No encuentro argumentos

No encuentro argumentos

Por -
5 1335

Nos ganó Roberto Chale y nos ganó la dupla Juan JayoFrancisco Pizarro. A ambos les bastó aprovechar el caos defensivo de Sporting Cristal en los primeros minutos para después cerrarse atrás, sabiendo que últimamente nos cuesta muchísimo remontar partidos (gracias Gallese, Garay y fortuna). No le pudimos ganar a un debutante Jovino Reátegui en Pucallpa. En los últimos 7 partidos jugados (5 en Lima) nos hicieron 14 goles, e hicimos sólo 9. En la recta final, cuando mejor y más fuerte debimos estar, en 4 partidos nos hicieron 8 goles y marcamos 5, nunca empezamos ganando, ni en juego ni en score. ¿Resultado? no ganamos ni un partido, hicimos sólo 2 puntos de los 12 disputados. Últimamente equipos tan pobres (contextualicen la palabra) como la U, Loreto, León, y Alianza nos pasan por encima en determinados momentos del partido, nos perdonaron la goleada fallando goles debajo del arco; y finalmente no pudimos terminar más que con un punto. Sumar eso a, principalmente, el pobre nivel ofensivo y defensivo del equipo, hacen que hoy encuentre pocos argumentos para esperanzarme con lo que se viene. Si te excusas con el mediocre “los rivales también juegan“, entonces no le pidas mucho a esta institución que tiene absolutamente todo para estar bastante lejos del nivel en el que estamos hoy.

Y es que ver las decisiones y poca reacción de Daniel Ahmed en la última etapa hacen que hayamos alcanzado un nivel que nos hace entrar a semifinales como el rival -fútbolísticamente- más débil del grupo. Alinear a Renzo Revoredo como lateral derecho, cuando el jugador muestra un evidente sobrepeso y demasiadas limitaciones futbolísticas: ya todos sabíamos que, como ha pasado en los últimos partidos, su actuación sería mala e iba a ser cambiado al terminar el primer tiempo. Jugadores como Beto da Silva, Luis Abram y Édinson Chávez demostraron que están para jugar y marcar diferencias: les han bastado 45 minutos para concluir que están en mejor momento que cualquiera que sus titulares. Lo de Abram es escandaloso: ni Matías Martinez, mucho menos Renzo Revoredo, han tenido una actuación tan buena –ni en sus mejores partidos- como la de nuestro juvenil. Tenemos en él a un central rápido, con muy buena anticipación, va bien al quite aéreo y al ras, tiene gol, y principalmente: es una salida clara, tanto en juego corto como largo. Repito: es escandaloso que no sea titular. La mala actuación de Alexander Araujo, segundo arquero, hacen entender porque Diego Penny pasa por un nivel tan bajo: ¿qué nivel de competencia y exigencia va a tener asi? Edinson Chávez  ayer pasó bien y mucho, y mostró mucho desequilibrio, a pesar de estar relegado al Torneo de Reserva como lateral: la misma posición que Daniel Ahmed se encargó de desarrollar durante casi todo el 2014. El muy bajo nivel y la sequía por la que pasan César Pereyra y Sergio Blanco hoy es lamentable: y en lugar de darles descanso o darle oportunidad a Alex Succar o Beto da Silva (recién ahora); insiste con los jugadores con más de 33 años, y peor aún, los sigue gastando a pesar de la alta edad y  la complicada seguidilla que tuvimos. No encontrarle un remplazante, o no haber levantado el nivel de Alexis Cossio en estos once meses, es otro punto que preocupa: muchos goles en contra son por errores de nuestro joven lateral, y en ofensiva suma muy poco, tanto como Paolo de la Haza (¿cuántos centros efectivos han dado este torneo?) ¿Por qué insistir Daniel?, ¿por qué reaccionar tarde?, ¿por qué no refrescar el equipo?, ¿acaso sólo hay 13-14 jugadores capaces de ser titulares?, ¿no se pudo conseguir más nivel en once -o veintiún- meses?

Revoredo de lateral derecho. INCREIBLE. foto vía @andrepareja

El 2014 no me preocupó perder contra Unión Comercio, no me preocupó el primer gol de Costa en el Nacional, no me preocupó empatar contra Los Caimanes, no me preocupó el gol de Rengifo ni el de Viza. No me preocupaba porque confiaba que futbolísticamente ese equipo tenía muchos argumentos: salíamos desde el inicio a atacar, lo hacíamos mínimo con 6-7, atacábamos por el medio, por las bandas, por arriba y por abajo; pero principalmente no me preocupaba porque siempre jugaban los mejores. Hoy no. Hoy hemos retrocedido y tenemos pocos argumentos. Hoy veo un equipo al que le tienen que meter 1 ó 2 goles para recién reaccionar. Veo un equipo y a un entrenador que, para obtener resultados, tiene que hacer los mismos cambios siempre; y a pesar de eso, no toma las medidas para salir como se terminó el último partido, todo lo contrario: empezamos y terminamos como siempre. Mi único argumento pasaba por las genialidades de Carlos Lobatón, que hoy no está y parece que no jugará ninguna de las dos semifinales.

Yo no voy a aferrarme ni argumentar con conceptos ya conocidos como “somos equipo grande”, “las finales se ganan por experiencia”, “empezamos de cero”. Yo prefiero aferrarme a argumentos objetivos como el nivel futbolístico, el cual hoy es muy malo. El fútbol es de momentos, y hoy Sporting Cristal pasa por uno de los peores momentos –sino el peor- de la era Daniel Ahmed. Ha sido responsabilidad suya haber caído ahí, y será netamente responsabilidad suya de sacarnos del mismo. Parece que no se dio cuenta que necesitaba una rotación y refrescar el once -con un bastante alto promedio de edad-, porque sino la “máquina” se iba a fundir. Y claro que tenía con que hacerlo: hoy forzosamente lo hace. Daniel Ahmed administró mal los recursos, y cuando quiso solucionar el problema, exigió más de lo que se podía a jugadores con más de 30, y las consecuencias ya las sabemos todos: lesiones y rendimientos muy bajos. Si hay algo, dentro de las muchas cosas, a reconocer en Daniel Ahmed y su Comando Técnico es su capacidad de planteamiento en instancias finales y que saca lo mejor de los jugadores en ellas; veremos si lo puede volver a hacer, así estemos muy lejos de ser los del 2014 o los de inicios del 2015. Confiemos en eso, y también en Rodriguez, Cazulo, Calcaterra, Blanco, Ávila y algunos otros líderes que ya han sabido darnos alegrías. Tenemos dos partidos y 10 días para demostrar que podemos volver a ser Sporting Cristal. Ojalá podamos recuperar la sonrisa. Esperemos que así sea, aunque hoy no encuentre argumentos.

Artículos iguales

3 1820

5 COMENTARIOS

  1. Aparte del mal rendimiento y de las alineaciones absurdas como la de no poner a Abram en ves de Martines y/o Revoredo, o a Chavez de extremo para abrir la cancha. Lo que mas molestia de da, es que nunca supo administrar los recursos por la seguidilla de partidos, es muy probable que la lesión de Ballon sea por eso, y la de Lobaton quizá lo mismo, no me ilusiona el campeonato si lo ganamos de suerte como nos mantuvimos en la punta invictos por varias fechas.

  2. Mal Ahmed, solo es su responsabilidad, coincido con lo que dices y gracias por el post. Es el único consuelo que tenemos los hinchas ante el derroche de malas decisiones. Lamentablemente Ahmed está en un hoyo que espero que tenga la suerte de salir. Lamentablemente si se confirma lo de Soso la historia se repetirá, un profesional trabajador sin experiencia. No le auguro progreso al equipo, ni en estas finales ni el próximo año en la COPA SUDAMERICANA. Espero esté muy equivocado y comerme mis palabras, de verdad sería muy feliz si fuera así.
    Y aunque coincido contigo Juan Pablo, y aunque Ahmed de una cachetada a la lógica y haga cambios no creo que alcance, lo de Da Silva, Aquino y Abram ha sido bueno pero no para ganar una final.

    PD: Penny no debe jugar más este año.

  3. En mi criterio, fueron pocos los momentos iluminados de Ahmed. El mejor, quizás, ante Racing en Avellaneda. Después todo lo demás fue irregularidad y la bendición de tener individualidades con calidad un poco encima del promedio para resolver situaciones complicadas en donde no había respuestas como equipo ni como sistema.
    El 2014 no fue particularmente genial para mí. Si recordamos bien, llegamos hasta agosto con un equipo confundido y en la parte baja de la tabla. Lo contratan al Chapa en reemplazo del fiasco Leguizamón y la cosa cambió. Blanco le arregló las cosas adelante a Ahmed y a su vez el turco entendió que tenía que hacer jugar al Maxi Núñez por banda derecha y se acomodó lo demás. El equipo levantó pero aún así al final cayó en lagunas que lo llevaron a prolongar demasiado su lucha por el título en donde francamente no demostró ser futbolísticamente muy superior a Aurich. Yo creo que lo vencimos más por físico que por fútbol, pero igual fue un arma válida digna de elogiar. En el balance, fuimos un campeón tibio que auguraba una remota esperanza de real mejoría porque por algunos momentos parecía que Cristal era capaz de jugar un fútbol de primer mundo.
    Lamentablemente el 2015 seguimos siendo ese equipo que insinúa más de lo que muestra. Lo vimos en la Copa Libertadores y luego durante todo el año a nivel local. Equipo irregular, frágil en lo anímico, amnésico en lo futbolístico. Reconozco alguna rebeldía para al menos igualar partidos casi perdidos pero fue poca y la raza no afloró en la dimensión requerida a la hora de los partidos realmente calientes y significativos. Cristal tiene que ser fútbol primero y raza después.
    Y sí pues, no hay argumentos. Es inexplicable lo sucedido. No todo se conoce. Todo este proceso de Ahmed fue bastante bizarro. A Ahmed casi lo trajeron a rastras, arranchado a la FPF. Esos extraños 4 meses de Vivas. La contratación de Espejo (¿?). Toda esa vaina del manual del estilo o el “quiero jugar como el Dortmund”. Luego se fueron los dos asistentes, Espejo y Soso, coincidentemente al Cusco, como técnicos principales de Cienciano y Garcilaso respectivamente. Ya sabemos lo que resultó. Y ahora parece que vuelve Soso, al que no ví muy bien manejando partidos cruciales. En fin. Parece que la historia continúa. Ojalá que no.

  4. SPORTING CRISTAL CONTRA TODO

    Después de tantos campeonatos vividos con Sporting Cristal estoy convencido que ningún título es fácil de ganar. El 2014 ya pasó y me dejó el grato recuerdo de campeonar con un Cristal que, con sus virtudes y falencias, lo peleó con todo lo que tuvo hasta el final. Ese Cristal de Ahmed del 2014, sangró la camiseta, atacó por todos lados, peleó cada pelota como si fuese la última, se equivocó, cayó, pero seguía levantándose para seguir la pelea. Justo y digno campeón.

    Ya he renegado bastante resaltando las falencias de Sporting Cristal 2015 desde los que considero malos planteamientos iniciales de Ahmed hasta su discutible elección de ciertos jugadores, al igual que el plantel de 32 jugadores, un plantel muy grande y desbalanceado. Ya renegué por haber suspendido los partidos, lo que motivo esta seguidilla de partidos que nos privó del clausura. Ya me canse de renegar de Cossio cuando manda un centro a las nubes y hasta pude comprender que Cossio mejora cuando tiene un nueve de área referente a quien poder centrar. Ya renegué de Revoredo, Martinez, Penny, ya maldije demasiado el día que se desmayó Estrada, la caída de juego de Beto en el torneo del Inca, el mal partido de Abram frente a Alianza luego del receso y su expulsión en Cusco, porque por eso es que todos ellos perdieron el titularato. Me hubiese gustado que Ahmed le haya dado a Beto o Abram tantas oportunidades como se las dio al Mágico. A veces pienso que a Beto lo castigaron por alguna falta fuera del club. Es lo único que me suena coherente para que Ahmed lo ponga más de una vez faltando tres minutos para que acabe un partido, como una forma de decirle que recupere la humildad o que no haga huevadas fuera de las canchas. Me hubiese gustado jugarle a Huancayo en Huancayo con el equipo descansado, no con los jugadores maltrechos por la mala noche. Me queda la espina de lo que hubiese pasado si Cristal llegaba entero allá. Me queda la espina de lo que pudo haber pasado si Santibañez expulsaba a Albarracin, anulaba el gol del armenio o no expulsaba a de la Haza. Que rabia me dio perder con ese arbitraje. Y que cólera me dio perder con la U con ese gol que se come Araujo por poner mal su barrera y con Revoredo de lateral. En fin, con bilis no se gana un campeonato. A lo mucho uno se gana una enfermedad al hígado.

    No es fácil ganar un campeonato. Nunca lo fue. Se necesita convicción y confianza para lograrlo. Por eso, ad portas de las semifinales que necesitamos ganar si o si para ir a la fase de grupos de la Libertadores, necesito rescatar lo bueno que ha hecho Ahmed y Cristal el 2015. Y es que, si Ahmed logró ser campeón del Clausura 2014, Nacional 2014 y del Apertura 2015 es que algo bueno tuvieron que hacer, no sólo él sino el plantel. Algo bien hicieron para ganarle a Racing en Avellaneda. Entonces, veo que hay cosas que hacen que a Cristal nunca lo des por muerto. Creo que es mérito de Ahmed y su comando técnico campeonar el Apertura 2015 con laterales tan discretos. Es mérito de este Cristal haber ganado partidos sin Lobaton y de la mano de un Sheput inspirado. Concuerdo con Portocarrero cuando afirma que Ahmed a sabido plantear instancias finales y ha sacado lo mejor de sus jugadores.

    Y lo que veo es que el Cristal de Ahmed es un equipo aguerrido. Ese es su sello. Se le puede criticar de muchas cosas, se puede caer, puede estar con todo en contra, pero este Cristal 2015, te da pelea hasta el final. Por eso es que los rivales del cuadrangular, sienten que todos estamos parejos y que Cristal a pesar de venir mal es un rival de respeto. Y si algo me ha enseñado Cristal es que a Sporting Cristal nunca lo des por muerto. Y cuando Cristal no llega como favorito es cuando mejor juega y sorprende. Cada partido es una final. Y Cristal tiene jugadores que, con virtudes y defectos, saben jugarse los partidos como una final. Por eso confío en ellos.

    ¡Fuerza Cristal!

  5. Coincido 100% contigo Pepa, bien dicho y las cosas malas deben decirse, así como las buenas. Ya criticar o defender a Ahmed pierde sentido, ya se va, lo idolatres o lo odies, ya se va. Tuvo cosas muy buenas y cosas muy malas, puedes pensar q es un gran DT y además saber que se equivocó mucho, como también puedes pensar que es un pésimo DT y aceptar que tuvo cosas buenas. Los extremos jamas serán buenos y no son de nosotros, son de otros equipos, nosotros el único extremo al que tenemos que llegar es a nuestra barra (que espero algún día sea una sola).
    Se nos viene una definición y tengo fe que nos vamos a levantar, así como tenía fe que ganábamos el clausura y me equivoqué, pero si algo he aprendido de este SC, es que nunca lo des por muerto, tenemos jugadores con la calidad y el alma para recuperarnos, tenemos un Cazulo, un Calca, un Cholito, un Mudo, un Pincel… No somos Lobatón + 10 como nos quieren hacer creer. Tenemos un DT que como dices, en peores situaciones nos ha sorprendido y de peores huecos nos ha sacado, con sus miles de errores y miles de decisiones que no entendemos. No sé ustedes, pero yo cuando acabó el apertura 2014 pensé que íbamos a pelear la baja y cuando nos di por muertos, este equipo se levantó y nos probó a muchos lo equivocados que estábamos, a SC no se le da por muerto.
    Este domingo olvídense de Ahmed, de Soso, de Espejo, del Loco, de Lombardi, de Debackey, del gran Loba, olvídense de Penny, de Revoredo, de Cossio, de porque suspendimos los partidos, de porque la barra esta peleada, de porque hicimos esto o lo otro… este domingo apoyemos a los 11 que estén en la cancha, vayamos al estadio los que estamos acá en Lima y podemos, y sobretodo no nos callemos, hay que dejar la garganta y el alma para exigirle a los jugadores que hagan lo mismo y demostrémosle a todos que a SC no se le da nunca por muerto.
    Fuerza Cristal toda la vida señores.

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación