La Cancha: Sporting Cristal 1 – Club Atlético Peñarol 1

La Cancha: Sporting Cristal 1 – Club Atlético Peñarol 1

Por -
7 936

Las noches de Copa se saben diferentes. La calidez del verano limeño se hace más sabrosa cuando se prepara a recibir al más Copero enfrentando la lid más bonita, la más difícil, la más deseada. Sporting Cristal y la Copa Libertadores, una relación histórica. Y recibiendo a un grande como Club Atlético Peñarol para hacer más vistosa la ocasión. Con treinta mil corazones cerveceros engalanando el sempiterno Nacional, la de ayer ha sido una más de las varias y recurrentes historias coperas de nuestra vida.

Pero el sabor agridulce no nos lo quita nadie.

Agrio por el resultado, evidentemente. Por que Sporting Cristal pudo tenerlo, porque se demostró que sólo la camiseta celeste es capaz de sortear ese abismo que separa nuestro alicaído fútbol nacional (último de la región) de las ligas más competitivas del continente. Peñarol visitó a un Sporting Cristal que hizo lo que nadie más haría en estas tierras: apresurarlo, dominarlo y ponerlo en aprietos. Porque se hizo, pero no se concretó. Se fallaron algunas claras y se cedió un error fatal. Suficiente para que el negocio se vaya a Montevideo y deje a la Celeste en deuda. Imposible conformarse con este empate.

Pero ese sabor agrio se atempera con varias cucharadas de dulce miel. La hinchada presente dejando palmas y grito en el aire limeño. Porque la hinchada es más que las cabeceras de las tribunas populares y ayer se volvió a juntar. Hombres, mujeres, parejas, familias, padres e hijos, generaciones rimenses y hermanos unidos por la camiseta, la hinchada cervecera: la familia rimense en torno del equipo de su adoración. La congregación de la afición enamorada del color del cielo es uno de los espectáculos más bonitos que existen para quien lleva la celeste en el pecho.

Pero también está el sabor dulce, que atempera la frustración, de no tener nada que reprocharle a tu equipo en entrega y pundonor. Corrieron y dejaron la raza en cada jugada. Con errores y aciertos, los catorce merecieron cada aplauso que sonó. Eso enorgullece, eso agrada y eso emociona con miras al futuro. La copa se juega a cara de perro y en Cristal casi nadie arrugó.

Y el juego. Cristal propuso un fútbol que tuvo poco de “pacífico” y mucho de “atlántico”. Un juego de presión y rapidez. Se dejó de lado el ritmo cansino y trotón y se entró a jugarle al rival de la forma como ellos juegan: moviendo la pelota, cambiando de frentes, armando jugadas a un sólo toque. Un fútbol raro por estos lares. Un fútbol moderno que debería quedarse y generalizarse. Un juego que, perfeccionado, podría ser un argumento para próximas alegrías.

A la postre, ayer fue el choque de dos estilos clásicos de fútbol. El uruguayo de solidez defensiva, de manejo del partido, de aprovechar la que se tenga – así sea sólo una – y aplciar con astucia las artimañas clásicas para tenerlo todo dominado. El peruano de toque y gambeta pero potenciado con actitud y rapidez. Cristal intentó proponer y Peñarol procuró manejarlo. Se jugó un partido muy entretenido y de buen nivel.

Pero, el resultado. Uno ve todas estas cosas y el partido vibrante que nos regalaron los dos equipos y piensa en emocionarse. Pero recuerdas que sólo fue empate a uno, que no tuvimos contundencia, que sufrimos mucho para trasladar la posesión a la definición. Y, cual esencia de café en limpia agua, todo se tiñe de oscuro.

Cristal puede. Cristal sabe que puede. Cristal tiene aún que trabajar para hacer realidad su potencialidad. Mariano Soso aún no va a poder dormir tranquilo. Tiene que encontrarle la manija, tiene que encontrarle la fórmula. ¿Serán cambios de nombres o cambios de esquema? ¿Será cuestión de ubicar mejor a algún jugador o será cuestión de porfiar hasta que la racha se inicie? El técnico, en su cabeza y en sus manos, tiene la respuesta.

Por lo pronto, y haciendo de lado las tinieblas del empate por un momento, emociona ver a Cristal jugando Copa de la forma como se debe jugar la Copa. Ese es el camino, hay que seguir avanzando.

¿Algo más?

Sí. como lo dice Jean Franco, Cristal y Peñarol, en Copa Libertadores, sólo saben empatar. Cinco partidos, cinco empates.

7 COMENTARIOS

  1. Todo suena bien bonito, mas, el equipo digamos no defraudo, pero siempre hay que decirlo un empate y de local no sabe dulce porque Cristal tiene las armas para hacer buenos partidos, pero falta lo que siempre se ha pedido un 9 de esos que la metan todas y este Silva esta en nada, nos hemos “ensartado” con Silva quien no le hace gol ni al Arco Iris, es torpe, no tiene ninguna tecnica, no se, se habla que hizo muchos goles antes de llegar a Cristal? entonces se les acabaron, es un troton que choca y choca y pierde las oportunidades, de quien seria la idea de que llegara a la celeste? Succar debiera estar ahi desde el saque es peruano y es joven y sobretodo es nuestro.
    En general el equipo cumplio por el esfuerzo, pero….la defensa nos hace temblar, en el gol charrua el colocho gana el salto y la peina, Cazulo se desubica por cubrir la espalda, y para mi, el que falla es Ballon, estaba pegado a Aguiar y este se mueve en busca de la pelota pero Ballon no lo sigue cuando corre ya era tarde, el charrua se encontro solo y mata. Insisto, Cazulo no es central el tiende a subir y se le veia a veces adelante o apoyando al ataque, FALTA UN CENTRAL CARAJO! para que Cazulo vuelva a su sitio; ya sabiamos que esta Copa era asi de dificil, no se ha hecho lo necesario para armar un buen equipo (como siempre) esperamos ganarla algun dia?

    • El gol fue un cúmulo de errores, le ganan el salto a Reboredo, Cazulo estaba mal posicionado, Ballón no siguió su marca y Penny estaba pegado a la línea de su arco, por eso cuando sale ya fue muy tarde.

  2. Emociona ver a la celeste de nuevo en la copa, emociona ver una hinchada diferente. Nada que reprochar al equipo en actitud.
    Para mi opinión en deuda Soso quien metió cambios a destiempo y el cambio de Succar en los descuentos fue un manotazo de ahogado, esperemos que aprenda de esto el técnico y se de cuenta que una reacción tardía es igual que no reaccionar.

    • Cierto, cierto. Soso demoró en los cambios para con Succar y hasta un poco con Ramua, en los entrenamientos tienen que practicar con Succar en esa última jugada o debió hacerla mejor su jugada para rematar fuerte o saber que venía Cossio embalado y solo para darle pase y que remate para reventar el arco.
      Que paso con sandoval? Él también es un cambio importante y se puede volver más importante aún si se entrena más con el y le dan más minutos en el torneo local.

  3. Me gustaria que Succar juege ante garcilazo todo el partido y le haga ver a Soso que el necesita ser titular, pero solo depende de Succar sentar a Silva, te imaginas que Silva no tuvo espacio en este equipo de Panarol a hora te das cuenta por que no rinde, si en un equipo medio tonto, con zavaleta que se retiro no tuvo espacios, creo que otra vez se equivocaron. En el gol Revoredo ni lo molesta a murillo lo deja cabecear y ya vimos el resultado, una inocentada de revoredo lastima. Parece que el equipo necesita solo estos dos cambios. Costa si bien le puso ganas, juega con la cabeza en el suela, nunca vio que silva estaba mejor posicionado y en tro que vi nunca miro al arco y alquero o a un companero antes de disparar teneindo el el espacio. todo el tiepo miro al suelo, solo en sus pies se pierden 2 oportunidades claras, si tan solo hubiera levandato la mirada.

    Miren que dicen en uruguay http://www.ovaciondigital.com.uy/ en conclusion la saco barata penarol y sus propios hinchas lo dicen.

  4. La historia internacional de Cristal está llena de partidos como el de ayer. Mucho elogio, pero ¿y el resultado? Nada. En general Cristal siempre ha sido un simpático animador de la Copa pero sus inocentadas y la mala conformación de sus equipos con jugadores y/o técnicos de poca jerarquía terminan siempre pasándole factura.
    No sé cuántas veces he escuchado el sanbenito ese de “Cristal mereció más”. Pero ya sabemos que el fútbol sabe poco de merecimientos. Hay que vacunar, hermano, nada más. Y por cierto, no dejar que te vacunen, pues. Hay que estar moscas, vivos. Se nos pasea el alma, brother.
    Yo no ví que Peñarol sufriera demasiado. Quizás un poco al principio, pero después sus zagueros impusieron oficio y nivelaron. Hubo un buen rato en donde otra vez no caía una sola idea y creo que si Peñarol apretaba más, se iba con los tres puntos tranquilo. Al final se notó eso. Los uruguayo metieron presión y pasamos apuros. Con poquito se iban a llevar mucho.
    Otra vez Soso mete un cambio con signo de interrogación. ¿Succar en el minuto 90? ¿qué diablos…? Para ser justos, sí le ligó el cambio de Ramúa.
    Pero fíjense que el chico pudo cambiar la historia y sin embargo la falta de rigor técnico-táctico lo hizo mandar un disparo chorreado cuando lo que la jugada pedía era dársela a Cossío que ya venía perfilado para liquidar. Hay que entrenar más, muchachos.
    Noten que una vez más, nuestro gol viene de pelota parada. Con bola en movimiento seguimos en déficit.

  5. Nada que reprochar a los muchachos, 10 puntos por su entrega hasta el último minuto (nuevamente palmas para el impecable trabajo del preparador físico).

    Al que se le debe reprochar es a Soso por seguir experimentando con jugadores que no están para la intensidad de una Copa Libertadores (Revoredo? Lobatón? Silva?), ubicando a jugadores en posiciones intrascendentes (Cazulo de back y Ávila de extremo lejos del área es un verdadero desperdicio, creo que Costa también se pierde jugando de extremo). Nuevamente se tuvo mayor posesión de balón, se dominó el partido pero no se concretaron los goles. Poner a Succar faltando solo 4 minutos para el final? no sean abusivos, con esto Soso se graduó de pulpín.

    En esta Libertadores solo pasan los 2 primeros del grupo, si Soso insiste con su terquedad y seguimos regalando puntos de local, será otra participación para el olvido. Del torneo local ya no tomo importancia porque como bien lo indicó Noctámbulo, basta con que estés dentro de los 4 primeros para que entres a la Liguilla, o sea Soso tendrá mas tiempo para seguir con sus caprichosos experimentos, pero en la Libertadores ya no podemos dar más ventajas.

    Saludos celestes,

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación