Noticias

Ya hemos expuesto largamente cómo es que consideramos que este mal momento cervecero tiene sus raíces en el pobre desempeño de la dirigencia cervecera en los últimos años que confundió inercia con trabajo y soberbia con seriedad.

¿Entonces, qué hacer?

En realidad, desde nuestra vereda, consideramos que lo que hay que hacer es persistir en nuestra oposición. Ser radicales en la idea de que es necesario decir las cosas, apuntarlas y vociferarlas si es necesario. Cuando alguien es incapaz, lo que hay que hacer es decírselo, no esconder esa verdad entre eufemismos temiendo el resentimiento o el enojo de esa persona.

Por lo pronto, habría que advertir que a nivel dirigencial se debería dejar de hacer lo que nos trajo hasta acá.  Ya sea si el club es adquirido por nuevos accionistas o si se queda en la situación actual, se debe variar de procedimientos. No han funcionado, no van a funcionar. Dejémonos de mentirnos. El problema dirigencial no es un problema del modelo de organización ni de la idea central que se escogió. El problema pasa por quienes toman las decisiones. En esa idea, reiteramos lo que ya hemos dicho anteriormente: Federico Cúneo es el principal responsable de este estropicio y, como tal, debería alejarse definitivamente de Sporting Cristal. El no necesita de Sporting Cristal para seguir siendo un hombre de éxito pero su presencia en La Florida estos años ha sido perniciosa. Por decoro, debería cumplir su palabra y dejar la oficina el 01 de enero del próximo año para que la ocupe otra persona.

Creemos fervientemente que las personas que tomen cualquier tipo de decisiones en Sporting Cristal deben estar sujetas a límites de tiempo y de comportamiento y deben ser responsables de las buenas o malas decisiones que hagan. Ya la experiencia nos ha demostrado que aquella persona que no es responsable de lo que decide, decide con total irresponsabilidad. No existe ninguna persona que sea más importante que la institución y, por eso mismo, nadie debe estar exento de someterse a esas reglas. Así sea un trabajador remunerado o un colaborador ad honorem, su participación debe ser siempre temporal y sometida a controles. De tal forma que. ya sea por transcurso del tiempo o por rendición de cuentas, el club pueda liberarse de elementos perniciosos.

Creemos fervientemente que los puestos dirigenciales en Sporting Cristal deben ser ocupados por profesionales con experiencia comprobada. Carlos Benavides es hace años el gerente general del club y suma en su récord diversos aciertos como errores. Debido a que Federico Cúneo jamás asumió el protagonismo de su rol de presidente del club, la figura del gerente general no pudo mantenerse dentro del perfil técnico y por eso sumó críticas políticas por decisiones u omisiones. Sin embargo, el hecho de que permanezca en el club luego de los cambios realizados en meses anteriores, lo ha empoderado. Aún cuenta con la confianza de la Corporación y, posiblemente, sea quien garantice estabilidad frente al nuevo dueño del club cuando este llegue. Su permanencia es menos perniciosa que su salida.  No obstante, reiteramos, debería estar sujeto a los límites de tiempo que señalamos. A la vez, consideramos que su puesto debe volver a ser técnico y no político. Y ello se lograría mediante tres cosas: a) La existencia de un presidente del club que realmente asuma su papel y sus responsabilidades; b) el establecimiento de políticas administrativas claras, que él se debería encargar de hacer respetar, y c) la delegación de responsabilidades a ejecutivos calificados. Haría mal Benavides en volver a asumir el peso de todo el manejo. Quien asume muchas facultades o bien termina controlando unas y olvidando otras, o bien manejando todas a medias.

Por el contrario, el gerente de fútbol Alfonso García Miró no ha mostrado, en dos años en el cargo, ni decisiones acertadas que lo respalden, ni estudios ni experiencia que acrediten que se trate de un ejecutivo calificado. Alguna vez leí que señalaron como su principal virtud que “sabe ver bien el fútbol“. Pero esa explicación es absurda y complaciente. En el staff de la página, por poner un ejemplo, tenemos varias personas de las que puede decirse que saben ver bien el fútbol. Uno de ellos ni siquiera es mayor de edad. Pero no por eso creemos que deban ocupar hoy una gerencia en Sporting Cristal. Los cargos gerenciales deben ser ocupados por personas que no sólo tengan estudios sino sobre todo experiencia. Un ejecutivo calificado en todo el sentido de la expresión.

Creemos fervientemente que es menester que el club haga transparentes sus selecciones de personal. Deben estar sujetas a un accountability público. Si bien el club es una entidad privada, el estar constantemente expuesta al ojo de una colectividad la obliga moralmente a mantener una conducta pública intachable. Hoy los procesos de reclutamiento en el club son una incógnita. Hace unos meses se llevó uno para el Comunity Manager. La labor del elegido destaca mas allá de algunos errores groseros que desmerecen su eficiencia. Pero lo que empaña todo es el trascendido – que sale desde dentro mismo del club – de que ese proceso de selección habría sido tan sólo una careta. La sola idea – que puede ser falsa inclusive – echa al tacho todo. En Cristal las cosas no sólo deben ser sino también parecer. Por lo pronto, el club jamás informó sobre los estudios y la experiencia del nuevo CM.  Al final, a pesar de la participación de la empresa Seek, los trascendidos y la falta de información no terminan de despejar la idea de que estaríamos ante una gran pantomima hecha para darle un puesto a algún conocido.

Sporting Cristal debería establecer, aplicar y controlar el cumplimiento de políticas claras y contundentes contra el nepotismo y el amiguismo. Eso como única garantía de que quienes realicen labores administrativas en Sporting Cristal estén ahí por sus calidades profesionales y no por sus relaciones sociales.

Creemos fervientemente que, ante el fracaso del sistema de comisiones gracias a la falta de mecanismos de control y responsabilidad de los comisionados, las decisiones de fútbol deben ser tomadas por el entrenador conjuntamente con el Gerente de Fútbol del club. Es por eso que resulta esencial que este cargo sea ocupado por un ejecutivo calificado con estudios y experiencia. Por eso rechazamos de plano la idea de que cualquier jugador de la plantilla actual pueda retirarse del fútbol y ocupar ese puesto. Lo mismo aplica para ex jugadores que no cuenten con los conocimientos ni la experiencia suficientes. El ser un gran futbolista no te convierte en buen administrador. Si hay interés en que algún jugador o ex jugador ocupe ese cargo, pues primero habría que invertir en su formación.

Creemos fervientemente que la Gerencia de Fútbol debe tener dentro de su organización a la Secretaría Técnica (encargada del scouting) y definir con claridad sus mecanismos para la toma de decisiones.

Creemos fervientemente que no deben estar permitidas negociaciones de contrataciones o préstamos de jugadores con agentes que sean familiares de dirigentes, trabajadores o jugadores ni tampoco con agencias de representación cuyos accionistas o representantes tengan una vinculación cercana con dirigentes, trabajadores o jugadores.  En la actualidad, los trascendidos en este punto son varios y jugosos. Para alejarlos definitivamente de La Florida es menester aplicar políticas que sean claras, de público conocimiento y tener la intención real de hacerlas respetar.

Finalmente, y para terminar esta lista preliminar de ideas, señalar algunas más:

  1. No se puede permitir la presencia de ejecutivos, incluso de mando medio, que no cuenten con alguna licenciatura o con experiencia comprobada. Sporting Cristal no puede ser un campo de experiencia en ningún nivel de la organización.
  2. No se debe tercerizar la facturación de productos del club a terceras personas – y menos a trabajadores. Esto genera conflictos de intereses y el riesgo de que esta persona tenga que asumir responsabilidades tributarias sin recibir el apoyo del club.
  3. Las obligaciones laborales deben ser respetadas conforme a ley. Es inadmisible que el club contrate como locadores a personas que están en relación de subordinación. Aprovecharse del cariño de un  trabajador a la institución para evitar pagarle sus derechos laborales está entre las acciones más despreciables que podamos imaginar.

¿Querían propuestas? Ahí les damos varias.

Sporting Cristal afronta su peor momento en los últimos seis o siete años. Y el problema acá no es un problema de juego ni de oportunidades de gol creadas y no concretadas ni de resultados. El problema acá es claramente dirigencial. El fracaso en Sporting Cristal no es el de un sistema organizativo (el sistema de comisiones podría resultar útil en otras condiciones) ni tampoco es el fracaso de una idea principal (el bendito “estilo”). Es el fracaso, principalmente, de personas con nombre y apellido que se ha demostrado que ya no están para dirigir un club como Sporting Cristal y que han sido – y son – claramente incapaces para hacerle dar el salto de calidad al que se apuntaba. En segundo lugar, es el fracaso de una forma de hacer las cosas: el amiguismo como principio de elección por sobre la unión de directivos profesionales y con experiencia.

Es la dirigencia que la que no ha sido capaz de llevar a la práctica lo que pregonó. El año 2013 decidieron cortar el proceso de Roberto Mosquera en nombre del “estilo”. Pero ese estilo jamás se vio de manera sostenida. Francisco Lombardi dijo alguna vez que el estilo no lo hacen los técnicos sino que lo hacían ellos, los dirigentes. Doble falta, entonces. Ni los entrenadores ni la dirigencia lograron mostrar un mismo estilo año tras año.  Los equipos cerveceros entre el 2013 y el 2017 tienen poco o nada en común entre ellos. Seguramente alguno de ellos soñó con la concretización de este estilo, pero de sueños no se vive, sino de la realidad. Esa que hoy dice que hemos fracaso en los 4 torneos que hemos disputado este año.

Es la dirigencia la que, obnubilada por los logros de los jugadores, pensó que cada idea suya era oro puro. Así, armó un plantel muy pobre. El equipo hoy tiene un sólo lateral izquierdo (con 33 años y que, obvio, se lesionó ante la tremenda carga que soportó los primeros meses). Fue la dirigencia la que decidió no reforzar la defensa. Esta misma defensa que hoy es la segunda más goleada del torneo. Ello a pesar de que, en las dos últimas copas recibió 16 y 15 goles. Es la directiva que decidió no apostar por un 9 goleador y, a cambio, aceptó jugadores como Rolando Blackburn. Se trajeron jugadores en un puesto que terminaron jugando de otra cosa, y a otra cosa.

Es la dirigencia quien tiene que cargar el pasivo por haber tenido 4 años de oportunidades para competir en Copa Libertadores y en ninguna tener éxito. Hoy, al contrario,  estamos totalmente involucionados en juego, estilo y resultados. Cristal estaba para dar el salto de calidad y, en vez de eso, retrocedió. Queríamos empezar a hacernos habituales en octavos de final y ahora ni siquiera hemos clasificado. Y eso entristece.

Hoy se va a querer decir mucho. Se va a decir que este resultó siendo un año de transición, que los rumores de venta del club desconcentraron al equipo o varias cosas mas. Lo cierto es que no existe excusa que soporte la actualidad cervecera. Es cierto que puede hacerse un buen plantel 2018, pero ya la capacidad de perdurar el estilo –  la tarea más difícil – quedó demostrada como demasiado grande. Por el momento es imposible creer que, incluso si el 2018 fuera bueno, los dirigentes tengan esa capacidad.

Por -
0 494
(Prensa Sporting Cristal)

por Ángel Trujillo

¡CAMPEONES!

Ayer se llevó a cabo la gran final del Apertura del Torneo Centenario (Sub-15) en la VIDENA. El rival fue Alianza Lima. En la previa se habían enfrentado en dos ocasiones, en las cuales Sporting Cristal obtuvo un empate de local (1-1) y un triunfo como visitante (1-2).

El encuentro inició con Alianza tomando la iniciativa en los primeros cinco minutos, afortunadamente Cristal supo controlarlo y poco a poco empezó a tomar el protagonismo del juego con la habilidad de Carlos Meza y Carlos Ruiz, quienes crearon las mejores opciones para nuestro Sporting. El rival sufrió una expulsión por doble amarilla cuando corrían los 32 minutos, ello derivó en que Cristal tome el dominio absoluto con muchas llegadas y tiros de fuera del área. 44 minutos, el lateral derecho celeste Diego Reyes se lleva a dos rivales con una buena maniobra y saca un centro desde su banda, error en salida del arquero Milla para que Carloz Ruiz capitalice y ponga el 1-0. Así terminó el primer tiempo.

Carlos Ruiz celebra el primer gol (Prensa Sporting Cristal)

En la segunda parte Cristal siguió dominando las acciones y creando opciones de gol por el lado de Jared Ulloa (extremo derecho) con sus constantes desbordes. De esta manera llegó el segundo tanto, buen recorrido de Ulloa llevándose a su marca, posterior centro que sobró al primer central rival para que Carlos Ruiz marque -nuevamente de cabeza- el segundo de su cuenta personal a los 66 minutos. El rival no tuvo mayor reacción y Cristal siguió desaprovechando varias situaciones de gol. Ya en las postrimerías del encuentro, y para cerrar un gran desempeño, Carlos Meza realizó una buena jugada individual por izquierda al superar a su marcador y definió con mucha categoría al primer palo del arquero en el minuto 90+3′. Fue el 3-0 y el árbitro marcó el final a los pocos segundos. Triunfo contundente, esta vez el dominio se trasladó al marcador y por primera vez Sporting Cristal se proclamó campeón del Apertura del Torneo Centenario (Sub-15), lo cual significa la clasificación (como mínimo) a la final anual. Nos vemos en el Clausura.

¡SALUD CAMPEÓN!

¡FUERZA SPORTING CRISTAL!

El destacado: Carlos Ruiz

Nuestro delantero tuvo una gran tarde marcando un doblete y asociándose bien con los extremos y medios, un nueve que juega para el equipo. Mención más que honrosa para Carlos Meza, que hizo y deshizo por el sector izquierdo y pudo coronar con el tercer gol celeste. También una mención para Diego Reyes, lateral derecho con mucho criterio para la defensa y el ataque, como en el centro que término en el primer gol.

 

Carlos Ruiz y Carlos Meza, dos de las figuras de la final (Ángel Trujillo / @SCheito_)

El once: 

Sporting Cristal: Diego Enríquez, Jesus Reyes, Alejandro Castillo, Sergio Muñoz, Mariano Gonzales, Adonis Hidalgo, Carlos Meza, Adrián Rodriguez, Carlos Ruiz, Piero Ferreyra, Jared Ulloa.

Entrenador: Renzo Castillo

Sporting Cristal 3-0 Alianza Lima

Goles:

⚽️⚽ Carlos Ruiz (SC) 44′ 66′
⚽️ Carlos Meza (SC) 90+3′

Por -
0 400

por Ángel Trujillo

El sábado 26 de agosto se jugó la semifinal del Torneo Centenario (Sub-15) entre Sporting Cristal y Unión Comercio en la VIDENA. Previo a este cotejo, el equipo de Nueva Cajamarca había dado la sorpresa al derrotar a Universitario en definición de penales por los 4º de final, mientras tanto, Sporting Cristal venía de superar a Ayacucho FC por la mínima diferencia (1-0).

El encuentro comenzó con dominio territorial y con las mejores opciones para abrir el marcador por parte de Sporting Cristal. El primer tanto celeste llegó tras un buen centro desde la derecha para Carlos Ruiz, que saltó y ganó bien de cabeza a los 15′. En los minutos siguientes se mantuvo la tónica del partido, Cristal dominando en busca del segundo tanto y Unión Comercio esperando tener alguna contra. Eso sucedió, una jugada en la que Cristal pierde la pelota en el mediocampo, Comercio aprovecha y lanza un pelotazo a la espalda de los centrales para que el delantero Gian Alvarado aproveche la falta de comunicación y anote de sombrero en el minuto 32.

La celebración del primer gol celeste (Prensa Sporting Cristal)

El empate tuvo un efecto negativo más allá del resultado temporal, se comenzó a perder fácilmente la pelota en algunas ocasiones, lo cual generó que Comercio contara con ocasiones para ponerse arriba en el marcador. Felizmente pasaron los minutos de incertidumbre para Cristal. Pelota bien puesta para Jared Ulloa, quien se llevó a su marcador y provocó una falta al borde del área, Adrián Rodriguez tomó el balón y colgó al arquero para poner el 2-1 a favor de Cristal en el minuto 41. Con el gol, el equipo retomó la confianza y terminó el primer tiempo dominando al rival.

En el inicio del segundo tiempo, Cristal sorprendió con un buen pase en profundidad para Carlos Ruiz, que colocó el 3-1 en el minuto 46, gol de camerino que dejó sin reacción a Unión Comercio para el resto del juego, en donde Cristal dominó y desaprovechó ocasiones de anotar y ampliar el marcador. Así se fue el partido y se consumó una buena victoria que significó el pase a la final de la categoría ante Alianza Lima, a jugarse este miércoles en la misma VIDENA desde las 10:00 horas.

¡FUERZA SPORTING CRISTAL!

El destacado: Carlos Ruiz

Centro delantero de área con mucha habilidad para también jugar fuera de ella. Se asocia muy bien y siempre intenta jugar para el equipo, tiene remate de larga distancia y lo más importante, tiene gol, así lo demostró al marcar dos de los tantos celestes en la semifinal.

Carlos Ruiz (Prensa Sporting Cristal)

El once:

Diego Enríquez; Jesús Reyes, Alejandro Castillo, Sergio Muñoz, Mariano Gonzáles; Adonis Hidalgo, Carlos Meza, Adrián Rodríguez, Piero Ferreira, Jared Ulloa; Carlos Ruiz

Entrenador: Renzo Castillo

Sporting Cristal 3 – 1 U.Comercio

Goles:

⚽️ ⚽️ Carlos Ruiz (SC) 15′ 46′
⚽️ Adrián Rodríguez (SC) 41′
⚽️ Gian Alvarado (UC) 32′

Por -
6 977

Ayer el club sacó un comunicado más en el que informan la nueva composición de su directiva. De esa manera se concretó lo que anunciaba el comunicado del día domingo y que acá descreímos.  Así pasamos de esto:

A esto:

La disminución es sensible. De entrada resalta la eliminación de cuatro comisiones: Fútbol, Menores, Voley y Comunicaciones. Veintiún personas que hasta ayer en la mañana eran directivos de Sporting Cristal.

Lo que se mantiene es el Directorio del club. Fue reducido de siete integrantes a seis. Salieron cinco (Federico Cúneo, Juan Malpartida del Pozo, Luis Guzmán Pardo, Javier Tabata Fukuda y Cristian Emmerich de Haro) y sólo Cúneo quedó vinculado al club. Ingresaron Ernesto Berrios Pardo, Maria Julia Sáenz Rabanal y Carla Silva Aristi. Los únicos dos integrantes del directorio que fueron ratificados son Diego Dyer Jacobs y Gustavo Noriega Bentín. En el caso de éste último, abandona el puesto de vicepresidente del club para quedarse sólo como miembro del directorio.

Ernesto Berrios, boliviano, es gerente de finanzas de la Corporación. Maria Julia Saenz es gerente de legal y asuntos corporativos de la Corporación. Carla Silva es gerente de personal. Todos ellos ocupan estos cargos desde enero de este año. Dyer, viejo conocido del club, también es ejecutivo de alto nivel que tuvo mucha relación con la Corporación. Finalmente, Noriega Bentín no tiene cargo en la Corporación pero es ejecutivo de alto nivel del Grupo El Comercio y, además, tiene los apellidos fundadores.

Como ya se dijo Federico Cúneo se mantiene como presidente de la institución y en el cargo de vicepresidente regresa Francois Mujica quien ha sido el peor presidente de toda la historia de Sporting Cristal a la vez de ser la persona que mas tiempo ha ocupado un cargo directivo en el club. Terribles decisiones, ambas.

Finalmente, en los cargos gerenciales se mantienen Carlos Benavides y Alfonso García Miró.

Como puede verse, la modificación excede a sólo la salida de Francisco Lombardi y Michael Debackey. Lo que está cambiando en Sporting Cristal es el modelo administrativo. Se está dejando de lado el modelo en el que las decisiones eran tomadas en comisiones y ejecutadas por gerentes a una en la que los gerentes asumen el total manejo y deberá rendir cuentas a un directorio conformado íntegramente por ejecutivos de la Corporación.

En octubre del año pasado, Semana Económica publicó un somero artículo sobre el nuevo modelo de gestión en la Corporación Backus luego del ingreso del Grupo AB Inbev. A pesar de lo ligero del artículo, lo que se saca en claro es que la intención del grupo es disminuir su carga de ejecutivos y tomar un cariz más pragmático. Hace mucho sentido la prescindencia de comités y el empoderamiento de gerentes. Ahora Benavides tendría que sustentar las decisiones que tome frente a un directorio conformado por los gerentes de legal, finanzas y personal de la Corporación que, si le hacemos caso a Semana Económica, son profesionales buscan el cumplimiento de indicadores y medirán los logros de manera objetiva . Eso hace que todo se vuelva interesante.

Las comisiones fueron un sistema que introdujo Felipe Cantuarias en el año 2011 para, precisamente, cambiar la figura de un Director-Gerente omnipotente como lo fue Juan Carlos Oblitas en el año 2010. Su intención era que cada decisión sea discutida en medio de un colectivo formado por personas con conocimiento de la materia. La decisión fue aplaudida entonces, Cristal necesitaba un cambio de modelo. Pero, seis años después de este cambio, hay que reconocer que el sistema de las comisiones no funcionó. Y eso, desde dónde yo lo veo, no se debe al hecho de que quienes hayan formado las comisiones hayan sido malas personas o malos profesionales sino al hecho de que las comisiones en Cristal tomaban decisiones importantes para el manejo del club y no existía un mecanismo para que los miembros de una comisión puedan rendir cuentas a la institución ni hacerse responsables de sus desaciertos. A la larga, quien no es responsable de sus decisiones, decide con total irresponsabilidad.

Esto se hizo más evidente en la Comisión de Fútbol y en las figuras de Lombardi y Debackey. Ambos tomaron el manejo de la comisión y, desde ahí, tomaron todo tipo de decisiones. La mayoría, erradas. A pesar de eso, el club tuvo una etapa de triunfos que acallaron momentaneamente las críticas. Pero, a medida que iban pasando los años, se pudo apreciar que las malas decisiones pesaban en la actualidad deportiva del primer equipo sin que la institución tuviera cómo defenderse de éstas. A la larga, tanto Lombardi y Debackey – en tanto miembros ad honorem de una comisión que no es parte de la organización estructural del club – le estaban haciendo un favor al club. Flaco favor, evidentemente. Y el club no tenía como decirles “ya no, por favor“.

Fueron errores, entonces, el dejar que personas externas a la organizaicón del club tuvieran tanto peso en la toma de decisiones y no crear ningún mecanismo para que quien decidiera mal dejara, en algún momento, de tomar decisiones.

De las cuatro comisiones que existieron, tres terminaron siendo desastrosas. Comunicaciones perdió todo el peso que tenía y no es novedad para nadie decir que hoy la estrategia comunicativa y de marketing del club es la más deleznable de todas. De la de fútbol ya hemos hablado en demasía: malas decisiones crónicas, demasiada soberbia, falta de respetó a los fueros de los entrenadores, etc. La de voley no pudo salvar al club del distanciamiento que existe hoy entre la institución y el equipo. Menores, por ser la menos atractiva en un primer momento, ha sido la que mejores resultados tuvo y la única de la que podría rescatarse algo positivo.

Hoy, como consecuencia de estos cambios, todo va a recaer en el Gerente General. La preocupación pasa por saber si de verdad Benavides tendrá la posibilidad real de atender todo en el club. No sólo tiene que ver el régimen financiero y adminsitrativo, además deberá ver la actualidad del primer equipo, cuidar el proyecto de menores, recomponer la relación con el equipo de voley, ver el marketing y las comunicaciones, hacerse cargo de la relación del club con otros clubes y federaciones y otros problemas de actualidad como el tema de la barra. ¿Le alcanzará el tiempo, las ideas y la cabeza? Esperemos que sí. Sobre todo porque quien lo acompaña hasta el momento sólo ha demostrado inexperiencia y falta de tino.

En todo caso, sería útil que dentro de esta organización se establezcan sub gerencias a cargo de profesionales con una formación real y con una experiencia comprobada (dejemos ya de llamar amigos, por favor) para que asistan a Benavides en este reto.

Ahora, a mi, personalmente, este cambio me satisface. Y lo hace no tanto por las personas sino porque es una oportunidad para que la institución opte por un esquema que sí resulte adecuado. Soy un convencido que si priorizamos la toma de decisiones en virtud de sustentos objetivos, mesurables y controlables; y el hecho de que quien tome las decisiones tenga que someterse a un escrutinio por parte de personas que deben calificar su rendimiento; la situación va a ser beneficiosa para el club.

En esa idea van mis votos. Quiero que esta nueva etapa administrativa le permita a Cristal dar los pasos que le faltan para ser más grande. Que se instauren buenas prácticas administrativas, que se contraten profesionales técnicos con conocimientos acreditados y experiencia comprobada, donde las decisiones no estén dejadas a comisionados o consultores externos, donde prime la humildad y la conciencia de que para ser grandes hay que seguir trabajando cada vez más fuerte. Ojalá que así sea.

Mientras tanto, seguiremos esperando ver actos. Las palabras se las lleva el viento. Son los actos de esta nueva administración las que van a demostrar si el cambio es real o si vamos a seguir teniendo más de lo mismo. En todo caso, juntemos algo de esperanza.

¡Fuerza Cristal!

Por -
0 485
Renzo Galindo (FPF)

por Ángel Trujillo

El último sábado 19 de agosto se jugó la final del Apertura del Torneo Centenario (Categoría Sub-17) en la VIDENA contra Universitario. En la previa se habían enfrentado en dos ocasiones, ambos compromisos significaron triunfos para Universitario, los resultados fueron 0-1 y 1-0.

Hablando del encuentro, este inició trabado y con mucho juego fuerte por parte del conjunto crema, una primera mitad igualada donde Cristal intentaba desarrollar su juego pero carecía de profundidad, al contrario del rival que, sin tener la pelota, tenía las más claras en base a contragolpes. En una de esas llegó un tiro de esquina, remate a la nada, desvío en el área chica y gol rival (29′). Así terminó el primer tiempo.

En la parte complementaria se mantuvo el mismo trámite, Cristal dominando e intentando lograr la paridad, sin éxito. Así fue como en otra contra rival llegó el 2-0 tras un “sombrero” del delantero crema que la zaga celeste no pudo despejar a tiempo (65′). Cristal intentó por todos lados el gol del descuento, sin embargo, el rival defendió bien y aprovechó otro contragolpe para poner el 3-0, buen centro desde la derecha y volea sin oposición para el anotador crema (87′). Ya sobre el final del partido, el goleador Renzo Galindo puso el descuento vía un penal que él mismo gestó (90+’).

Es de resaltar que, pese a la derrota, siempre se intentó jugar a lo que la historia de club manda, aunque ésta vez no se pudo lograr el título. Ahora toca trabajar fuerte para el inicio del Clausura y buscar revancha para llegar a la final anual.

¡FUERZA SPORTING CRISTAL!

El destacado

Renzo Galindo es de esos 9 tipo ‘tanque’ que de una u otra manera se las ingenia para anotar. Siempre con el arco en la mira y siendo el más peligroso del equipo, digamos que el gol fue premio a su insistencia. Además, terminó como goleador celeste en el Apertura con 10 tantos, seguido por Luis Celi con 9 goles.

Tabla de goleadores del Torneo Apertura – Torneo Centenario – Sub 17 (FPF)

El once

Yacila; López, M. Gallardo, Lora, F. Gallardo; Medina, Rojas, Aoki; Mayorga-Galindo-Cruz

Sporting Cristal 1 – 3 Universitario

Goles:

⚽️ Luis Chávez (U)
⚽️ ⚽️ Nelson Cabanillas (U)
⚽️ Renzo Galindo (SC)

A estas alturas tú ya sabes tan bien como nosotros lo que decía en el comunicado que ayer sacó el club respecto a que todos sus directivos y los miembros de sus comisiones iban a poner sus cargos a disposición del presidente de la institución.

Vamos por partes. El comunicado es escueto y, en realidad, no dice nada. Es por eso que nosotros ya te contamos cuál fue nuestra primera impresión rescatando una tonada clásica de esta dirigencia. Pero igual, hay que hacer el intento de sacar agua de una piedra y ver qué deja en claro de este comunicado.

Veamos la primera idea que sueltan. Esa de “continuar con la profesionalización de la gestión del Club”. Preocupa.

Y es que, diciendo las cosas por su nombre, parece que hay que informarles a los señores del Grupo AB Inbev que, bajo ningún punto de vista, lo que ha pasado en Sporting Cristal encaja en una “profesionalización” de la gestión del club. Por el contrario, la última vez que hablé del tema dirigencial fui contundente en demostrar que, desde el último año de la gestión de Felipe Cantuarias, lo que se vio fue una “desprofesionalización”. Hoy las responsabilidades han sido asumidas por parte de empleados de mando medio, practicantes y personas con nula experiencia. Si esa es la idea de “profesionalización” que tiene Inbev y que propone “continuar”, pues vamos mal.

Esta primera idea resulta contradictoria con la segunda que habla de “implementar políticas corporativas y de gestión económico-financiera con la finalidad de procurar el mejor cumplimiento de los principios de eficiencia“. Difícil no saludar esta idea. Lo que falta en Cristal hace tiempo son precisamente “buenas prácticas administrativas“. El problema es que los términos que utiliza el comunicado son tan generales que bien podrían significar cualquier cosa. Y si algo se ha aprendido al estar 10 años viendo a las dirigencias de Sporting Cristal es que, cuando más golosina le ponen a las palabras, más seguro es que no significan absolutamente nada. Desde que empiezan así, yo dudo.

Finalmente, la cereza del pastel es el segundo párrafo que dice que “todos los miembros del Directorio y las Comisiones procederán a poner sus cargos a disposición de la presidencia del Club“. Ante el rumor, primero, y la noticia, después, todos los hinchas se alegraron por la idea de ver fuera del club a personajes que nunca se hicieron responsables de las decisiones que han tomado en los últimos años. Pero,  tranquilidad.

¿Qué es lo que está diciendo esto?

Pues que todos van a hacer la pantomima de decir “si no me quieren, me voy”. Ojo, acá nadie se esta yendo tan sólo van a “poner sus cargos a disposición”. Eso ni siquiera es una renuncia, es finta. Es hacer el ademán. Paren la alegría que acá no ha pasado nada.

Más simpática aún es la afirmación que quien va a evaluar la continuidad de los directivos es el presidente del club. Pero, ¡por favor! Acá el primero que tendría que renunciar es, precisamente, Federico Cúneo. Administrativamente, su gestión ha sido nefasta. Eso ya lo hemos dicho antes pero podemos resumirlo en las siguientes líneas: se deconstruyó el esquema de manejo administrativo del club, se otorgó carta blanca a personas que no tienen vinculo con Sporting Cristal para tomar decisiones fundamentales y sin mecanismos para que se hagan responsables de sus decisiones, se dejó de lado un esfuerzo adecuado de acercamiento del club a su hinchada, se hizo crónico un problema en la barra organizada para perjuicio de los hinchas que asisten al estadio a ver a Cristal. ¿Acaso es necesario más?

Obviamente, Cúneo no es el responsable directo pero sí es el responsable final. ¡Es el Presidente! Cantuarias nos demostró que una gestión adecuada puede sumar mucho en diversos frentes y Cúneo nos demostró que en una gestión se puede se puede echar todo por la borda.

Por todo esto es que creo que Cúneo debió salir primero y no quedarse a decidir. Además, creo que no es el más adecuado para decidir quien se queda o se va porque sí él – que lleva años siendo el presidente – fuera a sacar a alguien de su puesto, ya lo habría hecho. No vamos a pensar que recién en estas dos semanas se ha dado cuenta que tal o cual persona no le hace bien a la institución. Entonces, si no ha retirado a nadie hasta este momento, ¿por qué iría a hacerlo ahora?

En conclusión, a sentarse nomas que lo más probable – desde donde yo veo – es que todo esto termine siendo un engaña muchachos. Posiblemente en la interna todos van a ser ratificados y punto, acá no pasó nada. Es más, si van a ser coherentes, esta decisión se tomará en estricto secreto y nadie se enterará de cómo ni por qué. La única diferencia será que ahora todas esas personas que hasta el sábado eran sinónimo de mala gestión, a partir de hoy van a ser embanderados de una “mejor gestión”.

Es más, no me pasa desapercibido que ayer – antes del partido – el rumor se esparció fuerte por todos lados señalando que se venía un comunicado que iba a anunciar salidas reales de algunas personas. Sin embargo, horas después, el comunicado sólo habló de “poner cargos a disposición”. Eso me llevaría a conjeturar – que es lo único que yo hago – de que si hubo decisión de salidas, esta fue dejada de lado merced a afortunadas coordinaciones que debieron tomar todo el día domingo.

Por lo demás, fue un artículo publicado en la pagína web de El Comercio el que dio datos que no están en el comunicado. Es este artículo el que dice que se van a ir todos y que Cúneo se queda sólo hasta diciembre; que todas las decisiones van a recaer ahora en el Gerente General Carlos Benavides y en el bisoño Gerente de Fútbol Alfonso García Miró, lo que es una forma elegante de decir que todo queda en manos de Benavides. Y, bueno, eso es lo que dicen.

Yo descreo y desconfío. Como si fuera un Santo Tomás cervecero esperaré hechos concretos antes de empezar a creer.

Claro, cabe la posibilidad de que esté equivocado y que, en efecto, se terminen yendo todos menos uno o dos. Pero igual prefiero ver hechos y no palabras. Hasta entonces, todo esto me suena más a un capítulo de la linda mecedora que suelen accionar de tiempo en tiempo en La Florida.

Lo peor, es que aún en el supuesto de que todos se vayan, a mi me queda en la boca un sabor a “El Gatopardo” de Tomasi de Lampedusa y su frase icónica de que las cosas “mientras más cambian, más siguen igual“.

¿Y la venta del club?

La famosa venta, ¿no?

No faltan quienes ven en estos movimientos las muestras claras de que otras personas están tomando el manejo de Sporting Cristal. La verdad, no tengo cómo saberlo. Desde dentro de Cristal se han cansado de decir que la venta del club no se ha realizado. Otras fuentes, alejadas del club y – por lo mismo – más creíbles, dan a entender que la venta se realizó hace meses y que sólo estamos en periodo de enfriamiento para evitar especulaciones financieras y/o bursátiles. Son estas versiones las que comentan que, con los nuevos dueños – que serían extranjeros – sólo se quedaría en Cristal un afortunado personaje. Habrá que ver con calma. La falta de indicios contundentes evita que se pueda asegurar algo.

Así estamos.

Por -
9 1875
(foto: depor.pe)

El título iba a ser “Bienvenido” pero no tenía sentido. Tú estas en Cristal hace ya algunos años. En realidad, estas en Cristal desde que eras un niño y, más que darte nosotros la bienvenida, eres tú quien está para darnos la bienvenida a varios. Así que, como no tiene sentido hacerlo, te saludamos.

Tampoco tiene sentido seguir diciéndote “Pablito”. Por más que así te hayamos conocimos antes de que te fueras a España y por mas que varias veces te siguen diciendo así luego que volvieras. Hoy el diminutivo no aplica. Hace buen tiempo eres el Profesor Zegarra.

Tal vez la gente no sepa – porque el camino de menores aún no tiene la atención que mereciera – pero es bueno decir que tu llegada al banco del primer equipo de Sporting Cristal no es gratuita ni inesperada. Llevas tres años en el club y un par de temporadas dirigiendo al equipo de reserva. Has estado en el banco cuando este equipo celebró sus dos campeonatos en las dos temporadas pasadas. Hay que decir que has hecho que esos equipos jugaran bien, que has sabido sacar mucho de tus jugadores y que mas de una vez en los últimos años nos hiciste querer llegar temprano al estadio porque el real espectáculo que se daba en la cancha del Gallardo eran tus dirigidos y no tanto el primer equipo.

Has hecho el camino largo y ahora tomas el fierro caliente, tal como dijiste que te gustaría hacerlo. Creo que todos hubiéramos preferido que tu llegada al primer equipo se hubiera dado en un inicio de temporada, con la ilusión intacta. Pero uno no escoge sus situaciones sino la forma cómo las enfrenta. Hoy te toca llegar en interinato y en una coyuntura que es de las mas pálidas que hemos visto en muchos años de la institución en casi todo sentido.

Pero, lo bueno de todo esto, es que lo que se te pide es más esencial y menos inmediatista. Los resultados ayudarán pero lo que de verdad se espera de tí es que devuelvas al equipo la identidad y la alegría. El orgullo que se ha perdido entre luchas de ego. Lo que necesitamos es volver a ser Cristal y, para eso, nadie mejor que alguien que sabe – como jugador, como tecnico y como hincha – lo que es Sporting Cristal.

Tu llegada trae esperanza. Los problemas del club sobrepasan lo que es el rendimiento del primer equipo y sería equívoco pensar que tu presencia en el banco solucionará todo. Imaginamos que tu trabajo, más el de fuera de la cancha que aquel de dentro, no va a ser fácil. Esperemos que el tiempo que nos dirijas – ya sea en interinato o en permanencia – sirva para curar esas heridas y para regresar a eso que es Cristal. Que sirva para alentar una mejor forma de tomar decisiones y, sobre todo, para la reconciliación.

Nos veremos el domingo, Profesor Zegarra, iremos a decirle que nos trajo esperanza y que confiamos en Usted.

(foto: libero.pe)

La situación era insostenible: eliminados con mucha vergüenza en Copa Libertadores. Nuestros propios errores nos sacaron del Torneo de Verano. Mostrando una de nuestra peores versiones históricas en el Torneo Apertura. Siete goleadas en lo que va del año. Huérfanos de una idea de fútbol. Un camerín a todas luces descontrolado. La permanencia de José del Solar en el banco de Sporting Cristal parecía responder más a la necedad que a una apuesta objetiva y racional. .

Chemo duró 6 meses. Nos regaló un puñado de buenos partidos en febrero y luego la caída libre. Cristal dejó de jugar a eso que mostró y empezó a jugar a nada. Pelotazo y poca marca. Entonces, Chemo se fue y Pablo Zegarra asume interinamente el banco cervecero.

Más allá de la temporada que jugó en Alianza Lima al final de su carrera, Pablo es un hombre de la casa. Identificado totalmente con Sporting Cristal, sabe lo que es ponerse la camiseta celeste y ser campeón. Pero, así como la razón de todos nuestros males no fue Chemo del Solar, Pablo Zegarra no tiene por qué ser la solución de todo.

Para empezar, el problema ni siquiera es que Chemo no supo tomarle la mano a este equipo. El problema es que su llegada se dio de la peor manera que se pudo dar: sin demostrar nada. Sólo tenía 6 meses de buen fútbol que le permitió salvar el descenso la temporada anterior. El campeonato 2005, por pretérito, no es mérito para nada. Si lo fuera, pues llamemos al Tano Bártoli que nos sacó campeón en 1981. Aún así, se hizo del buzo del campeón. Los irresponsables señores que toman las decisiones en Sporting Cristal, y que nunca se hacen responsables de las mismas, decidieron – entre una taza de café, un vaso de cerveza y un cigarro cubano – que su buen amigo José del Solar podría ser la apuesta. Y así lo hicieron. Sin analizar nada, sin comparar nada, sin rendirle explicaciones a nadie. Y así nos fue.

Ese es el verdadero problema. Y mientras estas decisiones se sigan haciendo de la misma manera, no vamos a mejorar. Hoy la apuesta no puede ser otra que Pablo Zegarra. Pero ojalá entre, por fin, algo de cordura a aquellas cabezas necias y entiendan que nuestra propia grandeza nos obliga a no dormirnos en los laureles. Y eso implica hacer una búsqueda seria, definir objetivos, definir parámetros, definir indicadores y – en función de éstos – elegir a aquel profesional que mejor encaje en ellos. Objetividad y trabajo serio. Es todo lo que se pide, por ahora.

Por eso es que sería un error oír a las voces que, por interés o por amistad, piden hoy que Zegarra asuma el equipo indefinidamente. Asimismo sería un error llamar a cualquier ex-técnico del equipo en la idea de que como lo hizo bien – o medianamente correcto – va a ser mejor. Hacer eso sería hacer exactamente lo que se hizo con Del Solar. Hay que desterrar el amiguismo y la idea de gamonalismo que existe en Cristal y que parece autorizar a los decisores a hacer lo que les nazca del vientre sólo por que sí.

Pareciera que no se dan cuenta que sólo en la medida en que sus decisiones sean objetivas y fundamentadas podrán ser defendidas y sostenidas en el tiempo. El azar, aunque al inicio te dé ganancias, tarde o temprano se acaba. Como ahora.

Tienen una nueva oportunidad de tomar decisiones de la forma correcta y de lavarse la cara. Sería genial que no la desaprovechen.

(foto: larepublica.pe)

Si hay algo distinto en la crítica que estos días se da hacia la actualidad de Sporting Cristal es que ya no sólo apunta a jugadores o comando técnico sino que ha apuntado a la dirigencia. Y es que la dirigencia ha dado dos traspiés que justifican eso:

En primer lugar, las decisiones que tomaron. Es fácil ser general luego de la batalla pero acá tenemos que concluir que nuestra dirigencia, y específicamente nuestra Comisión de Fútbol, pierde casi todas las apuestas que hace. Los únicos jales hechos por la Comisión de Fútbol y que dieron resultado fueron los de Horacio Calcaterra, Maximiliano Núñez y Sergio Blanco. Todas los demás fueron apuestas erradas. Y estamos hablando de un par de decenas: desde Jonathan Ramírez hasta Rolando Blackburn (quien aún tiene algunos partidos para demostrar algo). Este no es problema de presupuesto, es un problema de criterio. La Comisión de Fútbol siempre decide mal. Y nadie asume ninguna responsabilidad por eso.

En segundo lugar tenemos los argumentos que usan para justificar sus malas decisiones. Demuestran mediocridad y conformismo cuando se arman de excusas y se niegan a asumir responsabilidades. Cristal es el “club de las excusas”. Antes justificaban malos partidos (la altura, el calor, las canchas sintéticas, las malas canchas, el mal viaje, etc). Ahora justifican malas campañas: el bajo presupuesto, el alto costo de los jugadores, el bajo nivel del campeonato y otros más.

Ninguna de esas excusas es falsa, pero la forma tan conveniente en que son usadas por la dirigencia hace que pierdan toda credibilidad. Eso pasa cuando uno tiene la valentía para desafiar y menospreciar a la gente pero no tiene la valentía para asumir sus propios errores, para reconocerse a si mismo como un elemento pernicioso y para dar un paso al costado.

Pero el problema dirigencial no empieza en la Comisión de Fútbol. El problema dirigencial es transversal en todo Cristal. Uno empieza a revisar la actualidad rimense y se ve que estamos enfrentando la decadencia administrativa de la institución. Que, en comparación con lo que fue Cristal hasta hace unos pocos años, hoy todo está destruyéndose.

Hagamos un ejercicio de nostalgia.

Hacia el 2010, la Corporación puso como presidente a Francois Mujica a quien el club no le importaba en absoluto. Si hasta declaró a la prensa diciendo que era hincha de Alianza Lima. El poder, entonces, lo manejó Juan Carlos Oblitas. El Ciego, con preocupaciones personales y familiares, administrativamente dejó a Cristal al garete y eso se vio en los pésimos resultados deportivos.

La llegada a la presidencia de Felipe Cantuarias Salaverry marcó un hito positivo. Hay quienes critican algunas decisiones pero, hasta donde a nosotros nos consta, se generó un impulso que nos catapultó de golpe al lugar que nos corresponde: el liderazgo deportivo e institucional en el país. No sólo ordenó la casa sino que además abrió un camino para generar una relación real entre el club y su hinchada. En ese esfuerzo, logró una sinergía positiva que se vio cristalizada en ocasiones memorables como la Noche de la Raza Celeste del 2012 (la despedida del Chorri) y el título de ese mismo año. Cristal tuvo un presidente que prometía crecimiento, que se comunicaba con hinchas, y, sobre todo, que defendía públicamente y en voz alta los intereses del club.

Cuando Cantuarias renuncia en febrero del 2014, administrativamente el club tenía un gerente general y cuatro gerencias: administrativa, comunicaciones, fútbol y menores. Inclusive tenía también una comisión de fútbol, una comisión de menores y una comisión de voley. Con la salida de Cantuarias se inició la deconstrucción de este modelo administrativo.

La gerencia administrativa fue desactivada algunos meses después. Del íntegro de sus funciones, algunas se encomendaron a la jefatura de logística, otras a la labor de secretaría y otras más a departamentos de la Corporación.

La gerencia comercial fue descabezada y sus funciones fueron encargadas a los profesionales subalternos. Pocos meses después, se desactivó completamente. Se mantuvo a la agencia de publicidad y se encargó las decisiones a un consultor externo que jamás encontró la forma de retomar la relación con la hinchada. Se dejaron las campañas que habían logrado el acercamiento del club a sus hinchas, se descontinuaron productos que intentaban fidelizar al hincha, se presentaron iniciativas llevadas a cabo de la peor manera posible, se crearon productos de élite con precios absurdos que jamas conectaron con la gente, se descuidó el trato a los hinchas que adquirieron el Pase Celeste. Las labores de comunicaciones hoy son manejadas por practicantes. El único elemento que se mantuvo correctamente ha sido el área de prensa que sustenta su continuidad en su buena labor.

La gerencia de fútbol se mantuvo y, sin embargo, no deja de llamar la atención lo arbitrario de su conformación. Luego de la salida de Gustavo Zevallos, personaje con años de experiencia en la dirigencia peruana, se eligió a Dieter Schreiber, profesional joven con estudios especializados en el extranjero y quien ya laboraba en Cristal como gerente de menores. Luego, el año pasado se hizo la rotación en el puesto. Schreiber pasó a formar parte del comando técnico de Mariano Soso y se invitó a otro joven profesional sin experiencia específica. Si se ve con ojos corporativos, esta rotación es inexplicable.

Pero también nos deja un tema en el aire: el puesto del secretario técnico. Según se informó en el año 2014, el puesto solicitado y creado por Daniel Ahmed se encargaba de realizar labores de scouting. Como logro de esa labor se mostró la contratación acertada de Sergio Blanco. La idea era que las contrataciones no fueran hechas de manera arbitraria sino que contaran con un sustento técnico. Era una especie de límite a la arbitrariedad de una Comisión de Fútbol que ya mostraba cierta predilección por equivocarse.

El puesto existió desde el 2014 hasta el 2016. Desde la salida de Mariano Soso, la Secretaría Técnica ya no existe y eso da a entender que las decisiones de incorporaciones están sujetas nuevamente a la arbitrariedad de la Comisión de Fútbol.

La gerencia de menores también ha sido desactivada. Administrativamente, además, ya no siguen las jefaturas de Alberto Giraldez y Telmo de Andrés quienes eran los abanderados del proyecto de menores.

En el voley, si bien existe aún la comisión, la relación entre el equipo y el club ha ido desapareciendo y hoy es casi exclusivamente nominal.

Entonces, hay que darse cuenta que en Sporting Cristal, lejos de consolidar un esquema administrativo positivo, hemos sido testigos de una progresiva deconstrucción del mismo en todos sus extremos. Hoy Cristal es un club manejado por cuatro personas. El gerente general Carlos Benavides que, al parecer, está al cargo de todo (fútbol, administración, comunicaciones, menores y voley); el gerente de fútbol Alfonso García Miró que, desde que dejó de tuitear, ya no sabemos qué hace; y los dos miembros de la Comisión de Fútbol que todos conocemos: Michael Debackey y Francisco Lombardi.

En tres años hemos pasado de eso, a esto.

Hoy Cristal es un club cuyos objetivos se han reducido a la obtención del título nacional. Cuyo proyecto de menores ha demorado mucho en dar resultados y son mas los jugadores que han dejado la actividad que los que están generando ingresos al club. Que ha perdido la conexión que tuvo con su hinchada. Que lejos de solucionar un problema de violencia en las tribunas sólo se limitó a tomar medidas que se encargaron de hacerlo permanente. Donde las decisiones sobre incorporaciones ya no tienen un sustento técnico y, al parecer, están sujetas a la arbitrariedad de dos personas que nadie sabe en base a qué deciden.

Entonces hay que preguntarse, ¿quién es el responsable de este estropicio?

Pues definitivamente, el líder. Desde que Federico Cúneo asumió la presidencia del club, hemos sufrido una caída administrativa total. Eso sin contar que Cúneo no tiene ninguna cercanía tiene con el hincha rimense. Pasamos de tener un presidente que estuvo siempre presente y activo a la fantasmal presencia del actual.

Debemos reconocer que Cúneo es un profesional de primera línea y un ejecutivo exitoso. Pero su gestión a nivel administrativo viene siendo totalmente perjudicial. Con él al mando hemos jugado tres finales en tres años y ganado dos, pero se ha perdido la organización administrativa, se han perdido avances logrados con mucho esfuerzo en independencia a la hora de hacer contrataciones y se ha perdido la relación del club con su gente.

Ha permitido que las decisiones futbolísticas sean hechas con total arbitrariedad trayendo las consecuencias que hoy vemos. Para muestra, un botón. Se ha contratado al técnico sin que se haga una selección criteriosa y seria, confirmando que esa contratación se basó más en relaciones amicales. Cristal presenta hoy su peor cara en años y el responsable no puede ser otro que él.

En realidad hay que tener presente que Federico Cúneo está haciéndole un favor a Sporting Cristal. Flaco favor, claro está, pero favor a fin de cuentas. Y lo digo porque para él, para su prestigio y su carrera, ser presidente de Sporting Cristal no le suma. Cúneo es exitoso no porque sea el presidente de Cristal, lo es por sus propio esfuerzo en diversos campos. Pero es claro que este favor que le hace al club ha hecho mas daño que provecho. Es claro que su estilo de manejo no ha dado resultados. Esto ya no es 1991, definitivamente.

Sporting Cristal necesita un presidente que trabaje activamente en procurar que la institución no se asiente peligrosamente en sus laureles. Una persona que evite que en el club se crea que los logros obtenidos constituyen una cama donde echarse cuando deberían ser, más bien, el resorte que nos impulse a tener mas y mejores logros. Cristal necesita otro tipo de liderazgo. Uno que el presidente actual no tiene y pareciera que no piensa tener. No se trata de pedir el retorno del último ex-presidente de la institución pero sí pedir que quien asuma las riendas de Sporting Cristal quiera, realmente, hacer la institución más grande y no dejarla en piloto automático como parece que fue la intención de don Federico.

SOCIAL

31Suscriptores+1
9,288SeguidoresSeguir

Escriben

1640 PUBLICACIÓN55 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS