La Cancha: Sporting Cristal 3 – Universidad César Vallejo 0.

La Cancha: Sporting Cristal 3 – Universidad César Vallejo 0.

Por -
1 200

Como nunca debió dejar de ser, Sporting Cristal finalizó un partido goleando y enseñoreado en la cancha del San Martín, ante su gente y demostrando que la lucha por la punta del campeonato va a ser muy encarnizada en el presente torneo apertura.

Al igual que en los últimos partidos en los que el equipo esperaba que el rival nos encajara un gol para recién despertar y remontar, parece que Sporting Cristal estaba esperando que el rival nos despoje momentaneamente de la punta del campeonato para despertar, reaccionar y demostrar con una refrescante goleada que tiene verdaderas pretensiones de campeonato.

Pero si hay que hablar de un jugador que destaca principalmente – aunque no excluyentemente – en el equipo tenemos que hablar del Chino Ximénez. Es imposible no hablar bien del Chino Ximénez hoy por hoy. Un delantero que, tras un año de pésimas contrataciones, ha dado muestras de valer todo el esfuerzo que se hizo por traerlo y mucho más. Si bien en un primer momento se habló de que sus antecedentes recientes no resultaban muy halagueños debemos reconocer que definitivamente el uruguayo es un jugador de un nivel superior a lo que usualmente vemos en el campeonato nacional y gracias a Dios que está vestido de celeste.

El Chino no sólo anota los goles del equipo sino que además participa activamente en la generación de fútbol e incluso realiza un sacrificio adicional al ayudar en la marca y la recuperación, aquella que es el punto débil de este Sporting Cristal. Si hace unas semanas el hincha de Cristal lanzaba el deseo de que Ximénez juegue varios años en Sporting Cristal, hoy por hoy es más bien la esperanza de que su fútbol no se vaya pronto por que está más hecho para un nivel y una exigencia superior de la que encuentra acá, al igual que el último uruguayo – Sergio Leal – que nos encandiló y que se ganó a la hinchada.

Hoy el reconocimiento a Ximénez fue incluso anterior a los dos goles que marcó en la goleada rimense. Hoy el Extremo Celeste – en una de las mejores versiones suyas que nos ha mostrado en lo que va del año con canción nueva incluida -, mientras realizaba el saludo jugador por jugador antes del inicio del partido, cambió el clásico y general “¡Salud Ximénez!” por un canto especial. Retomó la tonada del canto que antes correspondió a otro oriental ilustre en el club – Julio César Balerio – y se la dedicó al goleador del equipo. Bien merecido se lo tiene.

Cristal empezó el partido decidido a desquitarse ante su gente de los últimos malos resultados. Se agarró sorprendida a una Universidad César Vallejo que no atinó sino a defenderse con todo lo que podían. El ataque cervecero fue incesante y variado: ya “Loba” pateaba de lejos, ya Sánchez encaraba, ya Prado centraba y el Chorri tocaba. Parecía que se venía una tarde interesante. Una encarada de Sánchez por derecha permitío que, luego de que trabaran a este jugador, Prado recogiera el balón y tras un buen centro al área chica encontrara la testa goleadora de Ximénez. Trece minutos y Cristal se ponía adelante en el marcador.

El equipo siguió atacando sin mayores problemas defensivos. Incluso un cabezazo de Villalta dos minutos despues del gol pasó ligeramente sobre el travesaño. Parecía goleada y fiesta.

Sin embargo, luego de este rush ofensivo, el equipo cayó en una modorra alarmante. Vallejo se dio cuenta que Cristal no tiene contención – lo que es una verdadera alerta roja que Oblitas aún no sabe corregir – y empezó a atacar. Los jugadores de Vallejo avanzaban con toda tranquilidad y Cristal, que no presiona, los dejaba avanzar. Así nos empezaron a arrinconar a punta de centros, corners y remates. De pronto el equipo que empezó pasando por encima a su rival se vio totalmente desconectado y agradeciendo a los parantes que nos libraron de un par de goles del visitante.

No resultaba fácil comprender cómo un equipo visitante podría encontrar tanta facilidad para atacarnos en nuestro propio estadio. Cómo en un momento, el delantero visitante entró a nuestra área y lejos de sentir la presión de la defensa paró el balón, lo pisó, se acomodó, vio a Villalta que lo marcaba a dos metros, pensó por donde patear y lanzó el remate al lado más alejado de Heredia. No se llega a comprender cómo un jugador como Cordero tuvo todo el espacio necesario para ubicarse en el medio campo de Cristal, recibir las pelotas con toda tranquilidad y enviar los pases sin que haya un jugador celeste presionándolo. Si a eso le sumamos el continuo desacierto del árbitro Santibañez – que tenía más tendencia a pitar en contra nuestra – podemos tener el muy mal final de primer tiempo que mostró el equipo.

Un planteamiento que no considere la recuperación de pelota – como el que Oblitas dibuja para este Cristal de hoy en día – requiere para su funcionamiento que por lo menos se dé una de las siguientes dos situaciones. La primera es que la volante sea muy efectiva y muy precisa en sus pases. Así la pelota no se pierde con facilidad y se convierten las ocasiones que se crean. La segunda es que tanto los delanteros como los volantes hagan un sacrificio extra y, a pesar de jugar ofensivamente, realicen un constante retorno para recuperar el balón. Si no se dan ninguna de estas situaciones, simplemente te encuentras con un equipo que no va a saber cómo responder a los ataques del rival. En Cristal no se dan esas situaciones. En primer lugar por que los volantes y delanteros caen en largas lagunas de imprecisión, como hoy, y en segundo lugar por que su función en la cancha no demuestra que estén tomando ese sacrificio de recuperación como una función primordial.

El único cancerbero en Cristal es Razzotti y luego de él la recuperación de balón pesa íntegramente la defensa. Cuando el rival supera a la defensa, se encuentra frente al arco y con opción de gol. Felizmente hoy Heredia demostró que se encuentra en un muy buen momento ya que fue requerido en varias ocaciones y siempre respondió tanto para atajar como para iniciar el ataque.

Para la entrada al segundo tiempo, Oblitas sacó a un intrascendente Cominges y mandó a Fernández a cubrir la banda derecha. Con ello Prado subió al medio campo como volante por derecha con lo que Cristal dejó el 4-2-2-2 para presentar un 4-2-3-1 donde Razzotti y Lobatón formaban la primera línea de volantes, Sánchez se ubicaba como volante por izquierda – remplazando por fin a un irregular Sheput -, Prado como dijimos por derecha y Palacios al centro aunque con una vocación de segundo delantero.

Esta variante funcionó principalmente por que la actitud del equipo luego del entretiempo fue otra. El equipo buscó atacar a Vallejo y no le dejó tantos espacios como en el primer tiempo. Con ello Cristal empezó nuevamente a tocar y acercarse al arco visitante. A los cinco minutos de este segundo tiempo Fernández realizó una buena descolgada y lanzó un centro preciso para el goleador quien con un cabezazo cruzado dejó a Pinto sin nada que hacer. El susto había pasado y Cristal volvía a poner las cosas en su lugar.

Lejos de conformarse, seguimos atacando y controlando prolijamente el balón en el medio campo, incluso hubieron jugadas muy claras que no se pudieron concretar. Lo que sí se concretó fue un verdadero golazo que sacó Carlos Lobatón. Cristal tocaba en el campo trujillano buscando el hueco para lanzar el pase cuando Lobatón tomó el balón a casi 30 metros el arco, se acomodó, y lanzó un potente remate que selló el partido.

Luego de este gol, Cristal administró el balón. Los ingresos de Espejo y Delgado por Prado – lesionado – y Lobatón permitieron mantener el orden. El partido moría mientras las tribunas aplaudían al equipo y corearon oles, oles que casi terminan en un tercer gol de Ximénez.

El Cristal de hoy no sólo se reencontró con su gente sino también con un buen juego que deja más tranquilo con vista a los partidos que se vienen. El miércoles nos jugamos la revancha contra la Universidad San Martín y ahí podremos ver que tanto hemos mejorado. La meta ahora es llegar bien al partido contra Universitario en la décimo novena fecha donde tenemos que sacarlos de carrera definitamente. Por ahora estos tres goles sirven para trabajar tranquilos y para recuperar momentaneamente la punta del torneo, la misma que nunca debimos dejar que se nos escurra.

Alineaciones.

Sporting Cristal: Heredia, Prado (Espejo 66′), Villalta, Ramos, Hernández, Lobatón (Delgado 81′), Razzotti, Sánchez, Palacios, Ximénez y Cominges (Fernández 46′).

DT: Juan Carlos Oblitas

Goles: Ximénez (13′ y 50′) y Lobatón (64′).

Amarillas: Lobatón (35′)

Universidad César Vallejo: Pinto, F. Hernández, Soria (Zúñiga 42′), Huertas, Benjour, Torres, Cordero, L. Hernández, Nakaya, Estigarribia (Carbajal 59′), Orejuela (García 77′).

DT: Roberto Arrelucea.

Amarillas: Torres (67′) y Orejuela (73′).

Árbitro: Miguel Santivañez (mal)

Estadio San Martín de Porres de Lima

Imagen: Peru.com

1 Comentario

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación