Comando técnico

Por -
9 1877
(foto: depor.pe)

El título iba a ser “Bienvenido” pero no tenía sentido. Tú estas en Cristal hace ya algunos años. En realidad, estas en Cristal desde que eras un niño y, más que darte nosotros la bienvenida, eres tú quien está para darnos la bienvenida a varios. Así que, como no tiene sentido hacerlo, te saludamos.

Tampoco tiene sentido seguir diciéndote “Pablito”. Por más que así te hayamos conocimos antes de que te fueras a España y por mas que varias veces te siguen diciendo así luego que volvieras. Hoy el diminutivo no aplica. Hace buen tiempo eres el Profesor Zegarra.

Tal vez la gente no sepa – porque el camino de menores aún no tiene la atención que mereciera – pero es bueno decir que tu llegada al banco del primer equipo de Sporting Cristal no es gratuita ni inesperada. Llevas tres años en el club y un par de temporadas dirigiendo al equipo de reserva. Has estado en el banco cuando este equipo celebró sus dos campeonatos en las dos temporadas pasadas. Hay que decir que has hecho que esos equipos jugaran bien, que has sabido sacar mucho de tus jugadores y que mas de una vez en los últimos años nos hiciste querer llegar temprano al estadio porque el real espectáculo que se daba en la cancha del Gallardo eran tus dirigidos y no tanto el primer equipo.

Has hecho el camino largo y ahora tomas el fierro caliente, tal como dijiste que te gustaría hacerlo. Creo que todos hubiéramos preferido que tu llegada al primer equipo se hubiera dado en un inicio de temporada, con la ilusión intacta. Pero uno no escoge sus situaciones sino la forma cómo las enfrenta. Hoy te toca llegar en interinato y en una coyuntura que es de las mas pálidas que hemos visto en muchos años de la institución en casi todo sentido.

Pero, lo bueno de todo esto, es que lo que se te pide es más esencial y menos inmediatista. Los resultados ayudarán pero lo que de verdad se espera de tí es que devuelvas al equipo la identidad y la alegría. El orgullo que se ha perdido entre luchas de ego. Lo que necesitamos es volver a ser Cristal y, para eso, nadie mejor que alguien que sabe – como jugador, como tecnico y como hincha – lo que es Sporting Cristal.

Tu llegada trae esperanza. Los problemas del club sobrepasan lo que es el rendimiento del primer equipo y sería equívoco pensar que tu presencia en el banco solucionará todo. Imaginamos que tu trabajo, más el de fuera de la cancha que aquel de dentro, no va a ser fácil. Esperemos que el tiempo que nos dirijas – ya sea en interinato o en permanencia – sirva para curar esas heridas y para regresar a eso que es Cristal. Que sirva para alentar una mejor forma de tomar decisiones y, sobre todo, para la reconciliación.

Nos veremos el domingo, Profesor Zegarra, iremos a decirle que nos trajo esperanza y que confiamos en Usted.

(foto: libero.pe)

La situación era insostenible: eliminados con mucha vergüenza en Copa Libertadores. Nuestros propios errores nos sacaron del Torneo de Verano. Mostrando una de nuestra peores versiones históricas en el Torneo Apertura. Siete goleadas en lo que va del año. Huérfanos de una idea de fútbol. Un camerín a todas luces descontrolado. La permanencia de José del Solar en el banco de Sporting Cristal parecía responder más a la necedad que a una apuesta objetiva y racional. .

Chemo duró 6 meses. Nos regaló un puñado de buenos partidos en febrero y luego la caída libre. Cristal dejó de jugar a eso que mostró y empezó a jugar a nada. Pelotazo y poca marca. Entonces, Chemo se fue y Pablo Zegarra asume interinamente el banco cervecero.

Más allá de la temporada que jugó en Alianza Lima al final de su carrera, Pablo es un hombre de la casa. Identificado totalmente con Sporting Cristal, sabe lo que es ponerse la camiseta celeste y ser campeón. Pero, así como la razón de todos nuestros males no fue Chemo del Solar, Pablo Zegarra no tiene por qué ser la solución de todo.

Para empezar, el problema ni siquiera es que Chemo no supo tomarle la mano a este equipo. El problema es que su llegada se dio de la peor manera que se pudo dar: sin demostrar nada. Sólo tenía 6 meses de buen fútbol que le permitió salvar el descenso la temporada anterior. El campeonato 2005, por pretérito, no es mérito para nada. Si lo fuera, pues llamemos al Tano Bártoli que nos sacó campeón en 1981. Aún así, se hizo del buzo del campeón. Los irresponsables señores que toman las decisiones en Sporting Cristal, y que nunca se hacen responsables de las mismas, decidieron – entre una taza de café, un vaso de cerveza y un cigarro cubano – que su buen amigo José del Solar podría ser la apuesta. Y así lo hicieron. Sin analizar nada, sin comparar nada, sin rendirle explicaciones a nadie. Y así nos fue.

Ese es el verdadero problema. Y mientras estas decisiones se sigan haciendo de la misma manera, no vamos a mejorar. Hoy la apuesta no puede ser otra que Pablo Zegarra. Pero ojalá entre, por fin, algo de cordura a aquellas cabezas necias y entiendan que nuestra propia grandeza nos obliga a no dormirnos en los laureles. Y eso implica hacer una búsqueda seria, definir objetivos, definir parámetros, definir indicadores y – en función de éstos – elegir a aquel profesional que mejor encaje en ellos. Objetividad y trabajo serio. Es todo lo que se pide, por ahora.

Por eso es que sería un error oír a las voces que, por interés o por amistad, piden hoy que Zegarra asuma el equipo indefinidamente. Asimismo sería un error llamar a cualquier ex-técnico del equipo en la idea de que como lo hizo bien – o medianamente correcto – va a ser mejor. Hacer eso sería hacer exactamente lo que se hizo con Del Solar. Hay que desterrar el amiguismo y la idea de gamonalismo que existe en Cristal y que parece autorizar a los decisores a hacer lo que les nazca del vientre sólo por que sí.

Pareciera que no se dan cuenta que sólo en la medida en que sus decisiones sean objetivas y fundamentadas podrán ser defendidas y sostenidas en el tiempo. El azar, aunque al inicio te dé ganancias, tarde o temprano se acaba. Como ahora.

Tienen una nueva oportunidad de tomar decisiones de la forma correcta y de lavarse la cara. Sería genial que no la desaprovechen.

foto: depor.com

José Luis Chilavert cuenta una anécdota en la cual Marcelo Bielsa implantó la línea de tres en un Veléz acostumbrado a jugar con línea de cuatro. Después de perder varios amistosos, Chilavert rearma la defensa: “Cuando atacamos hacemos línea de tres, pero cuando nos atacan, lateral izquierdo y lateral derecho bajan y hacemos línea de cuatro, mientras los dos volantes juegan delante de la línea”. Con esos cambios hecho por los jugadores el equipo empezó a ganar. Bielsa, al darse cuenta, increpó a Chilavert por desobedecerlo quien le responde “Pero estamos ganando”. Bielsa aceptó esos cambios y Velez campeonó.

En el caso de Sporting Cristal, en la semifinal con Deportivo Municipal en Villa El Salvador, luego de la expulsión de Edinson Chávez, es Jorge Cazulo quien mira al banco de suplentes y hace un gesto con la mano en la barbilla pidiendo el ingreso de Josepmir Ballon. Luego de ese pedido, Mariano Soso manda el cambio y Ballon ingresa, con lo cual el equipo armó un buen bloque defensivo y casi gana el partido con un contragolpe de Ballon. Al final se perdió.

De ambos casos mi reflexión es: “Cuando el esquema del técnico no resulta, son los jugadores quienes deciden como jugar”.

En Cristal, Daniel Ahmed y Mariano Soso, lejos de lograr un estilo de juego definido, consolidaron un grupo de jugadores. El mejor “técnico” de ambos periodos fue Carlos Lobaton, quien en la cancha movió los hilos del equipo, manejó los tiempos y desniveló los partidos con pura genialidad.

No es casualidad que Daniel Ahmed, el 2014, conforme un equipo luchador que logró el título de la mano de Lobaton. Por eso mismo, el 2015, el equipo luchador sin Lobaton pierde la brújula y el título. El 2016, Carlos Lobaton sin estar al 100% por una lesión, hace el gol de la semifinal y es tan importante dirigiendo en el campo que Mariano Soso lo mantenía más tiempo en la cancha del que un Lobaton extenuado podía resistir.

Es digno reconocer que Sporting Cristal es Campeón Nacional 2016 y logra su Estrella 18. Clasifica a la fase de grupos de Copa Libertadores gracias al cual recibirá un ingreso importante de dinero. Eso es bueno para el club, los jugadores y los dirigentes. Pero el juego del equipo ha decaído estos años y eso es malo para el hincha quien paga por el espectáculo. El problema no son los jugadores quienes demostraron ser capaces de campeonar por experiencia y coraje, sino los comandos técnicos sin experiencia.

Tanto Ahmed como Soso, lo único que le han impreso al estilo de Cristal es el Espíritu Amateur, el cual no es malo, dado que de ahí nace la humildad y el coraje para luchar. Pero eso es muy poco para lo que pretende Cristal.

Por eso, la mejor noticia aparte de la Estrella 18, desde mi punto de vista, es la renuncia de Mariano Soso. Pocos partidos buenos ensombrecidos por muchos empates de local y vergonzosas derrotas me dejaron la desilusión del estilo de juego rimense este 2016 y el hastío hacia técnicos novatos como Daniel Ahmed o Mariano Soso quienes, por su falta de experiencia, terminan dependiendo de lo que decide el grupo de jugadores.

Es tanta mi decepción al experimento intentado por Soso con el estilo del equipo celeste, que la llegada de José Guillermo Del Solar por dos años a Cristal me alivia y me alegra, porque este grupo de jugadores, quienes demostraron ser unas fieras, necesitan un Director Técnico con experiencia de jugador en Europa como Chemo, quien fue figura jugando en España a gran nivel. Pienso que es mejor un Director Técnico que decida un partido en base a su experiencia de jugar contra Juventus en el estadio Giuseppe Meazza a tener un técnico cuyo punto de referencia de jugador sea la liga juvenil en Entre Ríos.

En fin, del nuevo comando técnico celeste hablaremos en otra ocasión. ¡Fuerza Cristal!

LIMA, 20 DE AGOSTO DEL 2005 ENCUENTRO POR EL TORNEO CLAUSURA ENTRE LOS CLUBES SPORTING CRISTAL Y UNIVERSITARIO DE DEPORTES, JUGADO EN EL ESTADIO MONUMENTAL. CRISTAL GANO POR UN GOL A CERO. FOTO: ENRIQUE CUNEO / EL COMERCIO

El anuncio oficial ya está hecho. José Guillermo del Solar Álvarez Calderón es el nuevo técnico de Sporting Cristal. Chemo regresa a La Florida luego de 10 años. En el 2005 llegó a mitad de campeonato para reemplazar a Edgardo Bauza y nos sacó campeón. El 2006 fuimos eliminados en primera fase de Copa Libertadores (en la memoria queda ese terrible partido que perdimos con Estudiantes de La Plata por 4-3 luego de irnos al descanso ganando por 0-3), y terceros en un campeonato que terminó ganando Alianza Lima.

Chemo regresa luego de haber estado en el banquillo de la Universidad Católica de Chile (2007), la Selección peruana de fútbol (2007 a 2009), Universitario de Deportes en dos periodos (2010 a 2012 y el 2014) y su último paso en la Universidad San Martín de Porres el año pasado. A este recorrido hay que sumarle un amago de retiro de la actividad y un periodo en la que actuó como dirigente del club de Ate.

Las credenciales de Chemo no son sorpresa para nadie. Carga en su activo el habernos sacado campeones hace 11 años y la decorosa campaña que hizo con la San Martín el año pasado. En esta mostró atisbos de buen juego con un plantel de bajo promedio de edad pero que terminó peleando el descenso hasta casi las últimas fechas. Dicen los entendidos que argumentos futbolísticos que sustentan su retorno existen. Eso dicen.

Las críticas, que no se han hecho esperar, apuntan a lo que ya se sabe: José del Solar no puede estar más identificado con Universitario de Deportes. No sólo es declarado hincha del rival sino que ha sido su capitán y hasta se metió a tribuna norte a tocar el bombo. Pocos nombres existen en el medio local que son más identificados que Chemo del Solar con el club de Ate y la mención de todos y cada uno de ellos genera rechazo en la hinchada celeste.

Pero esto, ya lo sabemos, a la dirigencia le importa poco. La identidad nunca ha sido una prioridad para ellos y, si el negocio es bueno, poco importa si el candidato de turno estuviera acusándonos hace pocos meses de comprar árbitros, por ejemplo. Aunque, hay que decirlo, Del Solar no llegó a tales cotas de infamia contra Sporting Cristal. Mando varias pullas hacia nosotros aunque, sujeto respetable a fin de cuentas, nunca con la bajeza de varios otros que comparten su pasión por la camiseta crema.

En todo caso, tal como lo explicara alguna vez el mismo Felipe Cantuarias, el tema de la identidad cervecera para la dirigencia es un tema flexible y complaciente. A estas alturas ya todos saben que en La Florida el tema de la identidad se mide con el slogan marketinero de La Raza Celeste. “La Raza Celeste“, como bien lo sabemos todos, es un conjunto de valores positivos que en teoría definen al hincha cervecero pero que bien lo puede tener cualquier cristiano con independencia de la camiseta que vista. Así, un hincha crema pero que respeta y muestra esos valores, bien puede ser también un representante de “La Raza Celeste“. A eso me refiero con lo de “flexible y complaciente”. Chemo del Solar, entonces, al ser un profesional respetable y un individuo de bien, encaja perfectamente en eso que busca “La Raza Celeste” y, por lo tanto, su inclusión no afectaría – para los dirigentes y el departamento de marketing la agencia de publicidad del club  –  la “identidad” de Sporting Cristal.

Claro, el hecho de que haya tocado el bombo en el medio de la Trinchera Norte pasa – para ellos – a un segundo lugar. Y es que, hay que reconocerlo, ese concepto de “identidad” basado en el cariño que una persona puede tener a nuestra camiseta, el respeto a nuestra historia y a nuestro escudo, es algo que en La Florida ya pasó de moda. Para ellos es otra cosa.

Y en el fondo, hay que decirlo, puede que tengan algo de razón. Pero, ojo, una cosa es que aceptemos en Cristal a un profesional que aporte, que sume y que no le haya faltado el respeto al club. Si bien no es lo que todos quisiéramos, lo toleraríamos. Total, en nuestra historia brilla el nombre de Juan Carlos Oblitas – hito grande dentro de la historia de Universitario de Deportes como jugador y técnico – que sumó campeonatos y hoy es una figura totalmente vinculada a Sporting Cristal.

Pero, si me permites, todo esto que te he contado no marca el problema que yo veo con la llegada a La Florida de Chemo del Solar.

El problema que yo veo es que la llegada de Chemo del Solar no respondería a su capacidad como técnico. Tampoco al hecho de que sea un profesional serio y una persona respetable. La llegada de Del Solar a La Florida se entendería principalmente porque es amigo de los dirigentes. Y lo dígo así, en plural. Es conocida la fortísima amistad que lo une con el gerente general y con algunos de los pesos pesados de la Comisión de Fútbol. Y luego de ellos de varios más que ocupan asiento en la tribuna de honor del Alberto Gallardo.

Chemo puede ser buen técnico, y gracias a Dios que lo sea, pero habida cuenta que su llegada sería por amistad y no por méritos, ten la seguridad que también llegaría si fuera el peor técnico del país. Menos mal, entonces que es un profesional competente. ¿No me crees? Recuerda que su primera llegada a La Florida se dio cuando ni siquiera tenía un logro que mostrar y llevaba pocos meses como técnico de fútbol. Convengamos, entonces, que su capacidad como profesional no sería lo que pesa acá sino el hecho de que es compadrísimo con los que cortan el jamón en La Florida.

¿Y por qué pesa el hecho de que sea amigo?

Pues porque entre bueyes no hay cornadas, pues. Entre amigos nadie se molesta, nadie se pone cabe, todos se soban las espaldas y una mano lava a la otra. Con tanta amistad ahí, ¿quién crees que le va a reclamar algo a Chemo cuando el equipo juegue mal (que alguna vez lo hará)? Y en el mismo sentido, ¿podremos creer que Chemo del Solar reclamará airadamente sus fueros cuando – al igual que se habría hecho tantas veces – desde el Olimpo llegue la sugerencia de que mejor juegue tal o cual jugador para poder satisfacer los intereses que crecen allá en Montevideo? Precisamente esas son las ventajas de estar entre amigos pues. Y como lo dijimos ya anteriormente, en La Florida lo que sobra son amigos. Todos son amigos. Y entre amigos las cosas se pasan por agua tibia, pues. Y cuando alguien apunta a esa cosa tan evidente, pues termina siendo una mala persona. ¿O no?

Entonces, no te dejes engañar. Es probable que el paso de Chemo en Cristal vuelva a ser medianamente exitoso, que le dé un buen manejo al equipo y que a fines del 2017 sumemos la estrella 19. Es posible y ojalá así sea. Dios sabe que nada me hace mas feliz que ver a mi camiseta triunfante. Pero que esos posibles éxitos no nos quiten de la cabeza el hecho de que acá las cosas se estarían haciendo mal. Porque el técnico estaría llegando a La Florida no por capacidad ni por idoneidad sino por simple amiguismo. Y el amiguismo atenta contra ese valor que los americanos llaman accountability y que entenderemos como la obligación de tener que rendir cuentas de sus decisiones. Eso está mal.

Pero no sorprende. Total, en Cristal – donde quienes toman las decisiones jamás son responsables de las consecuencias – todas las decisiones se toman con total irresponsabilidad. Lo de hoy es simplemente extender la irresponsabilidad al técnico. Es más de lo mismo. Y no te sorprendas que, luego de este nuevo paso de Chemo del Solar por el banco celeste, lo terminen invitando a formar parte de la Comisión de Fútbol. Total, esto es un club de amigos y él es tan amigo como el que más.

Bienvenidos al Club Sporting Cristal, hogar de la Raza Celeste.

¿Algo más?

Sí. Las pasiones son fuertes y, más que evitarlas, uno tiene que dejarse llevar por ellas. Era imposible mantenerme alejado. Con este post marco mi regreso como editor y columnista habitual de “El Cristal con que te miro”.

La diferencia entre una regla y un principio, desde donde lo tengo entendido, son los niveles de abstracción, de detalle y de permanencia. Un principio es algo abstracto, general y permanente, una regla es algo más concreto, particular y transitorio. Ahí donde las reglas pueden cambiar – porque la realidad misma cambia – los principios se deben a mantener porque son cosas en las que creemos más allá de coyunturas. Por eso también los llamamos “valores”.

Sporting Cristal está jugando feo. No sé si necesariamente mal pero convengamos en que está jugando feo. Ese juego genera en la hinchada sentimientos a los que no se siente ningún apego. Si el hincha de Cristal quisiera vivir los partidos con angustia y sufrimiento, habría sido hincha de otros equipos. Si al hincha de Cristal no le importara ganar bien sino simplemente ganar “a la que salga”, también habría elegido otros caminos. El hincha de Cristal es diferente – es exigente – porque no sólo quiere ganar sino que lo quiere hacer con contundencia y con buen juego. Cualquier cosa distinta a esa, genera disconformidad. Somos una hinchada usualmente disconforme, una hinchada perfeccionista que exige siempre el resultado pero que sólo se rinde ante la forma. Así somos.

Entonces el juego actual de Cristal hace que muchos empiecen a criticar lo que desde hace algunos años se dio por llamar el “Estilo”. Yo sigo creyendo que la utilización que hizo la dirigencia de este término fue perjudicial. Y lo fue porque tomaron un “principio” y lo quisieron aplicar como una “regla”. Cuando dijeron que una coyuntura en particular no correspondía al estilo no lo hicieron porque de verdad creyeran eso sino que lo usaron para darle sustento aparente a una decisión que tenía mucho de antipatía personal y poco de principios rectores del juego de Sporting Cristal.

Hoy, cuando la opción por la que se optó para “fortalecer el estilo” nos está regalando un juego que es cualquier cosa menos “el estilo”, la gente hace lo que se supo que se iba a hacer desde que la Comisión de Fútbol empezó a manosear el bendito término: se lo lanza a la cara. A ellos y, también, al técnico. “¿Dónde está el estilo?” se preguntan todos y en el palco de honor del Alberto Gallardo todos silban bajito y entre dientes esperando que nadie los encare y les recuerde las palabras de hace poco más de dos años. En fin, ya habrá tiempo de hablar de eso.

Pero lo que yo veo con peligro es que nos vayamos al otro extremo y empecemos a banalizar la importancia real que “el Estilo” tiene en Sporting Cristal. Lo único positivo del papelón que se hizo el 2013 fue que por fin se tuvo una idea concreta sobre lo que implicaba el famoso “estilo”: vocación ofensiva, jugadores con buen pie, jugadores que practiquen el fair play y mantengan una conducta profesional fuera y dentro de la cancha. Cosas así.

Estos elementos, este “estilo”, debe quedar siempre como un principio, algo abstracto y a lo que se debe apuntar siempre. Algo inmutable y que sirva de paradigma para poder hacer evaluaciones serias y completas. Como todo valor esencial, habrán momentos en los que se cumplirá en mayor o menor medida así como habrá otros en los que se notará su ausencia. Pero no es algo que, en un sólo partido, se pueda confirmar o negar. Es un principio y, como tal, es algo a lo que hay que tender siempre. No es una regla. El “estilo” no sirve para plantear un partido ni es una fórmula ganadora. Las derrotas no se explican por “alejarse” del “estilo” como tampoco las victorias van a corresponder a un “cumplimiento” estricto del mismo.

Sería bueno que la crítica a este Sporting Cristal de los ultimos momentos de Daniel Ahmed tenga que ver más con sus decisiones a la hora de plantear los partidos  que a la pertinencia de sí el “estilo” vale o no vale.

Es claro que el “estilo” vale. Eso no se debe discutir. Cosa distinta es ver qué tan cerca o lejos estamos de llegar a eso que pregonamos. Qué tanto logró Daniel Ahmed en acercarse a ese valor, a ese principio cervecero que es el estilo que reconocemos como nuestro. Es necesario e importante mantener el valor de “principio” de eso que llamamos “estilo” y protegerlo. Dejemos, entonces, de manosear la idea. Porque si lo empezamos a bastardear nosotros mismos, los demás no van a tardar nada en restregárnoslo en la cara. Abracemos la idea del “estilo” y defendámosla siempre, pero fundamentemos la crítica en fútbol, en táctica, en decisiones. Discutamos si las “reglas” actuales se compadecen o no con ese “principio” pero no caigamos en la tentación de negar su importancia y validez.

No soy muy admirador de Daniel Ahmed, lo he dicho desde que anunciaron su llegada para el 2014. Tampoco he dudado en disculparme y reconocer el buen rendimiento de su equipo en el clausura del año pasado. A pesar que en los meses anteriores se perdió la paciencia, claro, sin faltar el respeto. Opiniones van y vienen, lo importante es el debate. Pero, analizando cada uno de sus movimientos, más allá de lo fútbolístico, hay que reconocer – y creo que todos debemos tenerlo claro – que tenemos a una excelente persona en nuestro banco, un tipo lleno de valores y principios que es muy digno de rescatar. Eso hay que valorarlo y apreciarlo.

Calma: Daniel ha conseguido implantarle calma al juego del Sporting. Sin irnos muy lejos, el ejemplo más claro fue el partido contra Sport Loreto. Su mensaje era sencillo: calma y mucha calma. A él se le aprecia calmado, a pesar de ir perdiendo. En sus declaraciones demuestra calma, aunque muchos no quisieran que sea así. No esfuerza las cosas, no tienes que ser ni tan rápido ni tan lento. Tampoco es un tipo que se queda con los brazos cruzados esperando que el resultado se de por obra del espíritu santo. La calma es primordial para llegar a los objetivos.

Respeto. El hombre ha sido respetuoso con todos los equipos que nos han tocado jugar, sean coleros o estén punteros. Siempre va paso por paso. Cuando todos pensábamos en la U para el partido del final del Apertura, él salió hablar solo de Sport Loreto, no se adelanto a las posibilidades y dijo que el partido iba ser complicado. Así sucedió. No hay que ir trepando los escalones de dos en dos, ni siquiera pensarlo. Todo a su tiempo.

Respeto por su profesión y colegas. Sporting Cristal acababa de salir campeón en Trujillo y lo primero que hizo fue buscar a Roberto Mosquera después de la premiación. “Sos un tipo de la puta madre” le dijo, añadiendo y explicando como sucedieron las cosas. Él no tenia que hacerlo, pero se acercó y explicó las cosas. Valiente y caballero, no hay otras palabras para describirlo. En casi todos los partidos, Daniel se acerca a saludar a sus colegas, a veces un abrazo o un estirón de mano, pero siempre guarda el respeto.

Fracaso. Solo escribir la palabra fracaso es aterrador, es el miedo más grande que un ser humano pueda tener, incluso personas que han fracaso no se han recuperado de eso o viven echando la culpa a terceras personas de lo acontecido. En la eliminación de las selecciones que dirigió Daniel, nunca negó la culpa, siempre aceptó el error. En los partidos que Cristal perdió reconoció errores. Esto no necesariamente se tiene que hacer en público, confesándose a los micrófonos o poniendo el pecho a las balas de la mala fe. Pero, más antes o después, se apreciaba que había una lección aprendida. Ahora, a pesar de las derrotas siempre confió en su idea y es lo que hay hacer, el técnico del Sporting ha sabido asumir las derrotas con dignidad, para introducir cambios significativos en el equipo y en su vida.

Justicia. Daniel es un tipo que cree que la justicia llega, tarde o temprano, mientras sigas el mismo discurso que vas predicando. Siempre hablando de los recursos nobles, siempre creyendo que estos al final triunfan. No se equivoca. El año pasado es el claro ejemplo y este año también. Marcelo Bielsa dijo después de la derrota de su equipo contra el Paris Saint Germain: “Hay que aceptar la injusticia, porque luego todo se equilibra”.

Muy a pesar de los resultados alcanzados desde que se puso el buso celeste y los campeonatos que pueda conseguir, Daniel es un ejemplo para todo técnico peruano y eso hay que tomarlo en cuenta para marcar un perfil de futuros técnicos que visten la celeste. Nunca habla de más de sus jugadores, ni de los rivales. Pasará el tiempo, quizá nunca se llegue a estar de acuerdo en lo futbolístico con él, pero no cabe duda que tenemos en banca a una persona con valores de primer nivel.

(foto: depor.pe)

El día de ayer la dirigencia realizó un homenaje al profesor Fernando Mellán. Homenaje por sus 70 años de vida y por sus 44 años en el club. Merecidísimo, si me preguntas a mi, por todo lo que significó y significa Fernando Mellán en el club y por la huella que sigue dejando en la formación de los chicos de nuestra cantera.

Desde este rincón nos aunamos al homenaje. ¡¡Salud Mellán!!

Hoy habló Roberto Mosquera en conferencia de prensa. ¿Qué dijo? Cito y copio de lo que aparece en la página oficial del club: “Hay criticas con respecto a la defensa y siempre cuando las defensas son vulneradas van hacer (sic) objeto de crítica y las acepto porque soy el responsable del equipo. Hay otros equipos …

SOCIAL

31Suscriptores+1
9,294SeguidoresSeguir

Escriben

1640 PUBLICACIÓN55 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS