Editorial

Por -
3 485
Captura de pantalla del primer post de la página en septiembre del 2007

¿En qué piensa uno cuando lleva diez años haciendo lo que lo hace feliz?

Quienes ven mi ritmo de vida admiten que el tiempo que le dedico a Sporting Cristal se parece mucho a un trabajo. Pero, claro, no es mi trabajo. Mi trabajo es otro y no tiene nada que ver con el fútbol. Además que estar al lado de Sporting Cristal nunca fue un trabajo. Ni trabajo, ni hobbie, ni nada que se le parezca. Yo sigo a Sporting Cristal porque me hace feliz. Ir al estadio nunca ha significado un sacrificio ni tampoco considero que haya perdido una sola cosa esencial en la vida por estar en un estadio viendo jugar a la camiseta celeste. Por el contrario, considero que he ganado mucho. He llenado el tiempo de recuerdos que son valiosísimos pero también he ganado grandes amigos y he aprendido importantes lecciones de vida. Todo eso en estos últimos 10 años.

¿En qué pienso, entonces?

Pues en reconocer sin ninguna vergüenza que he sido feliz y que tengo toda la intención de sumar otros 10 años más. La fecha me sirve para ver el camino recorrido y recordar lo que fui hace 10 años y lo que somos hoy. “El Cristal con que te miro” dejó hace buen tiempo de ser la página en la que yo opinaba -bien o mal- sobre la institución y hoy intenta ser un crisol de opiniones que permita acercar a la gente a la actualidad de su institución.

Reviso el primer post que escribí en ese septiembre del 2007 y recuerdo que mi intención entonces era “hablar” de Sporting Cristal. Entendí que, precisamente porque nadie decía nada, habíamos llegado a la situación en la que nos encontrábamos. ¿Lo recuerdas? Últimos en el acumulado y con un futuro negro. Muchos años de autosuficiencia y soberbia y un clima donde el que se equivocaba no afrontaba ninguna consecuencia por su equivocación nos llevaron a eso. Y me sorprende lo cíclica que es la vida porque estos 10 años se cumplen y el club parece seguir necesitando que alguien hable, que alguien diga lo evidente aunque sea para evitar que se vuelvan a acumular la autosuficiencia y la soberbia.

Nuestra tarea debe seguir siendo esa. En la espera de que lo hayamos hecho bien. Nuestro lugar debe seguir siendo el mismo que elegí hace 10 años: al lado de Sporting Cristal y su gente para hablar, para decir e invitar a que se diga. Para apuntar lo evidente para que no se le escape a nadie, para señalar lo que duele, aunque duela. Espero haber estado a la altura, espero que lo podamos estar.

Por lo demás, agradecer. Agradecer, en primer lugar, a Sporting Cristal. Mi institución. Por la que existió todo esto. Sin ella, posiblemente todos seríamos otras personas. Gracias, entonces, Sporting Cristal por todo lo que das y lo que eres. Y agradecer también a quienes caminaron este camino conmigo, los que estuvieron y los que siguen. Todo mi cariño y agradecimiento para ellos: Jean Franco Bedoya, Ricardo Garay, Sebastián Calle, Jorge Rodríguez, Ernesto Arrascue, Mauricio Guevara, Gerardo Castillo, Juan Pablo Portocarrero, Carlos Wertheman, Daniel Cornejo, Hugo Barrio de Mendoza, Kreuza del Campo, José Pablo Castañeda, Alex García, Raúl Charpentier, Alessandro Heredia, Rodrigo Rebagliatti, Mauricio Saldaña, Jerico Gatjens, Augusto Guzmán y Angel Trujillo. Y también a aquellos que alguna vez nos aportaron sus ideas y palabras: Luis Fernando Castellanos, Franco Bravo, Roy Galdós , Khorin Pérez, Rodrígo Jaime y José Gálvez. Evidentemente, aún respeto los pseudónimos. A todos, muchas gracias.

No están todos los que fuimos y somos, pero para muestra basta un botón.

Y, sobre todo, a Ustedes que nos leen y nos leyeron. Muchas gracias.

Que vengan los siguientes diez.

Por -
0 649

Hasta ahora me acuerdo.

Desde que descubrí El Cristal Con Que Te Miro, alla en el 2008, siempre esperaba la crónica después de cada partido de Sporting Cristal. “¿Quién pone un nombre tan largo para una web?”, fue lo primero que pensé. Era la única web que cubría de manera objetiva, critica, argumentada y con cierta acidez necesaria, al Club. Chalo no sólo te trasladaba a la cancha, sino también te hablaba de la actualidad de la institución. De quién era quién, quién hacía qué, qué errores habían, qué se estaba mejorando y qué había por mejorar. Fue en la peor época del Club que alguien se dedicó a poner el pecho para los hinchas, para el Club. Por fin encontré alguien que escribía con pasión sobre el Club. Había que leerlo siempre.

La primera vez que los vi fue en el aeropuerto del Cusco luego de ganar la primera final en el 2012. Chalo le decía a Ricky que le pase ya las fotos para poder subirlas y escribir La Cancha. Quizás La Cancha más esperada desde su fundación (la primera final de ECCQTM). Eran las 6 y tantas de la mañana del lunes y ya estaban en eso. Si había alguien con mi misma pasión, o seguramente más, por estos colores había que conocerlos. Fue en la casa de Carlos, haciendo Radio ECCQTM (Cornejo nos corregía todo y siempre) que conocí a todos. Jean Franco, Geri, Ricky y Chalo. ¿Qué otras cosas más de putamadre que hablar de Cristal con los que luego se convirtieron en buenos amigos? Pocas. Muy pocas. Y bueno, me invitaron a participar y aquí ya llevo 4 años intentando escribir lo mio.

Estoy convencido que en todo este tiempo hemos hecho a un mejor Sporting Cristal. Con aciertos, errores, y seguramente comentarios productos de la pasión, pero estoy convencido que hemos hecho a un mejor Sporting Cristal. Hemos sabido quedarnos en la vereda del frente, a pesar de haber sido invitados a la vereda más cómoda. Pero hemos aprendido que en esto del fútbol, y por buscar lo mejor para nuestros colores, es mejor mantener la distancia. Le doy gracias a Chalo y a todos los que han formado/forman esta web, y obviamente a todos los que nos leen. Agradezco también al “nombre tan largo” del que hable al inicio; porque les juro que no sólo en el fútbol, sino principalmente en la vida, todo depende del Cristal Con Que Lo Mires.

Felices 10 años.

Yo no estoy de acuerdo cuando Federico Cúneo, Francisco Lombardi, y Michael Debakey mencionan que la Comisión de Fútbol es “exitosa”. Ha sido ganadora, sí, pero eso es algo muy distinto a ser exitosa. Ha sido ganadora porque, efectivamente, ha ganado 3 de los últimos 5 torneos que disputó. Podemos sumarle, además, un subcampeonato. Pero, viendo en retrospectiva, muchos objetivos no se cumplieron. Y eso es lo que hace que su rendimiento no sea “exitoso”. Hay que ver las formas y no sólo los resultados.

Sporting Cristal tiene una infraestructura, una historia, una plataforma, un respaldo, personas y una economía que no tienen punto de comparación con ningún otro equipo a nivel nacional. Quizás FBC Melgar en los últimos años puede asemejarse. Pero por distintas razones (la cancha, el clima, el viaje, las horas, el campo, etc) nunca pudo imponerse de manera incontestable sobre los rivales.

Yo estoy convencido que Sporting Cristal tiene todas las capacidades para ser protagonista de enero a diciembre todos los años (ojo, no digo campeón, digo protagonista). Sin embargo, en las campañas 2013, 2014, 2015, 2016 y hasta 2017, ¿cuántos meses bajos tuvimos versus cuántos meses altos ? ¿Cuántas veces dominamos y competimos los 3 torneos locales anuales? ¿Cuántos de los últimos 23 partidos de Copa Libertadores (los que se han jugado en los últimos 4 años), hemos competido realmente? ¿Cuántos refuerzos buenos (nivel Horacio Calcaterra, Sergio Blanco, Maximiliano Núñez) hemos traído versus cuántos malos vinieron (Rolando Blackburn, Santiago Silva)? ¿Cuántas veces se tomaron decisiones irresponsables por personas a las que, al no estar en planilla del club, no tenemos cómo reclamarles? ¿Cuántas campañas de marketing han sido exitosas? Todo eso no es ser exitoso. De ninguna manera.

Basta ya de personas a las que no se les pueda responsabilizar de decisiones. Basta ya de dirigentes que tomen decisiones sin un estudio previo. Que se vayan y no vuelvan más. Basta ya de tomar decisiones por gusto personal. Basta ya de no ser un equipo exitoso. Basta ya de excusas. Basta ya de vergüenzas. De verdad, ya estuvo suficiente. Es tiempo de dejar de caminar y empezar a despegar. Yo realmente espero que el nuevo encargado de Sporting Cristal, lo haga de la mejor manera. Todo parece que va a ser Carlos Benavides, y espero que sude más que los jugadores, cante más que los hinchas, piense y sea más responsable y consecuente que todos. Yo espero volver a ver a este equipo triunfar, de inicio a fin. Porque de verdad ya estamos cansados de estar así.

Fuerza Cristal, hoy más que nunca.

A estas alturas tú ya sabes tan bien como nosotros lo que decía en el comunicado que ayer sacó el club respecto a que todos sus directivos y los miembros de sus comisiones iban a poner sus cargos a disposición del presidente de la institución.

Vamos por partes. El comunicado es escueto y, en realidad, no dice nada. Es por eso que nosotros ya te contamos cuál fue nuestra primera impresión rescatando una tonada clásica de esta dirigencia. Pero igual, hay que hacer el intento de sacar agua de una piedra y ver qué deja en claro de este comunicado.

Veamos la primera idea que sueltan. Esa de “continuar con la profesionalización de la gestión del Club”. Preocupa.

Y es que, diciendo las cosas por su nombre, parece que hay que informarles a los señores del Grupo AB Inbev que, bajo ningún punto de vista, lo que ha pasado en Sporting Cristal encaja en una “profesionalización” de la gestión del club. Por el contrario, la última vez que hablé del tema dirigencial fui contundente en demostrar que, desde el último año de la gestión de Felipe Cantuarias, lo que se vio fue una “desprofesionalización”. Hoy las responsabilidades han sido asumidas por parte de empleados de mando medio, practicantes y personas con nula experiencia. Si esa es la idea de “profesionalización” que tiene Inbev y que propone “continuar”, pues vamos mal.

Esta primera idea resulta contradictoria con la segunda que habla de “implementar políticas corporativas y de gestión económico-financiera con la finalidad de procurar el mejor cumplimiento de los principios de eficiencia“. Difícil no saludar esta idea. Lo que falta en Cristal hace tiempo son precisamente “buenas prácticas administrativas“. El problema es que los términos que utiliza el comunicado son tan generales que bien podrían significar cualquier cosa. Y si algo se ha aprendido al estar 10 años viendo a las dirigencias de Sporting Cristal es que, cuando más golosina le ponen a las palabras, más seguro es que no significan absolutamente nada. Desde que empiezan así, yo dudo.

Finalmente, la cereza del pastel es el segundo párrafo que dice que “todos los miembros del Directorio y las Comisiones procederán a poner sus cargos a disposición de la presidencia del Club“. Ante el rumor, primero, y la noticia, después, todos los hinchas se alegraron por la idea de ver fuera del club a personajes que nunca se hicieron responsables de las decisiones que han tomado en los últimos años. Pero,  tranquilidad.

¿Qué es lo que está diciendo esto?

Pues que todos van a hacer la pantomima de decir “si no me quieren, me voy”. Ojo, acá nadie se esta yendo tan sólo van a “poner sus cargos a disposición”. Eso ni siquiera es una renuncia, es finta. Es hacer el ademán. Paren la alegría que acá no ha pasado nada.

Más simpática aún es la afirmación que quien va a evaluar la continuidad de los directivos es el presidente del club. Pero, ¡por favor! Acá el primero que tendría que renunciar es, precisamente, Federico Cúneo. Administrativamente, su gestión ha sido nefasta. Eso ya lo hemos dicho antes pero podemos resumirlo en las siguientes líneas: se deconstruyó el esquema de manejo administrativo del club, se otorgó carta blanca a personas que no tienen vinculo con Sporting Cristal para tomar decisiones fundamentales y sin mecanismos para que se hagan responsables de sus decisiones, se dejó de lado un esfuerzo adecuado de acercamiento del club a su hinchada, se hizo crónico un problema en la barra organizada para perjuicio de los hinchas que asisten al estadio a ver a Cristal. ¿Acaso es necesario más?

Obviamente, Cúneo no es el responsable directo pero sí es el responsable final. ¡Es el Presidente! Cantuarias nos demostró que una gestión adecuada puede sumar mucho en diversos frentes y Cúneo nos demostró que en una gestión se puede se puede echar todo por la borda.

Por todo esto es que creo que Cúneo debió salir primero y no quedarse a decidir. Además, creo que no es el más adecuado para decidir quien se queda o se va porque sí él – que lleva años siendo el presidente – fuera a sacar a alguien de su puesto, ya lo habría hecho. No vamos a pensar que recién en estas dos semanas se ha dado cuenta que tal o cual persona no le hace bien a la institución. Entonces, si no ha retirado a nadie hasta este momento, ¿por qué iría a hacerlo ahora?

En conclusión, a sentarse nomas que lo más probable – desde donde yo veo – es que todo esto termine siendo un engaña muchachos. Posiblemente en la interna todos van a ser ratificados y punto, acá no pasó nada. Es más, si van a ser coherentes, esta decisión se tomará en estricto secreto y nadie se enterará de cómo ni por qué. La única diferencia será que ahora todas esas personas que hasta el sábado eran sinónimo de mala gestión, a partir de hoy van a ser embanderados de una “mejor gestión”.

Es más, no me pasa desapercibido que ayer – antes del partido – el rumor se esparció fuerte por todos lados señalando que se venía un comunicado que iba a anunciar salidas reales de algunas personas. Sin embargo, horas después, el comunicado sólo habló de “poner cargos a disposición”. Eso me llevaría a conjeturar – que es lo único que yo hago – de que si hubo decisión de salidas, esta fue dejada de lado merced a afortunadas coordinaciones que debieron tomar todo el día domingo.

Por lo demás, fue un artículo publicado en la pagína web de El Comercio el que dio datos que no están en el comunicado. Es este artículo el que dice que se van a ir todos y que Cúneo se queda sólo hasta diciembre; que todas las decisiones van a recaer ahora en el Gerente General Carlos Benavides y en el bisoño Gerente de Fútbol Alfonso García Miró, lo que es una forma elegante de decir que todo queda en manos de Benavides. Y, bueno, eso es lo que dicen.

Yo descreo y desconfío. Como si fuera un Santo Tomás cervecero esperaré hechos concretos antes de empezar a creer.

Claro, cabe la posibilidad de que esté equivocado y que, en efecto, se terminen yendo todos menos uno o dos. Pero igual prefiero ver hechos y no palabras. Hasta entonces, todo esto me suena más a un capítulo de la linda mecedora que suelen accionar de tiempo en tiempo en La Florida.

Lo peor, es que aún en el supuesto de que todos se vayan, a mi me queda en la boca un sabor a “El Gatopardo” de Tomasi de Lampedusa y su frase icónica de que las cosas “mientras más cambian, más siguen igual“.

¿Y la venta del club?

La famosa venta, ¿no?

No faltan quienes ven en estos movimientos las muestras claras de que otras personas están tomando el manejo de Sporting Cristal. La verdad, no tengo cómo saberlo. Desde dentro de Cristal se han cansado de decir que la venta del club no se ha realizado. Otras fuentes, alejadas del club y – por lo mismo – más creíbles, dan a entender que la venta se realizó hace meses y que sólo estamos en periodo de enfriamiento para evitar especulaciones financieras y/o bursátiles. Son estas versiones las que comentan que, con los nuevos dueños – que serían extranjeros – sólo se quedaría en Cristal un afortunado personaje. Habrá que ver con calma. La falta de indicios contundentes evita que se pueda asegurar algo.

Así estamos.

Por -
6 1780

La culpa no es del árbitro. Que juguemos tan alejados de lo que nos dijeron, y dicen querer, desde hace más de 2 años, no es culpa del árbitro. Los 5 de The Strongest, los 5 de Santos y los 5 de Santa Fe, no son culpa del árbitro. El fiasco Blackburn no es culpa del árbitro. El desastre que hizo ‘Chemo’, no es culpa del árbitro. El mal juego de Sporting Cristal no es culpa del arbitro. El comportamiento agresivo de Viana y Costa, tampoco son culpa del árbitro.

El árbitro podrá influir en una, máximo dos jugadas puntuales. Pero el resto de los 80 minutos de juego, no son culpa del árbitro. Son muy pocos los errores “determinantes” de un árbitro. Igual, a pesar de que los haya, no se tiene por qué jugar tan mal. Ojo, no estoy hablando de ganar, hablo del juego. ¿Acaso fuimos mejores en Huaraz? ¿En Cutervo? ¿En el Callao? ¿O contra Municipal?

Los tan repetidos errores dirigenciales no son culpa del árbitro. Que hayamos tirado al tacho casi 7 meses del año en juego, tampoco es culpa del árbitro. Que no hayan cambios en los errores de decisión en Sporting Cristal, tampoco es culpa del árbitro. Que Zegarra haya decidido retroceder estando 2-0 arriba contra un equipo defensivo, no es culpa del árbitro. Que los dirigentes no hayan contratado un lateral izquierdo, un central y un 9 de competencia, no es culpa del árbitro. Que las tribunas estén vacías, y el hincha esté tan alejado y poco identificado, tampoco es culpa del árbitro.

Allá quienes quieran seguir el camino de la mediocridad y echar la culpa a terceros. Es bien fácil hacerlo. El buen juego sobrepasa a cualquier error. Dejemos de estar haciendo campañas para reclamar y empecemos a cambiar las decisiones y sus procesos para darle importancia a lo más importante: EL JUEGO.

(foto: libero.pe)

La situación era insostenible: eliminados con mucha vergüenza en Copa Libertadores. Nuestros propios errores nos sacaron del Torneo de Verano. Mostrando una de nuestra peores versiones históricas en el Torneo Apertura. Siete goleadas en lo que va del año. Huérfanos de una idea de fútbol. Un camerín a todas luces descontrolado. La permanencia de José del Solar en el banco de Sporting Cristal parecía responder más a la necedad que a una apuesta objetiva y racional. .

Chemo duró 6 meses. Nos regaló un puñado de buenos partidos en febrero y luego la caída libre. Cristal dejó de jugar a eso que mostró y empezó a jugar a nada. Pelotazo y poca marca. Entonces, Chemo se fue y Pablo Zegarra asume interinamente el banco cervecero.

Más allá de la temporada que jugó en Alianza Lima al final de su carrera, Pablo es un hombre de la casa. Identificado totalmente con Sporting Cristal, sabe lo que es ponerse la camiseta celeste y ser campeón. Pero, así como la razón de todos nuestros males no fue Chemo del Solar, Pablo Zegarra no tiene por qué ser la solución de todo.

Para empezar, el problema ni siquiera es que Chemo no supo tomarle la mano a este equipo. El problema es que su llegada se dio de la peor manera que se pudo dar: sin demostrar nada. Sólo tenía 6 meses de buen fútbol que le permitió salvar el descenso la temporada anterior. El campeonato 2005, por pretérito, no es mérito para nada. Si lo fuera, pues llamemos al Tano Bártoli que nos sacó campeón en 1981. Aún así, se hizo del buzo del campeón. Los irresponsables señores que toman las decisiones en Sporting Cristal, y que nunca se hacen responsables de las mismas, decidieron – entre una taza de café, un vaso de cerveza y un cigarro cubano – que su buen amigo José del Solar podría ser la apuesta. Y así lo hicieron. Sin analizar nada, sin comparar nada, sin rendirle explicaciones a nadie. Y así nos fue.

Ese es el verdadero problema. Y mientras estas decisiones se sigan haciendo de la misma manera, no vamos a mejorar. Hoy la apuesta no puede ser otra que Pablo Zegarra. Pero ojalá entre, por fin, algo de cordura a aquellas cabezas necias y entiendan que nuestra propia grandeza nos obliga a no dormirnos en los laureles. Y eso implica hacer una búsqueda seria, definir objetivos, definir parámetros, definir indicadores y – en función de éstos – elegir a aquel profesional que mejor encaje en ellos. Objetividad y trabajo serio. Es todo lo que se pide, por ahora.

Por eso es que sería un error oír a las voces que, por interés o por amistad, piden hoy que Zegarra asuma el equipo indefinidamente. Asimismo sería un error llamar a cualquier ex-técnico del equipo en la idea de que como lo hizo bien – o medianamente correcto – va a ser mejor. Hacer eso sería hacer exactamente lo que se hizo con Del Solar. Hay que desterrar el amiguismo y la idea de gamonalismo que existe en Cristal y que parece autorizar a los decisores a hacer lo que les nazca del vientre sólo por que sí.

Pareciera que no se dan cuenta que sólo en la medida en que sus decisiones sean objetivas y fundamentadas podrán ser defendidas y sostenidas en el tiempo. El azar, aunque al inicio te dé ganancias, tarde o temprano se acaba. Como ahora.

Tienen una nueva oportunidad de tomar decisiones de la forma correcta y de lavarse la cara. Sería genial que no la desaprovechen.

Por -
5 2076

Es hora de dejar de ser el “inocente” del barrio, es hora de dejar de ir de comparsa por ser políticamente correctos. Sporting Cristal ha sido siempre una institución respetuosa de las reglas y su accionar se ha llevado en base al bien común salvo en contadas justas excepciones. Hoy en dia lamentablemente la validez de eso es cuestionable. Sin embargo, la cultura de mantener el perfil bajo y causar la menor incomodidad posible sigue siendo algo común y que está llevando a que se cometan abusos claros y premeditados contra el club. Basta de eso.

Cuando el rival te pega sin razón constantemente y a través del tiempo y tu no reaccionas hay dos razones: O te gusta el golpe o eres un tonto que piensa que la justicia cae del cielo. Lamentablemente, jugamos en el campeonato peruano, un campeonato casi chicha donde cada quien pone sus reglas a conveniencia y cuando las reglas no le dan para obtener lo que quiere hace berrinche y o las cambian para el año siguiente, o se hacen de la vista gorda contigo de acuerdo a tus influencias en comisiones de justicia.

Clara muestra de esto es lo que está pasando ahora con respecto al caso de la demora en presentarse al control anti doping por parte de dos jugadores del plantel, Mauricio Viana y Renzo Garcés, tras el partido en Cusco ante Real Garcilaso. El club pocas o nulas declaraciones ha dado al respecto. Ha esperado a ser víctima de un show mediático para responder con un endeble comunicado de media noche a un tema que estaba siendo explotado al máximo desde al menos dos días antes. El manejo de la situación desde la materialización de los hechos en campo ha sido lamentable. Sí, hay faltas por parte del jefe de la delegación y sobre todo del jefe de equipo encargado de ese tipo de temas, pero también, y sobre todo, hay una evidente falta de reacción ante situaciones que envuelven el buen nombre y reputación del club. Ya basta de ser los niños buenos del salón. El profesor no va a venir a salvarnos. En un campeonato donde cada quien jala agua para su molino no podemos pretender que nos traigan un poco y nos calmen la sed. Es hora de dejar de ser pasivos y responder de la misma forma en cada ocasión que se presente.

Un claro ejemplo del problema descrito es el nulo papel que desempeñamos ante las agresiones físicas de alto rango que se dieron en el clásico Universitario vs Alianza Lima. Estas agresiones debieron ser sancionadas de manera drástica y ejemplar. Sporting Cristal era tercero afectado con las sanciones. Pocas semanas después debíamos enfrentar a los de La Victoria y sanciones podían afectar alienación del rival. Como era de esperarse la dirigencia del club prefirió mantenerse al margen y evitar exposición mediática. El resultado lo sabemos: sanción irrisoria a Tejada y Aguiar (sanción que incluso parecía digitada para volver frente a SC en su momento) y Sporting Cristal ni siquiera presentando una nota de protesta o queja frente a la ADFP o FPF. 2 semanas después, los envueltos en problemas somos nosotros, los que debieron bajar por NO PRESENTARSE AL ANTIDOPING alguna vez reclaman y aquí estamos. Con una comisión de justicia de la FPF claramente tendenciosa con un presidente que es abiertamente hincha del reclamante y socio desde siempre, y una situación que realmente avergüenza la historia y reputación del club que tantos años costo forjar.

A veces, solo a veces, la única forma de que no te agredan mas es responder con la misma o más fuerza. Es hora de hacerse respetar y dejar el perfil bajo. El campeonato peruano no lo amerita, no están dadas las condiciones. Al final, está en nosotros hacernos respetar, está en esta dirigencia dejar de ser la piñata y vergüenza en la que nos están convirtiendo. Este no es Cristal que adoré ver, ojala ese brillo se pueda rescatar.

Por -
5 2212
fuente: Líbero.pe

Contra toda esperanza; existen dos libros que incluyen esta frase en el título, uno escrito por Armando Valladares, preso por 22 años en  uno de los gulags de Castro en Cuba y otro de memorias de Nadiezhda Mandelstam, viuda del poeta Osip Mandelstam, una de las víctimas de la limpieza ideológica de Stalin. Mientras el primero es un panfleto literariamente deficitario, el segundo es un texto hermoso, luminoso y de una sensibilidad esperanzadora.

Menciono estos dos textos porqué ambos hablan de lo mismo, de la imposibilidad de mantener la esperanza cuando las circunstancias son terribles, cuando toda posibilidad de cambio está en manos de alguien que no lo desea, que está más interesado en prolongar la situación o simplemente no tiene tu felicidad en agenda.

Es que llega el tiempo de pinchar el globo, siempre se habló de Cristal como una institución modelo, con dirigentes a la altura y con una manera de hacer las cosas que los diferenciaba de todo lo que había acá. Desde los tiempos en que Augusto Moral contrata a Oblitas preguntándole cuanto quería ganar, a los Bentín protegiendo a Alberto Gallardo, incluso a esa breve isla que fueron los tiempos de Cantuarias salvando a la institución de la deriva.

Hoy no hay más eso. Dice la historia que puedes morir siendo un héroe o vivir para convertirte en villano. Lo vemos con Lombardi, presidente durante la etapa más exitosa del club y hoy uno de los responsables de este descontrol que venimos viviendo, malas decisiones, una soberbia que ayuda a olvidar las campañas de los noventa y a concentrarse en las metidas de pata. Lo vemos en Debackey, según muchos el responsable de que Delgado se vaya del club y según la evidencia, coresponsable del descontrol que estamos viviendo. Lo vemos en Cuneo, un ejecutivo de Backus, que parece querer evitar complicarse la vida con Cristal y ocuparse de lo que le da de comer.

Lo vemos, también, con la cervecería, que ha puesto Cristal en el Mercado, y – más aún – considera a Debakey y Lombardi como posibles compradores.

Lo vemos con el técnico que estos señores contrataron, con un sujeto incapaz de aceptar que no ha funcionado y que posiblemente no funcionará, con  un plantel que tenia clar que sus posibilidades en Copa eran nulas pero que ha vivido una humillación innecesaria, gracias a alguien que simplemente le importa poco la camiseta que está dirigiendo.

Posiblemente hayamos perdido el año, posiblemente el marasmo que nos está envolviendo  no se vaya, posiblemente lo ideal hubiera sido aceptar que la propuesta que se dice que  Soso hizo a los dirigentes y renovar el equipo. Ahora Cristal sigue dependiendo de Lobatón y ha vendido a uno de sus mejores jugadores. A principio de año dijimos que estábamos preocupados por la cantidad de prestados y por la situación de los jugadores veteranos, la preocupación se ha hecho realidad. Cristal tiene una necesidad de renovación que dirigentes y técnicos no han podido resolver.

Todo esto a resultado de jugar a la esperanza de que todas las decisiones iban a salir bien, a que Lobatón iba a poder sostener el equipo un año más, que el improbable delantero centroamericano se iba a destapar como  un killer, que el técnico que el año pasado se comía goleada tras goleada, iba a convertirse en Guardiola.

Nada de eso ha pasado y ahora estamos viviendo las consecuencias de esa esperanza irracional.  Sumemos a todos esos problemas, la – más que probable –  venta del club a un grupo extranjero, que posiblemente entre con cautela, porque sabemos que Perú no es el mejor mercado para un club de fútbol.

Porqué es necesario asumir la realidad de una vez, no va aparecer  un grupo de empresarios hinchas a comprar el club in extremis, tampoco Noriega va a venir a salvar el club, porqué hacer eso lo quebraría. Un club de fútbol en Perú, con este torneo y con la obligación de invertir cantidades insostenibles para ser competitivo internacionalmente, no es negocio. Y si no son ellos, o Debackey,  no existe mucha posiblidad de que algún otro peruano compre a Cristal.

Esta situación nos pone contra las cuerdas y sin demasiadas esperanzas, nos pone en una situación donde dos dirigentes manejan el club como si fuera su casa, pero o no tienen las ideas o sus ideas están demasiado idas de olla. No sé si sea posible caer más bajo.

Pero los libros de Valladares y Mendelstam acaban con cierta luz, finalmente tocas fondo y cuando eso ocurre, todo movimiento es una mejora.  Es hora que eso comience a verse, ignoro quien compre finalmente a Cristal. Espero, honestamente, que Debakey no sea quien lo haga. Pero espero que lo que tenga que ocurrir, ocurra ya. Es hora de saber que es lo que nos espera en realidad, si un alivio o  un camino de sufrimiento más largo.

 

 

(foto: larepublica.pe)

Si hay algo distinto en la crítica que estos días se da hacia la actualidad de Sporting Cristal es que ya no sólo apunta a jugadores o comando técnico sino que ha apuntado a la dirigencia. Y es que la dirigencia ha dado dos traspiés que justifican eso:

En primer lugar, las decisiones que tomaron. Es fácil ser general luego de la batalla pero acá tenemos que concluir que nuestra dirigencia, y específicamente nuestra Comisión de Fútbol, pierde casi todas las apuestas que hace. Los únicos jales hechos por la Comisión de Fútbol y que dieron resultado fueron los de Horacio Calcaterra, Maximiliano Núñez y Sergio Blanco. Todas los demás fueron apuestas erradas. Y estamos hablando de un par de decenas: desde Jonathan Ramírez hasta Rolando Blackburn (quien aún tiene algunos partidos para demostrar algo). Este no es problema de presupuesto, es un problema de criterio. La Comisión de Fútbol siempre decide mal. Y nadie asume ninguna responsabilidad por eso.

En segundo lugar tenemos los argumentos que usan para justificar sus malas decisiones. Demuestran mediocridad y conformismo cuando se arman de excusas y se niegan a asumir responsabilidades. Cristal es el “club de las excusas”. Antes justificaban malos partidos (la altura, el calor, las canchas sintéticas, las malas canchas, el mal viaje, etc). Ahora justifican malas campañas: el bajo presupuesto, el alto costo de los jugadores, el bajo nivel del campeonato y otros más.

Ninguna de esas excusas es falsa, pero la forma tan conveniente en que son usadas por la dirigencia hace que pierdan toda credibilidad. Eso pasa cuando uno tiene la valentía para desafiar y menospreciar a la gente pero no tiene la valentía para asumir sus propios errores, para reconocerse a si mismo como un elemento pernicioso y para dar un paso al costado.

Pero el problema dirigencial no empieza en la Comisión de Fútbol. El problema dirigencial es transversal en todo Cristal. Uno empieza a revisar la actualidad rimense y se ve que estamos enfrentando la decadencia administrativa de la institución. Que, en comparación con lo que fue Cristal hasta hace unos pocos años, hoy todo está destruyéndose.

Hagamos un ejercicio de nostalgia.

Hacia el 2010, la Corporación puso como presidente a Francois Mujica a quien el club no le importaba en absoluto. Si hasta declaró a la prensa diciendo que era hincha de Alianza Lima. El poder, entonces, lo manejó Juan Carlos Oblitas. El Ciego, con preocupaciones personales y familiares, administrativamente dejó a Cristal al garete y eso se vio en los pésimos resultados deportivos.

La llegada a la presidencia de Felipe Cantuarias Salaverry marcó un hito positivo. Hay quienes critican algunas decisiones pero, hasta donde a nosotros nos consta, se generó un impulso que nos catapultó de golpe al lugar que nos corresponde: el liderazgo deportivo e institucional en el país. No sólo ordenó la casa sino que además abrió un camino para generar una relación real entre el club y su hinchada. En ese esfuerzo, logró una sinergía positiva que se vio cristalizada en ocasiones memorables como la Noche de la Raza Celeste del 2012 (la despedida del Chorri) y el título de ese mismo año. Cristal tuvo un presidente que prometía crecimiento, que se comunicaba con hinchas, y, sobre todo, que defendía públicamente y en voz alta los intereses del club.

Cuando Cantuarias renuncia en febrero del 2014, administrativamente el club tenía un gerente general y cuatro gerencias: administrativa, comunicaciones, fútbol y menores. Inclusive tenía también una comisión de fútbol, una comisión de menores y una comisión de voley. Con la salida de Cantuarias se inició la deconstrucción de este modelo administrativo.

La gerencia administrativa fue desactivada algunos meses después. Del íntegro de sus funciones, algunas se encomendaron a la jefatura de logística, otras a la labor de secretaría y otras más a departamentos de la Corporación.

La gerencia comercial fue descabezada y sus funciones fueron encargadas a los profesionales subalternos. Pocos meses después, se desactivó completamente. Se mantuvo a la agencia de publicidad y se encargó las decisiones a un consultor externo que jamás encontró la forma de retomar la relación con la hinchada. Se dejaron las campañas que habían logrado el acercamiento del club a sus hinchas, se descontinuaron productos que intentaban fidelizar al hincha, se presentaron iniciativas llevadas a cabo de la peor manera posible, se crearon productos de élite con precios absurdos que jamas conectaron con la gente, se descuidó el trato a los hinchas que adquirieron el Pase Celeste. Las labores de comunicaciones hoy son manejadas por practicantes. El único elemento que se mantuvo correctamente ha sido el área de prensa que sustenta su continuidad en su buena labor.

La gerencia de fútbol se mantuvo y, sin embargo, no deja de llamar la atención lo arbitrario de su conformación. Luego de la salida de Gustavo Zevallos, personaje con años de experiencia en la dirigencia peruana, se eligió a Dieter Schreiber, profesional joven con estudios especializados en el extranjero y quien ya laboraba en Cristal como gerente de menores. Luego, el año pasado se hizo la rotación en el puesto. Schreiber pasó a formar parte del comando técnico de Mariano Soso y se invitó a otro joven profesional sin experiencia específica. Si se ve con ojos corporativos, esta rotación es inexplicable.

Pero también nos deja un tema en el aire: el puesto del secretario técnico. Según se informó en el año 2014, el puesto solicitado y creado por Daniel Ahmed se encargaba de realizar labores de scouting. Como logro de esa labor se mostró la contratación acertada de Sergio Blanco. La idea era que las contrataciones no fueran hechas de manera arbitraria sino que contaran con un sustento técnico. Era una especie de límite a la arbitrariedad de una Comisión de Fútbol que ya mostraba cierta predilección por equivocarse.

El puesto existió desde el 2014 hasta el 2016. Desde la salida de Mariano Soso, la Secretaría Técnica ya no existe y eso da a entender que las decisiones de incorporaciones están sujetas nuevamente a la arbitrariedad de la Comisión de Fútbol.

La gerencia de menores también ha sido desactivada. Administrativamente, además, ya no siguen las jefaturas de Alberto Giraldez y Telmo de Andrés quienes eran los abanderados del proyecto de menores.

En el voley, si bien existe aún la comisión, la relación entre el equipo y el club ha ido desapareciendo y hoy es casi exclusivamente nominal.

Entonces, hay que darse cuenta que en Sporting Cristal, lejos de consolidar un esquema administrativo positivo, hemos sido testigos de una progresiva deconstrucción del mismo en todos sus extremos. Hoy Cristal es un club manejado por cuatro personas. El gerente general Carlos Benavides que, al parecer, está al cargo de todo (fútbol, administración, comunicaciones, menores y voley); el gerente de fútbol Alfonso García Miró que, desde que dejó de tuitear, ya no sabemos qué hace; y los dos miembros de la Comisión de Fútbol que todos conocemos: Michael Debackey y Francisco Lombardi.

En tres años hemos pasado de eso, a esto.

Hoy Cristal es un club cuyos objetivos se han reducido a la obtención del título nacional. Cuyo proyecto de menores ha demorado mucho en dar resultados y son mas los jugadores que han dejado la actividad que los que están generando ingresos al club. Que ha perdido la conexión que tuvo con su hinchada. Que lejos de solucionar un problema de violencia en las tribunas sólo se limitó a tomar medidas que se encargaron de hacerlo permanente. Donde las decisiones sobre incorporaciones ya no tienen un sustento técnico y, al parecer, están sujetas a la arbitrariedad de dos personas que nadie sabe en base a qué deciden.

Entonces hay que preguntarse, ¿quién es el responsable de este estropicio?

Pues definitivamente, el líder. Desde que Federico Cúneo asumió la presidencia del club, hemos sufrido una caída administrativa total. Eso sin contar que Cúneo no tiene ninguna cercanía tiene con el hincha rimense. Pasamos de tener un presidente que estuvo siempre presente y activo a la fantasmal presencia del actual.

Debemos reconocer que Cúneo es un profesional de primera línea y un ejecutivo exitoso. Pero su gestión a nivel administrativo viene siendo totalmente perjudicial. Con él al mando hemos jugado tres finales en tres años y ganado dos, pero se ha perdido la organización administrativa, se han perdido avances logrados con mucho esfuerzo en independencia a la hora de hacer contrataciones y se ha perdido la relación del club con su gente.

Ha permitido que las decisiones futbolísticas sean hechas con total arbitrariedad trayendo las consecuencias que hoy vemos. Para muestra, un botón. Se ha contratado al técnico sin que se haga una selección criteriosa y seria, confirmando que esa contratación se basó más en relaciones amicales. Cristal presenta hoy su peor cara en años y el responsable no puede ser otro que él.

En realidad hay que tener presente que Federico Cúneo está haciéndole un favor a Sporting Cristal. Flaco favor, claro está, pero favor a fin de cuentas. Y lo digo porque para él, para su prestigio y su carrera, ser presidente de Sporting Cristal no le suma. Cúneo es exitoso no porque sea el presidente de Cristal, lo es por sus propio esfuerzo en diversos campos. Pero es claro que este favor que le hace al club ha hecho mas daño que provecho. Es claro que su estilo de manejo no ha dado resultados. Esto ya no es 1991, definitivamente.

Sporting Cristal necesita un presidente que trabaje activamente en procurar que la institución no se asiente peligrosamente en sus laureles. Una persona que evite que en el club se crea que los logros obtenidos constituyen una cama donde echarse cuando deberían ser, más bien, el resorte que nos impulse a tener mas y mejores logros. Cristal necesita otro tipo de liderazgo. Uno que el presidente actual no tiene y pareciera que no piensa tener. No se trata de pedir el retorno del último ex-presidente de la institución pero sí pedir que quien asuma las riendas de Sporting Cristal quiera, realmente, hacer la institución más grande y no dejarla en piloto automático como parece que fue la intención de don Federico.

Por -
4 1820
De izquierda a derecha: García Miró (2), Benavides (4), Lombardi (7), Debakey (9) y Osterling (10)

Durante los últimos 5 años, Sporting Cristal ha sido comandando, básicamente, por el mismo grupo de dirigentes. Este conjunto ha llevado a conseguir 3 títulos después de 7 años de sequía, además de conseguir la clasificación a la Libertadores todos los años, lo cual, sin duda alguna, es un gran mérito y por lo que siempre voy a estar agradecido.

Si vamos a la otra cara de la moneda, puedo identificar dos problemas elementales y graves: El primero y más conocido por todos es la Copa Libertadores. 5 campañas sin conseguir la clasificación tan esperada a octavos y, en esta última, sin siquiera lograr competir. Me parece de más tocar tan a fondo este tema con todo lo que se ha hablado, por lo que procederé a explicar el segundo: La relación con el hincha.

Se ha descuidado de una manera impensada la relación que tiene el cuerpo dirigencial, representando al club, con el hincha. Y con esto no me refiero a que el DT elegido esté identificado con uno de nuestros máximos rivales, ni que respondan ante las críticas, sino puntualmente a la pasión. Seguramente muchos dirán que el fanático de Cristal está conectado a la institución únicamente por sus buenas actuaciones en lo futbolístico, pero me pongo a mirar videos del 2007, cuando el equipo jugaba terriblemente, estaba cerca de descender, veo el Gallardo repleto y me rehúso a creer eso. La gran mayoría de hinchas de Cristal han perdido el sentimiento por los colores y esto no solo se puede determinar como culpa de ellos mismos, sino también de los que no impulsan ese amor.

En la búsqueda por lograr la autonomía financiera, los que dirigen al Sporting Cristal deberían buscar la reincorporación de esa unión que en un momento no paraba de crecer, para así poder explotar altamente el ingreso por las taquillas, que cada año disminuye de manera más dramática y poder, como ellos dicen, aumentar el presupuesto con el que se puede competir internacionalmente.

Nada de lo explicado tendría sentido si no propongo algún tipo de solución y, como inicio, tengo 3:

1) Un vocero: Un gerente del club que declare siempre, que mantenga al tanto al hincha de la interna, niegue falsos rumores y exponga una clara autocrítica como símbolo de cambio.
2) Mejor uso de redes sociales: Esto viene mejorando en el día a día, pero todavía falta un largo camino por recorrer. La idea sería que los hinchas vean como se vive el día a día en Cristal.
3) Promociones: No soy de los que se quejan mucho de los precios, pero estos deberían estar establecidos de acuerdo al momento. ¿25 soles popular ya estando eliminados? Se pudo hacer algo mucho mejor, lo que también sería aceptar errores.
4) Refuerzos: Confiemos más en los de abajo. La gente está cansada de tantos jugadores que vienen y se regresan sin pena ni gloria; priorizar -en algunos casos- a los nuestros, a los de nuestra cantera, lograría que el hincha tenga una paciencia extra y le den ganas de apoyar.

¿Qué se me viene a la cabeza cuando pienso en todo esto? En una frase de Marcelo Bielsa: “El espectador es un tipo que mira (o no) según la belleza de lo que se le ofrece. El hincha es otra cosa. Por eso digo que en el fútbol, lo único insustituible son los hinchas”. Y creo que en La Florida se han olvidado de esto, de la importancia del fanático y de como puede ser beneficiario para el futuro de la institución.

SOCIAL

28,563FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,185SeguidoresSeguir

Escriben

1635 PUBLICACIÓN51 COMENTARIOS
158 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
76 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
69 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
55 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
35 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
33 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
28 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
10 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS