La Cancha: Universitario 1 – Sporting Cristal 2.

La Cancha: Universitario 1 – Sporting Cristal 2.

Por -
0 35

Por un momento pensé en que este post también podía llamarse: “La Cancha: Universitario 0 – Sporting Cristal 3″. Y es que el partido lo teníamos ganado desde antes de jugar gracias a la pobreza institucional del rival de turno. Rival que algunos insisten en llamar grande.

Pero hoy demostró que de “grande” le queda poco.

¿Por qué?

1. Porque mandaste un equipo a la cancha a jugar una pantomima. Derrotado desde antes del pitazo inicial, saliste a querer salvar en algo tu “dignidad”. Pero no tienes con qué, pues. Y te empequeñece aún más el hecho de que nadie en tu sitio sea capaz de una autocrítica porque andas creyendo que la culpa de todo la tienen los demás. No caes en cuenta que esta vergonzoza situación te la creaste tú mismo y que llenas de vergüenza a todos los que tenemos que competir contigo porque nos muestras nuestra propia miseria: en un campeonato serio, hace rato que ya te habrían dado la sanción que te mereces y que no es otra que el descenso automático.

2. Porque tu gente, entre los que se encuentran eminentes personalidades, esta hoy por hoy siendo sinónimo de lo más triste de nuestra sociedad. Los errores de esa minoría de los que no te deslindas los manchan a todos.

3. Porque tus hinchas, aquellos que se llenan la boca hablando de popularidad y de seguimiento, de aliento y de pasión, han demostrado no estar a la altura de todo lo que hablan. Luego de lograr una clasificación internacional, que tu prensa amiga aumentó y aumentó como si hubieras logrado algún título, tu hinchada no ha sido capaz de llenar una popular que pusiste a 10 soles. Mi Cristal, de capa caída y con tus ridículos precios inflados, llevó casi la mitad de gente que tú. Imagínate cuántos habríamos llevado si nos ponías la popular a 10 soles. Imagínate cuántos más habríamos llevado si hubieramos sido nosotros quienes,  hacía tres días, habríamos clasificado a cuartos de final de la Sudamericana. De sólo pensarlo te dan ganas de cerrar la boletería de nuevo. Esa idea es lo que nos diferencia y demuestra por qué nosotros somos “la hinchada que nunca abandona” y ustedes son sólo moda. Cuando más necesitabas de apoyo y cuando diste el mayor motivo para que tus hinchas te apoyen, a las justas llevaste tres mil personas. ¿A eso llamas pasión?

4. Porque los únicos momentos de lucimiento que tuviste se debieron a la tacañería del técnico cervecero y nada más. Reynoso vive los partidos esperando el momento para poder echarse atrás y regalar la cancha y la pelota al rival. Hoy esperó voltearte el partido para luego olvidarse del fútbol sacando a Lobatón (el mejor de la cancha) y mandando al equipo hacia atrás. La salida de Loba fue la mejor bendición que te pudo tocar hoy porque estaba pintándote la cara. Y lo de Shoro. Un muchacho que recién está empezando en primera y que todavía muestra más ganas que otra cosa, se las arregló para ponerte en tu sitio dos veces. Tres si no fuera por el línea.

5. Porque si no fuera por Carrillo y el línea de oriente, te habrías llevado una buena goleada. Te perdonaron un gol legítimo, te dejaron pasar un penal y te regalaron otro gol en offside. Esta noche, antes de dormirte, da gracias por Reynoso y por ese línea que han hecho que sólo te vayas perdiendo por un gol.

6. Porque, hablemos del torneo de reservas, sólo tú haces tanto escándalo al ganar torneos amistosos y, como siempre, viene Cristal y te sienta en tu realidad. Hoy antes del partido mandaste a tus “campeones de la Libertadores”, ese torneo amistoso que pasaste a punta de penales, y les zampamos un buen 3 a 0 sin mayores sobresaltos. ¿Cómo así? Pues porque una cosa es lo que tus amigos te digan que eres y otra lo que realmente eres. Y en esa categoría, tampoco eres gran cosa.

7. Porque todo el año te la pasaste, tú y tus amigos de la prensa, hablando mal de nosotros como si fueramos los responsables de tu mal momento y como si debieramos quedarnos callados ante toda la miseria adminsitrativa que traes. Hablaste y hablaste mucho sobre que sólo te podía ganar en mesa y hoy te demostré que te gano en la cancha y en la mesa. En la cancha porque soy mejor que tú y en la mesa porque no mereces ni siquiera competir en la misma división que yo.

Anda duerme, hijo. La gradeza no es algo que te regalan, como algún día entenderás, sino que es algo que hay que cultivar día a día. Inclusive cuando no te acompañan los resultados deportivos ya que un equipo no es grande porque gana. Tal vez si intentaras imitarnos, como sueles hacerlo, puedas encontrar el camino. Mientras tanto, sigue entrenando. Ya le ganaste al venezolano y al argentino chico. Fácil te toca ahora el boliviano y puedes seguir creyendo que estas haciendo un campañón.

Claro, hasta que te toque nuevamente enfrentarte a Cristal y te volvamos a tu realidad en dos patadas.

P.D.1 El año pasado, cuando te entrenaba Reynoso, también quisiste dártelas de copero y también te gané en tú cancha. Si te olvidaste, puedes revisarlo acá.

P.D.2 Cargando las fotos me dí cuenta que este partido se jugó exactamente un año despues del empate 0 a 0 que tuvimos en el San Martín. Curioso.

P.D.3 A diferencia de otros años, este 2011 el Miguel Grau ha sido un estadio agradable para Cristal. Dos victorias y un empate en tres partidos jugados ahí.

Fundador y director de "El Cristal con que te miro".

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación