La Cancha: Universidad César Vallejo 1 – Sporting Cristal 0

La Cancha: Universidad César Vallejo 1 – Sporting Cristal 0

Por -
0 15

Triste cuando uno advierte que termina viendo sin cariño el juego de este equipo que juega sin cariño.

Es más bien poco lo que se puede decir de un partido chato, trabado y aburrido como el de ayer. Igual a tantos que hemos visto en los últimos años. Uno quisiera comentar la mano del Cabezón Reynoso que de un plumazo cambió la defensa y la forma cómo se paraba el equipo en la cancha. Del retorno de Quina a la defensa, de la inclusión de Granda (que debe tener un ángel de la guarda gigante por todas las oportunidades que se le dan y que no resuelve), del cambio de perfil de Rivera que pasó de la izquierda a la derecha, del ingreso de Frezzotti y de Lobatón jugando unos metros más adelante.

Pero todas esas ganas se van diluyendo cuando adviertes que, nombres más nombres menos, los resultados siguen siendo iguales. Cristal sigue deambulando en la cancha, regalando espacios y sin saber elaborar sus jugadas. Terminas confirmando que no es que Cristal no sepa “concluir” sus jugadas sino que ni siquiera sabe elaborarlas. Que son raros los pases precisos, los cambios a tiempo, las jugadas de memoria. Por el contrario, abundan las torpezas, los pelotazos, los pases imprecisos, los centros a ningún lado. Si hasta pareciera que Cristal se pelea con la pelota por que nadie la toma, nadie la acaricia, nadie la mece. Todo son puntapies destemplados a ver si algo sale.

Entonces, los remates cercas y las pelotas devueltas por los parantes no son una señal de que nuestro juego haya sido bueno. Veo yo, más bien, que son muestras que a pesar de lo mal que jugamos nuestros jugadores podrían hacer algo más.

¿Y Reynoso?

Qué le vas a pedir a Reynoso si tiene tres días trabajando. A lo más podremos destacar el plus adicional de ganas que algunos jugadores le pusieron al tema y el hecho de que, tras un primer tiempo malísimo, el segundo se replanteó y se logró manejar el partido. Sin embargo, si no se generan opciones claras, no vas a ganar. Y no ganamos.

La certeza que nos queda es que la mano de Rivarola desapareció apenas este salió del club y que Reynoso va a tener que trabajar mucho.

Y la preocupación es que el próximo partido recibimos a la U en el San Martín. ¿Alcanzará para mostrar algo más?

Ojalá.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación