La Cancha: Sporting Cristal 1 – José Gálvez 1

La Cancha: Sporting Cristal 1 – José Gálvez 1

Por -
0 25

Hay muchas cosas que criticar sobre este partido. ¿Empezamos?

1. Yo al partido le encontre tres etapas claras. La primera, comenzando el encuentro, duró casi veinte minutos. Cristal salió ordenado y empezó a encimar al Gálvez. La defensa de cuatro era con Granda, Lojas, Rivera y Wenche. Frezzotti al medio sólo, más adelantaditos, en función mixta, Tarek por derecha y Torrejón por izquierda. Por los extremos estaban Piero Alva a la izquierda y Chávarri a la derecha. Sólo en punta, Pando.

Cristal empezó a manejar el balón e intentaba con orden. Aún así se le notó falta de profundidad debido, principalmente, al nulo peso ofensivo que aportaba Pando y, también, al hecho de que cuando se lanzaban pelotazos estos no tenían ningún destino fijo.

La segunda duró el resto del primer tiempo y parte del segundo. Gálvez se fue asentando y Cristal se fue diluyendo. Empezamos a retroceder en la cancha y a perder la pelota. Gálvez hacía su negocio y en Cristal nadie parecía preocuparse. Faltaba mucho por jugarse.

La tercera empezó poco antes del gol de Cristal y duró lo que restó del partido. Cristal perdió toda forma de orden. Los jugadores intentaban como buenamente podían y ya no se apreciaba el dibujo táctico del inicio. Todo era pelotazo y, cuando no era posible el pelotazo, el pasa hacia atrás. Las pelotas se perdían por que los pases se lanzaban comprometidos, todo fue desesperación y poco tino. Mientras tanto, el técnico miraba sorprendido y me daba la impresión de que no tenía la menor idea de cómo volver a darle al equipo el orden que mostró al inicio.

2. Cristal jugó mal. Pero me quedo con la idea inicial del partido que identifico con lo que quiere hacer Reynoso con el equipo. La defensa intentó mantenerse ordenada pero tuvo errores garrafales que costaron el partido. Lojas nuevamente estuvo bajísimo. Pero en ataque si terminamos siendo totalmente ineficaces. La idea, repito, parece buena en teoría pero una cosa es pensarla o decirla y otra cosa es tener que llevarla adelante teniendo jugadores como Pando o Torrejón que fueron una real nulidad o Chávarry que es un completo cagón.

Lo de Pando no sorprende, en realidad se espera poco del Cholo. Lo de Torrejón sorprende pero no porque esperes más de ese jugador. A pesar de que en el último partido contra Unicachi demostró que es poco lo que se puede esperar de él, sorprendió porque Reynoso lo tuvo en la cancha todo el partido. Y sorprende, también, porque uno no llega a entender como un jugador tan limitado puede llegar a ser futbolista profesional y, más aún, en Sporting Cristal. Alguien lo está estafando, pensé, y luego me puse a pensar que en realidad ese alguien nos está estafando a todos.

Pero no fueron sólo estos dos jugadores los que no resolvieron. Tarek empezó bien y eso le duró muy poco. Luego fueron varios los pases perdidos, las pelotas comprometidas, los remates débiles. Alva mostró mucho empuje pero confirmó que no es solución. Sin embargo, en el único balón bien centrado, Alva mostro su experiencia cabeceando bien y anotando el empate para Cristal. Para ser su “debút” no esta mal, a pesar de que no estuvo bien.

Y lo de Chávarri es indignante. Un jugador de sus características estaría llamado a ser quien lleve el equipo adelante. Pero el chico no se da cuenta que juega en Sporting Cristal y cree que juega en Diego Chávarry F.C. Al promediar el primer tiempo falló un gol clarísimo luego de parar bien un pelotazo. Parecía el gol de Guerrero a Uruguay sólo que, con el arquero jugado, Diego la lanzó afuera. La gente, el equipo y la banca lo puteó, como que lo tenían que putear, y de pronto el señor ya no quiso jugar. Trotó los pases, lanzó las pelotas a cualquier lado, exigió el pase al pie. Dejó de lado todo cariño por su profesión y todo aprecio por esta camiseta que lo necesitaba.

Y no es la primera vez. Desde que lo veo jugar en el primer equipo siempre hace lo mismo. Y yo pienso que es una total desubicación. Como si estuvieramos hablando de un jugador que ha logrado campeonatos, que ha sido goleador en varias temporadas, como si fuera un muchacho al que se lo quieren llevar a Europa. Como si fuera todo eso, el hombre se molestó por que lo putearon y ya no quiso jugar. Se resintió y que todo se vaya a la mierda. Reynoso, en la acción más acertada que tuvo en todo el partido, lo sacó al medio tiempo y sinceramente espero que no lo vuelva a poner.

En Cristal han jugado jugadores realmente limitados pero, creo yo, lo que no podemos permitir son engreídos. Y menos engreídos que ponen en peligro al equipo y menos aún aquellos que no tienen mayor mérito para el engreimiento que una cara para verse en el espejo y los dos apellidos de sus papás.

Fito entró al segundo tiempo y tomó el lugar de Torrejón quien se fue a ocupar el sitio que dejó Chávarry. Falto de fútbol, Espinoza tampoco solucionó nada. Cuando Gálvez se tiró atrás a defender su empate, ya no tuvo ningún peso.

3. La evaluación de lo que deja este intermedio lo haré despues. Por ahora quiero comentar este partido. En la defensa estuvimos algo mejor y eso, probablemente, se deba a que Gálvez no atacó mucho. Sin embargo, hubieron dos o tres jugadas que nos pusieron en aprietos. Un palo en el primer tiempo luego de que Wenche no apretara bien su marca y dos errores de Lojas que nos costaron el partido. En el primero una pelota que se le pasó y que luego Heredia no supo manejar. El delantero de Gálvez se sorprendió con el balón en las piernas y el arco desguarnecido y no tuvo problemas para hacer lo que Chávarry no pudo.

Heredia cumplió en líneas generales pero, como siempre en los arqueros, basta un error para que te metan un gol.

La defensa pasó algun aprieto más en el segundo tiempo.

4. Pero a mi lo que me entristece (que ya no me da para molestarme) es que este equipo no sólo no encuentra aún la brújula sino que ha perdido la mística. Cristal no sólo ya no asusta sino que sus propios jugadores ya ni siquiera creen en sus posibilidades. Durante todo el segundo tiempo, luego del empate, las jugadas con que buscabamos el gol que nos la posibilidad de los penales se lanzaban con un pesimismo total. Las pelotas estaban perdidas desde antes de que salieran de los pies de los jugadores cerveceros. Así, llevando la derrota en las espaldas desde el inicio, jamás vamos a lograr nada.

El Zorro en su segundo debut. Marcó el empate que no alcanzó.

Tiempos aquellos en los que Cristal era un equipo que sabía que le bastaba ponerse serio para marcar la diferencia. Hoy un equipo de segunda se siente en la capacidad de arañarnos un buen partido y eso pasa, creo yo, porque en Cristal mismos hemos perdido el amor propio. En Cristal mismo pensamos que nos van a hacer la vida dificil, entramos derrotados. El partido lo perdemos desde antes de jugarlo por eso que, durante el juego, no atinamos a nada.

5. Se acabó el Intermedio, entonces. Un torneo chiquito en el que se eliminaron todos los equipos de primera. Pero en el caso de Cristal la eliminación es más dolorosa por que fuimos los únicos que nos la tomamos en serio. Y con el pitazo final de Buckley empezó la cuenta regresiva. A Cristal ya no le quedan más experimentos en dos semanas nos vamos a Arequipa y ahí sí, podemos perder todo.

6. Peculiar: Cristal se eliminaba y en las tribunas nadie expresó malestar. Dos cosas, o de pronto la hinchada de Cristal se ha vuelto tan pero tan leal que ahora, a diferencia de hace un año, apoya hasta en las derrotas o, lo más probable, los engranajes de los negocios que todos sabemos se encuentran muy bien engrasados. Definitivamente, el grito en la tribuna tampoco refleja lo que es el sentir de esta hinchada.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación