Los errores son más fáciles de corregir cuando la intención es clara

Los errores son más fáciles de corregir cuando la intención es clara

Por -
4 1509

El partido contra Alianza terminó con un resultado doloroso en todos los sentidos. Por su importancia, trascendencia y, sobre todos los motivos, por el desarrollo del juego. El día de ayer vimos un Cristal que contó con el dominio de la pelota de principio a fin; sin embargo, yo no creo que el dominio de la pelota sea igual a controlar el partido.

El partido se divide en 3 partes muy marcadas: Momento previo al gol de Alianza, momento posterior al gol y, por último, el momento siguiente a la expulsión de Alexis Cossío. De estos tres, sin tener duda alguna, me quedo con el segundo. Durante toda esa etapa del partido Cristal sometió a Alianza en su área por mérito propio, ya que eso no se ajustaba al plan inicial de Bengoechea para sus jugadores. En base al fútbol que se busca en el club, el equipo logró ser dominador absoluto del juego y el gol estaba al caer.

Pasamos a la tercera etapa. Acá, aunque no parezca, cambió todo, ya que los ‘intimos’ se propusieron defender en su área, ya no por mérito de Cristal, sino por voluntad propia. Se adecuaron a una forma de juego en base a lo que el partido solicitaba, ya que la urgencia del triunfo en esta parte del campeonato es real y necesaria. Tuve la sensación que con ese arquero y con la poca creatividad de Cristal para romper esas dos líneas bien marcadas, podíamos jugar dos días más y el resultado se iba a mantener a su favor.

Siendo realistas y sin desmerecer la gran ejecución del planteo del rival, muchas veces Cristal va a vivir situaciones como ésta, especialmente cuando juguemos en el Alberto Gallardo. Muchos equipos vienen acá apostando por el 0-0, restándole importancia al ataque. La pregunta es: ¿Cómo lo contrarrestamos? AMPLITUD. Mientras más ancho sea el equipo que ataca, más ancho tiene que ser el que defiende y eso los llevaría a dejar espacios en el medio. Es necesario que tanto los laterales como los extremos jueguen lo más abiertos posible para buscar ganar en el 1 contra 1. Pero cuando se hace esto tenemos otro problema: El 90% de esas jugadas terminan en centro y ayer nuestro máximo referente de área era Irven Ávila, que iba contra dos centrales de alta estatura. Es necesario tener un referente en el punto de penal que te de la alternativa de poder tirar un centro cuando el rival defiende agrupado. Ayer se apostó por Ifrán, que no tiene muy buena talla y está fuera de ritmo, por encima de Blackburn, que si no jugó ayer (teniendo todo a favor), quedó demostrado que no juega nunca más. Contrariamente a lo que he leído, no creo que el partido de ayer lo solucionaba un creativo o un encarador, ya que estos suelen aprovechar los espacios ofrecidos por la defensa, los cuales ayer eran nulos.

Siempre va a ser más fácil corregir los errores cuando se sabe a qué se quiere llegar, por eso me quedo con la frase de Pablo: “Jugar bien al fútbol también es lo que hizo Alianza, pero a nosotros eso no nos sirve…” En Cristal se necesita y exige que el resultado vaya de la mano con el espectáculo, porque sabemos que eso no nos va a hacer ganar solo partidos, sino campeonatos. Fuerza Cristal ayer, hoy y siempre.

Artículos iguales

3 1909

4 COMENTARIOS

  1. Me hizo recordar el Cristal – Boca en Lima, ganábamos 2 a 1 y Valencia odenó el repliegue. Bianchi puso un extremo por derecha llamado Vivas. Desequilibró con gambeta corta y encarando por la banda, por allí llegó el empate. De allí me quedé con la idea de que nada mejor que encarar y gambeta corta al borde del área para estos casos. Bianchi lo supo…

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación