La Cancha: Sporting Cristal 0 – Juan Aurich 1

La Cancha: Sporting Cristal 0 – Juan Aurich 1

Por -
0 259

¿Cómo fue el partido?

Se los pongo así: Fue el partido entre un equipo que lucha el título y uno cuyo único logro fue no correr peligro de baja. Entre un equipo que luchaba por el título y uno que estaba más abajo de la mitad de la tabla. Entonces ustedes se pueden imaginar el resto. Victoria previsible del equipo que estaba luchando por el título. Víctoria cómoda y completa de este equipo que, sin hacer mucho, subyugó totalmente al equipo de media tabla.

Fuera de eso, poco más.

¿Qué más se puede destacar del partido de ayer?

Pues el reclamo – justificadísimo – que existió ayer por parte de toda la hinchada ante esta pésima campaña. Pésima e indigna de Sporting Cristal.

Así, el equipo entró a la cancha entre pifeos, los cantos contra Maestri fueron cotínuos, los gritos contra Juan Carlos Oblitas también, la desazón por el gol aurichista no hizo sino avivar esa rabia contenida y que tuvo su punto culminante cuando Prado – verdaderamente impresentable – se hizo expulsar tontamente.

Decir que existe una disconformidad en la hinchada sería como decir que la Segunda Guerra Mundial fue una pequeña escaramuza. De igual manera, decir que sólo es un “grupito” de la hinchada de Cristal quien manifestó su molestia por esta campaña es mentir. Con matices de más o de menos, toda la hinchada repudió esta campaña.

Y aunque los medios que comentan adulando a Juan Carlos Oblitas digan lo contrario, lo cierto es que ayer no sólo la “Guardia Extrema” en occidente hostigó a la banca de Cristal. Los gritos vinieron de las tres tribunas del San Martín. Gritos que piden cambio.

En la tribuna oficial estaba Roberto Palacios – ídolo cervecero – quien mostró su humildad tomándose cuántas fotos podía con todo aquel que lograba acercársele. Más atrás se encontraba el Chino Rivera quien vino – por primera vez – a ver a la camiseta que tendrá que despercudir.

Chino, tú estuviste ahí. Tú no necesitas leer las crónicas complacientes para saber qué se reclamo y por qué se reclamó. Tú has visto en lo que ha quedado convertido este grande que es Sporting Cristal. En ti está la obligación de procurar el cambio. No cometas los mismos errores y demuestra que puedes ser capaz. Habemos muchos que confiamos en tí pero también hay muchos quienes dudan de tu posibilidad. La alegría de esta gente está en tus manos.

Al final del partido, esta camiseta tan querida salió casi escondida. No se permitió el pase a la prensa. Vestuario caliente y campaña vergonzosa. Es mejor así. La exposición sólo hubiera traído más morbo a un equipo y una campaña a a la que sólo corresponde el olvido.

Si allá por el 99 la hinchada cervecera llenó el San Martín el día del regreso de Juan Carlos Oblitas al club, este 2009 la hinchada cervecera se presentó en muy buen número para gritarle que se vaya.  La historia dirá que en el 2009, Sporting Cristal no logró nada. La historia recordará a Juan Carlos Oblitas como un técnico referente en el fútbol peruano. La historia dirá, sin embargo, que en la última temporada que dirigió se retiró sin ningún logro, sin ninguna alegría, sin la respuesta de los jugadores en que confió y totalmente enfrentado a la gente que alguna vez lo supo idolatrar.

Y ahora, Juan Carlos, ahora que tienes una responsabilidad distinta te corresponde – por ti mismo, que ya sabemos la poca importancia que nos das a la hinchada – demostrar que puedes lograr algo distinto.

Lamentablemente a estas alturas, cuando ya no existe ni la alegría ni la ilusión, cuando los números se tornan irrelevantes (cuarta derrota consecutiva, ocho goles en contra y sólo dos a favor en estos cuatro últimos partidos, derrotados por casi todos los equipos que jugaron el campeonato), lo único que se espera es que este año acabe. Y esperanzarnos en que el 2010 tiene que ser distinto. Por que no es posible matar de esa forma el espíritu de una institución.

Por que esta hinchada no merece este año y este resultado mientras en la vereda del frente van a ser justamente los rivales históricos – que sin haber sido jamás más institución que Sporting Cristal – quienes definan los laureles.

Y esta verdad no se supera escondiendo a estos jugadores de la vista de la prensa. Esto se supera trabajando con seriedad en pos de un objetivo.

Espero que lo hayas podido ver con tus propios ojos, Chino.

Las cosas tienen que ser diferentes.2

¿Algo más?

Si. Al igual que en los años anteriores con Juan Carlos Oblitas, ahora que el equipo ya perdió toda opción y toda dignididad, es muy probable que el próximo partido lo juguemos con juveniles. Hay jugadores que ya se han ido y otros que están por irse.

Sin embargo, a pesar de esto, no hay que ser adivino para saber que incluso este domingo en Recuay, van a haber camisetas celestes siguiéndote.

Fundador y director de "El Cristal con que te miro".

Artículos iguales

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación