Autores Publicado porChalo

Chalo

1216 PUBLICACIÓN 43 COMENTARIOS
Fundador y director de "El Cristal con que te miro".

Por -
18 2355

Pocas veces en nuestra historia hemos tenido un partido de visita tan favorable para ganarlo como el de ayer. Independiente de Santa Fe hizo poquísimo y se mostró como un local temeroso. Pero lo de Sporting Cristal fue deplorable. Pobrísimo por donde se le mire. Los pocos puntos positivos que podemos rescatar se ahogan ante el mar de deficiencias que se vio ayer. Terrible. Un verdadero papelón que mereció – a pesar que el trámite de las acciones sugiera lo contrario – un marcador mas abultado que el 3 a 0 que nos traemos a Lima. Vergonzoso.

Y es que, más que ganarlo Santa Fe, lo perdimos nosotros. Y lo perdimos por: a) no saber ganar un partido; b) hacer precisamente aquellas cosas que te hacen perder un partido. Con la posesión de la pelota nunca generamos real peligro. Cristal llegó o bien de remate de larga distancia (las pocas veces que los remates fueron con dirección) o bien de pelota parada. Cuando se intentaba de juego, lo que se mostró fue demasiado tibio. No dio ni para el “uf”. Y cuando la perdimos, sufrimos demasiado para recuperarla. Dejábamos espacios enormes. Y si a eso le sumas que usualmente la perdimos por nuestros propios errores, entonces el drama se pinta solo.

Y claro, cualquier rival al frente va a aprovechar. Como aprovecharon el irresponsable taco de Jorge Cazulo que regaló el primer gol. Aunque, podríamos debatir, si la jugada que realmente regaló el gol no fue el impreciso pase para atrás de Joel Sanchez o la poca disposición de defender el balón de Carlos Lobatón. Pero ahí, entre qué jugador de Sporting Cristal cometió la peor equivocación, se nos iría el debate.

Hablaremos entonces de pelotas perdidas en salida, de pases de tres metros que van imprecisos, de gambetas innecesarias, de tiros libres mal ejecutados y, otra vez, de jugadores que están jugando para ellos y no para el equipo. Pobrísimo partido de Gabriel Costa que quiere jugar “su” Copa Libertadores y se olvida del equipo. Pobrísimo también lo de Josepmir Ballón que por cada pase que acierta, yerra cinco o seis. Intrascendente de nuevo lo de Ray Sandoval y lo de Christian Ortiz (y pensar que por él dejamos que un club quebrado nos faltase el respeto).

Las cámaras mostraron a Chemo del Solar demasiado ofuscado durante el partido de ayer. Era lo mínimo. El rendimiento de sus jugadores fue para la indignación. Pero, y acá retomamos la discusión, su molestia no puede borrar que él – y sus amigos – fueron quienes armaron este plantel. Entonces, si Ortiz – por ejemplo – resulta ser un jugadorcito intrascendente de esos que sólo destacan en equipos chicos de ligas no competitivas como la nuestra, no es culpa suya, es culpa de quienes lo vieron – lo entrenaron – y no se dieron cuenta que no estaba para el trajín. Pero, claro, como acá estamos entre amigos nadie lo va a decir. Todos nos vamos a palmear la espalda y vamos a pensar – y decirnos – que hicimos lo mejor y que simplemente no se pudo porque no se pudo.

Lamentable. Tras el partido con Santos FC se pensó que el equipo podía competir en esta Copa y no salir a dar este tipo de espectáculos. Ahora sabemos que eso parece ser un espejismo. Cristal tendría que mejorar muchísimo para cambiar su sino en esta Copa. Muchísimo. Y si nos ponemos a pensar que en el Torneo Local tampoco estamos marcando diferencias, que los rivales parecen haber encontrado la manija al equipo de Del Solar, el drama está armado.

Se vienen 2 semanas de receso, esperemos que Del Solar pueda tener autocrítica y ver los problemas – y las soluciones – de su equipo. Esperemos. Porque, claro, ¿quién más le puede apuntar los errores? Si entre amigos lo correcto es dejarse pasar cosas, ¿no?

Por -
6 1533
(Prensa Sporting Cristal)

Los riesgos defensivos parecen ser parte del planteamiento de ‘Chemo’ del Solar. Lo preocupante es que, tras cinco partidos sin poder sumar de a tres, pareciera también que, ante los errores recurrentes en defensa, la opinión del técnico es ¡Más ataque!

El partido nos demostró que Unión Comercio estudió a Cristal. Cristal que fue a Nueva Cajamarca con la intención de no perder ritmo e irnos a Bogotá a seguir compítiendo en Copa Libertadores. Se cambiaron algunos nombres pero la idea se mantuvo. Y se mantuvieron los errores. El primer gol de Comercio, por lo pronto, parece un calco de los que nos encajó Academia Cantolao la semana pasada. Y si bien pudimos capitalizar un par de oportunidades, lo cierto es que queda una sensación de que las luces de nuestros atacantes se han reducido sensiblemente.

¿Es malo el empate? Pues en realidad sí, sobre todo considerando que Unión Comercio no es precisamente el mejor local del torneo y tomando en cuenta también que con este nuevo traspiés hemos complicado en demasía la posibilidad de alcanzar a Sport Rosario y a FBC Melgar e intentar luchar por el título de este Torneo de Verano. Claro, eso no complica el camino al título nacional ni la clasificación a la Copa 2018 pero, esto es Cristal a fin de cuentas, tampoco se toma con mucha alegría el perder opciones de ganar un torneo oficial por más intrascendente que pudiera ser.

En todo caso, lo que queda es la esperanza. Esperanza que estos partidos estén dejando lecciones y permitan al comando técnico sacar conclusiones que luego aplique para tener soluciones. Ojalá.

 

Por -
10 2971
(Prensa Sporting Cristal)

Verdadera “Noche de Copa” tuvimos ayer en el Nacional y fuimos testigos de un buen partido, jugado a gran ritmo y en el que se mezclaron emociones y preocupaciones. Si no fuera por que uno es hincha y los partidos los vive a mil, podría decirse que salimos satisfechos por un buen espectáculo.

Y es que a mí me sigue quedando la impresión luego de todas estas horas de que el partido de ayer da para vivirlo de distintas maneras. Tiene distintos niveles -y sentidos de interpretación- y eso lo hace aún mejor. Entonces, quien se molesta por los dos puntos perdidos tiene largos motivos para la molestia. Pero también quien se alegre por el buen fútbol que por momentos presentó Cristal y por la capacidad de lucharle el partido a un equipo que nos supera en todos los indicadores de nivel y que tiene serias pretensiones de título. Da motivos a la preocupación y da alas a la ilusión. Todo en un sólo partido.

¿Pudo ganarlo Cristal? Claro que pudo ganarlo. Es más, se podría decir que lo tuvimos ahí, cerquita al palo del arquero brasileño que salvó un tiro libre que tenía que terminar adentro. Y, la verdad es que no se ganó, más por malas decisiones al momento del juego que por falta de capacidad. Durante varios momentos del partido vi a un equipo apresurado, que iba corriendo al encuentro del error. Eso nos pasó factura. Como también nos la pasó el hecho de que algunos jugadores no jugaron en beneficio del equipo y a algún otro el partido le quedó grande. Me gustó lo hecho por Diego Ifrán en el sacrificio y fue una lastima que ese sacrificio pasara desapercibido y sea hoy desmerecido porque no hubo quien lo aprovechara. Ray Sandoval no se metió nunca al juego y Gabriel Costa jugó su duelo personal con la defensa del Santos. En el segundo tiempo, Christian Ortiz no desequilibró. El ingreso de Rolando Blackburn dio aires a la defensa no porque Ifrán ya no estuviera sino porque el equipo cambió de juego, con el referente del área las pelotas iban más directas y pudimos ganarlo.

Pero hay que destacar también el gran partido de Renzo Garcés que debutó en Copa y jugó muy bien. A Pedro Aquino que demostró que está preparado para estos retos. Y el aplauso del corazón para Mauricio Viana. En los últimos 20 años la tribuna de Cristal sólo aplaudió a Erick Delgado y ello más por lo que significa para el club y su cariño con la camiseta que por sus partidos memorables. El aplauso a Viana hace recordar a Balerio y eso, por si él no lo sabe, es uno de los mayores méritos que puede haber en Cristal.

¿Pudo perderlo Cristal? Sí, pudo perderlo. Santos FC tiene un nivel superior a Cristal en todos los aspectos. Presionó con fuerza obligando a Cristal no estar cómodo nunca. Empezó el partido sobrándonos y pronto se dio cuenta que se equivocó al creer que esta parada en Lima iba a ser para ellos como lo fue para Independiente del Valle o Deportivo Capiatá. Cristal es otra cosa. Luego se dio cuenta que había que sudar. Y sudó. El punto les costó más de lo que esperaban, y eso lo saben, por eso al final abrazaron a su arquero más que al jugador que anotó el gol. Cristal les hizo partido, Cristal les siguió el ritmo. Ellos terminaron más enteros, eso sí, pero a pesar de saberse – y hacer notar – que fueron superiores, Cristal les creó más de un aprieto. No existe equipo entre Tumbes y Tacna que pueda hacerle al Santos FC el partido que Cristal les hizo ayer. Eso hay que tomar en cuenta.

Yo me quedo con ganas de más. De más partidos en los que Cristal quiera competir y lo haga de manera correcta. Más allá del resultado que puede sernos favorable o no, me emociona ver a un Cristal que afronte una “Noche de Copa” a la altura que debe afrontarse. Si mantenemos esa intención, si mantenemos ese nivel, los resultados van a venir. No siempre el arquero rival va a sacar un tiro como los de Christian Ortiz. Y no siempre el rival va a tener un árbitro tan parcializado como el de anoche. Santos no hizo el partido que hizo por el árbitro pero es innegable que ni siquiera el gran Pelé hubiera arbitrado tan a favor del “Peixe“.

Noche de Copa. Como sólo Sporting Cristal sabe dar.

Por -
11 1941

Con apagón, lesiones y largos tiempos muertos, el segundo tiempo de este partido estuvo de mas. Lo que hubiera podido ser – en condiciones normales – un encuentro apasionante terminó siendo uno de esos partidos en los que todos (los dos equipos, comandos técnicos, asistentes, reporteros, comentaristas, narradores y televidentes) sólo esperábamos que termine. Una lástima.

Entonces, si hay que hablar de algo, hay que hacerlo del primer tiempo. Y de él destacar el vaivén. Cristal inició muy bien y jugó a gran nivel logrando una diferencia justificadísima. Bien observado, el partido tiraba hasta para goleada. FBC Melgar no se encontraba en la cancha y Cristal, ya asentado, empezó a jugar a voluntad.

¿Qué pasó?

Desde mi punto de vista, el replanteo del local. Juan Reynoso sacó a Arias y metió a Cedrón y cubrió un espacio que tenía libre y le generó a Cristal problemas en salida y, lo que es peor, nos quitó la pelota. El descuento vino al poco tiempo y, como consecuencia del emparejamiento del juego, el empate llegó poco después.

¿Errores defensivos en Cristal? Sí. Pero, claro, la mayoría de los goles corresponden a un error defensivo. Si las defensas actuaran siempre bien, solo habrían golazos. Pero también mérito del local que demuestra que sigue siendo el principal rival en el campeonato. Por lo demás, estos dos últimos partidos me parece que no dan para prender alarmas pero sí para llamar la atención respecto de las descoordinaciones defensivas y, también, sobre la capacidad rimense de defender un resultado y mantenerlo.

Tal vez, si el segundo tiempo se hubiera jugado en el mismo ritmo que el primero, podríamos haber comprobado si la idea de juego rimense hubiera prevalecido o no. Me gustaría pensar que sí.

Por -
15 2640

Aunque no querramos aceptarlo, siempre iba a llegar un partido en el que nos toque perder. Y llegó en Huaraz de manos del sorprendente Sport Rosario que ha demostrado ser uno de los mejores locales del torneo.

Cristal perdió porque no pudo, al igual que en los partidos anteriores, transformar su posesión en oportunidades claras de gol. El primer tiempo terminó con apenas un remate cervecero al arco y en el segundo tiempo la situación mejoró algo pero no lo suficiente. Por contrario, dos errores en defensa nos costaron el marcador adverso.

Cristal perdió sin haber renunciado a la idea que le dio resultados en los tres últimos partidos. Eso es positivo. Pero otra lección positiva que dejó esta victoria es el hecho de desinflarnos un poco el globo de la ilusión a través de un golpe de realidad. Con miras a la Copa Libertadores, es importante tanto para el equipo como para los hinchas. Nos ayuda a evitar triunfalisimos exagerados por que no hay manera más efectiva para perder un partido que creerte fijo antes de jugarlo.

En todo caso, el ver falencias va a permitir al Comando Técnico trabajar para corregirlo. Y mientras antes se corrija, mejor.

Por -
9 3454

En un momento del primer tiempo conté a los jugadores que estaban dentro del área de la visita. Eran 18. 10 de Ayacucho y 8 de Sporting Cristal. La pelota, claro, la teníamos nosotros y los rivales sólo buscaban mantener la concentración defensiva. El primer tiempo terminó 0 a 0 pero, lejos de lo que pudiera imaginarse alguien que no ve el partido, Cristal sabía que era cuestión de tiempo.

El rival vino a hacer lo suyo: agrupar gente atrás y apostar que eso, junto a lo que pudiera hacer el buen arquero Villasanti, les permita llevarse un punto. Fue poquísimo lo que logro hacer Ayacucho y eso por dos razones. La primera por que no vino a buscar el partido y la segunda por que Cristal no le dejo hacer casi nada. La presión del equipo cervecero hizo que se recuperarán pelotas rápido y que el ataque sea incesante. El gol demoró en llegar pero se sabía que, cuando llegue el primero, los demás iban a caer por su propio peso. Así fue.

Renzo Revoredo, Ray Sandoval, Irven Ávila y Josepmir Ballon pusieron cifras reales a la enorme diferencia que existió hoy entre nosotros y la visita. Cristal lleva tres partidos goleando y gustando. Cristal despierta en sus hinchas recuerdos de aquellos equipos noventeros que no paraban de golear. Cristal y la alegría de saberse superior al rival (y demostrarlo). Cristal y un reencuentro con la nostalgia.

Por -
6 4635

Cuando Sporting Cristal sacó el pie del acelerador en el segundo tiempo ya había quedado en claro la diferencia que existe entre ambos equipos. Universidad San Martín salió a jugarlo y en 45 minutos le metimos dos goles, nos anularon uno mas injustamente, se quedaron con uno menos y se salvaron de un par. Si esto fuera box, podríamos decir que en el primer round los dejamos al borde del nocaut técnico. San Martín se fue al camerino totalmente grogui, apoyándose en las paredes para no caer al piso.

Con los argumentos puestos en la mesa, el segundo tiempo fue bastante menos interesante. Cristal mantuvo la superioridad pero dejó de lado el espectáculo. El sopor por lo caluroso de esta mañana de domingo contagió al equipo en la cancha y al hincha en la tribuna. Aún así, generamos la ocasión para sellar la goleada y lo hicimos. 3 a 0 de locales. Una goleada ante un buen rival que era lo único que faltaba para que el Cristal de Chemo del Solar termine de ahuyentar los fantasmas del Alberto Gallardo, aquellos fantasmas que hablaban de que Cristal encontraba muchos problemas para sumar puntos de local.

Es bonito ver jugar a Cristal. No sólo por que el equipo esta jugando bien sino porque se puede apreciar que esta en un nivel distinto a los demás rivales. Eso no te garantiza puntos ni goles pero sí llena de satisfacción saber que el trabajo que se viene haciendo está aprovechando lo ya avanzando, está capitalizando lo mucho o poco que se hizo, que por fin Cristal se libera de las excusas, que ya no se escucha las menciones al calor, a la altura, a la cancha sintética.

Lo que queda es la inquietud por saber cómo va a hacer Chemo del Solar para resolver el hermoso problema que tiene por delante. En una de las cabinas de prensa estaban viendo el partido Horacio Calcaterra, reciente compatriota, Christian Ortiz – Lamentable la gestión para la incorporación de este jugador. La lucha contra la corrupción, la reforma del transporte y la llegada de la carta pase de Ortiz son los mas grandes ejemplos de la ineficiencia en el Perú- y Rolando Blackburn, reciente incorporación. No podíamos dejar de preguntarnos cómo va a terminar jugando Cristal cuando esos tres puedan saltar a la cancha. ¿Cuánto fútbol pueden sumar y cuál es el verdadero techo de este Cristal?

Y mientras tanto, la gente se retira del Alberto Gallardo soñando con una buena Copa Libertadores. Felices, por ahora, de una mañana de fútbol que recuerda los bonitos tiempos. El Gallardo, las 11 de la mañana de un domingo, Cristal goleando. ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Por -
7 2485

La semana pasada dijimos que el empate con Unión Comercio nos dejaba una sensación ambigua. Fastidio por el resultado e ilusión por la forma. Y dijimos también que lo que se necesitaba pronto era darle alas a la ilusión y darle solución a los problemas de definición de locales para evitar que se convierta en una carga que lastre a este equipo como lastró al equipo del año pasado.

Pues, bueno, que las alas a la ilusión llegaron en forma de cinco buenos goles al Alianza Atlético en condición de visita. Fue un gran partido de Sporting Cristal, hay que decirlo. Claro, también hay que decir (antes que la amargura nos apunte con dedos acusadores) que este Alianza Atlético no es precisamente el Santos FC de Pelé y Neymar. Pero el hecho de que Alianza Atlético no sea todo lo que pueda ser y que su destino en este campeonato parece no estar entre los que peleen el título no desmerece el hecho de que Cristal hizo lo que quiso hacer. Que el rival sea débil es problema del rival. Igual hay que ir hasta allá y meterle el baile que le metimos. Y, creeme, eso no lo va a hacer cualquiera.

Me gustó mucho este Cristal por varias cosas. Para empezar porque se puso en la camiseta varias de las cosas que hacen que un equipo de Cristal sea Cristal. Me refiero a la vocación ofensiva, a la apuesta por construir el juego en base a pases, el criterio a la hora de jugar. Todas esas cosas por las que uno se enamoró de esta camiseta. Pero también por el hecho de que Chemo del Solar ha sabido capitalizar lo avanzado. Este no es un equipo que recién esta empezando la temporada y que aún le cuesta sacudirse de la dureza de la pretemporada. Por el contrario, queda la impresión de que Del Solar está trabajando y construyendo sobre lo que dejaron los ciclos anteriores. Así, mientras para otros equipos estos son partidos de inicio de temporada, Cristal aparece como mas acomodado con el ritmo de competencia.

Este domingo volemos al Alberto Gallardo para recibir a la Universidad San Martín de Porres que se aparece como un rival más armado que los dos últimos. Se espera más del rival. Pero, sobre todo, se espera más de Sporting Cristal que ganó, goleó y gustó y empieza a encandilar a su pueblo.

 

Por -
4 2256
(foto: clubsportingcristal.pe)

Empezar el campeonato con un empate a 0 de locales es algo decepcionante. Siempre.

Pero, partiendo de esa decepción a nivel del resultado, hay que intentar trascender ese nivel de análisis y buscar otras cosas. Separar, en otras palabras, la forma del fondo: el juego del resultado. Y ahí es dónde corresponden hacer diferencias. Diferencias con la forma cómo iniciamos el campeonato el año pasado. Aquella vez también fue un empate a 0 frente a un rival que vino a tirarse atrás con todo. Sporting Cristal no pudo.

Reviso la crónica de aquel partido de hace un año atrás y diera la impresión que este partido es exactamente igual al del año pasado. Sin embargo, hay algo que siento distinto. Y es que la idea con la que salí del Alberto Gallardo es que este partido deja más que lo dejó el otro. Aquella vez, y puedes revisar el comentario, alabamos la intención de tener la pelota pero acusamos la falta de contundencia para llegar al arco. Hoy el funcionamiento también merece alabarse pero, a diferencia de lo que fue hace 12 meses, Cristal llegó al arco varias veces y con mucho peligro.

Incluso el juego que se alaba es distinto. Si el 2016 alabamos la intención, hoy tenemos que aplaudir el juego. Cristal no sólo la tuvo sino que la administró bien. Se priorizó el pase como unidad fundamental del juego y, sobre ese tema, se añadió una buena recuperación y un mejor criterio en salida. El equipo se mostró, siempre, compacto y así lo que hizo la visita fue muy poco. Pero faltó meter el balón.

¿Por qué no se anotó? Bueno, Alex Araujo hizo su trabajo pero también hubo malas decisiones en ejecución de parte de los jugadores de Sporting Cristal. Especialmente Ray Sandoval que abusó de la jugada de más. Pero también en otros momentos como cuando Edinson Chávez abusó de los centros a una defensa cerrada y alta. Y si le sumas que no puso un centro realmente bueno, entendemos que esos ataques fueron estériles.

A pesar de eso, tuvimos un gol que se me antoja mal anulado y varios remates que pasaron cerca. Un poco más de fortuna de nuestro lado, o algo menos de lado de Comercio, y hoy estaríamos comentando una justificada victoria cervecera.

El resultado, lejos de servir para el drama, sirve para sustentar la ilusión.

Pero, ojo, debemos superar este momento pronto. El gran problema de Sporting Cristal el año pasado es que, tras tres partidos, todos se dieron cuenta que contra defensas cerradas no podíamos. Y eso nos jugó en contra porque nos contagió desesperación. El Cristal 2017 tiene que superar esta tarea pendiente pronto, antes de que se genere desesperación. Ya sabemos que al Gallardo todos vienen a tirarse atrás, es hora de que demostrarles que sabemos ganar de locales.

¿Algo más?

Sí. Cristal jugó muy bien los primeros 20 cuando Carlos Lobatón empezó a llevar la manija. Hacia el segundo tiempo, sin embargo, el equipo bajó porque el mismo Loba bajó. Y eso se notó con el ingreso de Pedro Aquino. Pedrito ordenó el mediocampo y Cristal recuperó nivel y volvió a arrinconar a Unión Comercio contra su arco. Que bueno viene siendo lo de Aquino.

¿Algo más?

Sí. Que alegría que haya vuelto el Campeón. La vida ha recuperado gran parte de su encanto.

Por -
3 3843
(foto:clubsportingcristal)

A mi me terminó gustando la Noche de la Raza Celeste de ayer.  Claro, hay ciertas cosas que no se pueden dejar pasar pero, en general, fue una agradable presentación y un buen reencuentro entre Sporting Cristal y su gente. Se volvieron a dar los aplausos y el grito de gol. En un mes en el que los grandes inventos de la prensa se chocaron estruendosamente con sus propias limitaciones, volvió el Campeón y demostró que la grandeza está en cómo se hacen las cosas y no en cuantos ejemplares vendes de periódicos de cincuenta céntimos.

Para empezar, la asistencia. Muchos hablaron de ella en la previa y durante el mismo evento. A mi, personalmente, ese tema me tiene muy sin cuidado. Hace varios años, cuando en el club existía una Gerencia de Comunicaciones y Marketing, se obtuvo el dato contrastable de que la asistencia real de la hinchada de Sporting Cristal a sus eventos importantes rodea entre los 8 y los 15 mil espectadores. Quizá en un partido de Copa Libertadores lleguemos a rozar los 20. Definitivamente en finales alcanzamos mas que eso. Entonces, lejos de inventar – y añorar – escenarios que sé no son reales, yo anticipo asistencias por esos rangos. Y ayer no me equivoqué en la expectativa. Claro, esto no quiere decir que el esfuerzo de convocatoria del club haya sido el óptimo, que no lo fue. Pero, sin datos a mano, a ojo de quien ha ido al estadio durante años, yo calculo que ayer la asistencia acarició los 15 mil cerveceros y eso es bueno. A la larga, ese es el pueblo celeste, los demás son turistas.

La presentación del profe Fernando Mellán fue muy emotiva. Pocas personas han vivido tanto lo que fue y es Sporting Cristal como él. Pocas personas se merecen tanto un homenaje como él. Espero que no sea el último, el aplauso al Condor debe repetirse durante todo el año. Como al ídolo Alberto Gallardo. Su recuerdo no muere porque se le rinde homenaje siempre. Así debe ser.

En lo que respecta al partido, mi satisfacción creció Tomando en cuenta que es un amistoso de pretemporada, el rendimiento del equipo me gustó por varios momentos y me dejó expectante de más. Para empezar, enfrentamos a un equipo de mayor jerarquía, que compite en un torneo que nos supera por todos lados y la diferencia entre ellos y nosotros se notó desde el inicio. Deportivo Cali es un equipo que, con todos sus jugadores en la cancha, estaba más hecho, mas cuajado que nosotros. Y a pesar de esa diferencia, Sporting Cristal supo jugar, supo competir. Y quien compite tiene, por lo menos, chances de hacer daño. Por momentos Cristal pudo hacer su juego y me agradó mucho la idea de tener el balón y de no apurarse en la decisión. Falta precisión en la ejecución, como toda pretemporada, pero la idea está.

Y lo que más me gustó es que en el segundo tiempo, con los cambios, fue Deportivo Cali quien terminó debilitándose más que Sporting Cristal. Esto demuestra que la plantilla cervecera es amplia y que la lucha por el titularato va a ser fuerte. José Del Solar cuenta con varias opciones en ataque y cada una a gran altura. Carlos Lobatón, Josepmir Ballón, Irven Ávila, Joel Sanchez, Pedro Aquino, Horacio Calcaterra, Cristian Ortiz, Gabriel Costa, Alexis Rojas, Diego Ifrán y Ray Sandoval. Nombres que le hacen el acertijo a Chemo y que demuestran que Cristal es un arma cargada. Linda expectativa. Cristal jugando con criterio y con jugadores de buen nivel, puede competir y aspirar a hacer una linda campaña en Copa.

El triunfo fue merecido. En el segundo tiempo, Deportivo Cali sintió que Sporting Cristal no se resintió con sus cambios y empezó a meterle mucha fricción al partido. Innecesario. Pero entre ellos pegando y Cristal jugando, el penal fue justo y la definición de Costa, perfecta. Linda como promesa de muchos gritos mas.

El Nacional se vació de camisetas celestes orgullosas. Conscientes de que no sólo son diferentes sino que son mejores. Que, mientras los demás se pelean por ver quien de ellos es el menos malo o cual de todo el humo que compraron fue el más tóxico, nosotros nos vamos con el sabor del almíbar en los labios, esperando que la semana pase rápido para este próximo domingo encontrarnos de nuevo con el Campeón. Ese es el pueblo de la Celeste, un pueblo feliz.

 

SOCIAL

28,295FansMe Gusta
30Suscriptores+1
8,634SeguidoresSeguir

Escriben

1216 PUBLICACIÓN43 COMENTARIOS
147 PUBLICACIÓN110 COMENTARIOS
70 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
63 PUBLICACIÓN109 COMENTARIOS
58 PUBLICACIÓN397 COMENTARIOS
41 PUBLICACIÓN22 COMENTARIOS
34 PUBLICACIÓN5 COMENTARIOS
29 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
24 PUBLICACIÓN9 COMENTARIOS
22 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN3 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN7 COMENTARIOS
18 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
6 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS
4 PUBLICACIÓN0 COMENTARIOS