La Cancha: Universidad César Vallejo 2 – Sporting Cristal 3

La Cancha: Universidad César Vallejo 2 – Sporting Cristal 3

Por -
0 258

No te voy a mentir, amigo lector cervecero, estoy feliz.

Y es que uno tendría que tener cemento en las venas si el gol de tiro libre marcado por Carlos Lobatón con el tiempo vencido no le saca un grito desde el fondo del alma. O eso o es que no eres celeste. Y si no eres celeste, no es necesario que sigas leyendo.

Estoy feliz por el resultado, por el gol, por que ganamos un partido que estuvimos perdiendo y pudimos perderlo – o empatarlo – con justicia.

Pero, al igual que tú, no estoy contento con lo que vi aunque sí estoy contento con lo que puedo ver de acá un tiempo.

¿Que a qué me refiero?

Te explico.

El equipo que presentó Sporting Cristal fue el siguiente: Delgado, Wenche, Lojas, Martínez, Reyes, Pérez, Lobatón, Valverde, Sánchez, Villareal y Ximénez: el 4-4-2 que el Chino Rivera ya nos había mostrado en la Tarde Celeste. Con estos jugadores, Sporting Cristal pasó muchos sustos durante el partido. Especialmente en los primeros 20 minutos en los que la defensa estuvo demasiada abierta, los laterales no atinaron a cubrir su banda y los centrales se vieron constantemente superados por la velocidad del Vagón Hurtado.

Precisamente Hurtado pescó un buen pase de Candelo y, tras liberarse sin mayor problema de la marca de Lojas, aprovechó que todo Cristal estaba adelantado y sombrereó eficientemente a Delgado. Vallejo encontraba la diferencia con justicia ya que minutos antes el mismo Vagón había estrellado un remate al parante y no fueron pocas las dudosas posiciones adelantadas que les sancionaron y que tranquilamente hubieran podido terminar dentro del arco cervecero.

Adelante la cosa no estaba mucho mejor. Se notó que la propuesta de fútbol cervecero pasaba por lo que podían hacer Valverde y Sánchez desde los costados contando con Lobatón como el eje fundamental del equipo. Pero la verdad es que fueron pocas las pelotas limpias que llegaron a estos jugadores por que Lobatón estuvo bien marcado y por que Pérez aún no se libera de esa fea costumbre suya de regalar la mayoría de las pelotas que recupera.

Entonces lo que abundó fue el pelotazo largo y desesperado para que Ximénez y Villareal se fajen adelante.

Y vaya si se fajaron. Inclusive Villareal se dió maña para marrar un par de ocasiones claras.

Pocos minutos despues del desnivel trujillano, Sánchez tuvo un balón limpio y lo cruzó muy bien. El cabezazo de Villareal pegó en el travesaño y el ¡uffff! se convirtió en ¡gol! por que ahí, dónde debe estar, estaba el Chino Ximénez. Ya lo habíamos dícho en el crónica de la Tarde Celeste que, mientras habían algunos cizañeros que empezaban a decir que Ximénez ya no era lo que es, lo del Chino era simplemente cuestión de fútbol. En la Tarde Celeste, si bien se falló goles, Ximénez siempre estuvo ahí. Y hoy siguió estando ahí y añadió el balón al fondo y se reencontró con la red y gritó su primer gol del año (el primero de muchos, estoy seguro) revoleando la camiseta amarilla que solemos vestir en Trujillo. Gol, empate, tranquilidad y amarilla tonta para el goleador.

De ahí en adelante, el partido se puso parejo pero no tanto por que Cristal mejorara el juego sino por que Vallejo también dejó muchos espacios atrás. Muestra de eso fue el segundo gol cervecero, ya en el segundo tiempo.

Lobatón recibió el balón atrás en el medio campo y habilitó magistralmente a Ximénez quien le ganó la espalda a toda la defensa local. El Chino sólo frente al arquero, el Chino que amaga al arquero en el área grande, el Chino sólo frente al arco, el Chino que toca el balón suave y adentro, el Chino que se va a celebrar su segundo gol (¡¡¡Maestro!!!, ¡¡¡Maestro y goleador!!!) con la hinchada cervecera que gritó todo el partido.

El partido no estaba fácil ni nada por el estilo. Todos sabíamos que se venía lo más dificil: aguantar la diferencia. Sin embargo, yo no estaba contento con lo que veía. Este equipo todavía esta en construcción y me gustaría que la defensa no sea tan ligerita, que los circuitos de fútbol sean más claros, que se imponga al rival. Pero, claro, también hay que tener presente que este es el primer partido oficial del equipo y que recién es el tercer encuentro “en serio” que juega con este técnico. Sería de insensatos exigirle que juegue como un equipo cuajado.

Sin embargo, como les dije más arriba, sí me tenía contento la perspectiva de lo que podemos ver de acá un tiempo. ¿Por qué? Pues porque Cristal fue un equipo ordenado. El 4-4-2 que dibujó el Chino Rivera fue respetado y el equipo, aún en los momentos más difiles, siempre intentó respetarlo y plegarse al mismo. Podría atreverme a decir que fue ese orden el que nos permitió sacar el resultado que terminamos sacando.

Y también por que vi un equipo con actitud. Esa bendita actitud que nos había estado siendo tan esquiva. Actitud como la que tuvo Martínez cuando, lesionado, se levantó y se tiró dentro de la cancha tan sólo para evitar que Vallejo lance rápido un corner. Maniobra que permitió que nuestra defensa se pare algo mejor y que muestra que para este equipo pareciera que lo importante no es tanto el jugador sino el resultado y si para eso hay que soportar dolor de la lesión, pues se soporta.

La tranquilidad no duró mucho por que teníamos que sufrir. Ya antes del primer gol, Wenceslao se había ido expulsado tras trabar a un Vagón que se iba sólo y ahora Martínez dejó su lugar lesionado para que debute José Zamora, Danny Sánchez dio lugar a Jaime Vasquez y Villarreal a Casas.

La primera acción de Zamora fue en contra. Un claro penal marcó el debut de este jugador y esto generó un problemón. Delgado reclamó al árbitro y se ganó la amarilla, Lojas reclamó y se ganó la segunda amarilla y se fue expulsado. Nueve hombres en Cristal y tiempo cumplido.

Candelo hizo lo que tenía que hacer y el sabor del empate sabía a derrota por que este Cristal no terminó de convencer y la promesa de que pronto se va a jugar mejor no bastaba.

Pero, señores, ¿les hablé de la actitud del equipo? Vallejo pensó que con el empate ya todo estaba dicho y a mi me dió la impresión de que la idea en los jugadores de Cristal era “¿y si anotamos en estos minutos?”

Ya Garay había dicho que el partido daba para 4 de sobretiempo y Cristal empezó a tener el balón. Lento, con cautela, teníamos sólo nueve hombres, no se trata de alocarse, primero defiéndete y aprovecha la única que vas a tener. El balón fue avanzando al área trujillana e insinuamos. Ximénez, Valverde, Casas, Lobatón buscaban el ángulo. Vásquez se metió por izquierda y fue trabado cerca al área. ¡Ahí está! La única que íbamos a tener.

Ximénez, Vásquez, Valverde se pusieron ahí. Loba se paró frente al balón. Busca la cabeza del Chino, pensé yo. Pero Loba es Loba. Loba piensa diferente. Loba tiene el fútbol en las venas y no por nada es el mejor jugador de este equipo. Loba se tuvo fe y Loba sabe que él puede anotar goles desde ahí.

El grito fue sincero. La explosión de alegría fue genuina. Y no sólo por que ganó Cristal (luego del gol terminó el partido) sino por que se ganó con actitud. Por que, con resultados, la espera a que este equipo termine de consolidarse se hace más corta y más llevadera.

Cristal ganó su primer partido en lo que va del año y lo hizo en el primero dónde los puntos valían. Por su parte, yo estoy seguro que el Chino Rivera no para de sacar conclusiones y si bien para el partido contra Melgar la defensa se complicó más de lo debido (sin Fernández y sin Lojas y pendiente de lo que tenga Martínez), creo que hay fe de que con el regreso del Chorri y con el apoyo de la hinchada, este camino siga siendo alegre.

¿Requieres una excusa más para ir a apoyar a este equipo? Contra Melgar en el San Martín no debería faltar nadie, ¿no?

¿Algo más?

Si, dos cosas.

Uno: dos horas antes de este partido, en el inicio del torneo de reservas, el equipo de Sporting Cristal logró empatar. Diego Chávarry anotó el 1-1.

Dos: desde la segunda fecha del apertura 2008 que no ganábamos en Trujillo. Es bueno volver a salir ganador de una sede que históricamente nunca nos había sido complicada. Ojalá nomás que este año no sea igual que el 2008. :D

Alineaciones:

Sporting Cristal: Erick Delgado; Wenceslao Fernández, Juan Lojas, Ricardo Martínez, Jeickson Reyes; Edwin Pérez, Carlos Lobatón, Marcio Valverde, Daniel Sánchez (Jaime Vásquez); Óscar Villareal (Yancarlo Casas),Miguel Ximénez.

DT: Víctor Rivera.

Universidad César Vallejo: Joel Pinto; Manuel Ugaz (Saulo Aponte), Francisco Hernández, Lee Andonaire, Manuel Corrales; Juan Carlos Nakaya, Sidney Faiffer (Marco Casas), Luis Cordero (Marco Carbajal), Mayer Candelo; Héctor Hurtado, Roberto Demus.

DT: Mario Viera.

Amarillas: Miguel Ximénez (29′), Juan Lojas (31′) , Wenceslao Fernández (47′), José Zamora (86′) y Erick Delgado (87′) (SC); Manuel Corrales, Marco Carbajal (UCV).

Tarjetas Rojas: Wenceslao Fernández (57′)  y Juan Lojas (88′) (SC), Marcos Carbajal (UCV).

Goles: UCV: Héctor Hurtado (16’) Mayer Candelo ( p. 88′); SC: Miguel Ximénez (26’ y 74’), Carlos Lobatón (tl. 94′).

Árbitro: Manuel Garay

Estadio Mansiche de Trujillo.

Fundador y director de "El Cristal con que te miro".

Artículos iguales

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación