La Cancha: Sporting Cristal 3 – Deportivo Municipal 3.

La Cancha: Sporting Cristal 3 – Deportivo Municipal 3.

Por -
3 201

Lo que debió ser el partido que marcaba la confirmación de todo lo bueno que habiamos logrado terminó siendo el peor partido de Sporting Cristal en lo que va de la segunda rueda del campeonato clausura. Un estadio sin aliento, una hinchada que no respondió como estaba respondiendo, un planteamiento equivocado, un equipo fracturado, un partido casi perdido y un técnico que se alegra de que hayamos perdido opciones al título del clausura marcaron el retorno de Sporting Cristal a una mediocridad que creímos ahuyentada.

Se había trabajado con mucho entusiasmo para este partido.  Se esperaba un lleno de bandera, se esperaba un equipo que confirmara lo que había demostrado, se esperaba una victoria sobre un Municipal que, como grupo de jugadores, merece mejor destino pero como institución merece pasar a las páginas de crónicas a las que ya pasaron clubes del mismo estilo como Ciclista Lima, San Agustín o Defensor Lima. Pero, lo que se esperaba un domingo de fiesta, terminó siendo un partido con el mismo sabor amargo que hemos tenido gran parte del año. Y en cierta forma es justo, una campaña tan pobre como la que hemos llevado, en la que nuestros principales competidores dejaron de ser los clubes grandes y empezaron a ser equipos como este Municipal que casi nos gana o el remedo de institución que es Total Clean, no podía tener otro final que el de la angustia y el sabernos salvados en las últimas. No sería justo, se perdería la lección que debemos rescatar.

De entrada, Oblitas planteó pésimamente el partido. Juan Carlos había tenido un gran logro en consolidar un esquema de juego, mantener un esquema firme a pesar de los lesionados. el 4-2-2-2 con que Cristal afrontó sus encuentros nos permitió brindar partidos correctos donde, con el cero asegurado en nuestro arco, pudimos  matar juegos  parejos. Las ausencias de Hernández, Da Silva e Ísmodes no causaban un gran problema en el equipo, eran jugadores que tenían reemplazos naturales aunque quizá no del mismo nivel. Sin embargo Oblitas mandó un 4-2-1-3 que quebró al equipo.

Intentó matar al Municipal con tres delanteros sin ver lo que era evidente, que Bonnet y García, se iban a estorbar dentro del área (como que efectivamente se estorbaron durante todo el primer tiempo). Que con el Chorri libre en el medio campo, Cristal iba a ganar en creación pero perdió solidez en el bloque central. Que Soria no tiene marca y regaló durante gran parte del partido la banda izquierda. La cargadísima delantera de Cristal (Palacios, Chará, Bonnet y García) no tuvo nunca comunicación fluida con la parte posterior ya que ni Lobatón ni Torres estuvieron precisos en el pase. Las pelotas perdidas en salida fueron varias y eso permitió el cargamontón del equipo de la franja. Si a eso se le suma que, contrariamente a la seguridad que venía mostrando, Delgado regaló los tres goles de Municipal (no salió a cortar el pase frontal que cabeceó Sawa en el primero, se dejó ganar por un tiro libre inofensivo en el segundo y regaló su primer palo en el tercero) vemos que Cristal salió a la cancha a regalar el partido.

El segundo tiempo se mandaron dos cambios que corrigieron en algo el problema. Volvimos al esquema de siempre con Marcos Delgado en vez de un cansado Lobatón (otra vez se deja en claro el pésimo trabajo físico de principios de año) y con Cominges en vez de Chará. Cristal empezó a jugar como sabe y superó a su rival. Anotó un gol y se falló un par más. Hasta que se cansó. A los 15 minutos del primer tiempo, ya con el encuentro 2 a 2, Cristal se dejó estar. El Chorri, de gran derroche en el primer tiempo donde marcó un golazo, desapareció del partido; Torres y Delgado estuvieron imprecisos; Cominges se enredaba en su propio afán de salir de sus marcadores, en fin. La enésima pelota perdida en salida de Cristal llevó a que Sawa aprovechara la dureza de Fassi y anotara ante un Delgado que ni achicó el ángulo al japonés ni cubrió su primer palo (conceptos básicos del puesto). El empate de Cristal vino de un regalo del pésimo arquero de Municipal Reynoso y evitó que la gente que no llenó el San Martín se vaya más preocupada de lo que se fué.

Hace unas semanas, el hincha cervecero estaba convencido que Cristal le ganaba al que se le pusiera al frente. Ayer, salimos del estadio con una incógnita ya que, con lo visto ante Melgar y Municipal, no tenemos la seguridad que podamos ganarle a Alianza Atlético de visita y tampoco tenemos la seguridad de poder dominar a un siempre contestón Sport Boys en la última fecha de locales. Nuestro alivio pasa por recordar que un fixture más complicado tiene Municipal (Cienciano y Alianza Lima que pelean el título nacional).

Villalta y García coincidieron al final en que Cristal perdió dos puntos. Nosotros creemos que perdió más. Perdió la confianza retomada y perdió la oportunidad de terminar como grande una temporada que jugamos como chico. Oblitas ponderó en demasía el punto obtenido y consideró que nuestro alejamiento del título nos permitirá concentrarnos en la baja. Parece que el Ciego se olvidó que los tres puntos que nos salvan de la baja son los mismos tres puntos que nos hubieran puesto a dos de Bolognesi y que la grandeza que él logró en Cristal se obtuvo no mirando hacia abajo sino hacia arriba.

Un detalle que grafica lo mal que jugó Sporting Cristal se ve en lo siguiente: en toda la segunda vuelta del torneo clausura, Cristal sólo había recibido dos goles (Total Clean y San Martín). Ayer nos metió tres un equipo casi condenado al descenso.

El domingo, ante Sullana, nos jugaremos la tranquilidad. Con los ojos puestos en la cancha y, gracias al mal planteo que Oblitas mandó a la cancha ayer, con los oídos en lo que suceda en el partido que, en Lima, jugarán Municipal y Cienciano y dejando que el título de otro campeonato más se lo disputen otros equipos que no demostraron ser mas que Cristal, a quienes vencimos inclusive, pero que si demostraron tener más ambición.

Alineaciones:

Sporting Cristal : E. Delgado, Prado, Anchante, Villalta, Soria (Fassi 68′), Lobatón (M. Delgado 45′), Torres, Palacios, Chará (Cominges 45′), Bonnet y García.

DT: Juan Carlos Oblitas.

Goles: Palacios (27′)  y García (53′ y 85′)

Amarillas: Chará (40′) y García (70′)

Deportivo Municipal:  Reynoso, Del Pozo (Castillo 61′), Montalba, Ramos, Vera, Zabárbulo, Sheput (Sánchez 76′), Iriarte, Nakaya, Sawa, Jorginho (Portilla 45′).

DT: Roberto Mosquera.

Goles: Sawa (18′ y 72′) y Sheput (58′).

Amarillas:  Jorginho (6′), Iriarte (19′), Del Pozo (51′), Castillo (84′)

Árbitro: Manuel Garay (bien)

Estadio: San Martín de Porres – Lima.

Artículos iguales

3 COMENTARIOS

  1. hermano yo tb soy celeste antes iba a popular ahora voy a occidente con mi viejo y no se porque pondras que el aliento estuvo ausente porque la gente alento hasta los de occidente eso es algo inaudito, antes solo cantaba popular y tiempo despues empezo oriente.
    la gente de occidente o hinchas q no son barristas no se sabian las canciones, ahora con lo del grupo dudo la gente se esta aprendiendo mas las letras y canta, no sabes la emocion que sentia cuando todo en occidente cantaban y cuando todfo el estadio canto… y se van se van se van se van para segunda y ya no vuelven mas… (a los de muni)
    bueno hermano tu opagina demuestra un poco de negativismo te recomiendo si tanto criticas y no veo mucha critica constructiva, tu hagas algo al respecto tb apoya, lleva tu trompeta, aviva a la gente etc, no solo es crear una pagina y poner criticas y criticas y no resaltar nada positivo del ambiente q se vive en el estadio

  2. La intención en “El Cristal con que te miro” es precisamente apoyar aún más de lo que el autor apoya al equipo semanalmente. Sin embargo discrepamos respecto a la idea de que la única forma de apoyar es no diciendo lo que está mal y sólo resaltando pareceres que no se contrastan con la realidad.

    Si eres asiduo de la tribuna al igual que el autor pues entonces sabrás que no somos precisamente la hinchada con más aliento. Ese es el argumento de los apodos que nos regalan. Y es que aliento no es aplaudir antes de iniciado el partido, aliento no es repetir un estribillo que canta una orquesta con parlantes, aliento es apoyo constante durante todo el partido y hostigamiento al rival. Y lamentablemente, salvo partidos o épocas en los que los grupos organizados de barristas mejoran su habitual performance, eso no suele darse en las tribunas. En el partido del domingo, a diferencia por ejemplo del partido contra Alianza o el partido contra la U, salvo el extremo no se escuchó a las barras y lo digo por que estuve ahí, al costadito de Fuerza Oriente. Que la hinchada tiene pasión, no me cabe duda pero sobre lo del aliento, si discrepo.

    Y no es que este en contra de las barras. Al contrario, hay que reconocerles el esfuerzo que hacen pero también hay que recordarles que si son barras es para algo y que el derecho a ponerse al medio de la tribuna no se obtiene sólo por que son varios o por que pueden ahuyentar a los señores con mujeres o hijos que incautamente se quieren sentar ahí. Quien está en la barra debe gritar todo el partido, lo demás son pura pose. Y lamentablemente daría la impresión que en las barras hay mas pose que grito.

    Y ese es un problema que no se soluciona desde acá escribiendo que la hinchada es lo máximo cuando no lo és. Eso es algo que deben solucionar aquellos que se llaman a si mismo “batuteros”, ver la forma de animar a la gente que se sienta a su costado, ver la forma de que sus propios compañeros no “caficheen”, ver la forma que sus cantos sean animados y animen a la gente y no parezcan cantos lúgubres por que no se escogió bien ni la tonada ni la letra, ver la forma de no ahuyentar al hincha sino invitarlo a ser parte de una fiesta que, salvo contadísimos partidos, no se suele vivir en las tribunas.

    Por lo demás, agradezco tus comentarios y te invitaría a revisar los demás artículos de la Categoría “La Cancha” para que no te quedes con la idea de que sólo criticamos destructivamente. Por mi parte, yo he tenido años dejando la garganta en popular y en oriente (de forma tranquila, no necesitaba batutear nada ni que me pagaran la entrada) y creo que esos años me dan cierto conocimiento para hablar sobre el tema.

Deja una respuesta


Para validar su comentario complete el captcha a continuación