Autores Publicado porJerico Gatjens

Jerico Gatjens

26 PUBLICACIÓN 0 COMENTARIOS
Se escucha mucho la pregunta ganar o jugar bien. Creo que debería ser una afirmación: jugar bien para ganar, y no una interrogación entre dos opciones.

Por -
3 2297
Fernando Pacheco y Martín Távara celebran la estrella 18 (Prensa Sporting Cristal)

¿Cuál es el sentido de una inversión si no utilizas sus frutos? ¿De qué sirve plantar un árbol de manzanas, regarlo todos los días, invertir en abono y pesticidas, si cuando dé manzanas, no sólo no las comes ni las vendes, sino que además ni las pruebas? Hoy Sporting Cristal es eso, es el campesino que cosecha manzanas para botarlas o regalarlas.

Hace varios años vengo escuchando que gran parte de nuestro presupuesto se va a menores, y definitivamente se ven los resultados, campeonato de menores que juega Sporting Cristal en Perú, compite, y si no lo gana, llega a la final. El problema es que el resultado de un proyecto de menores no debe ser medido por los títulos en esta categoría, sino en la cantidad de jugadores que se logran consolidar en Primera.

¿Qué pasa entonces en Sporting Cristal? ¿Por qué otros clubes hacen menos bulla y, sin embargo, tienen mejores resultados que nosotros? Está claro que en SC tenemos la costumbre de enamorarnos más de las ideas que de las acciones, recordemos sino el famoso manual del estilo: Es una idea genial, suena muy bien como concepto, pero la aplicación de dicho manual ha sido paupérrima. El tema es muy simple, cuando no crees en una idea puedes hablar mil veces de ella, adornarla, venderla como algo espectacular, pero la ejecución jamás será la ideal.

En Sporting Cristal, el proyecto de menores parece una creencia de pocos, una corriente en la que creía una parte de la directiva que ya no está (Dyer, Cantuarias y Schreiber) y en la cual las actuales cabezas al parecer ya no creen. La contratación de ‘Chemo’ Del Solar sostiene esta teoría, se cree erróneamente que ‘Chemo’ es un DT que hace jugar a los jóvenes, pero no necesariamente es así, en la San Martín prefirió llevar a Álvaro Ampuero, Marcos Ortiz, Alexander Succar, Saúl Salas, Pietro Flores y otros antes que usar sus propias canteras. Y los que si usó, como Renzo Garcés, ya eran titulares antes de su llegada. No confundamos jóvenes con canteras, un jugador joven puede ser una contratación de 21 años, mientras que un jugador de cantera tiene la formación y estilo esperado por el club.

Constantemente leo, entre hinchas, algunos conceptos que no comparto: “No tenemos lateral derecho, pongamos uno de la cantera” o “Deben jugar los mejores, la edad no importa”, ambos conceptos en mi opinión están totalmente equivocados. Veamos el primero, este sugiere apurar el desarrollo de un jugador joven para suplir una carencia en el Primer Equipo. El jugador joven no debe ser el encargado de apagar incendios, en todo caso debe alternar hasta estar listo para hacerlo, pero, darle la responsabilidad sin siquiera haber debutado, no es la solución. Sobre todo porque después de apagar el incendio normalmente se comete el error de cortar su desarrollo y darle la responsabilidad a un refuerzo. Por ejemplo: Luis Abram fue titular todo 2014 y en 2015 casi no jugó porque se trajo a Matías Martínez y al ‘Mudo’ Rodríguez. Otro ejemplo: Alexis Cossío fue titular en 2013 y en 2014 no jugó porque se trajo a Yoshimar Yotún. Un último ejemplo: Alexis Rojas y Fernando Pacheco, por el 2016 que tuvieron, eran llamados a ser alternativas constantes en la rotación del Primer Equipo, pero se decidió invertir en el préstamo de Ortiz y prácticamente estos perdieron cualquier oportunidad en la primera mitad de este año. En todos estos casos, con el tiempo se puede decir que hubo una involución, en mi opinión, la para que tuvieron fue una de las causas de esta involución. Podemos decir que no eran lo suficientemente buenos, pero, en el caso de un proceso de menores, lo más importante son las formas.

El segundo concepto es otro error frecuente que cometen los hinchas, pero básicamente los entrenadores. Si estás apostando por un proyecto no puedes evaluar el valor de un activo considerando solo el valor actual, sino también tienes que traer a consideración el valor potencial de este. Esa suma de valores es lo que debe considerarse. En finanzas, este concepto se llama VAN: Que es el valor actual neto del activo y sirve para evaluar la rentabilidad de un proyecto; si aplicamos esto al fútbol, sería básicamente lo que he explicado líneas arriba. Mientras no profesionalicemos nuestras decisiones, nunca vamos a minimizar el riesgo y seguiremos intentando competir con jugadores como Blackburn y Revoredo.

El desarrollo de un jugador joven tiene que ser gradual, no puede pasar de cero a veinte en un partido, el club no puede esperar eso y los hinchas tampoco, tampoco debe ser interrumpido, debe empezar con su debut, siguiendo con la rotación en el primer equipo para agarrar ritmo y minutos y pueda pelear por un puesto en el Primer Equipo. De nada sirve que un jugador debute para completar una bolsa de minutos si luego no existe la convicción de hacerlo jugar cuando la bolsa se cumple. ¿No eran estos últimos partidos una buena oportunidad para esto? ¿Cuál es el sentido de hacer jugar a un central como lateral izquierdo en vez de darle minutos a un lateral izquierdo real como Jesús Mendieta? ¿Qué va a pasar cuando Lobatón se retire, vamos a invertir en traer a alguien sin mirar a nuestras canteras de nuevo? ¿Martín Távara no debería participar de la rotación en este Clausura?

El club debe tener una política de promoción. En el fútbol de alta competencia, dentro de las metas a través de las cuales los clubes evalúan a sus entrenadores (los cuales son más que entrenadores, ya que también tienen injerencia en otras áreas del club) hay temas más profundos que sólo los resultados inmediatos del Primer Equipo. Se evalúa el estilo de juego mostrado por el equipo, se evalúa la calidad de los fichajes realizados y otras aristas que van de acuerdo con la política y posicionamiento de cada club. En el caso de los clubes que deciden posicionarse como formadores, la cantidad de canteranos que logran consolidarse en la rotación del primer equipo es una de las aristas a través de la cual se evalúa a un DT, es uno de los objetivos que se le plantea cuando se le contrata y es parte del perfil que se usa para determinar los distintos candidatos a uno de los puestos más importantes en el club.

Hoy Sporting Cristal no tiene claro que hacer con sus canteras, da la impresión de que se perdió la confianza en el proyecto por la búsqueda del resultado inmediato. El club no sabe si prestarlos, no sabe si tiene que reforzarse (y el hincha tampoco lo sabe), no hay un discurso común, cada uno dice lo que piensa y cada nueva declaración es borrón y cuenta nueva. ¿Como evalúan el valor de éstos si no tienen las oportunidades que sí dan a ciertas contrataciones que a la larga no funcionan nunca? Hoy se habla de un nueve extranjero, se habla del regreso de Succar y a esto yo me pregunto, ¿qué pasará con Olivares que debutó con gol el domingo? Sporting Cristal, un club formador, que invierte grandes cantidades en menores, solo ha hecho debutar a 3 jugadores este año: Christopher Olivares, Edhu Oliva y Gianfranco Chávez y entre los 3 no suman 200 minutos. ¿Se presta a especulaciones, no? ¿Para qué seguir invirtiendo? Si no van a creer en el proyecto, que la plata que se invierte vaya al primer equipo en todo caso, no sigamos mintiéndonos, vendiendo una idea que no es real y gastando en algo en lo que no creemos.

Hoy, quincena de agosto de 2017, pensamos en refuerzos, en purgas, en cambios y como todos los agostos, volvemos a empezar.

Salud Pablo, espero que tú si creas, no me defraudes, no nos defraudes, porque si no, estamos formando para otros.

Por -
2 2027
(USI)

Sporting Cristal no celebra empates, partamos de eso, lo de ayer al final no fue celebrar el resultado, fue celebrar el gol, celebrar la forma, desahogar un poco las gargantas después de dos partidos casi frustrantes contra las “comadres”, donde la forma fue correcta, pero la suerte, el rival y nuestros propios protagonistas impidieron que festejáramos triunfos.

Ayer el partido dejó muchas conclusiones, la primera y más importante es que SC necesita un nueve de área. Irven Ávila ha levantado su juego tremendamente, algo que yo consideraba imposible por el bajo nivel que había tenido en los últimos años, pero el ‘Cholito’ nos calló la boca a muchos y se ha ganado el puesto. El tema es que, si bien debe seguir siendo titular, no basta con él arriba. Cristal necesita un nueve de área que se complemente con Ávila y Sandoval, y que nos ayude en la pelota parada ofensiva y defensiva, a través del cual podamos utilizar el centro como un recurso y no como parte de un libreto.

La siguiente conclusión es que necesitamos un central. Jorge Luis Cazulo es o fue un gran seis (digo fue porque ha pasado casi año y medio desde la última vez que lo vimos en ese puesto), pero como central no funciona. Estamos exponiendo la figura de uno de nuestros últimos referentes haciéndolo jugar en una posición en la cual, se nota, no se siente cómodo y para la cual, además, no tiene las condiciones necesarias. Necesitamos un central que ordene la defensa, que recupere a Garcés y a Abram, o a cualquier otro central que podamos subir de la reserva como Chávez o Bravo. Somos uno de los equipos con más goles en contra del campeonato, fuimos el equipo más goleado de la Copa Libertadores, nuestra defensa no funciona y listo, eso no es una sorpresa.

Respecto al planteamiento de Pablo, aún falta mucho, pero cada vez nos acercamos más al Cristal que queremos ser y nos alejamos más del Cristal que queremos olvidar. Aún hay cosas por mejorar, nos estamos demorando mucho en llegar, lo que el rival hace en tres pases nosotros lo hacemos en diez. Esa demora permite al rival agruparse atrás y terminamos con 20 jugadores metidos en el área, esto facilita la tarea de la defensa rival y dificulta la posibilidad de sorpresa de los nuestros. Tarea por mejorar para Pablo. Fuera de eso, el equipo tocaba correctamente, intentando siempre el pase limpio, tirando paredes y buscando abrir la cancha. Es muy probable que el planteamiento de Pablo dé frutos conforme los protagonistas varíen.

¿Algún otro tema importante? La barra. Ayer tuvimos -después de muchos años- una barra unida, irónicamente se me puso la piel de gallina cuando los vi cantar juntos. A muchos no les importa la barra, a mi sí, en mi visión de cómo debe ser el fútbol, la barra es una parte muy importante y durante varios años hemos visto dos bandos pelearse todos los fines de semana. Espero lleguen a un punto común y que esto no sea solamente una tregua por un partido. El club debe entender que no se trata solamente de poner seguridad entre ambos bandos y lavarse las manos de todo esto. Es hora de actuar, no prohibiendo la entrada de algunos, sino solucionándolo. Que fácil resulta ser dirigente de Sporting Cristal cuando no te haces responsable de nada.

¿Algo más? El grito de Pablo. Desde que llegó el ambiente se siente más relajado, aún recuerdo cuando entré al estadio ese día del partido con Ayacucho, desde la puerta escuchaba a los jugadores cantar el himno en el camerín, eso con ‘Chemo’ nunca pasó. El ambiente es otro en La Florida, ojalá se le deje trabajar: Jugadores y dirigentes. Este equipo necesita una renovación, hay jugadores que no han rendido lo esperado (Ávila y Ballón se están ganando su permanencia y creo que Joel puede rendir). Cuando el director y el guión es bueno, pero la obra no termina de convencer, es hora de cambiar de actores. Esperemos que traigan los refuerzos necesarios, que regresen los jugadores prestados que van a tener minutos (si no van a jugar que se queden en el club en el que están o que vayan a otro), esperemos que Pablo reciba el apoyo de parte de la dirigencia, apoyo que recibiría si fuera un gran amigo de estos, por encima de cualquier jugador, capitán o no.

Lo de ayer no da para celebrar, solo se logró un empate, hace una semana perdimos con Alianza, pero yo estoy tranquilo, veo soluciones, veo una idea, veo una identidad, veo alegría en la cancha y en las tribunas. Si todo sigue su curso, podremos decir en unas semanas que hemos vuelto a ser Cristal.

Fuerza Cristal señores, vamos camino a retomar la sonrisa.

Por -
0 1985

Celeste, ¿a dónde te lleva el amor por el Sporting?

A mi me lleva a sitios oscuros y a sitios hermosos. Me lleva a la depresión absoluta y a la cima del mundo. Me hace reír, me hace llorar, me hace vibrar, me hace temblar. Me lleva a la desesperación, a la angustia y  -tan fácil como eso – me lleva a la alegría.

El amor por el Sporting me hace ser distinto, ver el fútbol de otra manera, ser más selectivo y más exquisito. El amor por el Sporting me lleva a un lugar donde el resultado es importante, pero la forma lo es más.

Puedo ganar y renegar al mismo tiempo, así como puedo perder y sonreír. Aprecio la salida limpia, el toque en primera, la presión alta y el fútbol intenso, porque así me enseñó el Sporting que debe ser el fútbol. Mis ídolos deben ser caballeros y guerreros, como el Viejo o Cazulo. Intensos y serenos, como Garay o el Chorri. Mis ídolos deben respetar la camiseta, no tienen que amarla como yo, solo respetarla.

El amor por el Sporting me lleva a discutir con hermanos, con amigos, con personas que sienten lo mismo que yo, que fueron valientes y decidieron que así querían vivir el fútbol, que esta – con lo difícil que es – iba a ser su forma de disfrutarlo.

Han pasado más de 12 meses desde la última vez que me hizo realmente sonreír y aunque sé que aun no es suficiente, después de mucho tiempo veo una luz. Se acabó la era de los Chemos y los Sosos, se acabo la era de las sonrisas inoportunas y de la falsa identidad. Se acabó el verso y el humo.

Empezó la era de Pablo, aquel que me hacía ir temprano para ver a su equipo, aquel que hizo que me ilusione con el futuro de mi Sporting, aquel que un 18 de diciembre de 1991 se paró frente a la pelota y  -después de una desgastante tanda de penales – no dudó, pateó y me permitió disfrutar mi primer título con el Sporting. Sí, aquel que cruzó a la vereda de en frente, pero que luego volvió y, con el respeto que merece esta camiseta, decidió hacer lo que correspondía: enseñarle a otros lo que esta camiseta le enseño a él. Empezó la era de los cánticos en el vestuario, la era del himno, la era del DT que vive el fútbol como nosotros.

Señores, sé que hay mucho por hacer, que sólo ganamos un partido más, que hubo minutos en los que aun nos parecíamos al Sporting del tipo que antes nos dirigió. Sé que aun hay culpables que deben pagar (cuando se ama no se olvida), pero amigos, hermanos celestes, díganme ustedes, ¿acaso no se sintieron diferentes el domingo?

El amor por el Sporting me lleva a la ilusión. Fueron solo 90 minutos, pero hoy veo una luz, muy lejana aun, pero ahí está, esperándonos. Salud Cristal señores, ¡con todo mi corazón! Salud Pablo, llegó tu hora, tienes una oportunidad, no nos defraudes.

Celeste, a ti, ¿a dónde te lleva el amor por el Sporting?

Por -
2 2100

La respuesta es NO. Porque para los señores que dirigen el club, su gran amigo, Jose del Solar, es la persona que el 2018 nos va a llevar a dar el gran salto internacional. Porque para ellos el papelón de este año no fue suficiente y quieren que se repita. Porque para ellos lo que el hincha piensa vale lo mismo que una moneda de un céntimo: prácticamente nada.

Para la dirigencia y el cuerpo técnico el tema es bien simple: “Ganamos un par de partidos y listo, todo se acaba, el hincha se olvida y deja de joder”. ¿Señores, les sorprendería que la dirigencia piense así? ¿Por qué no lo harían? Esto ya pasó antes y sí, tuvieron razón. Ganamos un par de partidos y el hincha se olvidó, dejó atrás el papelón de la copa y se conformó con el campeonato nacional. Esta pasividad es la que nos ha llevado al nivel del último sábado. En unas semanas la hinchada va a volver a mentirse cantando que este equipo “es el Cristal que quiero ver”. Vamos, si la semana antepasada ya la barra coreaba el nombre del indisciplinado Ray Sandoval.

En una situación normal, una sin amiguismos, en estos momentos – pasado ya el papelón de la copa y el pésimo torneo de verano – deberíamos tener un nuevo DT. Uno que desde ya, empiece a trabajar pensando no solamente en ganar el título nacional, sino en competir de verdad en la copa del próximo año. Un DT que sea consecuente con el proyecto de menores, que no haga jugar un lateral izquierdo lesionado solo para evitar el riesgo de hacer debutar un jugador joven. Uno que potencie jugadores, que sepa ubicarlos en la posición en la que mejor rinden. Uno que sepa manejar el vestuario y que no le deje esa tarea a los propios jugadores. Un DT con personalidad, que no permita indisciplinas, que enamore a los hinchas con el juego de su equipo y no con su verso. Para el verso inconsistente y lleno de excusas, ya tenemos a la dirigencia.

¿Sobre el partido del sábado? Ninguna novedad, no se engañen celestes. El SC del sábado fue el mismo que jugó en Cutervo, el mismo que jugó en La Paz y el mismo que se comió 4 goles de Cantolao en el Gallardo. Un SC tocando en su zona de comfort, haciendo tacos y huachas en la media cancha (ahí todos son valientes), hasta llegar a tres cuartos de cancha. Ahí se queda sin ideas y hace lo que el rival le permite hacer. Cuando San Martín quiso, nos metió en nuestra cancha. Igual a Comerciantes que, cuando quiso, nos metió cuatro. No se dejen engañar por el resultado señores, si el sábado ganamos, fue porque la San Martín no metió las que tuvo. Ese partido lo controló el visitante.

No sé ustedes amigos, pero yo no veo el trabajo de la semana, no veo compromiso de los jugadores. Este equipo parece que se reuniera una hora antes del partido y nada más. SC hoy se encuentra secuestrado por el amiguismo, hemos sacrificado nuestra identidad y nuestra esencia por esto. No solo auguro un fracaso más el próximo año en copa, con este comando técnico y estos jugadores no veo a SC peleando el título nacional siquiera. Señores dirigentes, pónganse los pantalones y saquen a su amigo de SC. Que se vayan todos aquellos que no son dignos de esta camiseta. Sean hidalgos y acepten su fracaso, no dejen que su soberbia siga destruyendo nuestras ilusiones.

Así estamos, esperando que algo pase, este es el SC de hoy, el SC de los amigos, el club de sueldos. Con los hinchas gritando en vano. Porque, ya lo dije antes, como amigos llegaron y como amigos se irán. Fuerza Cristal amigos, esta camiseta es más grande que cualquiera, los nombres pasan, estos también pasarán, algún día.

Por -
12 1861
(USI)

Hinchas insultando todo el partido y pidiendo la cabeza del técnico, ídolos perdiendo el respeto de la hinchada, dirigentes encarando a los hinchas, jugadores retando a los hinchas a pelear, otros tirándoles agua, indisciplinados que siguen teniendo oportunidades, hinchas de mentira en las redes y el club usando a la barra para repartir papelitos. Así está Sporting Cristal 2017. Esta es nuestra realidad. A esto nos han llevado.

La eliminación de Copa ha sido un duro golpe para la hinchada. Probablemente también lo haya sido para alguno que otro jugador (no dudo que Mauricio Viana, Alexis Rojas o Pedro Aquino se sientan mal por esto). Pero más allá de estos pocos, en La Florida no pasa nada. Es más, las excusas están a la orden del día para justificar el papelón. Son tan conscientes del papelón que han armado, que el día sábado -con menos de 3 mil personas en el estadio- habían más de 20 personas de seguridad solo en occidente y de ellas, 5 rodeaban el palco dirigencial. Asumo que era para controlar que un miembro de la comisión de fútbol no quiera pelearse otra vez.

La relación entre el club y el hincha está totalmente rota. El hincha antes iba al estadio por el juego que mostraba Cristal. Hoy los pocos hinchas que van, van al estadio a pesar de ese juego. Y es que el hincha de Cristal se hizo hincha de una idea, de un estilo, uno al cual nos acercamos en el 2012, pero que hoy, después de casi 5 años del famoso manual del estilo, difiere mucho de lo que nos prometieron. Hoy el juego de Cristal es más soso que cuando estaba el mismo Soso y en Copa eso no alcanza. En el campeonato local sí. Es por eso que Rolando Blackburn puede hacer goles y Carlos Lobatón – jugando a velocidad de ex-jugador – puede ser claro. Acá en el Perú te marcan a dos metros y te atacan a 1 km/h. Acá en el Perú somos un equipo rápido y para la dirigencia, comando técnico y varios jugadores, ser cabeza de ratón alcanza.

Seamos sinceros: esto ya ha pasado antes. Claro que hace mucho que la cosa no era tan vergonzosa como este año, pero ya pasamos por esto antes. Quedamos fuera de la Copa, la gente va, insulta a los jugadores, grita su molestia un par de partidos, luego goleamos a dos rivales locales y todo vuelve a la normalidad. Eso, señores, eso es lo que la dirigencia y el comando técnico esperan que pase esta vez. Nadie va a cambiar nada, todo va a seguir igual. Los amigos siguen todos juntos.

No podemos dejar que esto pase de nuevo. La dirigencia y el comando técnico tienen que entender que la molestia es real y no pasajera. Tienen que sentir que se están equivocando. Los jugadores tienen que entender que es su deber demostrar su real valía. Deben demostrar que entienden que esto es Cristal. Que entienden que en Sporting Cristal solo pueden estar los mejores, no los recomendados. En Sporting Cristal se le renueva a los que marcaron diferencias con su rendimiento, no a los amigos de los familiares de quien decide. Que en Sporting Cristal no se permiten ni se apañan las indisciplinas. Que en Sporting Cristal se respeta al hincha, no se le encara ni se le amenaza ni se le desprecia ni se le busca intimidar.

Señores, amigos, compañeros celestes, hoy más que nunca tenemos que hacernos sentir. Hay que ir al estadio y gritar nuestro descontento hasta que haya una reacción. Alguien se tiene que ir y no podemos ser nosotros.

Salud Cristal señores. Nosotros no tenemos que cambiar, ellos sí.

Por -
4 2033
(Prensa Sporting Cristal)

Que difícil es digerir una vergüenza como la del jueves, o como la del lunes, que difíciles son de digerir las excusas de los dirigentes, que difícil de digerir es la situación actual. Hemos tocado fondo en mayo y al parecer no va a haber reacción, todo está bien en La Florida, nada va a cambiar, las malas decisiones seguirán, total, todos son amigos y entre amigos no se van a criticar. Como amigos llegaron y como amigos se irán.

Y es que el problema es que estamos mayo, es muy temprano para esperar a que acabe el año y se tomen decisiones respecto al otro año, y es muy tarde para salvar este año. El año 2017, al igual que 2016, será un fracaso independientemente de si logremos el título o no. Con esto no estoy diciendo que no quiero campeonar a fin de año, espero hacerlo, pero aún si lo logramos, este año y todos los años sucesivos seguirán siendo fracasos hasta que no compitamos en Copa Libertadores.

Hoy quedan dos caminos por tomar, tengo claro cuál será el camino que tomará la directiva. El primero es el que se toma en cualquier sitio donde se le exijan resultados a alguien, que se vaya él o los responsables. El técnico debe salir y se debe ya planear la salida a fin de año de aquellos jugadores que ya cumplieron su ciclo en Sporting Cristal. Así mismo, es hora que den un paso al costado aquellos directivos que siguen poniendo excusas para justificar este papelón, si ellos no se consideran capaces de armar un equipo que compita en Copa, que se vayan, que venga otro y lo intente, ya estamos hartos del excesivo conformismo en la comisión de fútbol.

El segundo camino es el que va a tomar la directiva: NO VA A PASAR NADA. Quizás los dos nueves que trajeron se vayan, llegue otro por seis meses, peleemos el título, quizás campeonemos, pero listo, ya está, el objetivo para ellos es ganar acá y clasificar a Copa, no competir en ella. Seguiremos plagados de Revoredos y Ballones, que ganan sueldos astronómicos para cualquier suplente en el fútbol peruano. Según Michael Debackey no están en su mejor momento, me pregunto cuándo habrá sido su mejor momento, en SC no lo he visto nunca.

2017 debe ser un año de transición, necesitamos una renovación en todas las áreas del club. La comisión de fútbol debe dar un paso al costado, es hora que llegue gente que si esté interesada en competir en Copa, en gente que crea que es posible, gente que considere que lo hecho en los noventas fue parte de un proceso, no una casualidad como nos quiere vender el señor Debackey. Es hora de renovar el área de marketing y las comunicaciones del club, ¿cómo es posible que inmediatamente después del 5-1 saquen un banner promocionando el partido contra Melgar? ¿Es un reto a los hinchas? ¿Fue una burla? Ya he escrito bastante sobre la cantidad de errores que se cometen en esta área.

Debe haber un cambio de mando en el primer equipo en SC, no solamente el fútbol y los resultados son pobres, la forma como se está llevando el equipo es contradictoria, nos llenamos de cuadros a fin de año donde inflamos el pecho por nuestros jóvenes, sin embargo, ‘Chemo’ no tiene el mínimo interés en usarlos o promocionarlos. Abram y Aquino ya no son juveniles, son parte del primer equipo y de donde ellos salieron hay más. No se trata de ponerlos por poner, pero tampoco se trata de nunca usarlos. Quisiera entender por qué Pacheco entró en La Paz, con el 5-1, por qué no metió a Lobatón o alguno de sus engreídos, me encantaría entender por qué es valiente para llamarle la atención a Garcés en público, pero felicita a Revoredo cuando sale expulsado, rogaría por saber cuál es la idea de que Sandoval juegue en reserva y le quite la posibilidad a un jugador joven de mostrarse, ¿cuántas indisciplinas tiene que cometer este señor para que se den cuenta que no es un elemento para Cristal?

Finalmente espero cambios en el primer equipo, la era Lobatón ya llegó a su fin en SC. Muchas gracias Carlos por todo lo que nos diste, por los goles olímpicos que sí te salieron, por el gol en Huancayo en 2014, por poner el pecho y patear ese penal en Avellaneda, por todo, pero es hora de que des un paso al costado, tu presencia en el camarín no suma. Revoredo, Ballón y Ávila son la banca más cara del futbol peruano (no nos engañemos, en La Paz y en Ayacucho, Ávila tuvo solo 15 buenos minutos, luego de eso no existió más y volvió a ser el Ávila de los últimos 2 años, con la cabeza más fuera que dentro), Edinson Chávez sigue siendo un juvenil a los 24 años, seamos sinceros, ¿si su representante no fuera Abel Lobatón, si se apellidara Perez, seguiría en SC? Céspedes no termina bien una sola jugada, se lleva a uno, se lleva a dos y siempre -pero siempre- decide mal. El resto de los que no rinden están a préstamo o su contrato acaba en julio (Ifrán y Blackburn acaban contrato en julio, Ortiz y Joel acaban préstamo a fin de año), si no explotan se debe pensar en reemplazarlos, no en renovarles. Las cosas están mal en SC, no se entiende que Joel Sánchez no haya rendido.

Lo peor de todo es que a fin de año se acaba el préstamo del único refuerzo que hoy por hoy merece seguir en SC, Mauricio Viana. Curiosamente se comenta que no es muy querido en el grupo, esperemos no sea cierto, porque de serlo, que no les quepa duda, no se intentará siquiera conseguir su renovación. En SC es más importante llevarte bien con los referentes que rendir en la cancha.

En fin, lo más probable es que nada de esto pase, que nada cambie. ¡Salud Lombardi! ¡Salud Debackey! ¡Salud Benavides! ¡Salud García Miró! ¡Salud Del Solar! Gracias por ser tan amigos, gracias por esta vergüenza, gracias por todo. Señores, bienvenidos a Sporting Cristal 2017, el equipo sin vergüenza, sin alma, sin fútbol, sin identidad, sin corazón, sin rumbo. Acá estaremos los hinchas apoyando al equipo, diciendo las cosas como son, pero siempre acompañando y alentando, porque esto es Sporting Cristal, el club que amamos. Que se vayan ellos, no nosotros.

Por -
7 2868
(Prensa Sporting Cristal)

El partido de ayer nos deja al borde de la eliminación, solo haciendo lo que hasta ahora no lograremos la clasificación. Esa frase bien puede aplicarse para cualquiera de los últimos años en que Cristal jugó la Copa Libertadores. Lo mostrado hasta el momento ha sido desastroso, igual que el año pasado, igual que el año antepasado y podríamos seguir indefinidamente hasta 1997, solo salteándonos la Copa del 2004.

Año tras año Sporting Cristal es el campeón de los merecimientos, tanto así que deberíamos ver la posibilidad de dejar el fútbol y jugar algún deporte parecido, pero sin arcos donde gane el que tenga mayor posesión del balón. Estoy harto de que me digan que fuimos más que el rival, que tuvimos la pelota y que solo así vamos a lograr los objetivos y bla bla bla bla. Es muy probable que en estos días nuestros distintos gerentes saquen sus cuadros y gráficos demostrando lo bien que estamos, como promovemos juveniles, como generamos ocasiones, como tenemos el balón, etc. Letra muerta, como muchas cosas que antes dijeron.

Yo la verdad no veo ningún mérito de ‘Chemo’ hasta ahora, es más, es muy probable que esta termine siendo la peor copa de los últimos 5 años, ¿o alguno de ustedes creen que en La Paz y en Sao Paulo vamos a hacer lo que no pudimos hacer en Lima? Ayer SC fue un equipo apático, aburrido, sin ideas, con muy poca intensidad, como lo viene siendo hace bastantes partidos. El equipo jugó sin alma, ¿cómo es posible que faltando 5 minutos el equipo no vaya para adelante, como es posible que el árbitro de un minuto extra y Abram y Cazulo den pases hacia atrás? ‘Chemismo’ puro: “Si no lo puedes ganar, no lo pierdas”. A mí me vendieron un gran proceso, regresaba el hijo pródigo que nos sacó campeones en el 2005, que llegaba maduro, que había aprendido y que iba a tener que sacrificar lo que me dijeron era la identidad de SC por este gran proceso. Sigo esperando.

2017 es un año en el que se apostó por el éxito inmediato, a mi no me vendan un proceso que no existe. A medio año se termina el contrato de Ifrán, Blackburn, y Ortiz si Independiente lo necesita. A fin de año se van Sánchez y Viana (Señores dirigentes, desde hoy deberían estar viendo la posibilidad de renovar el préstamo de Viana). Ávila, Revoredo y Ballón hacen la banca más cara y menos efectiva del fútbol peruano. Sandoval probablemente termine yéndose por indisciplina y Lobatón o Cazulo quizás cuelguen los botines a fin de año. Un proceso construye por varios años, esto señores, no es un proceso, esto fue una apuesta por un éxito inmediato y por ende esto es un fracaso.

Ojo, quizás seamos campeones a fin de año, espero que sea así, ya que no podemos darnos el lujo de despreciar ningún título hasta que tengamos más que las ‘comadres’, pero eso no va a salvar el año, y así como no salvó el de Soso, tampoco debería salvar el de ‘Chemo’.  Estoy molesto, estoy harto de esto. La comisión de fútbol fracasa año tras año, pero sigue siendo la misma, ¿quién los fiscaliza a ellos? No sé cuál es el camino de SC, no veo un rumbo claro, a mí me prometieron que en 2017 íbamos a pelear la Copa con nuestras canteras. ¿Dónde están?

Señores, nos queda asumir que nada va a cambiar, esperar una hazaña en La Paz o en Vila Belmiro, el tema es, amigos míos, con estos jugadores, con este técnico, ¿estamos en capacidad de lograr hazañas? Nos vemos el viernes en el Callao. SC es más que nombres, estaremos los que estamos siempre.

Salud.

Por -
4 3052
(Prensa Sporting Cristal)

En 2013 llegó a Sporting Cristal uno de los mejores fichajes de los últimos años, aunque tengo que reconocer que cuando me enteré que llegaba no estuve para nada contento. No solo venía de jugar por la ‘U’, ocupaba plaza de extranjero y llegaba -al parecer- para ser el suplente de Sheput o Lobatón, ya que en Ate había jugado más de volante creativo que de otra cosa. Qué equivocado estaba.

Horacio Martín no había sido una gran figura en la ‘U’, pocos hinchas cremas consideraban la partida de este como una gran pérdida, pero ellos ven el fútbol de una forma y nosotros de otra. Recuerdo su primer partido contra los de crema, dejó todo en la cancha, fue uno de los mejores. Los contrarios salieron a patearlo, a disminuirlo, a hacerlo sentir menos, pero ‘Calca’ no se dejó y la banda de ‘Toñito’ terminó con el rabo entre las piernas, con sus hinchas abandonando a los 70 y con 4 goles en la canasta. Creo que ahí empieza la historia del gran ‘Calca’ en SC.

Su figura fue creciendo, ese 2013 fue uno de los mejores y ni que hablar de 2014. Nunca me sentí tan equivocado habiendo juzgado un fichaje, nunca me sentí tan feliz de estarlo. Calcaterra es un tipo técnico, de esos que pueden jugar en cualquier posición del mediocampo, ataca, defiende, pelea todos los balones y casi siempre termina ganando, es salida limpia, pase preciso, sin aspavientos y sin adornos. ¡Como me gustan esos jugadores! Cristal debería tener más de esos, como ‘Pedrito’ Aquino o como espero llegue a consolidarse Gabriel Costa.

Hoy a Horacio lo extrañamos más que a ninguno, nunca imaginé cuando llegó que 4 años después estaría intentando analizar porque mi jugador favorito no tiene sitio en el Sporting de ‘Chemo’. ¿Cómo hay más espacio para un jugador como Ballón -que no ha demostrado casi nada- que para el gran ‘Calcacrack’? Tantas veces subestimado, tantas veces necesitado. Hace poco leí que hay jugadores que saben estar donde la pelota no está, para que la pelota esté donde el equipo prefiera, mejor descripción de su juego imposible.

Del Solar juega con 3 jugadores al medio: Uno de corte netamente defensivo, que debe meterse entre los centrales para poder achicar los espacios; un enganche que lidera la transición ataque–defensa y es el primero en realizar el pressing; y finalmente un lanzador, que -con espacios- es el que maneja el equipo a su gusto y tiempo. Tres puestos muy interesantes y cada uno muy distinto al otro. No veo mucho espacio para las características de ‘Calca’ en el equipo de ‘Chemo’ y eso realmente me preocupa.

Este equipo siempre va a necesitar a Horacio Martín, él siempre se adapta, siempre empieza de suplente y termina de titular. Dicen que es más importante cómo acabas que cómo empiezas, solo espero que ‘Calca’ no se termine aburriendo de tener que acabar y no empezar. Espero que nos sorprenda, que saque nuevas características de juego de su arsenal, como siempre lo ha hecho, porque todo equipo necesita alguien como él, todo equipo necesita un corazón.

Fuerza Cristal señores, nos vemos el viernes.

Salud.

Por -
3 3174
(USI)

Que fácil es decir que perdimos en Copa por culpa de Costa, Ballón, Cazulo o de cualquier otro que haya tenido un mal partido. Es muy fácil culpar a los jugadores y a los técnicos -año tras año- de nuestros fracasos en Copa o en el torneo local (cuando los hay). Es el análisis más simple y el que requiere menor esfuerzo. Lo que necesita Sporting Cristal en el fondo, no es traer un mesías, un delantero que las meta o un defensa que las saque. Lo que necesita hoy Sporting Cristal es un proceso a conciencia, de varios años, coherente y responsable.

En los últimos años, desde 2012, hemos tenido 5 técnicos, con estilos y formas de juego totalmente incoherentes entre ellos. Pasamos del show ofensivo por las bandas de Mosquera, a la presión intensa de Vivas y Ahmed, al juego defensivo de Soso y hemos terminado en la posesión de balón de Del Solar. Quizás la única cosa que tenían en común todos estos es el pésimo trabajo del sistema defensivo y bueno, Renzo Revoredo.

Muchos le adjudican el éxito de los noventas a los jugadores y en parte es cierto, pero vayamos más allá, señores. En los noventas tuvimos como gran acierto trabajar en un proceso que en algunos momentos no tuvo resultados positivos, a pesar de eso se mantuvo dicho proceso. Juan Carlos Oblitas llegó en 1990 a Sporting Cristal y ese año no clasificamos ni siquiera al octogonal final, aun así se respetó el trabajo del DT y lo que se estaba formando, se entendió su llegada como parte de un proceso que iba a terminar siendo muy importante para el club.

En 1991 fuimos campeones con equipo lleno de veteranos (“La Pepa” Baldessari, Mannasero, Leo Rojas, Pedraglio, Arteaga) mezclado con unos cuantos jugadores jóvenes menores de 20 años que ya empezaban a ser parte importante dentro del plantel (“Pablito” Zegarra, “El Chorrillano” Palacios, Maestri, Orlando Prado, etc.). En 1992 y 1993 campeona la U, es más, ese último año ni siquiera clasificamos a la Copa y sin embargo nuevamente el proceso se mantiene. Ese mismo año (1993) hay una reingeniería total del plantel, muchos se van, otros llegan (Jorge Soto, Duffó, “El Tanque” Ramirez, Raúl Hurtado, “Julinho”, etc), y se completa con la llegada de más refuerzos en 1994 (Solano regresa de un préstamo, Garay, Balerio, Magallanes, etc) y la salida de aquellos que llegaron y no rindieron el año anterior. Lo que vino después todos lo sabemos, el tricampeonato y el subcampeonato de la copa.

Sporting Cristal 1991 (USI)

Este éxito no se pudo haber logrado sin estos años previos, el trabajo en la formación del plantel y reingeniería de este fue lo mejor de todo el proceso. Se realizó un trabajo de sucesión para aquellos jugadores que por edad iban a dejar el plantel y se le dio a sus reemplazos el tiempo de fútbol necesario para que por méritos propios pudieran reemplazarlos. Estos jóvenes cuando fueron titulares ya tenían campañas encima y eran menores a 23 años (Maestri tenía 21 años en 1994, Palacios tenía 22, Solano tenía 20 y Soto tenía 23). Los extranjeros que llegaron fueron jugadores muy bien elegidos, jugadores consolidados que llegan a aportar experiencia al grupo (Julinho llega con 28 años, Garay con 32 y Balerio con 36). Finalmente, lo más importante fue la continuidad del comando técnico, incluso en 1993 el proceso se corta por la ida de Oblitas a la selección y se recupera trayéndolo de vuelta a mitad de año.

El tema ahora es: ¿Es Del Solar el técnico idóneo para liderar este proceso? ¿Lo fueron entonces Mosquera, Soso o Ahmed? En mi opinión el único con capacidad para liderar un proceso fue Claudio Vivas, lamentablemente solo estuvo 4 meses en el club. El técnico que lidere este proceso debe tener la capacidad para manejar distintas aristas necesarias para la formación y desarrollo del plantel:

  • Capacidad para elegir correctamente a los extranjeros y jugadores referentes dentro del plantel: Se entiende que deben venir a sumar al plantel y sobre todo a enseñar. Julinho, Garay y Balerio fueron grandes maestros con los más jóvenes.
  • Capacidad para planificar la sucesión de aquellos jugadores mayores que estén cerca al retiro: Increíblemente este puede ser el último año de Lobatón en Primera y hasta ahora el equipo no tiene un potencial reemplazo para él, que además ya cuente con varios minutos en primera.
  • Capacidad para elegir los distintos refuerzos locales y su potencial para funcionar en un club grande: Esto es muy importante, algunos jugadores dejan el club dentro del proceso, le pasó a Mosquera con Yotún y Advincula y llegaron Uribe y Quina. Uno de las grandes virtudes de Oblitas fue esto, cuando se fue Maestri, se contrató a Bonnet y cuando se fue José Soto, Rebosio tomó su lugar.

Yo hoy no pido que se vaya Del Solar o que sea él quien se encargue de liderar este proceso, lo que pido es que los dirigentes tomen una decisión y la respalden año a año, ya me aburrió el borrón y cuenta nueva de todos los años, ya me cansaron los malos refuerzos, los nueves que llegan y no saben parar una pelota. Hoy le pido a los dirigentes de Sporting Cristal que recuerden donde están a la hora de tomar decisiones. Señores, si queremos seguir siendo grandes necesitamos trabajar seriamente, con objetivos claros, alcanzables y medibles, basta ya del amiguismo o del corto plazo.

Por -
2 1747
(USI)

“Competir en la Copa Libertadores” ¿Cuántas veces hemos escuchado o repetido esa frase? ¿Sabemos lo que significa? El hincha de Sporting Cristal, a diferencia de otros hinchas peruanos, nació viendo a su equipo competir en Copa, es decir jugando y siendo siempre una opción para ganarla. Nunca fuimos favoritos ni nada por el estilo, yo no les voy a vender una historia que no existe, es más, en 1997 fuimos “El sorprendente equipo peruano”, pero siempre estuvo en nuestras venas la intención de algún día ganarla.

Eran tiempos distintos es verdad, clasificaban tres en fase de grupos, no dos como ahora y uno de ellos era otro equipo peruano, lo que hacía que pasar de fase sea un objetivo accesible. El tema es que ese Sporting Cristal no solo pasaba fase de grupos, llegaba a cuartos de final, llegó a semifinales y llegó a la final. Los rivales de esa época no eran los de ahora, si jugabas contra River, jugabas contra Crespo, Francescoli, Ortega y Almeyda; si jugabas contra el América de Cali, jugabas contra Freddy Rincón, Leonel Álvarez, el ‘Pitufo’ Ávila. Al no existir la ‘Ley Bosman’, los cupos para extranjeros en Europa eran ocupados también por europeos, por ende, los equipos sudamericanos contaban con sus figuras por más tiempo.

Sporting Cristal – River en 1996 (Youtube)

Hoy tenemos la oportunidad de empezar con el pie derecho esta nueva aventura y de recuperar ese sentimiento de poder competir en Copa. Hoy los automatismos se tienen que dar, los laterales tienen que trepar y asociarse con los extremos, el ancla se tiene que meter entre los centrales siempre, la salida tiene que ser rápida e Ifrán tiene que estar atento, pelear todas y estar ahí, cerca de la red. Hoy debemos defender con el balón, presionando siempre en cancha contraria, yendo para adelante siempre, siendo valientes, jugando como lo que somos: Campeones.

Señores hoy jugamos todos, contra un equipo como Santos todo suma, el equipo tiene dejar todo en la cancha, pero es necesario que nosotros dejemos todo en la tribuna. Las excusas no suman, si estás molesto por el resultado contra Cantolao, pasa la página, es imperativo que lo hagamos. Nosotros, el comando técnico, los jugadores, todos tenemos que hacerlo. Lo del domingo fue un accidente, y sí, tenemos que aprender de lo sucedido, sobre todo para que estos horrores defensivos no se repitan, pero nada ganamos dándole más vueltas al asunto. Yo creo firmemente que, si jugamos como las primeras fechas, Sporting Cristal está en la capacidad de hacerle partido al Santos y ganarle.

Ojo, al frente no tenemos a cualquiera, tenemos un equipo que cuenta con Thiago Ribeiro, Lucas Lima, Jonathan Copete y a pesar de sus 36 años con un crack como Ricardo Oliviera. Va a ser difícil, muy difícil, pero siempre lo fue para nosotros y lo seguirá siendo. Lo fue para Balerio y Markarian en 1997, para el ‘Chorri’ y ‘Julinho’ en 1996, lo fue y lo seguirá siendo, pero ellos se concentraron, se dieron cuenta donde estaban, se pusieron los pantalones y se pusieron a jugar. Porque señores, si algo me ha enseñado el fútbol en mi vida, es que la mejor forma de ganarlo es jugando, no especulando, saliendo con el cuchillo entre los dientes a presionar cada balón como si fuera el último, tocando en primera, haciéndolos correr detrás de la pelota, volviéndolos locos. El fútbol siempre será justo con aquellos que lo jueguen.

Hoy los nombres no son lo más importante, si juega tal o cual, a un DT se le debe discutir el sistema y el funcionamiento, no los nombres, esos pasan por gustos personales, por un día a día que nosotros no vemos. Son nuestros gustos versus los del comando técnico, cuando un jugador es bueno termina siendo titular eventualmente. ‘Chemo’ pondrá a los que mejor estén, a los que mejor se acoplen a lo que él quiere, difícilmente logrará satisfacer a todos los hinchas. Al final, la camiseta que llevan es más importante que cualquier apellido. Eso no solo lo tienen que saber ellos, también nosotros.

Hoy todo queda de lado, las excusas, las razones, hoy empieza la copa que todos queremos. Apoyemos, dejemos todo, demostremos que cuando el equipo menos nos merezca y más nos necesite, es cuando más va a contar con nosotros. Sporting Cristal juega hoy, y lo más importante es eso, que juegue. Salud señores, nos vemos en el Nacional, donde sí hicimos historia.

SOCIAL

28,582FansMe Gusta
31Suscriptores+1
9,025SeguidoresSeguir

Escriben

1614 PUBLICACIÓN47 COMENTARIOS
157 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
66 PUBLICACIÓN444 COMENTARIOS
53 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
43 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
32 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
29 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
26 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
21 PUBLICACIÓN11 COMENTARIOS
8 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS