Las selecciones de menores. ¿Crisis u oportunidad?

Las selecciones de menores. ¿Crisis u oportunidad?

Por: Jorge Rodríguez

En estos días se ve mucho de lo mismo. Y no me refiero sólo a los rendimientos del seleccionado Sub-20. La prensa, la gente que no sabe y opina, los hinchas de los equipos que dicen que los que juegan en él deberían ser titulares en la selección, los representantes llamando a la prensa para promover algún representado, los representantes moviendo las influencias para que jueguen sus representados, etc.

Y se olvidan de lo que en verdad debe ser una selección. La prensa necesita noticias que mostrar a la gente pero en un medio tan poco competitivo como el peruano, la noticia tiene que ser adornada, exagerada o parcialmente tapada para poder tener un enfoque distinto y poder vender más. No hay capacidad de reflexión y análisis, solo buscan darle a la gente lo que ellos necesitan, sea remedios para su angustia, pólvora para su ira o esperanzas para su infortunio. Y el fútbol vende todo lo que la prensa necesita para llegar a más y más gente. Enciende las luces cuando empieza un torneo, vende humo para que el torneo subsista, nos dice que matemáticamente se puede cuando la vemos difícil y luego nos da la pólvora para que hagamos estallar a todos porque al final fue culpa de todos menos de la prensa.

La gente que habla, lo hace alimentado por los periódicos o “especialistas” del fútbol que endiosan a chicos que  aún no están formados y hablan de promesas cuando se refieren a muchachos de 20 años. La necesidad que tienen los hinchas por ver nuevos “chorris”, “pizarros” o “farfanes”, nos vuelve ciegos en muchos casos. Pero eso sumado a lo que transmiten y redactan los responsables de informar, nos hace creer que estamos en un semillero de cracks, descubiertos en un torneo sudamericano.

Los representantes juegan un papel importantísimo. Ellos son los que llevan el dato de futuras promesas a los medios. Empezando con alguna página web (que hace una laudable labor de comunicación del fútbol de menores pero donde sus comentaristas hacen las notas sin siquiera ver el partido y que se nota que saben mucho más del último juego de PlayStation 3 que de formación de jugadores) donde solo se promociona a un par de equipos y una decena de apellidos. Continúa con la gente de la televisión que, sin conocerlos, hablan maravillas de los muchachos que recién aparecen (porque jugaron en alguna de las academias que promocionan o tienen vínculos con algún canal). Todo eso termina en los medios escritos donde el representante consigue las notas para sus representados, hablando de ellos como futuros integrantes de la selección interestelar. Pero el trabajo del representante no se queda ahí. Gracias a los contactos en la Federación o con dirigentes muy cercanos a ella, logran que sus dirigidos estén en una convocatoria, eso sumado a la presión que ya los medios empiezan a ejercer, obligan al DT a jugar con nombres y no con hombres. Eso si es que, como se dio en muchos casos, el mismo DT tiene que ver con los representantes.

Selección peruana sub 20 (foto: elcomercio.pe)

Selección peruana sub 20 (foto: elcomercio.pe)

¿Y qué tiene que ver todo esto con las selecciones de menores?

La selección sub 20 está jugando a nada. Un análisis frío nos permite apreciar que no hay un patrón de juego. Parece que la idea es: Defiende como puedas y sácala al medio, tócala a uno con franja y lánzala para arriba. De ahí que hagan lo que saben y a ver si la meten al arco contrario. Pero lo peor de todo no está ahí. Lo peor de todo está en que nos engañan diciendo que el equipo peruano está lleno de superestrellas, que somos los favoritos para campeonar (ni siquiera dicen que hay posibilidades de clasificar, sino que lo llevan al grado superlativo), que tal o cual jugador ya está en la Liga X, Y o Z. No analizan que de los 5 goles, 3 fueron de penal y que la tan mentada superdelantera, solo tiene 2 goles en jugadas. No analizan que la defensa es una mazamorra y que no era la defensa titular durante la temporada de preparación. ¿Dónde quedó el espíritu de análisis e investigación periodística? ¿Porqué no dicen que pasó en verdad con Junior Ponce y qué hizo el técnico para poder rescatar al jugador que tal vez sea mejor que cualquiera de los que juegan de mitad de cancha para adelante? ¿Porqué no se cuestionan la no presencia de Adrianzén, quien hasta fue capitán de esta selección? ¿Porqué no cuestionan las posiciones de juego de algunos jugadores, como Tapia que es más mediocampista que defensa central. ¿Le buscan un sitio o no quieren tocar a alguien al medio? ¿Porque no se preguntan que pasó con el “Cofla” Urqueaga, que lo hicieron jugar de lateral izquierdo cuando todo el año jugó suelto en el medio y lo desconvocaron por ello? ¿Porqué no hablan de los errores de Campos así como hablaron de sus “supertapadas”? ¿Porqué no hablan del inexistente sistema que utilizan en la cancha? ¿Porqué no dicen nada del mediocre nivel que presenta este campeonato?

Esta era la oportunidad que tenían los representantes para colocar algunos jugadores o mejorar las expectativas que ya se tenía por ellos. Parece que el negocio se les cae. Polo no se va a ningún lado, Benavente volverá al Real Madrid A, que no es el Castilla. Tapia dicen que se va al Twente de Holanda, Deza ojalá que no venga al Perú, que siga en Europa creciendo y madurando. Reyna puede ser que agarre algo, ojalá que no solo sea una combi para regresarse a su casa desde Matute. Barrios, Chávez y Gomez no son promesa para ningún equipo. Guarderas igual (la televisión dice que su mérito es que siempre se la entrega a un peruano, yo digo eso es lo que se debe hacer siempre, ¿qué mérito hay en ello?). Campos será tercer arquero. Hinostroza y Bulos se preguntaran para que vinieron y el resto seguirá en lo que venía haciendo. A muchos los conocieron en este Sudamericano, porque ni el campeonato de reservas veían. Sin embargo hace dos días ya eran casi dioses.

Creo que se quedaron algunos nombres fuera de la selección. No sé que tanto pudieron cambiar la historia del juego (ojo, todavía se puede clasificar, pero el futuro seguirá siendo el mismo), pero siendo fríos, no hay muchas esperanzas, salvo 2 o 3, en que estos chicos nos representen en mayores.

¿Y la sub 17?

Entrenamiento de la selección sub 17 (foto: peru.com)

Entrenamiento de la selección sub 17 (foto: peru.com)

Pues jugaron ayer su primer partido del año ante el “poderoso” equipo de la Universidad Católica de Chile. Este equipo chileno sub 17, le ganó a la selección 2 a 0, jugando “a lo Perú” y Perú jugando como no sabe jugar.

Con un Medel endemoniado, jugador que no alcanza el metro setenta de estatura (hermano menor del seleccionado mapocho Gary Medel), le pusieron el balón al piso y descolocaron a un equipo peruano que hace años sufre de lo mismo en estas categorías. Quieren competir en talla con los uruguayos, ecuatorianos y colombianos y se olvidan que la pelota rueda, que hay que ser inteligentes con la posesión, que tenerla no significa darle tres o cuatro toques a la pelota. Ayer la UC nos tocó verticalmente, jugando con cuatro al fondo definido, con tres al medio un enganche y dos puntas. Perú jugó con tres al fondo, cuatro en primera linea de volantes, dos sueltos por puntas y un delantero. Este delantero no fue el rimense Beto Da Silva que jugó retrasado, fuera del área (¿quieren quemarlo a Beto?) Quien jugó como única punta fur el hermano de González Vigil, delantero chocador, que acá en menores se pasea, pero chocar con defensas mas fuertes lo hacen ver ridículo. Beto debió jugar ahí, sabe proteger el balón y dentro del área ante cualquier oportunidad la sabe hacer.

Yamil Oliva, nuestro otro celeste, estuvo en lo suyo. El mejor de los peruanos para mi gusto. Sabe proteger, desmarcarse, encarar. Lástima que su acompañante por banda, Zurek, solo sabe proyectarse. Beto fuera del área  hizo poco. El mediocampo fue flojísimo, lo peor de Perú. Si la UC jugaba con cuatro bien metidos al fondo, el medio no adelantó sus líneas hasta el segundo tiempo cuando ingresó Josué Rodríguez por banda derecha. Ese mediocampo sabe ir al choque, pero la UC les tocaba la bola y nunca la encontraron. Jugaban a sus espaldas donde solo tres defensas, entre ellos Duclos que jugó como central siendo marcador izquierdo, no podían hacer nada por controlar la llegada hasta con 6 hombres de los chilenos. Rivas en lo suyo, pero cuando hay que despejar no todas pueden ser de punta y al diablo. En el arco estaba nuestro arquero, Junior Barbieri, quien debe aprender a agarrar mas firme los balones.

Esta selección aún no está contaminada por la prensa, hasta este marzo que empieza el sudamericano, pero en la web ya hay quien se encarga de resaltar las virtudes de algunos de ellos. González Vigil no debe estar ahí. Esa posición es de Da Silva. El mediocampo tiene que jugar a la peruana, no caer en el simplismo de decir altos y fuertes para chocar con los rivales. Ayer la UC nos jugó inteligentemente y Chile es nuestro rival en el sudamericano. Si Perú deja de jugar con los engreídos de Noriega y Masias y juega como el profesor Texeira sabe, podemos tener posibilidades. Hay jugadores para hacerlo en varios equipos, pero deben de dejar que les armen o preparen la nómina. No puede ser que tengamos que soplarnos otro fracaso más, no en los resultados, sino en la formación y búsqueda de futuros valores para nuestra selección.

Hasta mas vernos

Artículos iguales

4 1754

4 2113

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación