Maraca de brujo.

Maraca de brujo.

Que la situación en Cristal está complicada es algo que no sorprende a nadie.

Es más, hasta cierto punto uno se complace de que así sea. No podía ser que estemos tan mal y en la institución todo ande tranquilo. Tienen que haber cambios, tiene que haber un sismo, un cataclismo que nos saque de este marasmo.

Ahora.

¿Qué es lo que realmente pasa?

Pues parece que de todo un poco.

1. Cantuarias – Oblitas.

Lo que más se dice a voz baja es que existe una ruptura entre el Presidente de la institución, Felipe Cantuarias, y el Director Gerente, Juan Carlos Oblitas. Cantuarias habría recogido el clamor de la hincha y estaría de acuerdo en que Juan Carlos Oblitas de un paso al costado y deje su lugar a una nueva persona que pueda reconducir la nave cervecera.

Pero todo no aparece tan simple. A Oblitas no lo puso Cantuarias, lo puso la Corporación y con el visto bueno de los pesos pesados de ese directorio. Cantuarias tiene su peso en ese colectivo pero no sé si lleve las de ganar en esta lucha de poder. En fin, pelea de blancos que le llaman. Lo que yo sé es que mañana miércoles va a haber una reunión de directorio en la Corporación y ahí tendría que tocarse este tema. Esperemos.

Ojo, hasta donde yo sé, Juan Carlos Oblitas no estaría moviendo hilos como para quedarse. Es evidente que él preferiría quedarse en Cristal pero ha dejado este tema en manos del directorio. Entonces no es que exista un enfrentamiento Cantuarias-Oblitas en la que estos dos directivos sean antagónicos. Pero, si Juan Carlos considera que podría salir, sería más generoso si presentase su renuncia.

Yo veo tres opciones: la salida de Juan Carlos Oblitas (que sería celebrado con bombos y platillos desde Tumbes a Tacna). Esto me hace recordar una anécdota histórica cuando, en la guerra civil de 1895 entre Cáceres y Piérola, el arzobispo de Lima le pidió al Presidente Cáceres que se retire diciéndole: “General, a Usted lo odian hasta las piedras”. Me imagino a alguien diciéndole a Juan Carlos Oblitas que, hoy por hoy, en Cristal a él lo odian hasta las piedras.

La segunda sería el triunfo de quienes defienden a Juan Carlos Oblitas. ¿Podría esto aparejar una salida de Cantuarias? Es posible. Pero ahí estaríamos en un escenario en el que hay que especular mucho.

La tercera es un empate y que se decida la permanencia de Juan Carlos Oblitas pero con menor peso y que Cantuarias lleve adelante las modificaciones que tiene en la cabeza.

Esto se definirá mañana.

2. El resto.

Evidentemente la salida de Juan Carlos Oblitas del directorio de Cristal podría significar un golpe en toda la estructura dirigente de Sporting Cristal. Todos los gerentes de área (Gustavo Zeballos entre ellos) así como los miembros de la comisión de fútbol y demás anticiparían movimiento en sus oficinas. Esta situación también se verificaría en el supuesto en que se quede Juan Carlos pero Canturias se vea robustecido.

3. El técnico.

La intención de Cantuarias, pase lo que pase, es que Reynoso se quede en la dirección técnica del equipo. La pregunta viene a ser si Juan querrá quedarse en el supuesto que Juan Carlos Oblitas no se quede. No sería extraño que, ante la salida de su gran amigo y mentor, Reynoso decida no seguir en Cristal.

¿Ven como todo está de mírame y no me toques?

4. Los jugadores.

Leí que Rivera y Espínola han viajado a sus respectivos paises. Las razones no las tengo confirmadas pero esto, por lo menos en el caso del paraguayo, es indicador de algo. Fácil alguno no regresa. Sin embargo las miras están puestas en otro extranjero: Luis Escalada.

Por lo pronto yo he escuchado una versión que señala que algunos jugadores de peso en la plantilla (Lobatón, Yotúm, Delgado y Advíncula) no estaban muy conformes con el método de trabajo de Reynoso y que, a pesar que durante los entrenamientos se dieron a full, en los partidos siempre terminaron jugando al debe. La decisión dirigencial, hasta el día de hoy, es apoyar al 100% a Reynoso y posiblemente estos jugadores hayan jugado su última mano.

Se hablaría entonces de aceptar la primera oferta que venga por Advíncula y Yotúm para que se vayan cuanto antes y dejen algo de dinero en caja. Lo del arquero y el mediocampista esta un poco más complicado pues nadie los está queriendo comprar hoy por hoy. No me sorprendería, sin embargo, que esten en la lista de jugadores que dejen el plantel.

Porque, eso sí, de que hay purga, hay purga.

5. Refuerzos.

Hasta donde sé, se ha conversado con Merino. Es cierto que a Merino lo quieren todos pero nosotros tenemos a nuestro favor nuestra seriedad. Si un jugador está tentado por, digamos, la U y también por Cristal no le es muy dificil saber dónde va a cobrar sueldo y donde no va a tener ni agua para bañarse luego del entrenamiento.

Lo de toda la zona posterior del equipo de Ate también es serio. Se hablaba incluso de Galván pero el argentino se enamoró de jugar en el estadio vacío y aparentemente ya no le importa cobrar quincena. Galiquio, Revoredo, Vasquez ya habrían tenido más de un contacto con Reynoso y a ellos se le podría sumar el retorno de Rainner Torres y de Miguel Torres también. En el medio parece que se va a volver a la carga por Albarracín que el año pasado nos dejó tirando cintura pero que este año en el Boys tampoco esta muy cómodo.

Finalmente adelante se busca a Hernán Rengifo quien tendría interés en dejar Chipre y volver al Perú para hacerse ver con miras a las eliminatorias y volver al mercado internacional importante.

¿Extranjero? Sólo uno: Rodolfo “Fito” Espinoza que es un jugador que le encanta a Reynoso.

Todo suena muy bonito, ¿no?

Ahora te cuento los límites. Según el reglamento, sólo podemos traer un extranjero más ya que el límite es seis. Pero incluso con ese límite, sólo pueden estar cuatro en la lista de convocados con lo que no resulta descabellado pensar en la salida de, cuando menos, dos extranjeros (¿Espínola y Escalada? Los refuerzos de Oblitas).

Del mercado local sólo se pueden incorporar hasta cuatro jugadores que hayan estado jugando en otro equipo. Y si cuentas, yo te he mencionado a siete. ¿Fijos? No lo sé, muy pronto para decir. Sobre todo por que, como ya leíste, todo va a depender de si Reynoso se termina quedando o no.

6. Rivarola

Mientras tanto, el ex técnico celeste volvió a hablar. Claro, lo buscan y dice todo lo que ya sabía: que el plantel no alcanza y que Espínola y Escalada fueron refuerzos que trajo Oblitas y no él. Un poco de sal a la herida que nos lleva a formular más preguntas: ¿Por qué Oblitas se lanzó a contratar antes de tiempo? No es que uno quiera crear suspicacias pero el tema es que estas se crean y luego los involucrados no tienen los reflejos como para aclararlas.

7. Juveniles.

Y entre tanto barullo, lo que está quedando piola es el tema de los juveniles. Es cierto que en los campeonatos de menores nuestros equipos están compitiendo arriba pero … ese no es el tema. El tema es que ya hace buen rato que no sacamos una estrella ni vendemos bien a un jugador (Ísmodes fue el último y lo devolvieron al toque). La reserva está sétima y ha tenido varios partidos malísimos. Es cierto que ahora bajo la dirección del profesor Asca se le ve algo más que cuando lo dirigía el profesor Gustavo Ghirlanda pero no es suficiente.

Y eso preocupa cuando de pronto escuchas en las tribunas los gritos que piden a Reynoso jugar con juveniles. Uno piensa en eso y se le escarapela el cuerpo porque es evidente que estos muchachos no están en nivel. Inclusive aquellos con proyección como Cruz Cheng y Tarek Carranza han ido disolviéndose.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación