La Cancha: Sporting Cristal 2 – FBC Melgar 0

La Cancha: Sporting Cristal 2 – FBC Melgar 0

Por -
2 1030

La mañana, a cada minuto, se fue haciendo más sofocante. Inusualmente sofocante. Y en ese calor apabullante, Sporting Cristal se reencontró con sus fieles – ayer más fieles que nunca – en búsqueda de un resultado que le ayude en algo pasar el trago agrio del pasado martes.

En el Torneo del Inca, las dos derrotas consecutivas ante San Martín y Juan Aurich imponían la necesidad de un triunfo. Lo capitalizado en el arranque del torneo nos permitía aún ver la tabla desde arriba pero un tropiezo más hubiera sido doloroso. FBC Melgar vino con todo su plantel y buscando sumar algún punto fuera de las cercanías del Misti. Así se presentaba el partido.

Hay que ser hidalgos y reconocer que Cristal no jugó mal (lo que se dice mal). Pero el 2 a 0 logrado en la última jugada del partido, tampoco dejó satisfacciones mayores. Se espera más de este equipo de Sporting Cristal. Siempre se espera más. Pero esta vez había argumentos para ello: se volvían a presentar los titulares que jugaron el martes ante Racing Club y la expectativa es que reditúen en parte lo que mostraron en los dos partidos ante el campeón argentino. Se esperaba más de esa presión y de ese fútbol que nos permitieron competir con Racing. Pero las motivaciones son otras y eso influye (¿Debe influir?) y el Cristal de ayer sólo dio una vaga idea de aquel Cristal de Copa.

A pesar de eso, se pudo controlar con cierta suficiencia a un FBC Melgar que parece no encontrar muchas ideas fuera de Arequipa. El problema fue que, con Reynoso poniendo casi 10 jugadores detrás de la línea del balón, nuevamente Cristal se vio sin ideas, sin fantasía, sin recursos ofensivos que traduzcan con claridad su superioridad. Aún así se generaron varias opciones de gol que no se pudieron concretar por errores nuestros más que por méritos de la línea defensa crema, perdón, arequipeña.

En un momento, el partido pintó a figurita repetida: esa de que la corta ventaja celeste se veía reducida a nada tras una jugada de oro del rival y a pesar de todo el gasto estéril que habíamos hecho. No fue así. Melgar intentó lograr el empate en un córner postrero y Cristal encontró petroleo en una de las pocas jugadas en las que, entre el arco dominó y la línea del mediocampo no hubo por lo menos 5 jugadores visitantes. Manicero, Loba, Chapa y adentro. Cristal toma aire y se sacude del sofocón, el de los casi 40 grados que se sintieron ayer en el Gallardo y el de las 3 caídas en los últimos 4 partidos.

De esa forma, se superó la primera seguidilla de partidos del año. En casi 70 días desde que empezamos a trabajar, recién esta semana tenemos posibilidad de descansar. Luego de la pretemporada, febrero y marzo han sido sumamente ajetreados. Se cerró con una victoria. Se cerró con un grito de gol, un grito de gol que promete más.

2 COMENTARIOS

  1. Rescato el triunfo para apagar un poco las críticas más encendidas y también el hecho de que por fin después de más de un mes uno de nuestros delanteros vuelve a mojar. Ojalá Blanco agarre confianza y vuelva a ofrecernos su mejor versión.
    Por lo demás, un triunfo que sabe a poco creo yo. No ví a un Cristal en plenitud de facultades sino a un Cristal un poco enredado, presa todavía de sus propios demonios. Para variar, otro blooper, esta vez de Penny, casi nos cuesta un gol. Curiosamente el que arregló el asunto fue Revoredo, llegando a tiempo al cruce. Demasiado expuestos a este tipo de situaciones. Es impresionante la regularidad con la que nos sucede esto. Muchos dicen que es el riesgo a correr por la “valentía” de respetar un estilo. Ja, esa no me la creo. Basta con contratar o preparar a jugadores con buen pie en los puestos en donde se requiere tenerlo y listo, no hay que inventar o improvisar nada. Seguramente habrán errores, claro que sí, pero con menos frecuencia y no tan groseros o comprometedores. Pero bueno, ese es otro tema.
    Ganamos por un contragolpe que esta vez sí se definió como manda el manual. El pase justo, ese que hace famoso al delantero lo puso el que más sabe, o sea, Lobatón. Dicho sea de paso, sorprendió verlo acompañar la jugada a buena velocidad a pesar de ser casi el final del partido, lo que echa un poco abajo las dudas sobre su capacidad para aguantar los 90. Ese pase final, esa última decisión correcta es la que nos falta con demasiada frecuencia. Muchísimas son las contras que hemos generado para malograrlas en el último pase.
    Por cierto, a mí no me satisface mucho esta faceta contragolpeadora de Cristal. Es decir, eso de darle la pelota al rival para esperarlo agazapado aguardando el error no me convence. Me parece muy simplista. Preferiría tener siempre la pelota y que el rival se equivoque pero en su área y no en la nuestra.
    Ayer volví a ver a Cazulo lanzando, confundido también con los de adelante y a veces yendo a tapar huecos atrás. Una pequeña oda al caos. Pero tranquilo Piqui, ojalá todos tuvieran tu fervor.
    En resumen, se ganó con lo justo. No apabullamos a nadie, jugamos normalito, localmente estamos para pelearla otra vez. Hubiera querido ver un adelanto de lo que podríamos ser ante Táchira, pero creo que lo de ayer no será porque de ser así, no va a alcanzar.

    • Es verdad, hay que ser honestos y reconocerle a Revoredo esa jugada, simplemente nos salvó de un gol cantado. Y lo salvó a Penny de que le llueven todas las críticas, ¿cómo puede fallar de esa manera?

      Por eso muy bien el replanteo en el segundo tiempo ya que retrocedió a Ballón y se dejó de empezar todas las jugadas con esos pases cortos entre Martínez y Revoredo que me ponen los pelos de punta.

      Lo otro es que Cazulo, con todos los HUEVOS que pone, y el inmenso cariño que se le tiene, no puede ser el que dé el último pase para el gol.

      Vamos con todo. Fverza Cristal.

      Abrazo celeste.

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación