¿Qué es lo que queremos de Sporting Cristal?

¿Qué es lo que queremos de Sporting Cristal?

Por -
5 818

Luis Fernando Castellanos S.

El día pasado domingo se llevó a cabo la tan promocionada “Noche de la Raza Celeste”. Evento que muchos esperamos con gran entusiasmo no sólo por ver la nueva versión de nuestro querido Sporting Cristal sino por el anhelo de recordar con las glorias de los 90. Aquellos jugadores que nos ilusionaron con sus aplastantes victorias, su imbatibilidad en el aquel entonces San Martín (hoy Alberto Gallardo), su desenfado para jugar y, ¿cómo no?, la imagen de una institución seria, organizada y muy profesional.

El domingo tuvimos la ocasión de revivir y homenajear a muchos de esos jugadores. No obstante; las hinchadas divididas, un marco casi vacío al iniciar el compromiso y un pésimo audio opacaron el espectáculo.

¿Qué es lo que queremos de Sporting Cristal? ¿Hacia dónde apuntamos? Creo que son las preguntas que como hinchas debemos hacernos. Si sólo queremos un equipo con el cual simpatizamos, ir de vez en cuando al estadio y simplemente jactarnos de los triunfos que logre la institución: estamos en buen camino. Si por el contrario, queremos ser una institución reconocida por su hinchada, un club que sea capaz de llenar estadios en momentos decisivos, una “doce” en la tribuna que sea lo suficientemente fuerte para escarapelar la piel de nuestros jugadores e infundir respeto en los rivales: nos falta mucho. A los hinchas, nos falta mucho.

El año pasado tuvimos la opción, tanto con la Universidad César Vallejo (en las semifinales) como con FBC Melgar  (en la final) de llenar de bote a bote el Estadio, que no pudiera entrar ni un alma celeste más, y como si fuera poco, que se sienta el aliento de la tribuna en el campo de juego. No lo hicimos.

Es así que para aquellos que soñamos con estadios llenos teñidos de celeste, con voces uniformes alentando al equipo rimense, los marcos de público de los últimos tiempos no han sido los anhelados, por lo menos desde mi percepción.

Ayer renovamos la ilusión, tuvimos la oportunidad de agradecer con un estadio lleno a Pedro Garay, Julinho, Roberto Palacios, Jorge Soto, entre otros ex jugadores de la celeste, que estoy seguro merecían y esperaban más del hincha.

Con una mano al pecho, debemos repensar qué es lo que queremos de Sporting Cristal.

Luego de esta pequeña autocrítica, simplemente comparto el por qué yo sí goce ayer.

Gocé por ver a Julinho desbordar, sacar un centro preciso para que Soto convierta de cabeza. No sé ustedes, pero me hizo acordar del Julinho del 97, desbordando en Avellaneda para que Luis Alberto Bonnet convierta.

Gocé por el simple hecho que se dé el cambio de Alex Magallanes por Germán Pinillos. El cambio clásico en el Cristal del 94 con Juan Carlos Oblitas. Era una máquina tan perfectamente aceitada que prácticamente era la única duda en la alineación todos los fines de semana.

Gocé viendo que han pasado los años y Rafael Quesada se sigue tirando para atrás ante un remate cercano… como diría un amigo: “como tortuga patas arriba”. No lo culpo, no compartió tanto con el Viejo Julio César Balerio como Miguel Miranda quien aprendió a “achicar” ya de mayor.

Gocé con las corrridas del Camello Soto, quizás no con la velocidad de antes pero a quién no lo llenó de nostalgia ver su particular manera de enrumbar hacia el arco rival.

Gocé viendo las combinaciones Chorri-Julinhno. Por ahí unos cuantos amagues de “enganches” que nos hacían rememorar los quiebres endiablados de estos dos virtuosos.

Gocé, como no, con un nuevo pase largo de esa prodigiosa zurda del Machi Pinillos. Gocé hasta viendo la sonrisa socarrona y despreocupada de Andrés Mendoza al ingresar al terreno de juego.

Me hubiera gustado gozar con un estadio lleno, con un cántico constante que bajara de las cuatro tribunas, un estadio teñido de celeste y unido en un solo puño.

Me hubiera gustado gozar viendo una vez más a La Pepa, volverle a cantar el goleador a Bonnet, y por qué no, al Ciego que también fue partícipe del equipo de los 90.

Una mención especial al pequeño homenaje a Julio César Balerio, lástima que opacado por la pésima calidad de audio (no se entendió nada). Ojalá se puedan rescatar las palabras en algún otro contexto. El Viejo se lo merece.

Espero este 2016 gozar con los muchachos, gozar con la hinchada y sobre todo gozar con toda esta gran familia celeste.

5 COMENTARIOS

  1. “La Raza Celeste”, el origen de este híbrido indescifrable en que se ha convertido la hinchada de Sporting Cristal. Querer imponernos a la prepo una supuesta nueva identidad nacida en un focus group aplastando y dejando de lado nuestra verdadera esencia nos ha hecho un daño incalculable.

    El Extremo Celeste da pena y vergüenza, en provincia hay barras más numerosas y organizadas. Pasamos de tener una barra maravillosa que prometía mucho en los noventas a esto, 150 muertos incapaces de alentar y menos de presionar cuando se necesita. Sumisión absoluta, como cuando en los campeonatos del cole sólo podías cantar “araña, araña, araña, quinto no se baña”. No falta mucho para ver al Extremo entonar ese estribillo como grito de guerra.

    El club no quiere que crezcamos como hinchada, quiere que tengamos más simpatizantes y hasta que seamos el segundo equipo de los demás hinchas, aberrante por donde se mire.

    Urge replantear las cosas, tenemos un futuro muy oscuro y triste si seguimos así.

    • Amigo, “La raza celeste”, no solo es la hinchada como tu lo dices el Extermo celeste, que es una mas de las agrupaciones hinchas de cristal, “La Raza celeste” es el todo: Jugadores, entrenadores, Dirigentes, la Institucion, divisiones menores, fanaticos, hinchas y gente que solo le gusta el buen futbol sin ser necesariamente hincha de Cristal. Todo en el mundo evoluciona , o se adecua a las nuevas circunstancias, por lo contrario tiende a desaparecer… entonces si El extremo celeste siente que no ha evolucionado, pues tendran que revizar por que?, por que se conforman con ser 150? YO sigo pensando que hacer que el club tenga mas hinchas no se consigue separando y rechanzado a los demas( insultando o riendose del enemigo como veo en las redes sociales). Se consigue invitandolo a compartir contigo tus ideales, tus suenos, tus metas, tu dia a dia por alcanzarlos, y si tu amigo se involucra en ese dia contigo y ve con otros ojos la gloria con el sporting Cristal poco a poco estaras ganado un hincha mas y este nuevo hincha ara lo mismo, se ara una cadena tan grande que el Nacional en 10 anos quedara chico para la hinchada…. humilde opinion.. bye.

      • No entendiste, cuando hablo de “Raza Celeste” no me refiero al Extremo solamente. La situación de la barra es en parte consecuencia de esa “nueva identidad” que nos quieren imponer pero, en efecto, abarca todo lo que representa Sporting Cristal.

        “No somos mejores ni peores, somos diferentes, somos la Raza Celeste”. ¿Existe algo más estúpido que eso? Se quiere quedar bien con todos, volvernos un club tibiecito, ganar simpatías aunque ello implique perder hinchas e identidad.

        Si hay algo peor que las oscuras intenciones de los cerebritos detrás de esa iniciativa es la inacción de los hinchas ante tamaño atropello.

    • La culminación de un largo proceso SERIO, hasta ahora espera la hinchada cervecera que se repita…algún día…mientras tanto, a sufrir con los mercenarios que están en la dirigencia

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación