Autores Publicado porCarlos Wertheman

Carlos Wertheman

18 PUBLICACIÓN 7 COMENTARIOS
Creo, fundamentalmente, que es imposible describir el universo que nos rodea sin renunciar previamente a la superstición. Finalmente, el pasado está destinado a convertirse en leyendas e historias, no en grilletes.

Por -
1 3422
Viana, Ortiz y Sánchez (Prensa Sporting Cristal)

Cristal ha cambiado su columna vertebral.

Arquero, central/volante de marca, un creativo, un delantero por banda y está por llegar un delantero centro.

Es una apuesta ciertamente de riesgo, pero válida. Algunos de los jugadores contratados tienen una calidad comprobada en el torneo local y otros son nivel selección. Digamos que se “ha contratado bien”.

A menos – claro – que esto no sea cierto.

Hablemos de una figura muy común en el fútbol: Los préstamos de jugadores.

Definamos en que consiste un préstamo explicando uno de los casos en que procede:

El jugador “A” está bajo contrato con el club “X” por motivos que no vienen a cuento. El club no lo tiene en sus planes inmediatos pero no desea liberarlo porque aun ve algún posible beneficio en retener el pase de ese jugador. Pero del mismo modo, tampoco le conviene tenerlo jugando en la reserva o tenerlo en la periferia del equipo titular, esperando una lesión o alguna circunstancia fortuita para tener algunos minutos.

La solución a este problema es permitir que este jugador firme por otro club, que este pague su sueldo, previo pago de un derecho de préstamo, y retener la propiedad de la carta pase del jugador. Es decir, prestarlo.

¿Qué se gana con esta figura?

  • El jugador consigue la oportunidad de tener minutos, de acuerdo a su desempeño. También de acuerdo a esto, no pierde ritmo de competencia ni valor de mercado.
  • El club propietario, se libra del pago de sueldo de un jugador, pero al mismo tiempo lo tiene en actividad, en algunos casos, incrementando su valor.
  • El club receptor, consigue un jugador que de otro modo no podría pagar, por tema de costo de carta pase, a un precio que le permite tenerlo durante un tiempo determinado, lo que puede dar pie – incluso – a que el jugador se plantee la compra del mismo.

¿Este es el único caso en que se prestan jugadores?

Por supuesto que no, pero es el más común. Muchas veces se prestan jugadores para que maduren en otros clubes, con el fin de venderlos después – esto es algo que hace mucho el Chelsea inglés – otras veces se hacen préstamos de emergencia para resolver casos de lesiones largas de jugadores claves y algunas otras veces se presta jugadores con la expectativa de lograr venderlo o por lo menos librarse de la ficha hasta que se acabe su contrato.

Pero esto es desde el club vendedor, ¿qué pasa con el club receptor?

Definitivamente pedir un jugador prestado implica una incapacidad de comprar a ese mismo jugador o uno de similar calidad, por razones económicas por lo general, por temas de oportunidad de mercado o incluso por nivel del torneo.

Entonces el préstamo puede ser un negocio saludable para el club receptor.

¿Pero que ocurre cuando tienes demasiados jugadores a préstamo?

Lo mismo que pasa cuando tienes demasiadas tarjetas de crédito; puedes reventar.

Cristal actualmente tiene en esa situación a tres jugadores, sin contar con el 9 que se supone llegará.

  • Mauricio Viana, que llega del Santiago Wanderers
  • Joel Sánchez, que llega de Tigres
  • Christian Ortiz, a préstamo de Independiente.

Es decir, son jugadores con una continuidad que no depende exclusivamente de su rendimiento deportivo, depende también de que su clubes madre no los llamen de regreso.

Es decir, las tres contrataciones más importantes del club para este año, tienen una espada de damocles encima.

Pongamos algunos ejemplos previos.

  • El club se arriesgó con Javier Ferreyra y, más allá de la innegable calidad del “Pelado”, el tipo era díscolo e irresponsable y terminó retirándose del fútbol después de algunos problemas con la institución. Plata perdida, si en lugar de comprar su pase, se hubiera prestado al jugador, no se habría perdido tanto dinero.
  • Pocos años después, Cristal pide a préstamo a un delantero argentino naturalizado ecuatoriano. Aunque existió la posibilidad de comprar la carta pase, el miedo a un problema similar al de Ferreyra los hace optar por el préstamo, “El Pájaro” Suárez la rompió en Cristal y se fue, al no poderse renovar la cesión, la figura del préstamo nos hizo perder un jugador valioso.
  • El año pasado, Gabriel Costa fue prestado a Cristal con opción a compra, al finalizar el año quedaba claro que era muy difícil retenerlo por sus condiciones contractuales, Si el mismo Costa no hubiera comprado su pase – de su propio dinero – para jugar en Cristal, hoy no lo tendríamos en el club. Pero esto no es algo que vaya a pasar siempre, aquí el mismo jugador decidió que era más interesante para su carrera tomar las riendas de la situación y resolver el contrato con su club para quedarse donde estuvo prestado.
Ferreyra, Juárez y Costa (USI)

Como ven, muchas cosas pueden pasar en el tema de los préstamos, algunas beneficiarán al jugador, otras a alguno de los clubes involucrados, pero lo que tenemos claro es que lo que predomina es el riesgo.

Volvamos a lo que pasa en este momento.

  • Tenemos a Viana y su suplente es Grados.
  • Tenemos a Joel Sánchez, reemplazando a Lobatón, que debería retirarse este año.
  • Tenemos a Ortiz, en un puesto de delantero por banda, donde también pueden jugar Pacheco, Rojas e incluso Sandoval.

Es decir. en el primer caso, si perdemos a Viana después de un buen año, tenemos que buscar arquero de nuevo. En el segundo, tenemos a préstamo al jugador que llega a reemplazar a nuestro jugador más importante -y capitán- en este probable año final de su carrera. Pero Tigres ha dejado claro que cuenta con él para el próximo año. Es decir, en realidad, es una solución transitoria.

Ortíz nos ha costado mucho trabajo e Independiente ha peleado mucho por sacarle la mayor cantidad posible de dinero a esa transferencia y es posible que, en caso de un buen papel, lo perdamos a medio año.

La preocupación aquí es morir de éxito. Es más que posible que Sánchez se vaya el 2018. Viana es un arquero que ha venido a Perú por minutos y para volver a la selección de su país, en el caso que lo logre, es probable que su club; Santiago Wanderers, lo pida de regreso. El caso de Ortiz me queda menos claro, sospecho que Independiente no lo tenía en sus planes de este año y que todo se podría arreglar en función del dinero que se invierta.

Preocupaciones adicionales, tenemos al menos dos jugadores que están acercándose a edades en que normalmente la carrera de un jugador se extingue: Cazulo y Lobatón. En principio Aquino y Garcés son las soluciones al primer caso y aunque para muchos Távara es la solución a mediano plazo para Lobatón, dudo que en un año esté listo para este trabajo. La presencia de Sánchez en realidad no va a resolver este problema.

Pero en resumen, la situación es esta: Tenemos demasiados jugadores en préstamo y esto es un una capa de riesgo extra, además de una presión sobre el planeamiento del próximo año que no se debería tener tan pronto. Este equipo celeste puede impresionar por nombres -en realidad se ha reforzado apropiadamente- pero el futuro es difuso, a menos que la dirigencia ya tenga en cuenta este problema y esté mapeando las soluciones a estos problemas para el próximo año, me atrevo a decir, que tengo mucho miedo por el equipo 2018.

Por -
7 4280
(Prensa Sporting Cristal)

¿Qué puede ocurrir cuando tienes un jugador de nivel que de repente deja de serlo? ¿Qué ocurre, cuando ese jugador ha demostrado durante 5 años ser de lo poco rescatable de una generación que irrumpió en el fútbol peruano con harto buzz publicitario, pero se estrelló con la realidad?

El caso de Ávila es realmente preocupante, un jugador que demostró durante años una capacidad para producir problemas horribles en cualquier defensa del torneo peruano desde antes de llegar a Cristal. Durante los años de Mosquera, la rompió, con Vivas y el primer semestre con Ahmed, también.

¿Qué ocurre con Ávila, entonces?

Desde 2014 se habló de ofertas del extranjero, se mencionaron nombres como el Ajax, Fluminense, Getafe y algunos más ¿Humo? No. Lo cierto es que hubieron ofertas de fuera y alguna con conversaciones concretas para traspaso. En julio de 2014 se habló de una negociación y venta al Ajax holandés, negociación que no llegó a ningún lado. En enero de 2015, después de un amistoso, Ávila incluso mencionó que posiblemente había jugado su último partido en Sporting Cristal, pues había arreglado todo con el Al-Nassr FC de Arabia. Unos días después se mencionó que el jugador se queda en el club, que la transferencia se ha caído.

Después de estas dos historias, hubieron más rumores. El nombre de Irven se asoció a intereses inconclusos constantemente. Esto para un jugador del nivel de Ávila, debe ser frustrante y probablemente afecte su rendimiento y su estado de ánimo.

Lamentablemente muchos olvidan que Irven es un jugador joven, cuya carrera despegó pronto y mantuvo un nivel bastante alto desde que llega al Sport Huancayo a los 18 años – desde el 2009 al 2015 hizo 118 goles (47 goles en Huancayo, 71 en Cristal) incluso en 2015 – año donde nadie puede decir que juegue particularmente bien – logra meter 12 goles.  Pero acá entra el problema mayor, Ávila no solo destacaba como goleador, sino por asistencias y su capacidad de juego sin pelota. Ávila podía, sin tocar pelota ni dar un pase, facilitar que alguien más metiera un gol al generar espacios, presionar defensas o simplemente generar miedo.

foto: Depor.com

El Ávila de 2015 ya no era ese jugador, el de 2016 tampoco, ni en Cristal ni en LDU, incluso hay quien dice que el de 2014 ya mostraba problemas en esos apartados. Lo que es concreto y comprobable es que el rendimiento de Ávila bajó a partir de 2015, un problema colateral a su bajo rendimiento es que no venderlo nos trajo problemas en la delantera, se contrató a delanteros caros – Pereyra y Blanco – con miras a reemplazar a Ávila – y se esperaba financiarlos con los ingresos de su venta, al permanecer en el club Irven terminó ocupando el lugar en cancha de uno de estos jugadores durante la campaña, con resultados generalmente pobres para él y afectando el rendimiento general de estos. A pesar de esto, llegamos a la final, y la perdimos.

En 2016 logramos prestar a Ávila a la Liga Deportiva Universitaria, por un año. Después de seis meses no logró ser titular – en muchos partidos, tampoco logró ser banca – en un equipo en crisis y volvió a ponerse la celeste al comenzar la pretemporada 2017.

¿Qué versión de Irven veremos este 2017? ¿El delantero veloz, inteligente y letal que la rompió en el torneo peruano desde el 2009 al 2014? ¿O el jugador que estábamos desesperados por vender y que no logró asentarse en LDU?

No tengo fe en que se pueda recuperar a Ávila, siento que su contratación se justifica en el temor de que la pueda romper en algún equipo rival y siento que no va a ser solución en la delantera y quitará oportunidades a Pacheco, Rojas y Sandoval. Sin embargo, a pesar de que los reportes de los primeros amistosos no son alentadores, tenemos que esperar, quiero estar equivocado con Irven, su historia con la celeste debería tener un final feliz.

(USI)

Como todos los años, Cristal está contratando refuerzos.

Este año, a diferencia de otros años, va a contratar algo menos, pero esta ventana va a ser más importante que otros años; estamos cambiando de columna vertebral.

Más allá de cambiar de técnico – apunte importante, desde el 2012 hemos tenido a Mosquera, Vivas, Ahmed, Soso y ‘Chemo’; 5 técnicos – este año estamos cambiando puestos claves del equipo.

  • Arquero: Mauricio Viana
  • Central: Renzo Garcés
  • Mediocampo:  Joel Sánchez
  • Delantero: Aún no es público el nombre, se nos habló de Da Silva y Ortiz, en ambos casos se fracasó. Posiblemente nos tengamos que quedar con lo que ya hay.

Pero de los que llegaron en 2016, ya se marcharon Ramúa y Silva, ambos con rendimientos relativamente decentes pero muy lejos de lo esperado. Además se han ido Penny – imagino que muchos habrán dado gracias por esto en navidad – y Cossío.  Es decir, se van cuatro jugadores y llegan cuatro.

Penny es un arquero discutido. Indudablemente tiene talentos, pero – lamentablemente –  entre ellos está el cometer bloopers en momentos críticos, aunque también nos ha dado buenos partidos y muestras de coraje y amor propio. Lamentablemente su tendencia a meter la pata hace que lo segundo pese menos. El caso de Cossío es distinto, es un muchacho de la casa al que simplemente no le alcanzaron los méritos. Esperamos que en otros aires le vaya mejor.

De los refuerzos confirmados; Mauricio Viana es conocido en Chile por ser un arquero con voz de mando y seguro; lo contrario de lo que es Penny, pero también es conocido por ser un jugador que lleva consigo cierto grado de conflicto y tendencia al rebote, he visto algunos videos de él y me encuentro con un buen arquero, pero leo reportes y me encuentro con alguien hasta cierto punto díscolo, Espero que ‘Chemo’ – con cuya llegada no estoy de acuerdo – sepa manejarlo, como manejó – o intentó manejar – en su momento a Sergio Leal.

De Renzo Garcés no puedo decir mucho más que espero que resuelva problemas, es un jugador polifuncional y aunque algunos dirán que tapa espacios a jugadores de la cantera, es una elección lógica para un técnico venir con algún jugador al que le tiene fe. Ojo, también juega de volante y en ocasiones vamos a necesitar rotación en ese puesto.

Joel Sánchez es un jugador al que muchos le tienen muchísima fe y en principio vendría a ocupar el lugar de Lobatón – que debería ser suplente este año y retirarse a finales – en la creación de fútbol. Para muchos es la contratación más importante del año en Cristal y no sé si este de acuerdo. Me quedo – como referencia – con la emoción que algunos sintieron con Balbín hace algunos años y el megachasco que resultó. Viene a préstamo por un año y no sé si ese préstamo sea renovable en caso sea exitoso.

Además de esto tenemos un repatriado; Irven Ávila. Un jugador que dio mucho a Cristal en sus primeros dos años y durante los últimos años dio más problemas que goles. No quiero calificar ni adjetivar sus últimos dos años, pero este es un verdadero reto; si Chemo quiere hacer más llevadero su retorno a Cristal, debe recuperar a Ávila, en Ecuador se le considera poco más que un cono de entrenamiento.

¿El nueve? Oviedo y Oblitas dejaron una bomba que sabotea la planificación de todos los clubes, veremos como lo resuelven. Se rumoreó a Da Silva a préstamo, cuando se fracasó en esa gestión, la dirigencia aprovechó la oportunidad para fracasar, también, con la gestión por el préstamo del ‘Tití’ Ortíz, no sabemos a quien le toquen la puerta ahora, pero lo único seguro es que hoy día, con pretemporada iniciada y técnico resistido no tenemos 9.

Es que estamos en Cristal y Cristal es así.

Por -
4 3302
(Prensa Sporting Cristal)

Mariano Soso renunció a Sporting Cristal.

Se va campeón y se va en medio de una serie de interrogantes que, a estas alturas, no merece la pena contestar, como sí lo merece el recordar una cosa: Mariano Soso se identificó con Cristal rápidamente. Su cariño por Cristal es inocultable y para los que hemos conversado con él, siempre fue evidente.

Su llegada a Cristal, como técnico, parecía el pistoletazo de una historia romántica, la ilusión de un alguien formado de la casa, identificado con la camiseta, alguien que llegó de fuera para enamorarse de la celeste y con ganas de lucharlo todo, la lírica del fútbol construye esas leyendas.

Mariano Soso traía como experiencia un Garcilaso interesante, donde no duró por una historia que ya conocemos. Llegó entre levantadas de ceja y la fe de algunos que deseábamos que lo lograra.

No la tuvo fácil, tuvo algunos partidos en que logró mostrar eso que nos había ofrecido, pero en realidad el Cristal de Mariano dejaba claro que iba a tardar en cuajar y para esas cosas no hay paciencia, la jarra en la que estaban la ilusión y la fe por el técnico rosarino se rompió pronto, el campeonato estuvo lleno de presión, ataques e incredulidad de la hinchada.

No debe haber sido fácil, ni agradable. Pero aun así, Cristal  – de cuando en cuando – nos mostraba buenos partidos, para luego caer en la anomia, en ese fútbol que los hinchas no queremos, ese fútbol que no es Cristal.

Entonces la historia se torció para siempre, La Bocana nos humilló en el Gallardo, de una manera que nadie esperaría y, mucho menos, toleraría. Tratar de imaginar los entretelones de los días posteriores a ese momento ya no tiene sentido, de repente le pidieron que renuncie, de repente él lo ofreció. Quizá ofreció quedarse y lograr el título para después irse.

No lo sabemos, pero sí que el Cristal posterior a ese día afrontó las cosas con más cautela, con la claridad de saber que con lo que se tenía, alcanzaba, tal como sucedió al final. Somos campeones y Mariano ofreció su cabeza en ofrenda, tal vez a los dirigentes, acaso a la hinchada.

Estaba claro que su crédito estaba muy magullado por el año y que prefería irse, dignamente y con un título, de Cristal, esa institución que le dio casa cuando llegó, con esa camiseta celeste de la que se enamoró llegando y con quien la historia de amor se terminó torciendo.

Mucha suerte Mariano, esperamos que tu próxima estación sea más propicia y paciente que esta, que tu corazón sane y que los recuerdos de Cristal vuelvan a ser dulces.

Por -
11 2173

Sporting Cristal es campeón.

Por varias razones. Porque el plantel de Cristal es mejor, porque tenemos jugadores con experiencia y calma, porque en los momentos en que se tuvo que apretar los dientes, se apretaron. También porque en el momento en que se tuvo que defender, a la mala, feamente y sin miramientos, se defendió. El campeón de un torneo no siempre es quien gana más partidos, pero siempre es quien gana los partidos que importan, los que dejan al rival fuera de carrera y los que, finalmente, asientan su posición.

Este torneo, Cristal fue ese equipo.

Cristal es campeón.

En parte porque los jugadores y el Comando Técnico hicieron puño en torno a la incredulidad y la falta de fe de los que no veían una idea concreta de juego y aun a pesar de esa inconsistencia – reconocida – lograron mantener las posibilidades hasta el final.

Cristal es campeón.

Porque al final de todo, Mariano Soso supo mantenerse en su posición hasta el final e hizo lo que él sentía necesario, y le funcionó, aunque no nos haya gustado. Y nos alegra que eso haya pasado.

Cristal es campeón.

Porque entendieron que no serlo sería un fracaso, con un campeonato mediocre y rivales en crisis.

Cristal es campeón y ahorita es lo que importa, porque amamos la celeste, porque algunos de estos jugadores son parte de nuestra historia y contaremos sus historias a los que vendrán después, porque Soso puede convertirse en ejemplo de entrenador-hincha que siempre crea buenas historias y da alegrías, porque el mañana siempre será distinto y en eso reside la esperanza.

Porque hoy Cristal es campeón y somos felices, pero queremos más el próximo año y no lo olvidamos.

Por -
3 1486

O debiera, más bien.

Los hinchas de Cristal no deberíamos sentir vergüenza del equipo, no deberíamos sentir rabia de ver a alguien con el escudo en el pecho y mucho menos deberíamos sentir tanta rabia como la sentida este año.

No deberíamos.

Pero está ocurriendo y la verdad, yo siento tanta – y tan mezclada con rabia – que estoy eligiendo con cuidado las palabras para no faltar el respeto a ningún lector.

  • El proyecto del año ha fracasado.
  • Soso no ha funcionado.
  • El plantel no ha funcionado.
  • No hay equipo.

Hay positivos, sí que los hay; algunos juveniles que han ido apareciendo, algunos buenos partidos, pero son meramente lunares y nosotros deseamos ver la foto completa. Cristal da vergüenza, ataca con miedo, falla los pases, desespera en las salidas pero sobre todo, es humillado en casa.

Nos duele, porque en esta página apoyamos el proyecto, porque sabemos que los proyectos a largo plazo tienen aristas y requieren paciencia y a veces pellejo duro y siempre respaldo. Pero creemos que el hincha merece respeto.

No hablamos siquiera del respeto del jugador hacia sí mismo, no hablamos del respeto del técnico a su propia carrera. Hablamos del hincha al que no le importan las generaciones de jugadores y dirigentes que pasen, siempre querrá a la celeste.

Ese hincha, ha sido humillado este fin de semana, una vez más.

Cristal no es un club resultadista, no lo ha sido nunca. Pero los resultados mandan y los resultados de Cristal son malos y cuando nos han acompañado, lo han hecho de una manera tibia, amarillenta, que no podríamos tildar de celeste.  Pocas veces hemos reconocido al Cristal que queremos ver en el año y cuando lo hemos visto, lo hemos celebrado pensando en el regreso a las maneras, pero hemos sido engañados.

Nos hemos resistido al viejo discurso de amargos profesionales que han denostado todo desde el instante cero porque nos parece que si alguien llega a Cristal, nuestro trabajo como hincha es apoyar, así como el de ellos estar a la altura de la camiseta.

Hace mucho que está claro que esto último no ha ocurrido.

Ignoro lo que vaya a hacer la dirigencia, ignoro que vaya a pasar mañana ni pasado. Ignoro que pasará frente al Aurich. Es posible – absolutamente – que les ganemos y que en el cuadrangular final a punta de apretar dientes tengamos resultados y se logre copa, o quizá título.

Pero a estas alturas, esto no importa en absoluto. Porque este equipo, este equipo que se pone la celeste los fines de semana, hace rato que no es Sporting Cristal.

Por -
6 944

Comienzo recordando el título de uno de mis libros favoritos del buen Toño; Poeta maravilloso, vecino dicharachero y contertulio feroz porqué ayer, al terminar el partido recordé una frase que soltó unos días después de la derrota de Cristal en Brasil, cuando entró a saludar al la Librería donde yo solía trabajar por esos años. Mientras yo estaba atónito ante la capacidad de fallar en Brasil – ese casigol de Julinho, por amor a Gallardo, es inexplicable –  el me decía, Al Cristal no se le comprende; primero se le quiere.

Durante años me quede con la idea de que esa frase en realidad fue una manera de procesar la rabia por un resultado amargo. Pero con los años fui descubriendo su real sentido, el análisis a Cristal parte siempre desde el cariño, no desde la rabia, ni el rencor.  y años después me encuentro recordando que esto ha sido siempre el eje de la página,

Cristal viene de perder, inexplicablemente, tres partidos con un elemento común; ataque improductivo e inane, pocos tiros al arco o llegadas demasiado blandas, producto de posesión estéril o construcción de jugada que no llega a generar peligro.  Entonces viene la Vallejo, otrora rival temible y le metemos  siete pepas, entonces yo me formulo una serie de preguntas

¿Por qué?  recién ayer Cristal hizo – recién, repito –  lo que tenía que hacer, patear al arco y meter todos los goles posibles.

¿Por qué ayer a pesar de tanto gol no nos queda la sensación de un buen partido?

¿Por qué a pesar de todos los goles nos queda la idea de que el equipo sigue siendo liviano?

¿Por qué el sinsabor?  ¿Por qué la desconfianza?

yo ensayo una respuesta; porqué sentimos que este resultado es producto no de un juego colectivo y si de un estado anímico del plantel. Los problemas que está teniendo el equipo no se resuelven con un buen resultado, pero es un buen primer paso.  Les toca a ellos demostrar si este es un oasis o un peldaño.

Por -
3 1529
Rogelio. Presentado en Mayo del 2014. Fuente: prensafutbol

Segunda vez que me tengo que referir a la mascota del club.

La primera vez pensé que era una buena idea – incluso el nombre, Fierita, nos trae recuerdos de un viejo ídolo del club –  y lo sigo pensando.

Entonces hace unas horas alguien nos hace llegar la foto de Rogelio, la mascota de la selección chilena. El parecido es realmente alarmante y está más allá de la falta de respeto. Después de todo, ¿saben de donde es originario el responsable de Marketing del club?

Acá les dejamos las imágenes.

vs
Rogelio y Fierita, separados al nacer.

Rogelio es la mascota de la selección chilena, de hecho ha sido diseñado con un parecido al look de Gary “El Pitbull” Medel. Pobre Fierita, hasta la misma cresta le pusieron.

Les suena algo el diseño? les parece similar? Eliminen el parche del ojo y cambien el color de la costura del labio del perro y son el mismo peluche.

EL MISMO. Sólo hay una palabra para esto, negligencia.

Con la imagen del club no se juega señores, sean más responsables.

 

Por -
2 1557

Cuando uno piensa en mascotas, uno piensa en perros y gatos, hamsters, conejos, canarios, peces dorados y demás especies animales están detrás. Muy detrás.

Cuando hablamos de un equipo de fútbol, una mascota es algo más que un ejercicio de PR, es una forma de mostrar una cara amable de la institución, de hacer simpática la visión del equipo, de inyectar humor y de hecho, acercar el equipo al público infantil.

Elegir una mascota es un proceso delicado. Un lugar común hace implícito que debe tener elementos identidad del club al que representan.  Por ejemplo, Crystal Palace (conocidos como las Águilas) usan un Águila como Mascota, El Leicester usa un zorro, que es un animal popular en la región de la institución, pero también el apodo con el que les conoce en la islas; Los Zorros, o The Foxes.

Acá tenemos algo fácil de leer, te dicen zorro, usa un zorro, te dicen águila, usa un águila.

¿Cómo lo aplicamos a Sporting Cristal?

Ninguna de las ideas que se me ocurre es demasiado halagadora, pero me imagino que con Alianza la cosa debe ser aun peor.

Otra idea es coger a un personaje del todo ficcional y llenarlo de las características que deseas vender, Moonchester, o Mighty Red, las mascotas del Manchester City y del Liverpool responden con precisión a esta idea, en ambos casos son personajes que han sido diseñados para encarnar ciertas virtudes que el club desea vender como inherentes a su institución, la locura del buen fútbol, en el caso del alien celeste y el arrojo de los rojos de mersey, en el otro caso.

Entonces, ¿qué ha hecho Cristal? y ¿por qué creemos que lo ha hecho mal?

Intentaré ser esquemático:

  1. Hace un tiempo Cristal comenzó con una campaña de intriga hablando de una mascota, que sería la guardiana de “la raza celeste” y se escuchaba un sonido que parecía un rugido de algún tipo de felino grande.
  2. En redes sociales se comenzaron a mofar del tema, es decir una pantera, podría ser confundida con un gato y creo que todos recordamos el chiste de la foto de Morrisey y Ahmed.  (si no lo recuerdan, pueden verlo aquí)
  3. A raíz de este hecho, la campaña de la mascota comienza a desvanecerse, pero cuando regresa, el rugido se ha convertido en un ladrido, dejando claro que será un perro (yo  hubiera preferido un ornitorrinco, pero son gustos)
  4. La mascota es presentada hoy, en  un acto deslucido como un Viringo Crestado, también conocido como Perro Peruano Sin Pelo.  No reproduciré fotos del evento, por caridad.

Este es un resumen sucinto de los hechos hasta el día de hoy.

Ahora, hablemos del problema.

  1. La función de la administración del club – no hablo de la dirigencia, hablo de la gente que ve la parte operativa de la institución cotidianamente – es desempeñar su función de la manera más eficiente posible dentro de su presupuesto; por ejemplo RRPP debe comunicar efectivamente, Marketing debe encontrar oportunidades de posicionar la marca y lograr cierto revenue por eso.
  2. De lo anterior se desprende que toda función debe buscar mejorar la posición del club o resolver problemas, si hablamos de imagen y marca, hablamos de que el posicionamiento de ambas sea mejor que antes
  3. La dirección de marketing del club eligió originalmente un felino, al menos eso se desprende de los primeros indicios que se tienen de la mascota, y la gerencia del club, aprobó esto.  Esta elección podría ser tomada de dos maneras, una manera de intentar subvertir la manera peyorativa con la que se asocia al club con “cuatro gatos” la otra es que la gente de marketing vive en una burbuja sin mayor conexión con la realidad.
  4. Pero tan grave como esto, es que este tipo de decisiones no se ejecutan sin una aprobación de más arriba, y alguien debe haber aprobado el felino – y después debe haberse tirado para atrás – y ordenado el inicio de la campaña.
  5. Ante la campaña abortada, queda el control de daños, en este caso se elige un Viringo crestado, de nombre Fierita. Hasta ahí, la idea me parece estupenda. Un perro oriundo del Perú y que ha sido representado en huacos de la cultura Chancay, que ocupó parte del valle del Rimac.  Por otro lado, tenemos los rasgos de carácter del perro y un hecho irrefutable, a los niños les gustan los perros. Una idea estupenda, por donde se la mire.
  6. Entonces tenemos esto: (foto deprimente)
foto
foto: Sporting Cristal

Yo creo – al igual que parte del staff de esta página – que existe un problema en Marketing, no puede ser que primero intenten usar un gato y después cuando salen del impasse brillantemente, ejecuten la idea de una manera tan paupérrima que haga pensar que no tienen ningún tipo de respeto por el hincha, ni por la institución.

No voy a describir el disfraz, ni la pobreza de diseño general, en eso van a incidir otros. Pero quiero dejar claras un par de cosas.

  1. Es fácil malograr una buena idea, basta una mala ejecución
  2. La primera impresión es memorable, sobre todo cuando es mala.

Veremos que hace el club, o  si hace algo.

 

SOCIAL

28,495FansMe Gusta
31Suscriptores+1
8,699SeguidoresSeguir

Escriben

1286 PUBLICACIÓN44 COMENTARIOS
150 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
63 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
62 PUBLICACIÓN410 COMENTARIOS
41 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
29 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
26 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
20 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
20 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN7 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
3 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS