¿Olvidarse?

¿Olvidarse?

Por -
0 51

A ver. El revuelo hoy viene desde arriba. Todos van a resaltar lo que dijo Juan Carlos Oblitas: “Creo que Cristal tiene que situarse en el contexto actual, olvidarse de su época dorada del 90″.

No se necesita ser mago (pero por lo menos es bueno no ser ciego) para saber que esta frase, dicha así tan frescamente, es una bomba que cayó como pedrada en ojo tuerto (para seguir dentro de los símiles de visión) a la hinchada de Cristal que, hoy por hoy, ya no pide épocas doradas sino cuando menos un equipo respetable.

Pero, ¿Qué es lo que dijo o lo que quiso decir Oblitas?

Leo y releo el párrafo completo que cita “El Portal Celeste” y que copio en la parte pertinente:

“El año pasado yo fui técnico y estábamos mal. El equipo estuvo peleando por el descenso, sin embargo, lo salvamos en el 2008, y terminamos al repechaje de la Copa Libertadores. Creo que Cristal tiene que situarse en el contexto actual, olvidarse de su época dorada del 90. Como institución es la mejor, correcta y se trata a los jugadores como seres humanos. Sin embargo, han surgido otros equipos con mejores presupuestos como Juan Aurich, César Vallejo, San Martín, también tienes a la “U” y Alianza, quienes tienen problemas, pero invierten”

Y de tanto leer y releer, creo que termino entendiendo lo siguiente, a ver si ustedes coinciden conmigo:

(VERSIÓN TRADUCTOR ‘ON’)

Oblitas dice que el hincha ya no debe pensar que Cristal es el único equipo con plata o el equipo con mayor presupuesto del fútbol peruano. En esa idea, Oblitas señala que esa época cuando nadie tenía más dinero que Cristal es la “epoca dorada” que vivimos. Época que ahora es parte del pasado que no volverá porque existen otros equipos con dinero e, incluso, con más que nosotros.

(VERSIÓN TRADUCTOR ‘OFF’)

ALGUNOS TEMAS:

1. Juan Carlos, ¿estás sugiriendo que antes Cristal sólo ganaba por que era el equipo con más plata? Si es así, sería absurdo de tu parte. En primer lugar porque le estarías dando la razón a los de la vereda del frente que siempre lo dijeron. Y creo que no es necesario recordarte que esos de la vereda del frente son tus rivales. Claro, porque en teoría, tú eres parte de Sporting Cristal.

A no ser que te sientas más cerca de ellos que de nosotros.

Pero es absurdo porque estarías sugiriendo esa idea cuando los campeonatos que logramos en esa “época dorada” fueron, precisamente, contigo. Entonces, estarías diciendo que tus campeonatos no se debieron a tu capacidad (léase: estarías reconociendo que no tenías capacidad como entrenador) sino al simple hecho de que “Cristal tenía más plata”.

2. Estas muy equivocado si crees que la “época dorada de Cristal” lo fue sólo por que manejaba mejor presupuesto. Los 90 fueron la época dorada de Cristal porque practicamos el mejor fútbol del país, por que la hinchada creció como nunca antes y porque marcamos una diferencia en el manejo institucional respecto a los otros clubes locales y más parecidos a los clubes de primer nivel del continente.

Fue una época en la que las participaciones de Cristal eran las mejores del fútbol peruano a nivel Libertadores porque jugábamos mejor y teníamos más actitud y amor propio. ¿O me dirás que las buenas actuaciones en Libertadores se daban porque teníamos más billetera que argentinos, chilenos, brasileños o colombianos?

Esa es la verdadera “época dorada” y no aquella que ves tú en lo que lo único que importaba era la chequera. El hincha de Cristal recuerda una época dorada donde el jugador de Sporting Cristal salía a matar por esta camiseta.

O tal vez tú entiendes por “dorado” algo distinto, no lo sé.

3. En el fondo estas justificando toda la mala campaña en el hecho simple de que Cristal no puede competir por que otros manejan más plata. Y esa es precisamente la excusa que en los 90 nos ponían aliancistas y estudiantiles para intentar disminuir nuestros éxitos. Es decir: excusa de mediocres.

Para que te des cuenta de tu error, te cuento que hay equipos como León de Huánuco o José Gálvez que, sin tener mejor presupuesto que nosotros, nos bailaron tanto de local como de visita. El caso de León es sensible por que formó un equipo casi de remiendo (con jugadores dados de baja en muchas instituciones y un par de extranjeros que resultaron buenos) y está ahí, luchando por la posibilidad de ser campeón que nosotros no tenemos hace cinco años.

O acaso León vive su “época dorada” como la concibes tú.

Esos equipos tienen un equipo que juega a algo y un grupo de dirigentes que sueña con hacer historia.

4. El problema, Juan Carlos, es que tú ya no tienes sueños ni ilusiones con Cristal y esta declaración lo grafica totalmente. Te sientes muy contento de haber salvado la baja y haber jugado una pre-libertadores como si en vez de Sporting Cristal fuéramos el FBC Melgar o el Sport Boys. Por eso da la impresión de que te tiene sin cuidado que pasen dos años y el equipo quede décimo u octavo. Tú lo que quieres es cumplir tus dos años de dirigente y tentar la Federación. Por eso no te ilusionas con esta camiseta celeste.

Porque, en el fondo, toda la gente que lo dice tiene razón: a pesar de tanto que te dio, tú no sientes esta camiseta.

Y por eso, en vez de buscar nuevamente tener un equipo que sea protagonista (así sea humilde), nos pides que nos olvidemos de campeonatos pasados. Como si en toda nuestra historia sólo hubiéramos sido un equipo con dinero.

Sinceramente, Juan Carlos, te insultas. Te insultas a ti mismo despreciando tus propios logros y nos insultas a todos.

5. ¿Olvidarse? ¡Un carajo me voy a olvidar! El dirigente de Sporting Cristal debería ser una persona que busque revivir épocas doradas. Que ofrezca a su hinchada ilusión y campeonatos. Que sueñe con ser cada día más grande y darle más alegría a la gente. Un dirigente que quiere a su institución no pide que se olvide la historia gloriosa. Un dirigente que quiere a su institución pide compromiso para regresar a los tiempos donde todo era felicidad.

Pero, claro, eso es un dirigente que quiere a su institución. Me olvidé que tú eres hincha de la U.

Si algún día ganas la Federación, Juan Carlos, me alegraré. Porque, así como están las cosas, creo que esa va a ser la única forma de que te vayas de Sporting Cristal y no me lo sigas maltrando.

Aunque, pensándolo bien, hay algo que sí merece olvidarse de esa gloriosa época de los 90. Me voy a olvidar del técnico que nos sacó campeón el 91, el 94 y el 95. Me voy a olvidar de él porque terminó demostrando que era un técnico mediocre y sin capacidad que sólo campeonó porque creía que el equipo en el que trabajaba era el único que tenía plata.

De esto sí que no hay que olvidarse.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación