¿Comprar o formar?

¿Comprar o formar?

Por -
3 2131
(Diario Líbero)

Cuatro jugadores salidos de la cantera en la rotación del equipo titular (Abram, Sandoval, Rojas y Aquino), tres de estos convocados a la selección (Aquino, Sandoval y Abram), un equipo de reserva que no utiliza jugadores mayores de veinte años (salvo Vega que es categoría 95) y que campeona con 16 puntos de ventaja sobre el segundo, equipos juveniles que participan dignamente en campeonatos en el extranjero, entrenadores jóvenes, algunos de la casa, otros no, pero todos con una misma idea de juego. Los invito a ver los siguientes videos:

(Fuente: Diario de un Scout)

El primero es un partido de la categoría 2001 contra la U, el otro contra la San Martín, también de la categoría 2001 entrenada por nuestro gran “Julinho”.

Básicamente para que un club dé el gran salto tiene dos caminos, puede ser un club comprador -esto es comprar jugadores ya formados y esperar resultados inmediatos- o un club formador, aquel que prefiere coger a un jugador cuando está en etapa de formación y amoldarlo según sus necesidades y creencias. Ambos caminos tienen sus riesgos y costos, el riesgo de un club formador es mayor, no necesariamente un jugador bien formado será una estrella, mientras que el comprador suele gastar mucho más, justamente para disminuir el riesgo. Con el tiempo y con trabajo, el riesgo del formador disminuye, el del comprador no varía.

El bajo nivel del fútbol peruano hace que ser un club comprador no alcance a nivel internacional, el universo de jugadores que tenemos disponible o dispuesto en todo caso es muy reducido y no cuenta con la jerarquía para dar el gran salto a la élite sudamericana y mundial. Hoy al club comprador le alcanza a nivel nacional, pero nada más. Muchos dirán que en el 97 si nos alcanzó, bueno estimados, los tiempos han cambiado, en el 97 nos quedamos fuera del mundial por diferencia de goles. Es más, leo a muchos decir “que bien contratan Unión Comercio o la San Martín, no es tan difícil”, amigos por cada Lionard Pajoy que llega a Unión Comercio, hay 5 Julian Lalinde y Omar Zalazar, por cada Federico Freire que llega a la San Martín, hay 3 Maximiliano Giusti o Bruno Bianchi, y lo mismo pasa con otros clubes, la cosa no es tan fácil, solo que nos enteramos de lo bueno, porque en esos clubes, el error no vende. Ser club comprador nos sirve básicamente para ser tuertos en un país de ciegos y a veces ni eso logramos.

Pregúntense algo ustedes mismos, si fueras un jugador de nivel, ¿vendrías al Perú? ¿A jugar en canchas sintéticas? ¿A jugar pares contra impares? ¿A jugar un martes a las 3:00 pm en un estadio vacío? ¿A viajar 1 hora en avión y luego tomar un bus de 6 horas para jugar en Cutervo? Vayamos más allá, si viniste al Perú, viste todo esto y tienes otras opciones, ¿regresarías? (Salud Vivas, el mejor entrenador que hemos tenido en los últimos 15 años) Dicho todo esto celeste, ¿seguimos pensando que ser un club comprador es el camino, o empezamos a formar a nuestros jugadores y entrenadores, con esa identidad que tanto anhelamos, con ese estilo que tanto queremos y con ese corazón que tanto pedimos?

Hoy SC al parecer está apostando por ser un club formador, al menos sobre el papel, porque no se define del todo, creo que aun falta que algunas personas que son las que toman las decisiones en el club lo entiendan (Si, hablo de ustedes dos, los compinches). Por un lado se gasta mucho en menores, se viaja a campeonatos en el extranjero, se contratan entrenadores especializados en el tema, pero por otro lado, tenemos al goleador de la reserva a los 20 años sentado en la tribuna, viendo junto a su viejo como Silva se pelea con el árbitro para disimular el papelón que acaba de hacer al fallarse un gol solo (debería agradecerle que cobró posición adelantada) y tenemos a Jhon Vega, capitán de la reserva, con 21 años cumplidos sin contrato, sin minutos en primera, mientras lloramos por los caprichos del ‘Mudo’.

Falta mucho para que se vean los resultados, es más no necesariamente apostar por una idea nos garantiza el éxito, pero ya lo dije antes, si te quieres ganar la Tinka lo primero que tienes que hacer es comprar un ticket. Es importante que todos crean en esa idea, mientras en el club no haya un real compromiso en menores de parte de todos los involucrados, seguiremos parchando errores de enero con presupuestos de enero próximo (Salud Chapa, Salud Ifrán), la reserva seguirá jugando a estadio vacío (el día que campeonó éramos 100 en el estadio creo) y nuestros talentos se seguirán escapando a buscar oportunidades en otros clubes (Salud Beto).

Prometo hablar del proyecto de menores de SC en mi próximo post más a fondo: su significado, cuáles son sus objetivos, sus riesgos y sus beneficios. Por ahora hay futuro, esperemos que nadie nos lo quite y en unos años podamos decir “hay presente”.

Salud señores.

Artículos iguales

0 378

3 COMENTARIOS

  1. Que te puedo decir como empresario. Tambien puedes ser exitoso como comprador – vendedor, como muchos clubes El PORTO por ejemplo, compra en mil y vende en mas de 5mil, su exito radica en lo profesionales que son a la hora de comprar, pero el probelma de Cristal es que compran x recomendaciones y te lo pongo en video https://www.youtube.com/watch?v=oYZlp70AK8k

    La inversion en Formacion – vendedor obviamente tambien es mas beneficiosa por la identificacion del jugador (Aquino) x la idea futbolistica adaptada desde nino, y esperar que el equipo de mayors sepan llevarlo y hacer que su potencialidad explote al 100%.

  2. Una pregunta que lanzada así de esa manera no plantea nada e intuitivamente pude responderse , casi sin riesgo de equivocarnos, que ambas vías son necesarias , que el club debe ser formador y comprador, como siempre se hizo en SC.
    Pero he escuchado a los directivos ser mas amplios cuando han querido sustentar la decisión de ser un club formador: que en un plazo de 5 años ( que ya están por vencer) se estaría disputando la Libertadores con canteranos y que la venta de jugadores al exterior será una fuente importante de ingresos para el club, bueno eso ya es otra cosa, para empezar cada uno de esos objetivos son muy difíclles de lograr, pero ambos a la vez es una contradicción.
    Es muy poco probable que un jugador canterano( y digo uno), llegue a ser un puntal en el cual se asiente el club para competir con éxito a nivel internacional, porque para ello tendría que ser muy bueno y en plena produccion (no una promesa), y de ser ese el caso lo mas probable es antes ya haya sido vendido y el equipo necesitaria no uno sino seis o siete canteranos de ese nivel para dicho fin.
    Un club grande, que siempre aspira a ser protagonista siempre, tendrá dificultades para llevar a cabo su labor de formador, (más aún a nivel Perú), porque los jóvenes necesitan jugar en el primer equipo y al no estar al nivel de los experimentados, es una ventaja que se daríay que los DT’s no quieren otorgarr, por ello lo que hacen los clubes es tener una filial, como el PSV jong , o como los tienen el Real Madrid y muchos otros, es muy diferente el caso de clubes de media tabla , como Lanús en argentina que si pueden darse esos lujos, salvo que estén en riesgo de descender.
    Pero lo mas importante y tal vez por allí debí comenzar, es preguntarse si es rentable formar jugadores, si se dan las condiciones para llevar a cabo la tarea, pues a mi me parece que no, el caso de Beto Da Silva es un claro ejemplo de ello y por ello pienso que mientras no exista una legislación adecuada que garantice a los clubes, poder obtener el justo beneficio y no ser despojados por empresarios o representantes angurrientos, es demasiado riesgoso, jugársela por completo en la formación de jugadores.
    Hay otro tema, aún mas importante y es si existe la materia prima adecuada en calidad y cantidad para la formación como actividad rentable, téngase en cuenta que ni en los mejores tiempos Perú no ha sido un gran exportador de jugadores, apenas uno que otro y a clubes d segundo órden y en muchos casos previo stage en algún país mejor rankeado como argentina, es decir otros precios, pueden haber habido excepciones.
    Finalmente, mientras no vea los números( en este caso de club), que me demuestren que, la formación de jugadores es una actividad rentable y que no vea resultados deportivo importantes, seguiré pensando, que jugarse por completo a formar jugadores, puede no ser una buena decisión.
    P.D. Creo que debe estar claro , que me estoy refiriendo a la decisión de colocar a la formación como el objetivo principal del club y a la que se destinan grandes recursos, aún en desmedro del primer equipo, pero que el club , como antes , ahora también tiene que manejar su divisiones menores, de manera mas selectiva, como complemento en el suministro de jugadores, pero que los puntales del equipo en su mayoría deberán provenir de jugadores consolidados de afuera.

  3. El modelo debería ser la Masía del Barcelona, adaptado por la Celeste de Manchester para prepararse a la venida del Pep Guardiola. Le hicieron una academia de acuerdo a su filosofía.
    Mientras no tienes la academia que produzca, se compra los puestos faltantes, incluso a precios exhorbitantes como en el caso del Manchester; al mismo tiempo se hizo gran inversión en las instalaciones de una academia de clase mundial y los Celestes ingleses (al igual que los nuestros) ganan en todas las categorías. El siguiente paso es promover al próximo Iniesta o Xavi, pero ello requiere una estrategia definida y firme de una dirigencia convencida del futuro del club.
    Lamentablemente nuestra dirigencia es una oda a la incompetencia, que probablemente está atada de manos con acuerdos con empresarios, representantes y vendedores.
    Lo ideal es tener una línea de producción que alimente de cada categoría de inferiores hasta proveer al equipo mayor de jugadores de calidad, buena formación e identificados con la piel Celeste.
    Me pregunto si sucede lo mismo con el equipo de voley.

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación