le importara ganar bien sino simplemente ganar “a la que salga”, también habría elegido otros caminos. El hincha de Cristal es diferente – es exigente – porque no sólo quiere ganar sino que lo quiere hacer con contundencia y con buen juego. Cualquier cosa distinta a esa, genera disconformidad. Somos una hinchada usualmente disconforme, una hinchada perfeccionista que exige siempre el resultado pero que sólo se rinde ante la forma. Así somos.

Entonces el juego actual de Cristal hace que muchos empiecen a criticar lo que desde hace algunos años se dio por llamar el “Estilo”. Yo sigo creyendo que la utilización que hizo la dirigencia de este término fue perjudicial. Y lo fue porque tomaron un “principio” y lo quisieron aplicar como una “regla”. Cuando dijeron que una coyuntura en particular no correspondía al estilo no lo hicieron porque de verdad creyeran eso sino que lo usaron para darle sustento aparente a una decisión que tenía mucho de antipatía personal y poco de principios rectores del juego de Sporting Cristal.

Hoy, cuando la opción por la que se optó para “fortalecer el estilo” nos está regalando un juego que es cualquier cosa menos “el estilo”, la gente hace lo que se supo que se iba a hacer desde que la Comisión de Fútbol empezó a manosear el bendito término: se lo lanza a la cara. A ellos y, también, al técnico. “¿Dónde está el estilo?” se preguntan todos y en el palco de honor del Alberto Gallardo todos silban bajito y entre dientes esperando que nadie los encare y les recuerde las palabras de hace poco más de dos años. En fin, ya habrá tiempo de hablar de eso.

Pero lo que yo veo con peligro es que nos vayamos al otro extremo y empecemos a banalizar la importancia real que “el Estilo” tiene en Sporting Cristal. Lo único positivo del papelón que se hizo el 2013 fue que por fin se tuvo una idea concreta sobre lo que implicaba el famoso “estilo”: vocación ofensiva, jugadores con buen pie, jugadores que practiquen el fair play y mantengan una conducta profesional fuera y dentro de la cancha. Cosas así.

Estos elementos, este “estilo”, debe quedar siempre como un principio, algo abstracto y a lo que se debe apuntar siempre. Algo inmutable y que sirva de paradigma para poder hacer evaluaciones serias y completas. Como todo valor esencial, habrán momentos en los que se cumplirá en mayor o menor medida así como habrá otros en los que se notará su ausencia. Pero no es algo que, en un sólo partido, se pueda confirmar o negar. Es un principio y, como tal, es algo a lo que hay que tender siempre. No es una regla. El “estilo” no sirve para plantear un partido ni es una fórmula ganadora. Las derrotas no se explican por “alejarse” del “estilo” como tampoco las victorias van a corresponder a un “cumplimiento” estricto del mismo.

Sería bueno que la crítica a este Sporting Cristal de los ultimos momentos de Daniel Ahmed tenga que ver más con sus decisiones a la hora de plantear los partidos  que a la pertinencia de sí el “estilo” vale o no vale.

Es claro que el “estilo” vale. Eso no se debe discutir. Cosa distinta es ver qué tan cerca o lejos estamos de llegar a eso que pregonamos. Qué tanto logró Daniel Ahmed en acercarse a ese valor, a ese principio cervecero que es el estilo que reconocemos como nuestro. Es necesario e importante mantener el valor de “principio” de eso que llamamos “estilo” y protegerlo. Dejemos, entonces, de manosear la idea. Porque si lo empezamos a bastardear nosotros mismos, los demás no van a tardar nada en restregárnoslo en la cara. Abracemos la idea del “estilo” y defendámosla siempre, pero fundamentemos la crítica en fútbol, en táctica, en decisiones. Discutamos si las “reglas” actuales se compadecen o no con ese “principio” pero no caigamos en la tentación de negar su importancia y validez.

SOCIAL

28,608FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,119SeguidoresSeguir

Escriben

1632 PUBLICACIÓN50 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
69 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
27 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
8 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS