La Cancha: Sport Ancash 1 – Sporting Cristal 0

La Cancha: Sport Ancash 1 – Sporting Cristal 0

Por -
0 216

Cómo estarán las cosas que ahora ganarle a Sporting Cristal ni siquiera es motivo de alegría para el equipo que lo logra. Entendible sobre todo cuando tomas en cuenta que quien le ganó a Sporting Cristal es el equipo que en ese mismo partido perdía la categoría.

Sobre lo pésimo de la campaña que terminó hoydía, hemos hablado mucho y hablaremos más después. Me limitaré entonces a contarle que, lejos de lo que yo me imaginaba, Juan Carlos Oblitas lanzó a la cancha del Municipal de Recuay el “mejor” equipo que tenía disponible. Carvallo, Cáncar, Lojas, González, Yotúm, Casas, Lizarbe, Lobatón, Sheput y Maestri. Me imagino que Oblitas renunció a su costumbre de poner juveniles en los últimos partidos del campeonato por que esperaba, quizá, retirarse de la dirección técnica con una victoria. Sin embargo, este equipo no tuvo muchas luces. Habrá quien diga que fue la altura pero lo cierto es que Cristal dejó jugar a Ancash y se limitó a esperar al local que, tal cómo venían las cosas, era el que tenía que hacer el gasto.

Se defendió bien en gran parte del partido, hay que reconocerlo. El problema – a diferencia del resto de la campaña – no estuvo en la defensa. El problema en este partido fue que los encargados de generar fútbol no lo hicieron. Salvo Lobatón toda la delantera rimense no aportó nada.

Sin embargo, cómo nos ha pasado casi siempre que jugamos a defendernos, terminamos perdiendo. Un centro intrascendente pegó en la mano de Yotúm y se cobró un penal que fue bien ejecutado. De ahí en más, Ancash salió a buscar más goles y Cristal encontró un par de espacios. Las piernas de Maestri quedaron cortas ante dos centros que no alcanzó a convertir. Uno en el parante y el otro raspando fueron la única emoción que Cristal imprimió en este partido. Eso y el conato de bronca que generó Ísmodes cuando lo expulsaron por el manazo que le dió a Martín Vásquez.

De ahí todo fue subirse al ómnibus y regresar a Lima. Echar candado al club, irnos de vacaciones y esperar que este año quede pronto en el olvido y que – por favor – venga alguien que tenga la sangre y lo que se necesita para lavar la afrenta que para nuestra historia, nuestra mística y nuestra hinchada ha significado esta campaña.

Sinceramente, espero no volver a vivir una campaña como esta.

Por cierto, muchas gracias, Juan Carlos.

Fundador y director de "El Cristal con que te miro".

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación