La Cancha: Deportivo Táchira 0 – Sporting Cristal 0

La Cancha: Deportivo Táchira 0 – Sporting Cristal 0

Por -
10 1185

Ya a estas alturas todos tenemos claro que, para los intereses de Sporting Cristal, daba lo mismo empatar 0 a 0  (o por el marcador que sea) frente a Deportivo Táchira que ganarle por diferencia de 1 o diferencia de 2. Y daba lo mismo porque, con cualquiera de esos dos resultados, igual íbamos a tener que salir a ganarle a Club Guaraní el próximo martes en el Estadio Nacional. Sólo la goleada en calidad de visitante sobre los venezolanos habría modificado ese panorama. Sólo anotando 3 o más goles de diferencia, hubieramos podido especular el próximo martes, jugar sabiendo que el empate nos clasificaba y poner la presión en Guaraní que, como visitante, hubiera tenido que salir a atacarnos y buscar ganarnos en casa sí o sí.

Ante este panorama, y tratando de encontrarle algún sentido a lo que vimos ayer en la cancha del Puerto Nuevo de San Cristobal, tenemos que entender que la estrategia del Cuerpo Técnico y el equipo cervecero fue especular en San Cristobal para no tener que hacerlo en Lima. Jugar a no perder en Táchira para luego jugar a ganar en Lima.

Será la historia la que terminará calificando rotundamente esta estrategia. Si Cristal clasifica, todo esto quedará como una estrategia correcta y el punto de ayer se recordará como un punto esencial en el propósito rimense de clasificar a la segunda ronda de Copa Libertadores. Pero si Sporting Cristal no logra clasificar, esta estrategia aparecerá como un ejemplo vergonzante de melindrosidad, de cuando se prefirió empatar un partido a ganarlo.

Y es que… ¿por qué no decidir salir con todo y buscar los tres goles sobre Táchira? Es claro que por buscar el partido podíamos perderlo pero, si vemos lo de ayer, tranquilamente también pudimos perderlo a pesar de que entramos a jugar al empate. Y si mi destino es quedarme eliminado, prefiero hacerlo luchando siempre y proponiendo y respetando mi nombre y mi camiseta. Prefiero mil veces eso a ver mi nombre y mi camiseta enlodadas en la mezquindad de un ladino cálculo de conveniencia.

Pero, precisamente porque eso es lo que quiero, es que soy hincha de Sporting Cristal. Si no me importara el cómo, si tan sólo me fijara en el marcador al final del partido, probablemente sería hincha de Universitario. Pero no lo soy ni lo quiero ser. A mi no me vas a convencer con estrategias mezquinas de conveniencia, a mi háblame de formas, de fútbol, de un Cristal que se busca siempre y que logra porque busca, no porque el otro no pudo. Es complicado trabajar en Cristal porque su gente no se conforma con poco, porque siempre quiere más. Pero, ¿acaso no es esa la razón por la que Cristal es grande? ¿Acaso no es esa la idea de Raza Celeste? ¿Acaso no es contrario al concepto de Raza Celeste ir a hacer el mínimo esfuerzo necesario? ¿Acaso no es contrario a la Raza Celeste el decir “para qué me esfuerzo hoy si igual voy a tener que esforzarme mañana? ¿Dónde quedó, entonces, el equipo que representa esa Raza? ¿O acaso porque no estábamos en el país y porque en la camiseta ya no dice “Raza” nos olvidamos de todo? Es por todo eso que indigna el hecho de que quienes tienen la responsabilidad de manejar la camiseta celeste salgan a jugar con tanta mezquindad. Por más que al final esto termine sumando en el objetivo, me molesta. Así no es.

Cristal ha jugado esta Copa Libertadores desde la humildad de su posición, sabiendo que no es más que nadie y que cada punto debe lograrse con mucho esfuerzo. Algunas veces nos olvidamos de eso, pero lo que siempre mostramos es que a pesar de lo mucho o poco que podemos tener, queríamos proponer, queríamos hacer daño, queríamos lograr grandes cosas con recursos nobles y buenos. Eso, más allá de resultados, enorgullecía. Lo de ayer empequeñece.

Yo confío en que Cristal puede ganarle a Guaraní en Lima, creo que puede sellar su clasificación en Lima, creo que es posible y por eso voy a alentarlos para lograrlo. Pero creo también que no era necesario bastardear una idea y un prestigio para lograr eso, creo que no era necesario renunciar a ganar en Venezuela para convencerse de hacerlo en Lima. Incluso, si Cristal no pudiese ganarle a Guaraní en Lima, me hubiera quedado con el orgullo de que Cristal compitió bien, respetando su historia, su forma de pensar y su camiseta. Con el partido de ayer me quitaron ese privilegio. Si no le ganamos a Guaraní, será una eliminación común y corriente, y que, para mayor vergüenza, se obtuvo ratoneando y prostituyendo una idea: “que Cristal salga a proponer a todos lados”. Suena bonito pero, a la hora de los hechos, parece que ni siquiera Ahmed cree en ella a pesar de que nos la contó varias veces y en todos los tonos de voz.

Ahora, más allá de eso, hay otra cosa que preocupa y es que ya son varios partidos, contando el de ayer, en el que Sporting Cristal juega a cualquier cosa. La presión es sólo un recuerdo y la precisión en los pases es una utopia. La claridad para llegar adelante brilla por su ausencia y eso, desde dónde yo lo veo, no pasa por Carlos Lobatón. Pensar en ganarle a Guaraní cuando no podemos encajar dos pases correctos mientras atacamos es, a estas alturas, osado. ¿Qué ha pasado con Sporting Cristal en en el último mes y medio se olvidó de jugar al fútbol como lo venía jugando? En el banco deben tener la respuesta. Semanas descansadas ya hemos tenido así que físico no puede ser. ¿Qué extraño tornillo que no debía moverse ha sido movido que ahora parece que todo está mal ensamblado?

Triste partido el de ayer. No sólo porque se barateó la idea que nos hacía hinchar el pecho de orgullo sino porque el mismo rendimiento del equipo deja mucho para el temor.

Habrá que ver si para el martes, Comando Técnico y equipo hacen las cosas que tenían que haber hecho ayer.

10 COMENTARIOS

  1. Chalo pero lo mismo pasó el año pasado. Cómo comenzamos el Inca 2014 y cómo lo terminamos? siguió en el Apertura y recién subimos en el Clausura. Subimos un montón? no. Acaso soy el único que piensa que el campeón 2014 es el Cristal Campeón más diferente de todas las últimas veces? Acaso se parece a 2012 acaso a 2002 (con un equipo más joven) ni hablar del Tri.
    Acaso no lo ganamos con la justa ese campeonato y ahora acaso no seguimos en esa racha? Acaso se aumentó el nivel de juego mucho? o solo lo necesario para ganar partidos?
    Ayer Cristal se repitió en tantos partidos domésticos. Tantos en los que no solo Ahmed han tenido la culpa. Acaso no la individualidad de Lobatón, antes Nuñez y Blanco, antes Ávila han logrado que Cristal juegue y le baste para ganar partidos locales? A nivel internacional se ven los gallos pues, se desnuda la inexperiencia, Ahmed hizo historia al ganarle a Racing pero creo que ya se está viendo con 7 partidos no va dar la talla. Cuántos más?

  2. Discrepo contigo Chalo. Entiendo tu punto de vista sobre las formas pero no tenemos por qué tildar de mezquino un plantamiento por buacar un resultado. Eso lo entiendo porque el futbol ha dejado de ser un deporte amateur ya hace bastante tiempo y se ha vuelto profesional, y en lo profesional se admite la estrategia. Los partidos se plantean estrategicamente para buscar resultados, ya sea para ganar, empatar o (ibcluso) perder, o clasificaciones. La estrategia es planteada en toda empresa que busque lograr metas y Sporting Cristal no puede ser ahe o a elll.
    En consecuencia, es un tema de pareceres y de gustos…entiendo que no te guste la estrategia de ayer pero es justamente eso ” un gusto”.
    Con la discrepancia que tenemos creo que ambos queremos lo mismo para la Celeste. Vamos Sporting Cristal.

  3. ESA MENTIRA DEL HINCHA DIFERENTE.

    Es irónico leer que ser hincha de Cristal es ser diferente de otros equipos y sin embargo, expresar el mismo problema y la misma mentalidad de cualquier hincha de otro equipo del medio. Desgraciadamente, estamos inmersos en esta mediocridad futbolera y por ende, leo este texto y compruebo que se confunde orgullo con soberbia, la misma soberbia de los hinchas de Alianza Lima o Universitario. Recuerdo que a mediados de los ochenta, los hinchas aliancistas tenían el mismo discurso de Chalo: “Somos diferentes” “Alianza tiene un juego distinto, bonito, de toque, que no se debe perder” “No cualquiera puede vestir la camiseta intima, por algo somos los íntimos de La Victoria”. Era tanta su soberbia, que a su mejor figura de aquel entonces el “Potrillo” Escobar le decían “fracasado” por su desempeño con la selección nacional. Y es que comparaban a sus nuevos jugadores, con sus ídolos que estaban en retiro: Cubillas, Velasquez, Cueto. Ante ellos, Pachito Bustamante, Sussoni, Pechito Farfan, Escobar, eran nada. Tuvo que ocurrir la desgracia del Fokker, para que los hinchas de Alianza cambien, y valoren hasta los empates que arañaban, porque se quedaron sin nada, tenían un equipo de emergencia, y eso fue quedando hasta hoy. Leo a Chalo, y tiene el mismo discurso del hincha de Alianza Lima antes de la tragedia de Ventanilla. Eso se llama soberbia. Y es nociva.

    A mi me hubiese gustado leer más de la humildad que por ahí se menciona. Aprovechar, antes que el editorial visceral, una crónica que mencione toda la peripecia que pasó el plantel para llegar a Tachira, que le apagaron la luz cuando estaba reconociendo el campo, que Cristal luego del partido ante Guarani en Paraguay, ya no juega a presionar todo el partido porque en ese partido comprobó que en Copa Libertadores, jugando a ese ritmo no le alcanza la gasolina y decae fisicamente. No se menciona que Cristal luego de ese partido ante Guarani, en la Copa Cristal juega a aguantar al rival y a salir por momentos, y por eso se ve un Cristal que “juega bien” unos minutos. Lobaton es un jugador extraordinario que le da un plus al equipo, porque es un gran jugador reconocido internacionalmente. Sin él, obviamente el equipo se ve como un equipo ordenado pero sin dinámica arriba, porque Lobaton, con su calidad, le da un toque diferente al equipo.

    Y acá falta humildad. Esto de la raza celeste no debe convertirse en el pretexto para ejercer la soberbia, como lo hacían los hinchas de Alianza Lima en los ochenta. No se deben repetir discursos mediocres que fracasaron en otros equipos hace más de treinta años.

    Y por cierto, ese discurso que en Cristal sólo jueguen los jugadores de la casa, también es copiado de otros equipos “grandes”. Así nacieron las argollas en Universitario y Alianza Lima. Considero que estamos en el Siglo XXI y la mentalidad debe cambiar. Está comprobado que en Cristal existe la meritocracia y que debe jugar el que el comando técnico considere que esta apto y debe jugar. Y mientras que un jugador este en Sporting Cristal hay que saber apoyarlo. No podemos seguir arrastrando la tara de preferir a un jugador como Beto da Silva “porque es de la casa” y no a Joazhiño o Jairsinho por decir que son hinchas de Alianza Lima. Esa mentalidad no sirve. Todo jugador que está en Sporting Cristal merece su oportunidad y siendo justos con los minutos veremos que todos tuvieron su oportunidad de mostrarse.

    Nos jactamos que Cristal es un club modelo en este mar de mediocridad que es el futbol peruano, exigimos que Cristal 2015, con los jugadores que posee, juegue la Libertadores proponiendo en cualquier cancha, ante equipos que en pleno partido han mostrado más físico y más potencia, y que por desgaste te pueden liquidar un partido. Cristal tiene pocos jugadores consolidados internacionalmente, y los rivales coperos juegan a buen ritmo todo el partido, algo que Cristal no logra. Por eso Cristal juega manejando el ritmo. con inteligencia. Sabe como aguantar y sale por momentos con intensidad.

    Así como exigimos más, no caigamos en la soberbia, ni seamos mezquinos con un equipo que aún sigue luchando con lo que tiene. Hay que calmarse y valorar los esfuerzos. Ironizando un poco: como dijo el sabio, Diego Rebagliati: “Te quedaste en el árbol, te cuesta ver el bosque” 😀

    ¡Fuerza Cristal!

    • Creo que la comparación no se aplica. Ambos Clubes han sido diferentes en todo, y el estilo que trata de imponer Cristal no es otra cosa que ser profesionales, nada más. Se quiere jugar más rápido, mejor rendimiento físico, ideas de juego flexibles, jugadores multipropósito. Y eso no es soberbia, eso es lo que se busca. Se consigue? Falta. Y a veces tocamos fondo.

      Tanto se habló del juego del Dortmund por ejemplo y cómo le va en la bundesliga? Por qué en el fútbol intervienen factores que todos se relacionen y el último de los factores es la suerte, pero todos importantes y magistrales, siempre recuerdo la recuperación de pelota en el gol de Rivera en el 97, qué probabilidad existía que ambos patearan el balón y se quedará inmóvil? y por el otro extremo que Julinho le haga el gol a Dida en ese microsegundo? Pero el impacto es enorme en la realidad en el resultado.

      Saludos

      • Creo que no debería aplicarse como comparación pero sí como paralelismo porque la actitud es la misma. Alianza tuvo una generación extraordinaria de jugadores y cuando estos se fueron, a la nueva generación que llegó le pedían el mismo nivel de quienes lo precedieron y no los valoraban en su momento porque no les tenían paciencia. Cristal tuvo un equipo glorioso en el tricampeonato de los noventa y cuando estos se fueron, a los siguientes equipos se les pedía ese nivel. Y si le quitamos los nombres a los equipos veremos el mismo patrón: Un equipo de grandes jugadores que termina su ciclo y el pedido para que ese nivel se mantenga, y la soberbia que conlleva la exigencia.

        Esa exigencia y esa soberbia no permiten ver que la realidad del club en la actualidad. En este caso, Cristal es ahora un club formador, que está inmerso en un futbol mediocre con clubes en crisis, que en ese medio mediocre forma jugadores e intenta competir con ellos y una mixtura de jugadores experimentados, internacionalmente con equipos física y tacticamente mejor dotados.

        No hay que perder la paciencia. Hay que aceptar que el camino es largo, difícil y que requiere mucho más de contratar refuerzos o un nuevo comando técnico. El tema es seguir trabajando y persistiendo en la formación de un modelo de trabajo que permita hacer equipos más competitivos año tras año. Viendo como vamos desde que empezó el proyecto con Mosquera se ha cambiado mucho en esa forma de trabajo, y espero que ese trabajo de mejores resultados tanto en lo formativo como en las campañas. Mientras tanto, me queda apoyar este proceso.

        Saludos.

        • Ni paralelismos ni comparaciones, somos tan distintos de los hinchas de las comadres que cualquier comparación o paralelismo es una ofensa; no es soberbia, solo es saberse diferente por algo somos hinchas del mejor Club del Perú, amamos lo que representa Sporting Cristal, somos parte de una Institución seria por eso es impensable para cualquier hincha Celeste compararse con las comadres; asimismo, nuestra identidad la hemos obtenido viendo un estilo de juego de ataque en base a buen juego, es lo que nos identifica, y si pues al 99.99% de Celestes no nos gusta que el equipo especule como lo hizo en Venezuela.
          Es algo que se siente, porque así nos hicimos en la tribuna alentando ese buen juego Celeste, claro desde una fría oficina dirigencial todo es distinto.
          Fuerza Cristal Carajo!!!

          • Que el amor por club no te ciegue. No estoy comparando los clubes. estoy haciendo un paralelo entre los hinchas. No cometas los mismos errores que cometen los hinchas de otros equipos, sobre todo de los denominados grandes y ese error es la soberbia, por lo mismo que expuesto anteriormente. Y bueno, un club modelo como Sporting Cristal merece hinchas modelos, acordes a la institución.

            Por lo demás, acá no hay más o menos hinchas que otros, cada quien ve y desea lo mejor para Sporting Cristal. De mi parte considero válido exigir más, pero considero prudente valorar los esfuerzos para lograr más. Y creo que esos esfuerzos no se conocen, o no se ven, o no se valoran y sólo se evalúa en base a los resultados del equipo principal o al juego del mismo. Equiparando el por qué el equipo principal como juega como juega internacionalmente, y como juega a nivel local, entenderemos muchas más cosas del proceso formativo que está llevando Sporting Cristal y que es la madre del cordero de la actualidad celeste.

            ¡Fuerza Cristal!

  4. La verdad, no dan ganas de opinar sobre este anodino partido. Cristal a mi parecer es hoy un equipo confundido y lo único positivo del partido de ayer es que aún seguimos vivos y dependemos de nosotros mismos para clasificar. La marca registrada de este Cristal es el sufrimiento. Así se campeonó el año pasado y ahora en la copa, a pesar de que a mi juicio nos tocó el grupo más accesible, tendremos que sufrir hasta el final para poder clasificar.

  5. En entrevista que el diario Perú 21 hizo al ex-presidente Felipe Cantuarios en Setiembre 2012, nuestro buen presidente (en aquel entonces) explicaba la proyección del Sporting Cristal para los siguientes años, lo más resaltante de aquella entrevista fue el modelo que se pretende con la re-estructuración del club:
    1.- Recuperar la identidad del cluib.
    2. Recuperar el protagonismo deportivo

    En el primer tema, durante la gestión de Cantuarias se hizo un increíble esfuerzo por lograr la ansiada recuperación del club, teniéndose como recompensa la denominación de “Raza Celeste” como estandarte de la identidad del club, que nos hacía diferentes a los demás en todos los aspectos y no solo en lo gerencial-administrativo. Increíble lo que leo del amigo Noctámbulo, señalar como “soberbia” cuando se pide respetar el credo de la raza celeste sustentado en el “manual de juego de Sporting Cristal” de Lombardi (aunque nunca el club compartió el contenido del bendito manual, al menos si sabemos que el estilo de juego de Mosquera le valió su destitución por ser mezquino e intrascendente….mas allá de las formas ¿alguna diferencia con el juego mezquino de Ahmed?), el Título del 2014 y la manera tan ajustada, angustiada como se consiguió, y los goles regalados de nuestro confeso hincha Erick Delgado (arquero del Aurich en aquellas 3 finales) no me ilusionan a pensar que fuimos notablemente superiores al Aurich. Somos Sporting Cristal y siempre se debe buscar la perfección, decir que somos “soberbios” por pedir la perfección me parece que linda con el conformismo y la mediocridad, y para eso están nuestros vecinos de al frente.

    Sobre el segundo tema, en esa entrevista Cantuarias dice tácitamente:
    1.- “nos hemos propuestos ser protagonistas en la Libertadores del 2014”,
    2.- “de manera paralela, hemos priorizado el trabajo con los menores”;
    3.- “la credibilidad se gana mediante resultados deportivos, por eso, tenemos metas a corto plazo. Si logramos resultados a nivel local y empezamos a despegar fuera, tendremos tiempo para darle un lugar a nuestras canteras”
    Personalmente pienso que esa es la manera correcta en que un club serio proponga sus objetivos, el problema es que han depositado esas funcionen en personas no idóneas:
    1.- No se logró pasar la pre-libertadores del 2014,
    2.- Desde el 2012 no veo -además de Abraham- que algún otro canterano se haya consolidado en el primer equipo (ni Da silva, Cossio, Urquiaga, etc.), lo cual es una muestra del trabajo en las divisiones inferiores.
    3.- Si de resultados deportivos con metas a corto plazo estamos hablamos, nuestra credibilidad deja mucho que desear, desde la entrevista a Cantuarias han pasado 2 años y medio (31 meses), solo se ha logrado un Título en el torneo local gracias a San Erick, el automatismo en el primer equipo no se ve, físicamente los jugadores no responden los 90′ con el juego que pretende Ahmed, el juego dinámico, agresivo y contundente de Cristal ha involucionado, los refuerzos indicados por el departamento técnico del club no se han adaptado al esquema de juego o simplemente no han dado la talla, los canteranos promovidos son intrascendentes en el primer equipo.
    Entonces ¿hay un problema de soberbia de los hinchas que pedimos lo justo y necesario del equipo, o hay un problema de capacidad institucional y del cuerpo técnico?
    Personalmente pienso que Incapacidad es que luego de 31 meses Ahmed aún no le haya tomado la mano al equipo, Conformismo es que luego de 31 meses se siga pidiendo paciencia para ver el trabajo de Ahmed, Ineficiencia es que luego de 31 meses solo tengamos a 1 canterano consolidado en el primer equipo, y Soberbia es desacreditar la percepción de la gran mayoría de hinchas que piden que nuestro querido Sporting vuelva al camino del “manual de juego”.
    Este post lo escribo 2 días antes del choque contra Guaraní, que definiría nuestro futuro en la Libertadores. No tengo ni idea del resultado que sacaremos de aquel partido, pero lo que sí sé es que si Ahmed no muestra en ese partido (y en los siguientes que se vendrán) toda la sapiencia por la que fue contratado, el futuro del más querido será bastante incierto.
    Dejé de participar en este interesante post con la intención de darle tiempo al trabajo de Ahmed, paciencia y fe es lo que me pidió hace un año mi amigo Noctámbulo, estoy trabajando en ello sin dejar de mirar cual fue el camino trazado por Cantuarias, y levantar la voz solo cuando el equipo se olvida de ese camino.
    Saludo Cristal!!!!

  6. Hola David,
    Interesante los puntos expuestos y había que hacer algunas precisiones. Lo de La Raza Celeste fue una campaña publicitaria exitosa para relanzar a Sporting Cristal como marca de prestigio. Y funcionó. La raza celeste lo que pide al hincha es: Compromiso y humildad. Como verás, una forma de pedir humildad es pedir no caer en la soberbia, porque históricamente a otros equipos les ha sucedido lo mismo. Luego de una gran generación o un gran equipo, todo lo que vino después fue muy poco valorado por los hinchas.

    En el tema de Cristal, el compromiso, la humildad, la paciencia, la comprensión es muy importante. Primero porque es el primer club peruano que hace un proceso a largo plazo. Segundo es porque ya no es un club comprador, sino un club formador. Cuando Cantuarias hizo el balance de su Gestión de tres años y unos meses, hizo afirmaciones como esta, que me permitieron ver el problema que enfrenta Sporting Cristal:

    – “Para que un club peruano juegue a nivel internacional como se exige en estos tiempos, debería definir el campeonato en una liguilla de seis equipos en Lima o en el llano. Jugar en altura perjudica el ritmo de juego, y por eso los jugadores peruanos no están acostumbrados a correr a ritmo internacional porque sólo lo hacen algunos partidos y no todo el año, dado que juegan muchos partidos en altura donde el ritmo es pausado”.

    – “El 2010 encontré al club hecho un desastre, y el trabajo en menores era lamentable. No había identificación, cada entrenador de cada categoría jugaba diferente, unos al contragolpe, otros de otra forma, los chicos no se identificaban con el club, venían con camisetas de otros equipos, los padres se quejaban de los técnicos… todo un desastre”.

    Dijo más cosas, pero con sólo esas dos afirmaciones se desprende mucho de la realidad que preocupa ahora. Los equipos peruanos han demostrado en esta Libertadores que no aguantan el ritmo internacional. Aún con todo Cristal, con todas sus limitaciones, trata de proponer un juego cauteloso y con momentos de intensidad y salida por bandas, pero sólo por momentos. Y para mi es válido que intente jugar diferente y con eso la está peleando. El tema ahora es: ¿Un equipo peruano que viene de un torneo con tantos equipos de altura logrará jugar a ritmo internacional en algún momento? Cristal está en ese proceso y al menos, con todas sus limitaciones, lo intenta.

    Y lo otro es: Si el 2010 las canteras estaban mal trabajadas, cuando llegó Melgar hizo un informe lapidario. De todas las categorías rescató un puñado de los más jóvenes y a los demás les bajó el dedo. De mi parte, valoró el trabajo de Melgar, porque luego de la triste Libertadores Sub20 de Cristal, el trabajo mejoró y llegó a su punto más alto al jugar Cristal su primera final en la reserva, que perdió con la U por penales. Y lo hizo potenciando jugadores que venían con deficiencias físicas, técnicas o tácticas. Por eso Mosquera, de toda su reserva, sólo rescató a Chavez el 2012 (que venía de Cantolao) y a Urquiaga el 2013 (este sí canterano SC). A Ortiz lo quemó de lateral. ¿Y los demás? Los del 2012, Acuña, Carpio, Luy para el 2013 fueron borrados. Otra de las razones por las que botaron a Mosquera fue esa: Que siendo Cristal un club formador, Mosquera promovía muy poco o sólo cumplía con llenar la bolsa de minutos. Tuvo que llegar Vivas para que juegue Cossio y el Tato Silva. Y Ahmed fue la continuación de esa forma de trabajo, que tanto le gustaba a Cantuarias y a al dirigencia cervecera.

    Si tomamos en cuenta que el trabajo de los españoles comenzó el 2013 ¿Qué generación es la que llegará con esa formación “europea” completa? Creo que la 99 o la 2000 o quizá la sub17 que tiene a Paravé, Tavara, Pacheco, Solis, pero las otras categorías anteriores, son las que considero de los “jugadores potenciados sobre la marcha”. Por eso entiendo las deficiencias de Cossio para centrar, o algunas falencias tácticas de Aquino, o falencias físicas de Aquino, Urquiaga, Chavez. Por eso, Cristal invierte en comprar Sub 20s, y contrataron bien, porque Abram (Regatas) funcionó, Sandoval (USMP) no lo hizo mal y ahora es puntal de Soso en Garcilaso. Bernaola (USMP) muestra ser buen defensa. Rivas (Cantolao) muestra grandes progresos. Por eso Cristal liberó a otros canteranos: Media reserva de Municipal 2015 fue la subcampeona de Reserva de Cristal. Vizconde, campeón y capitán de Melgar Sub20 es ex Cristal. El hijo de Julinho fue probado por Ahmed para pasar a la reserva, y no pasó. El hijo de Loyola se fue a Melgar. Samillan, goleador en Cristal, se fue a Alianza y ahí quedó. Y así se fueron muchos. Y están quedando o reteniendo a los menores más talentosos como Beto da Silva, Yamir Oliva, o sólo prestan a Succar, y contratan a Ysique (Cantolao) para reforzar la reserva y que muestran potencial para jugar en primera.

    Ese es el trabajo largo, por el que el club apuesta y por eso se contrató a un técnico de menores como Ahmed. Con mucho sufrimiento logró el título 2014, marcó la pauta de promover canteranos y competir. Espero que estos canteranos no tengan los problemas de los jugadores de la U que se rompen cada dos partidos porque no aguantan el trajín del torneo local. Hay que saberlos llevar.

    Y mientras tanto, el equipo debe seguir luchando, no sólo contra el rival sino con sus propias limitaciones. Y se nota cuando Ahmed le grita a Estrada que pase al ataque y no se quede al medio, cuando es algo que se trabaja en la semana y el chico no lo hace porque no está acostumbrado a ese ida y vuelta. O cuando nos lamentamos que Cossio desborde y remate mal o centre peor. Si los laterales son deficientes,el trabajo del equipo se hace menos dinámico, y lo aguantan los de más experiencia, pero si Cazulo recupera y da mal pase, todo eso va restando. Y cuando entra Jaizinho, Chavez, o Manicero para refrescar al equipo y son superados por las defensas el equipo ya sólo se dedica a aguantar. Ojalá mejoren los jugadores y la verdad, a quienes les tengo fe es a los jugadores de las canteras formados desde el inicio por con el sistema español. Mientras tanto, espero que sigan contratando bien en las canteras y que Pablo Zegarra intente darle a los chicos la cultura táctica y el ritmo internacional que se requiere, aunque el medio lo haga más difícil.

    Saludos. y ¡Fuerza Cristal!

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación